Abu-Nowas

         

             El día borra las palabras de la noche
                     Abu-Nowas (747-815)

¡Oh, cuán linda estaba en su turbación aquella noche, 
y qué encanto tenía su resistencia!
El viento embriagado de la noche balanceaba lentamente
la flexible rama de su talle y su hermosa cadera ondulante, 
Ceñíase también a su busto, 
en el que apuntaban las dos leves granadas de sus senos
¡Con jugueteos amables, con caricias enardecidas, 
logré escurrir el velo que ostentaba, 
y de sus hombros ¡oh redondez de perlas! 
se escurrió la túnica también!
¡Y apareció medio desnuda entonces, 
surgiendo de la ropa que la rodeaba 
cual surge de su cáliz una flor!
¡Como la noche corría ante nosotros su cortina de sombras, 
quise ser más audaz a la sazón; 
y le dije: ¡Hagámoslo ahora!”
Pero ella contestó: “¡Mañana seguiremos!”
Fuí a ella al día siguiente, y le dije: 
“¡Cumple tu promesa!” 
Se echó a reír y me contestó: 
“¡El día borra las palabras de la noche!”

Anuncios

2 comentarios en “Abu-Nowas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s