La lectura

Si hay algo que propiamente pueda conocerse con el nombre de lectura, habría de ser una actividad voluptuosa y absorbente; debiéramos recrearnos en el libro, ensimismarnos, y emerger de la lectura con la mente colmada de la más viva y caleidoscópica danza de imágenes, incapaces de conciliar el sueño o de desarrollar un pensamiento continuado. Si el libro es expresivo, las palabras deberían desde ese momento sonar en nuestros oídos como ruido de rompientes, y el relato, si es un relato, reaparecer ante nuestros ojos en mil viñetas coloreadas.

A causa de este último placer leíamos tan atentamente y queríamos tanto nuestros libros en ese período luminoso y agitado de nuestra infancia.

Robert L. Stevenson

Anuncios

2 comentarios en “La lectura

  1. No me acuerdo cuando tocó cada fibra de mi ser, una página de aquel libro soñado, una imagen, después no he parado, ha sido constante mi afición, para mi es ingresar a un mundo paralelo, donde tú puedes ser el personaje, sentir, como un halo misterioso te envuelve y no lo dejas hasta que terminas y te hayas saciado de toda la sed que te provoca, una amante de los libros, cada página sellada con más de una lagrima cuando así lo ameritaba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s