Robert Heinlein

Robert Heinlein (7 de julio de 1907 – 8 de mayo de 1988)
Es un escritor estadounidense de ciencia ficción. Considerado por algunos como uno de los Tres Grandes, junto con Asimov y Clarke (aunque debo confesar que Clarke no me gusta).
Algunos (siempre son algunos) dicen que es controvertido debido a sus ideas políticas, pero estas últimas nada tienen que ver con su calidad literaria, manifestada en su inmensa obra.
Son varias las novelas que puedo nombrar: Extraño en tierra extraña, La bestia estelar, Tunel en el espacio, Ciudadano de la Galaxia, Intriga estelar (Estrella doble), Puerta al verano, Titán invade la Tierra (Amos de Títeres), El gato que atravesaba las paredes y La hora de las estrellas. Recuerdo también sus cuentos, en El hombre que vendió la luna, Waldo & Magic, Las verdes colinas de la Tierra, Los negros fosos de la Luna y Caballeros, permanezcan sentados. En resumen, un autor del que disfruté y sigo disfrutando cada vez que releo una de sus obras. Recuerdo que el primer libro de Heinlein que leí fue La bestia estelar
Un día vi la película Dave, presidente por un día, aunque no recuerdo haber visto algo en los créditos, la trama es la de Intriga estelar (Estrella doble) aunque muy alivianada, por supuesto. La versión cinematográfica de Amos de Títeres deja mucho que desear, Hollywood es especialista en echar a perder buenas novelas, pero a las de ciencia ficción simplemente las destroza. 

¿Estaban realmente dotados de inteligencia? De una inteli­gencia propia, se entiende. Lo ignoro. Y tampoco sé si alguna vez conseguiremos averiguarlo.
Lo que sí puedo decir es que, si no eran inteligentes, confío en no llegar a ver el día en que debamos luchar contra seres parecidos a ellos, que sean inteligentes. Sé de antemano quién perdería: yo, vosotros… En una palabra, esos a los que se deno­mina «humanos».
(Robert Heinlein, Titán invade la Tierra)

Anuncios

Un comentario en “Robert Heinlein

  1. Lo malo de ver una película y más aun de ciencia ficción, después de haberse uno entusiasmado con la lectura de la misma, es que la gran mayoría de veces uno se desencanta en cuanto ve el principio y se da cuenta de que todo aquello que había recreado en su imaginación se va al traste, porque todo lo que ven sus ojos es distinto en pantalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s