2

Vanidad

Vanidad (del latin vanitas)
Orgullo de la persona que tiene en un alto concepto sus propios méritos y un afán excesivo de ser admirado y considerado por ellos.

vanidad-giovanni segantini

Giovanni Segantini, Vanidad

vanity frank-cadogan-cooper

Frank Cadogan Cooper, Vanidad

 

 

 

 

Y así, acometió a su presunción con las alabanzas de su hermosura, porque no hay cosa que más presto rinda y allane las encastilladas torres de la vanidad de las hermosas que la mesma vanidad, puesta en las lenguas de la adulación.
(Miguel de Cervantes, Don Quijote)

 

 

 

 

vanity auguste_toulmouche

Auguste Toulemache, Vanidad

 

Y si quieres acabar de saber cómo estos son los que sirven allá a la locura de los hombres, juntamente con los plateros y buhoneros, has de advertir que si Dios hiciera que el mundo amaneciera cuerdo un día, todos estos quedaran pobres, pues entonces se conociera que en el diamante, perlas, oro y sedas diferentes pagamos más lo inútil y demasiado y raro que lo necesario y honesto. Y advertid ahora que la cosa que más cara se os vende en el mundo es lo que menos vale, que es la vanidad que tenéis, y estos mercaderes son los que alimentan todos vuestros desórdenes y apetitos.
(Francisco de Quevedo, Sueño del Infierno)

 

 

 

vanitas-pietro-negri

Pietro Negri, Vanitas

 

Y porque también es dádiva recíproca, trueco y cambio que corre, visten ellos el cuerpo a los que revisten el suyo de vanidad. Favorecen con regalos a los que los halagan con halagos de palabras tiernas y suaves, de buen sonido y consonancia.
(Mateo Alemán, El Guzmán de Alfarache)

 

 

 

vanity pino

Pino, Vanidad

 

 

DEMONIO:
¿Tu valor ha de seguir
los pasos desesperados
de amantes que se acobardan
en los primeros asaltos?
¿Tan lejos ejemplos viven
de bellezas que postraron
su vanidad a los ruegos,
su altivez a los halagos?
¿Quieres lograr tus deseos,
siendo su prisión tus brazos?
(Pedro Calderón de la Barca, El mágico prodigioso)

 

 

 

vanitas-jan-van-bijlert

Jan van Biljern, Vanitas

AREUSA.- Ninguna cosa es más lejos de verdad que la vulgar opinión. Nunca alegre vivirás, si por voluntad de muchos te riges. Porque estas son conclusiones verdaderas, que cualquier cosa, que el vulgo piensa, es vanidad; lo que habla, falsedad; lo que reprueba es bondad; lo que aprueba, maldad. Y pues este es su más cierto uso y costumbre, no juzgues la bondad y hermosura de Melibea por eso ser la que afirmas.
(Fernándo de Rojas, La Celestina)

 

vanitas leon bazile perrault

Leon Bazille Perrault, Vanitas

 

Pues agréguese, para colmo de perplejidad, que si la destronada Pródiga le parecía más bella, lo atraía como un abismo deleitoso y había nacido para fanatizar y subyugar al varonil artista, ciego adorador de la forma griega, la linda hija de los próceres halagaba más el orgullo, la vanidad y la ambición del futuro ministro, a quien todos envidiarían tal alianza…
(Pedro Antonio Alarcón, La Pródiga)

 

vanitas frederic soulacroix

Frederick Soulacroix, Vanitas

Este es un ardid de la fraseología. Pero dejemos a un lado ardides, y hablemos de buena fe, repuso el marqués de Benalí. La vanidad es la necedad del egoísmo, y el orgullo es la insolencia de la vanidad, y ambas cosas ajenas del asunto de que tratamos.
-Pues si no es una ni otra cosa la base de tus principios, lo serán las preocupaciones; pero sábete que el hombre que se emancipa de su freno opresor, hace lo que le conviene y quiere, sin cuidarse de ellas.
(Fernán Caballero, Las dos Gracias)

vanitá tiziano

Tiziano, Vanitas

 

Su bohemia, su sensibilidad para el arte y para la vida, su incapacidad para el engaño, su rebeldía ante el fraude, su ingenua y bulliciosa o quizás exuberante vanidad, su capacidad de hacerse querer, su popularidad, hasta sus angustias económicas habían sido hasta entonces para ella el contrapunto del tedio -la rica y tediosa mediocridad- en que Ana había vivido desde la separación de su padre.
(Torcuato Luca de Tena, La mujer de otro)

Anuncios
1

Lagos

Un lago (del latín: lacus) es un cuerpo de agua, generalmente dulce, de una extensión considerable, que se encuentra separado del mar.

sandra estes

Sandra Estes

Adornan verdes palmas el blanco peristilo;
los astros me han predicho la visión de la Diosa;
y en mi alma reposa la luz como reposa
el ave de la luna sobre un lago tranquilo.
(Rubén Darío)

 

 

 

anastasiya-malakhova

Anastasiya Malakhova

¿En la tierra, por la edad de piedra? ¿En el paraíso, antes de la expulsión?
Qué sé yo. Pero lo he visto, como veo mi pluma amar la virginidad blanca, del papel.
Un lago quieto, como espejo, que árboles multiformes esmaltan de verde.
¿Ambiente?… El de una flor en eclosión.
(Ricardo Güiraldes)

carol herzer

Carol Herzer

Tú eres más que mi tacto porque en mí
tu caricia acaricias y desbordas.
Y así toco en mi cuerpo la delicia
de tus manos quemadas por las mías.
Yo solamente soy el vivo espejo
de tus sentidos. La fidelidad
del lago en la garganta del volcán.
(Carlos Pellicer)

 

 

nhma

 Después, del calor al peso,
entramos por el camino,
y nos dábamos un beso
en cuanto sonaba un trino.
¡Volveré, cual quien no existe,
al lago mudo y helado:
clavaré la quilla triste:
posaré el remo callado!
(José Martí)

ella yang

Ella Yang

 

Asómate a mi alma
en momentos de calma,
y tu imagen verás, sueño divino,
temblar allí como en el fondo oscuro
de un lago cristalino.
(José Asunción Silva)

 

 

henry lebasque

Henry Lebasque

Me miras en las pausas de un suspiro;
y en el ligero y transparente halago
del húmedo mirar en que te pierdes,
toda tu alma desnudarse miro,
como una ninfa ante el cristal de un lago,
en el remanso de tus ojos verdes.

(Francisco Villaespesa)

 

 

starry

Este corazón mío,
que ni él mismo se oye,
que ni él mismo se siente
de tan mudo y tan largo.
¡Cuántas veces lo he visto
por las sendas inútiles
recogiendo espejismos,
como un lago estrellado!
es un dolor sentado
más allá de la muerte,
dolor hecho de espigas y sueños desbandados.
(Julia de Burgos)

 

 

 

Tú, sombra aérea que cuantas vecesalexander bezrodnykh
voy a tocarte, te desvaneces
como la llama, como el sonido,
como la niebla, como un gemido
del lago azul.
(Gustavo Adolfo Bécquer)

 

 

garza

 

 

 

Del terso lago se tiñó de rosa
la superficie límpida y azul,
y a sus orillas garzas y palomas
posábanse en los sauces y bambús.
(Jorge Isaacs)

 

 

 

ellen-levinson

Ellen Levinson

 

¿Qué es tu vida, alma mía?, ¿cuál tu pago?,
¡lluvia en el lago!
¿Qué es tu vida, alma mía, tu costumbre?
¡viento en la cumbre!
(Miguel de Unamuno)

0

Pirámides

Una pirámide (del griego πυραμίς pyramís) es una estructura cuyas superficies exteriores son triangulares, convergiendo en un solo punto superior. La base de la pirámide puede ser triangular, cuadrilateral o poligonal. Aunque varias civilizaciones, en distintos lugares del mundo han construido pirámides, las más famosas son las que se encuentran en Egipto.

piramides gianfranco weiss

Gianfranco Weiss

Muerto Quéope después de un reinado de cincuenta años, según referían, dejó por sucesor de la corona a su hermano Quefren, semejante a él en su conducta y gobierno. Una de las cosas en que pretendió imitar al difunto, fue en querer levantar una pirámide, como en efecto la levantó, pero no tal que llegase en su magnitud a la de su hermano, de lo que yo mismo me cercioré habiéndolas medido entrambas.
(Heródoto, Historia, Libro Segundo)

piramides john varley

John Varley

No hablaré aquí de sus dimensiones, puesto que la comisión de Egipto ha resuelto completamente el problema: basta saber que son las mayores masas colosales que existen.
Las pirámides de Djisé son tres, de las cuales dos son más grandes que la tercera; pero entre aquellas dos creí advertir menos diferencia en la altura de la que han indicado los viajeros.
(. . .)
Está igualmente resuelto el problema sobre el destino de las pirámides: fueron elevadas para servir de última mansión a los soberanos, que llevando más allá de la tumba la distinción enorme de su rango sobre un pueblo esclavo, hacían elevar al cielo sus despojos mortales.
(Domingo Badia y Leblich, Viajes de Alí Bey el Abbassi)

piramides augustus osborne lamplough

Augustus Osborne Lamplough

Así pues, los egipcios aprendieron a manejar grandes rocas utilizando rastras, rodillos, grandes cantidades de aceite para reducir la fricción, y haciendo un uso verdaderamente liberal de músculo humano. Los gigantescos monumentos de piedra que se construyeron a lo largo de los dos siglos siguientes han despertado la admiración de todas las épocas, y son algo así como la «marca de fábrica» del Imperio Antiguo, y, en realidad, de Egipto en general.
Dos mil años después, cuando los curiosos griegos llegaron a Egipto, se quedaron boquiabiertos, espantados, ante estructuras que ya eran antiguas para su tiempo, a las que denominaron pyramides (singular pyramís), término de origen incierto. Nosotros hemos heredado la palabra y hemos adoptado el plural, «pirámide», como singular.
(Isaac Asimov, Historia de los egipcios)

Pyramids-from-Afar henry bacon

Henry Bacon

Todos se quedaron silenciosos, mientras que la barca se deslizaba, ondeando fuertemente sobre las aguas del inmenso río.
Sus ojos se hallaban fijos hacia el norte, como si de un momento a otro esperasen ver sobre el luminoso horizonte las grandiosas pirámides que circundaban a la orgullosa Menfis, los templos inmensos, los gigantescos obeliscos y los profundos diques que en aquella lejana época, e incluso todavía hoy, después de más de cinco mil años, constituían la maravilla del mundo. Las dos márgenes comenzaban a estar habitadas. Acá y allá, sobre pequeñas alturas, que la crecida del río no podía alcanzar, se descubrían templos, fortalezas almenadas con paredes oblicuas, murallas enormes,
dentro de las cuales, como encerradas entre cornisas maravillosamente esculpidas
(Emilio Salgari, El sacerdote de Ptah)

pyramids-said-marie

Said Marie

Bebimos el vino, nuestro espíritu se aligeró y mi corazón experimentó un alivio como si hubiese reventado un absceso, porque no estaba yo solo. Y Thotmés prosiguió:
—Sinuhé, amigo mío, hemos nacido en una extraña época. Todo se mueve y cambia, como el barro en el torno del alfarero. Las modas cambian, las palabras y las costumbres también, y las gentes no creen ya en los dioses aunque los teman todavía. Sinuhé, amigo mío, hemos nacido probablemente en la decadencia de un mundo, porque el mundo es ya viejo, puesto que han transcurrido ya mil o dos mil años desde la construcción de las pirámides. Cuando pienso en ello, quisiera bajar la cabeza y llorar como un niño.
(Mika Waltari, Sinuhé el egipcio)

piramide1–¡Mirad! -dijo Ramsés.
-¡ Madre de Dios! -exclamó Dos Santos.
Hasán emitió un gruñido.
Peluca Roja se volvió hacia mí rápidamente, y en seguida miró en otra dirección. Me fue imposible leer su expresión debido a las sombras que ocultaban sus ojos. Ellen siguió abanicándose.
-¿Qué están haciendo? -preguntó Myshtingo. Era la primera vez que le veía genuinamente sorprendido.
-¿No lo ve? Están desmantelando la Gran Pirámide de Keops -contesté.
Tras una pausa, Diane preguntó a su vez:
-Pero, ¿por qué?
-Bueno… -empecé diciendo-. Por aquí andan escasos de materiales de construcción, ya que en el Viejo Cairo todo es radiactivo… Así que los consiguen haciendo pedazos ese antiguo y sólido cuerpo geométrico.
-¡ Se atreven a profanar un monumento a las viejas glorias de la raza humana! -exclamó.
-Nada hay más barato que las viejas glorias -repuse-. Lo que nos interesa es el presente, y ahora necesitan materiales de construcción.
(Roger Zelasny, Y llámame Conrad)

2

Medicina egipcia

ojosA veces me pongo a pensar en cosas que tal vez no le importen a nadie, pero que a mi me parecen interesantes. Por ejemplo esto de la medicina (a propósito del Día del Médico del 3 de diciembre). ¿Por qué los médicos de la Antigua Grecia son considerados “padres de la medicina”? Yo no digo que Hipócrates y Galeno no tengan sus méritos, pero creo que su mayor mérito, para ser recordados y honrados, es simplemente que son griegos. Es decir, que para muchas cosas los griegos son sobrevalorados por la cultura occidental europea (¿eurocentrismo?). Digo esto porque dos mil años antes de que naciera Hipócrates, el egipcio Imhotep (c. 2.600 a.de C.) sentaba las bases de la medicina como ciencia al defender la idea que las enfermedades no eran un castigo de los dioses sino que ocurrían por causas naturales.

gine

Tratado de ginecología

Los antiguos médicos egipcios se preparaban en escuelas llamadas “Casas de la Vida” y egresaban con especialidades que nos pueden parecer modernas como la oftalmología, la gastroenterología, la proctología, la ginecología, el tratamiento de la infertilidad y la contracepción. Los médicos trabajaban en conjunto con los farmacéuticos y recetaban medicinas como antiácidos, astringentes, laxantes, diuréticos, sedantes y antiespasmódicos, por nombrar algunos.
No se puede demostrar, pero se puede deducir, que el resultados de las cirugías practicadas por los egipcios conseguían mejores resultados que los obtenidos por la medicina europea hasta mediados del siglo XIX, puesto que mientras los antiguos cirujanos barberos de la Edad Media no entendían el concepto de asepsia (apenas se acercaban a la medicina) y lo médicos de los tiempos anteriores a Semmelweis, Pasteur y Lister incluso lo resistían, los antiguos médicos egipcios, sin saber nada de bacterias, tenían claro que la limpieza durante el tratamiento de los pacientes, mejoraba efectivamente las tasas de curación.

 

merit

Merit-Ptah

Otro detalle interesante que se puede destacar de la antigua medicina egipcia es la presencia de la mujer. En tiempos tan lejanos como el tercer milenio a.de C. ya existían mujeres médicos como Merit-Ptah e incluso se sabe que una Escuela de Medicina en el Templo de Neith en Sais, era dirigida por una mujer, tal vez Pesehet. Que la medicina podía seguir siendo ejercidas por mujeres lo demuestra el hecho que Agnodice de Atenas, en el siglo IV a.de C., al serle negada la posibilidad de ejercer la medicina, se fue a Egipto donde se sabía que las mujeres eran respetadas en ese campo.
En el mundo antiguo los médicos egipcios eran famosos por su habilidades y conocimientos, por lo que eran muy solicitados en las otras naciones. Galeno, el griego cuyo nombre llegó a ser sinónimo de médico, estudió medicina en la Escuela de Alejandría en Egipto.

instruments

Instrumental médico

Es verdad que en el antiguo Egipto la medicina estaba a menudo mezclada con la religión, y que junto con las medicinas se usaban encantamientos e invocaciones a diferentes dioses buscando la mejoría del paciente. Pero en el mundo actual, cuatro mil años después, ¿acaso no se sigue haciendo lo mismo?

0

Colores

volegov

Vladimir Volegov

 

 

 

 

Yo había mirado los cocoteros y los tamarindos y los mangos
las velas blancas secándose al sol
el humo del desayuno sobre el cielo
del amanecer
y los peces saltando en la atarraya
y una muchacha vestida de rojo
(Pablo Antonio Cuadra)

Misu_Popp_-_Femeia_in_albastru

Misu Popp

 

 

 

 

 

 

 

Con ese traje azul de seda clara
constelada de pájaros de nieve,
tiene la gracia de tu cuerpo leve,
fragilidad de nube… 
(Medardo Ángel Silva)

william merritt chase

William Merritt Chase

 

 

 

 

 

 

 

 

Baña su hermosa faz el llanto ardiente.
Marcado en su semblante está el desvelo,
y un vestido de negro terciopelo
aprisiona sus formas ricamente.
(Manuel Reina)

 

 

 

 

 

 

Szinyei_Merse,_Pál_-_Lady_in_Violet

Zsinyei Merse

 

 

 

Todo lo olvido,
porque soy sólo corazón, soy ojos
no más, para asomarme a la ventana
y ver pasar el inefable ensueño,
vestido de violeta,
(Amado Nervo)

 

 

 

 

Lady-in-Rose-Giovanni-Boldini

Giovanni Boldini

 

 

 

Quiero pintar la luna
madre, ¿puedo pintar la luna de escarlata?
¿o con vestido rosa, orlado de violeta?
(Marilina Rébora)

 

 

 

 

 

 

fernand toussaint

Fernand Toissant

 

 

No tienen que preciarse de blancura
después que nos mostró su airoso brío
la blanca Leda en verde vestidura.
Fue tal, que templó su aire el fuego mío,
y dio, con su vestido y su hermosura,
verdor al campo, claridad al río.
(Luis de Góngora y Argote)

 

 

 

 

edward robert hughes

Edward Robert Hughes

 

 

 

Amparo,
¡qué sola estás en tu casa
vestida de blanco!
(Federico García Lorca)

thomas wilmer dewing-yellow

Thomas Wilmer Dewing

 

 

 

 

 

 

 

 

Usted con su vestido
amarillo limón,
envuelta en la soberbia
inútil de la tarde
ensaya laberintos
que simulan los pliegues
de la melancolía.
(Carlos Puchet)

 

 

Czachórski_Lady_in_a_lilac_dress

Wladislaw Czachórski

 

 

 

Ahí está cerca del lago 
del parque Verulamio
vestida como la luna
en el poema de Lorca,
con sombrero de paja
y un vestido lila
largo hasta el suelo.
(Robert Gurney)

william morris hunt

William Morris Hunt

 

 

 

 

Y Finn y los fenianos quedaron
sumamente sorprendidos,
ya que jamás habían visto
a tan hermosa doncella.
Una fina diadema de oro
circundaba su cabeza,
y lucía un vestido marrón de seda
(Oisin de Tirnanoge – Tradición irlandesa)

2

China Clipper

china clipper1

El 22 de noviembre de 1935 el China Clipper realizó el vuelo inaugural en la ruta transpacífico, desde San Francisco, California, hasta Manila, Filipinas.
El China Clipper era un hidroavión Martin Modelo 130 cuadrimotor, con una autonomía de 5.000 kilómetros. En su momento fue uno de los aviones más grandes y avanzados tecnológicamente.
Resultado de imagen para china clipper ticketDestinado por la aerolínea Pan Am para la ruta transpacífico, el China Clipper volaba desde San Francisco a Honolulu, Isla Midway, Isla Wake, Guam, Manila y Hong Kong, en etapas de 3.880, 2.230, 2.125, 2.415, 2,575 y 965 kilómetros.

clipper44

Aunque el avión tenia lugar para 32 pasajeros, para la ruta transpacífico, por motivos de peso, solo transportaba 12 pasajeros, pero con un grado de comodidad nunca visto. El precio del pasaje de San Francisco a Hong Kong era de 950 dólares, unos 12.000 dólares en moneda actual. El viaje tomaba 5 días, con 60 horas de vuelo efectivo. En contraste, el viaje en el barco más rápido tomaba 21 días.

clipper7China Clipper: tan solo el nombre es ya sinónimo de intrigas, romance y aventuras exóticas. En 1935 el hidroavión cuadrimotor China Clipper realizó su primer vuelo transpacífico. Puesto que era el único avión capaz de volar sobre el océano llevando carga, los espías extranjeros soñaban con conseguir los planos de los clippers Sikorsky, Martin y Boeing.
(Larry Weirather, Romancing the Clipper)

clipper77Cuando el avión Martin de veinticinco toneladas pasó con éxito las pruebas preliminares en Baltimore, hace algunos días atrás, como preparación para entrar al servicio regular en las Aerolíneas Pan American, quedó establecido un hecho de significancia mundial. Con toda probabilidad este nuevo miembro de la serie de clippers será el primero en establecer el servicio regular de pasajeros y correspondencia a través del Pacífico.
(The Literary Digest, 1935)

clipper camarote

 

Pronto el China Clipper será “las alas sobre el Oriente”, este avión de lujo está destinado al servicio de pasajeros en la aerolínea Pan-American. Esta última adición a la flota, que se está preparando para realizar vuelos con itinerarios regulares a través del océano, es el China Clipper, el avión más grande que se ha construido en los EE.UU. Esta nave está equipada para la comodidad de los pasajeros en el largo viaje a través del Pacífico, y durante la noche dormirán en cómodas literas, altas y bajas.
(Popular Mechanics, Enero 1936)

 

 

clipper88

 

 

¡Catorce mil kilómetros hasta China y en menos de 6 días! Hasta hace dos años ese era un viaje imposible. Hoy, usted puede cruzar el Pacífico en menos de una semana, volando segura y cómodamente y, durmiendo cada noche, excepto una, en las islas que jalonan la ruta transpacífico de la Pan American. En total cinco días y cinco horas, con sesenta horas de vuelo.
(Popular Mechanics, abril de 1938)

0

Floristas

rico cejudo floristas en el parque maria luisa

Rico Cejudo, Floristas en el Parque de Maria Luisa


¿Quiere flores, señorita.
quiere flores el señor?
Tengo rosas muy bonitas
para cualquier ocasión.
Las hay blancas como novias,
las hay rojas de pasión
y unas algo paliditas
cuando es puro el corazón.
(Isidora Aguirre, La Pérgola de las Flores

hans-zatzka-the-flower-seller

Hans Zatzka, La florista

 

 

 

 

 
Lo recuerdo todo, hasta en sus menores detalles. Después, delante de la gente conocida que circulaba a esa hora, se fue conmigo; me llevó a la tienda de flores en la calle Ahumada, y me regaló un ramo de rosas blancas, tan lindas como no he vuelto a verlas nunca.
(Joaquín Edwards Bello, La chica del Crillón)

 

 

 

 

The-Flower-Seller-Victorian-social-scene-William-Powell-Frith

William Powell Frith, La florista

 

 

Me habían repetido que las clases bajas no tienen moral: la inconducta de una lencera o de una florista me parecía tan natural que ni siquiera me escandalizaba; sentía simpatía por esas muchachas sin fortuna que los novelistas dotaban a menudo de las cualidades más conmovedoras.
(Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal)

 

 

 

Louis Marie de Schryver florista

Louis Marie de Schryver, La florista

 

 

LA FLORISTA.—(Con voz temblorosa.) Pues mire usté: yo querría entrar de vendedora en una tienda elegante de flores. Me han dicho que mi tipo no les disgustaba, pero que mi manera de hablar no era bastante fina. Como el señor se dedica a enseñar a hablar, he venido a ver si nos entendíamos.(George Bernard Shaw, Pigmalión)

 

 

 

The-Flower-Seller-Haynes-King-Oil-Painting-510x660

Haynes King, La florista

 

 

Moll Pratt, arropada en su chal y con sus flores sobre la acera, le deseó todo lo mejor al buen muchacho (seguro que era el Príncipe de Gales) y hubiera lanzado al aire el precio de una jarra de cerveza -un ramo de rosas- en medio de St. James’s Street, de tan alborozada que se sentía
(Virginia Woolf, La Señora Dalloway)

 

 

 

 

jules bastien-lepage

Jules Bastien-Lepage, Florista

 

 

Era bella, muy bella. Revisó este juicio a fondo, dándose cuenta, al hacerlo, de que probablemente era el único hombre de la terraza del café capaz de un pensamiento así. Porque la belleza de la florista ciega era completamente distinta de la de todas las mujeres que había conocido.
(Frank Yerby, La risa del diablo)

 

 

 

 

flower-seller-in-front-of-the-madeleine-church-victor-gabriel-gilbert

Victor Gabriel Gilbert, Florista

 

 

 

Al pie del coche, y entre los caballos y los postillones„ una jovencita del pueblo ofrecía flores a los viajeros.
-Flores para vuestras damas, señores -gritaba.
Marius se acercó a la joven y le compró las flores más hermosas que llevaba en la cesta.
(Victor Hugo, Los miserables)

0

Buganbilia

Resultado de imagen para bouganville painting

La buganbilia es un enredadera ornamental espinosa, arbustiva. Es nativa de Sudamérica. Se aceptan unas 18 especies en el género.
La flor real de la planta es pequeña y generalmente blanca, pero cada grupo de tres flores está rodeado por tres o seis brácteas con los colores brillantes asociados con la planta, incluyendo rosa, magenta, púrpura, rojo, naranja, blanco o amarillo.
Las buganbilias también se conocen como buganvilla (España), bugambilia (México, Perú, Guatemala, Ecuador y Chile), bouganvilla (India), pokok bunga kertas (Indonesia, Malasia), bougenville (Pakistán), Napoleón (Honduras), jahanamiya (mundo árabe) , veranera (Colombia, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica y Panamá), trinitaria (Colombia, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela), Santa Rita (Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay), papelillo (Norte de Perú), primavera (Brasil), Drillingsblume (Alemania) o vukamvilia (Grecia).
El nombre genérico de Bougainvillea se lo otorgó el botánico Philibert Commerçon, en honor de Louis de Bougainville, marino y explorador francés que introdujo la planta en Europa desde Brasil.

Resultado de imagen para bouganville painting volegov

Vladimir Volegov

 

 

Cae ya,
la flor de bugambilia
que ha vencido el viento,
pienso, digo y de verdad lo siento
que yo también caeré
un día,
vencida por el tiempo.
(Tizzia Holwin)

 

 

 

 

Imagen relacionada

SueEllen Cowan

Tarde de buganvilias. Hojeamos un álbum
como el viento hojea las encinas del parque.
Y aparece una niña que va hacia la glorieta
vestida como estampa haciendo rodar un aro.
Y tú no estás aquí. Ni en la destilería
donde ya nunca más gruñirán los toneles.
(Tú no sabes que aquí un día se jugó al diábolo
y relucía ufano el tren de trocha angosta).
La luna está en creciente. Otros irán a Marte.
Seremos pasajeros de un navío fantasma.
Un perro ciego viene a lamer tu mano.
Rieles, destilería, tarde de buganvilias.
(Jorge Teillier)

 

 

Resultado de imagen para bouganville lady painting

Vitaly Makarov

 

 
Planta de la Bugambilia
que me cubres y me matas.
¿Porque con lianas me atas
si al fin tu amor no me auxilia?
¿Para que quieres crecer
sobre mi amor que te espera?
Si solamente por fuera
de él has de florecer.
Hoy, insensible al amor
sólo buscas ser amada
y en todos dejar grabada
la herida de tu color.
(Rodolfo Usigli)

 

 

Resultado de imagen para bouganville impressionist painting

 

Mira la lluvia, Berenice
el roble
el encino
la rana
él, los perros
el alacrán
la ballena
el naranjo
el paraíso
el jaguar, el tigre y el venado
la bugambilia intensa
tú y yo, descendientes de la nada,
desprendidos de Dios,
elementalmente descendemos,
volvemos a ser agua.

 

Grande y espesa,Resultado de imagen para bouganville porch painting
ruidosa y encantadora
está en mi porche,
y extiende sus tentáculos,
armados de espinas,
que mi buganvilia usa
como garras para retener,
esos recuerdos indelebles
de veranos inolvidables
en mi mente.
(Sofia Kioroglou)

 

 

Resultado de imagen para yellow bougainvillea in the wall painting

 

La primavera ha llegado,
dice la buganvilla
Carmesí, naranja, crema
y amarillo.
Formando una pared de flores
a lo largo de la carretera,
trae la felicidad
a todos.
(Peterson Tumwebaze)

2

Dostoievski

 

dostoievski

El 11 de noviembre de 1821 nació Fiódor Mijailovich Dostoievski, uno de los más importantes escritores rusos y de la literatura universal. Novelista, ensayista, periodista y filósofo, Dostoievski exploró en su obra la sicología humana en lo político, lo social y lo espiritual. Entre sus obras se cuentan: Los hermanos Karamazov, El idiota, Crimen y Castigo, Humillados y ofendidos, La casa de los muertos y Demonios.

 

 

dosto1—Mi encanto… —empezó dulcemente Koróviev.
—No soy ningún encanto —le interrumpió la ciudadana.
—¡Ah! ¡Qué pena! —dijo Koróviev con desilusión y continuó—: Bien, si usted no desea ser encanto, lo que hubiera sido muy agradable, puede no serlo. Dígame, ¿es que para convencerse de que Dostoievski es un escritor, es necesario pedirle su carnet? Coja cinco páginas cualesquiera de alguna de sus novelas y se convencerá sin necesidad de carnet de que es escritor. ¡Y me sospecho que nunca tuvo carnet! ¿Qué crees? —Koróviev se dirigió a Popota.
—Apuesto a que no lo tenía —contestó Popota
(Mijail Bulgákov, El maestro y Margarita)

 

dosto6

En alguna parte entre las soledades secretas, entre los millones de libros inmóviles y sin embargo hormigueantes de vida, perdidos más allá de dos docenas de vueltas a la derecha/tres docenas de vueltas a la izquierda, pasillos, corredores, vestíbulos sin salida, puertas cerradas, estanterías medio vacías, en alguna parte entre el hollín literario del Londres de Dickens o el Moscú de Dostoievski o las lejanas estepas, en alguna parte en el polvo de los atlas o la Geographic, apretados, con ganas de estornudar, Will y Jim se acurrucaban sudando frío.
(Ray Bradbury, La feria de las tinieblas)

 

dosto3

Pasando por la hiedra, por el césped, por el pequeño abeto, alcancé la puerta de mi casa, di con la cerradura, hallé la llave de la luz, me deslicé junto a las puertas de cristales, pasé por los armarios barnizados y junto a las macetas, abrí mi cuarto, mi pequeña apariencia de hogar, donde me esperan el sillón y la estufa, el tintero y la caja de pinturas, Novalis y Dostoievski, igual que los otros, a los hombres verdaderos, cuando vuelven a sus casas, los esperan la madre o la mujer, los hijos, las criadas, los perros y los gatos.
(Hermann Hesse, El lobo estepario)

 

 

 

dosto2

Hablando del jefe del Departamento de Ruso, el Profesor Pnin, un verdadero tirano con sus subordinados (afortunadamente, el Profesor Botkin, que enseñaba en otro departamento, no dependía de ese “perfeccionista” grotesco) : “Qué extraño que los intelectuales rusos no tengan ningún sentido del humor cuando cuentan con humoristas tan maravillosos como Gogol, Dostoievski, Chejov, Zoshchenko y esa pareja de autores de genio, Ilf y Petrov”.
(Vladimir Nabokov, Pálido fuego)

 

dosto8

 

Acaso no lo sabían ni ellos mismos, acaso fue el hecho, su avance en el Oeste hacia Amiens, lo que determinó su proyecto. Aun suponiendo que la guerra sea científica, habría que pintarla como Elstir pintaba el mar, por el otro sentido, y partir de las ilusiones, de las creencias que se van rectificando poco a poco, como Dostoievski contaba una vida.
(Marcel Proust, En busca del tiempo perdido)

 

 

 

dosto4

Los norteamericanos nos temen; los chinos nos miran con resentimiento y quieren hacernos retroceder cincuenta años en nuestra historia. Dentro de nuestras fronteras tenemos fanáticos que no se satisfacen con pan, paz y trabajo para todos, sino que quieren convertimos otra vez en místicos barbudos salidos de las páginas de Dostoievski.
(Morris West, Las sandalias del pescador)

 

 

dosto7

 

La insolencia de mi doble me quitó el habla. Era una escena de Dostoievski: El señor Goliadkin entumecido y su espabilado doble. Antes de que pudiera replicarle, cuatro pares de ojos, que antes eran amistosos, me observaron con hostilidad. En ellos no existía el asombro de los ojos que ven un milagro, sino la enemistad de los que observan a un bandido.
(Alexander Abramov, Jinetes del mundo incógnito)

 

dosto5

 

Si este tumor no se extirpa ahora, en sus albores, dentro de unos treinta años, si no antes, esos románticos que ahora nos dan trabajo nos organizarán una revolución de tal magnitud que la guillotina francesa no parecerá en comparación más que una broma de niños. No nos permitirán envejecer tranquilamente, acuérdese de mis palabras. ¿Ha leído usted la novela Los demonios, del señor Dostoievski?
¿No? ¡Una pena! En ella hace un pronóstico calcado de lo que le digo.
(Boris Akunin, El Ángel caído)

0

Leche Condensada

leche5

El 9 de noviembre de 1801 nació Gail Borden Jr., cartógrafo, profesor, soldado, político, inventor y hombre de negocios estadounidense. Su fama se debe principalmente a que inventó la leche condensada azucarada.

A comienzos del siglo XIX ya se hizo evidente que se necesitaba encontrar métodos para conservar los alimentos, de manera que aumentar su durabilidad y facilitar su almacenaje, transporte y distribución. Uno de los alimentos más complicados, por su poca duración, su difícil manejo y su vulnerabilidad sanitaria, era la leche.
Nicolas Appert logró producir, en 1820, una leche concentrada y una pasteurizada que podía durar hasta tres semanas.
Pero sería el estadounidense Gail Borden Jr. quién, en 1853 y tras varios intentos fallidos, lograría un producto que podía durar hasta diez años, la leche condensada azucarada envasada en latas.
Imagen relacionadaDurante la Guerra Civil, el gobierno de los EE.UU. encargó grandes cantidades de leche condensada para usarla como raciones de campaña, una excelente solución ya que una lata de 300 gramos proporcionaba 1.300 calorías. Terminada la guerra, los soldados popularizaron su consumo. Luego, la Primera Guerra Mundial reactivó de nuevo el interés por la leche condensada por su facilidad de manejo.

Aunque actualmente la leche condensada ya no tiene el mismo interés como producto alimenticio, es interesante notar que este producto es uno de los componentes principales de la Reserva de Alimentos del Estado en la Federación Rusa.

En el Estado de Texas, el Condado de Borden lleva su nombre en honor al inventor.

leche1

 

 

El día 23 de mayo al amanecer, unos discretos y misteriosos golpecitos en el zinc de  uno de los costados de nuestra prisión, nos llama la atención. Por un pequeño espacio abierto se nos introdujo, con mucho sigilo, unos cuantos panes y un tarro de leche condensada. Mas tarde supimos que la mano generosa que nos llevaba este primer alimento, ya que nada habíamos comido, era una señora chilena.
(Cornelio Guzmán, Relato del Combate Naval de Iquique)

leche2

 

 

En las tiendas había ropa y muebles, botas y vasos, libros y monturas, armas y cortinas, brochas y escobas, frazadas y cigarros, verduras y medicinas, arados y jabones, cepillos y leche condensada, sartenes y litografías baratas — de todo, se puede decir, excepto clientes.
(Julio Verne, La estrella del Sur)

 

 

 

leche4

 

No estaría bien hacer ruido, en esa primera noche de Marte, introducir un aparato extraño, brillante y tonto como una estufa. Sería una suerte de blasfemia importada. Ya habría tiempo para eso; ya habría tiempo para tirar latas de leche condensada a los nobles canales marcianos; ya habría tiempo para que las hojas del New York Times volaran arrastrándose por los solitarios y grises fondos de los mares de Marte.
(Ray Bradbury, Aunque siga brillando la

 

 

leche3

 

 

Jim pasó por el comedor a la cocina. Evitó la charca de agua debajo de la nevera y examinó con ojos expertos los estantes e la alacena. Descubrió con disgusto que el dentista y su hermosa acompañante eran aficionados a la comida china —que sus padres rara vez probaban— y los armarios parecían un almacén chino, con frutas secas y largas tiras de tripas desecadas. Pero había una lata, una sola, de leche condensada, de una deliciosa dulzura que Jim ya había olvidado.
(James G. Ballard, Lágrimas del Sol)

 

Lechera_1920

 

 

 

Asió luego la lata de conserva, levantándose, descendió por el sendero estrecho hacia la margen del río, y regresó, en fin, con la lata rebosante de agua, ni muy transparente ni muy limpia. Después mezcló en el bote de leche condensada una parte de agua con dos del fluido incoloro de la botella. Así formó aquella droga alcohólica que entre los vagabundos es conocida con el nombre de alki.
(Jack London, Los vagabundos)

 

 

Resultado de imagen para "leche condensada" vintage nestleAl entrar en el avión vio que la mujer seguía en la misma posición. Estaba profundamente dormida. Empezó a investigar el interior del aparato; abrió un armario, que ostentaba una cruz roja, y encontró su contenido todo revuelto. Entró después en el departamento de la cocina. Todas las botellas estaban hechas añicos y un penetrante olor a alcohol llenaba el recinto. Encontró café molido, azúcar y un tarro, algo abollado, de leche condensada.
(Mika Waltari, Estas cosas no suceden)