La vuelta al mundo en 80 ¿cambios?

engo muy claro que un libro es un libro y una película, una película. También entiendo que llevar un libro de un buen número de páginas a un tiempo relativamente breve hace necesarios algunos recortes y cambios (o tal vez más de algunos). Algunos cambios pueden ser necesarios, otros fatales, algunos tener importancia y otros no tenerla.

Bueno, hablando de los globos aerostáticos, la novela de Julio Verne La vuelta al mundo en 80 días, y la relación que hay entre los dos en las versiones cinematográficas de la novela, es que me pareció necesario decir algunas palabras acerca de eso de los cambios, las sustracciones y las adiciones.

Por ejemplo, en la novela de Verne la señora Aouida (porque es una señora, no una princesa como dicen por ahí) destroza su atuendo tradicional durante la huída y Passepartout le compra el primer traje occidental que encuentra y con eso debe viajar hasta Inglaterra (un vestido de tela escocesa, un ancho mantón y un magnífico abrigo de pieles de nutria). Que en la película de 1956 vistan a Shirley MacLaine con diferentes trajes en el transcurso de la acción no afecta para nada a la historia, es lo de menos.

Passepartout y el novillo

La idea de insertar en la película una secuencia en la que Passepartout se enfrenta a un toro en el ruedo tiene claro origen en las habilidades de Cantinflas como torero, y al actor había que aprovecharlo en vista del público latinoamericano, es decir, es entendible (desde ese punto de vista).

El globo en 1956

Pero ¿de dónde saldría lo de incluir un viaje en globo? porque en la única ocasión en a que Phineas Fogg se le pasa por la mente la idea del globo es para desecharlo inmediatamente:

Era necesario, sin embargo, hallar el medio de atravesar el Atlántico en barco, a no cruzarlo en globo, lo cual hubiera sido muy aventurado y nada realizable.


Pero en la película sí se utiliza, bueno, sería para agregarle emoción, como si faltara.
Lo divertido del asunto es que, gracias a la película y a que ya nadie lee el libro, lo del globo se convirtió en ley y comenzó a aparecer en todas partes.
Si se encuentra en los carteles de la película, está bien. Pero también comenzó a verse el globo en la portada de libros impresos ¿nadie en las editoriales lee los libros que publican?

El globo agregado a la novela
Estampilla de Grenada

Y después, la cuestión del globo se hace universal y se le encuentra hasta en una estampilla de correos, diseñada por alguien que vio la película pero que ¡tampoco leyó el libro!

Medio siglo después, en el 2004, se realizó una nueva versión de la novela, en la que los cambios en el argumento son tan grandes por no decir groseros, que no podría asombrar a nadie que el globo aparezca de nuevo. Entre tanta tontería, qué se va a notar un globo…

El globo, en el 2004
El artefacto volador que Julio Verne no imaginó.

Aunque la verdad es que sí me asombró, en esta nueva versión, la aparición de un extraño aparato volador, que pretende ser tal vez un precursor del aeroplano. Pero esa es otra historia.

Bueno, seamos justos, los que hemos leído y disfrutado el libro podemos alegar el derecho a sentirnos agraviados, o por lo menos molestos, pero a la inmensa mayoría que no lo ha leído, y que ni siquiera alberga la menor intención de hacerlo, ¿que le importará el famoso globo? pueden seguir poniéndolo en cada película nueva que hagan, que Verne ya debe estar acostumbrado, porque debe saber como yo, aunque a veces lo olvido, que una película puede ser “una adaptación de”, “basada en” o “inspirada en” una novela.

Anuncios

6 comentarios en “La vuelta al mundo en 80 ¿cambios?

  1. Hola Jenofonte!!! Lo cierto y más evidente porque suele pasarnos a la inmensa mayoría de los que gustamos leer, es que donde esté la novela en libro, que se quite la película. Es que no hay otra, no hay color, las opciones de que te destrocen la maravilla de una lectura es sin más, ir a ver su versión cinematográfica. Creo que no podría enumerar prácticamente ninguna película cuya versión se adapte fielmente al original, pero estamos en lo que se dice siempre, intentar abarcar un cierto número de páginas y resumirlo en una hora y media o un máximo de dos horas es un reto.

    Igual por ello optaron por hacer aparecer de la nada un globo ¡¡para ganar tiempo!! Realmente curioso lo que puede o se ve obligado a “inventar” aquel que quiere llevar al cine una buena novela.

    Saludos!

  2. Bueno, creo que hay de todo, de las buenas y de las malas. He visto muy buenas adaptaciones realizadas por la BBC, por ejemplo. También algunas realizaciones rusas de sus novelas. El problema creo que está en que el cine que nos llega es el de Hollywood. Pero eso no es culpa del cine sino de los que “adaptan” demasiado.
    Me gusta el cine, así es que he visto no solo esta sino también “20 mil leguas de viaje submarino”, “Viaje al centro de la Tierra”, “Los hijos del capitán Grant”, “De la Tierra a la Luna”, “La isla misteriosa”, “La Jangada”, “Cinco semanas en globo”, ¡Ay!, con diferentes niveles de “basada en”, pero también he visto alguna versión de “Miguel Strogoff” bastante bien hecha.

  3. Creo que es importante el acento que pones en disculparlo, ya que no tiene porqué tratarse de el rodaje de un libro, algo, que de ocurrir, siempre sería subjetivo dependiendo de la mirada del cineasta en cuestión.

    Últimamente me aferro a la idea de que se trata de obras independientes, y creo que es la única manera de verlo. Lo del globo, desde luego, clama al cielo, y podríamos seguir con multitud de novelas llevadas a la pantalla; como bien dices, con unas más y otras menos. Muchas, simplemente han servido de idea. Y de hecho, algunas muy buenas pelis, pueden partir de novelas indigeribles. Y cuántas películas hay, que difieren ostensiblemente de la novela, y la novela es muy buena y la película es a su vez, excelente. Yo propongo tratarlo siempre como otra obra distinta, que coincide en algunas cosas, puede ser título, personajes, escenario, trama… Pero es si como al leer “La canción de Troya”, de Collen McCullough, que me encanta, no pudiera encantarme porque es muy distinta a la “Ilíada”, que también me gusta. Y eso que ahí, con la historia y los clásicos, sí que me enfado con las falsas adaptaciones. De lo que deduzco, que no están mal per se, las habrá malas y buenas, o mejor, que te gustan o que no te gustan, a ti en particular.

  4. Es verdad lo que dices, Guillermo, son obras independientes. Lo que sucede es que a menudo nos ponemos puristas, apegados en exceso al texto. Algo que no debiera ser, por supuesto, si ni siquiera podemos estar seguros de como era la historia originalmente. Le llevaba Verne su manuscrito a su editor, Hetzel, y este le decía –cambia esto, suprime aquello, agrega esto otro, y Verne lo hacía, acomodando el argumento. ¿Cómo sabemos si Verne alguna vez pensó en lo del globo? tal vez lo hizo y Hetzel le dijo –mira, mejor bórralo, no sirve…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s