Laguna Piedra

La sal vive en los salares
y se baña en sus lagunas,
donde la paz se respira y llena el alma,
liberada entre el blanco suelo
 y el azul cielo,
que comienza donde termina el horizonte
y cubre la inocente desnudez de la tierra.
En el Desierto de Atacama, en la Segunda Región de Antofagasta, Chile, se encuentra el Salar de Atacama. Es una depresión que mide unos 100 km de largo por 80 km de ancho y se extiende por 3000 km2.
Se encuentran en él varias lagunas saladas, por ejemplo la Laguna Chaxa y la Laguna Cejar. Cerca de esta última está la Laguna Piedra, en la que es posible bañarse si es que puede usarse esa palabra, puesto que la concentración salina de sus aguas es muy alta.
Sus bordes, como en las otras lagunas de su tipo, están formados por sal cristalizada. La densidad de sus aguas permite una flotabilidad mayor que la del famoso Mar Muerto.

Anuncios

20 comentarios en “Laguna Piedra

  1. Que bueno tu aporte, con un poema bellísimo y después toda esa información sobre un lugar que a la vista es la paz misma, muchas gracias por sumarte. Un abrazo.

  2. Me atraen muchísimo las salinas y no sé por qué he visto las de San Fernabndo en Cádiz y las de Cardona en Cataluña donde visité una montaña de sal por dentro. ¡una pasada!

  3. Qué ricura de paisaje, bien descrito y que además, transmite ese aire de paz, que muchos a veces andamos buscando, sobre todo, cuando estamos impregnados del bullicio citadino.
    Preciosas la fotos y gracias por presentarnos este bello lugar!
    Besos!
    Gaby*

  4. La paz es un instante y como tal hay que capturarla y disfrutarla. Después, de regreso a la ciudad, nos sumergimos de nuevo en la violencia. Pero nadie nos puede quitar lo disfrutado.

  5. ¡Qué bonito lugar, al menos visto en fotos!; pero si uno puede bañarse, es estupendo. Luego una buena ducha para quitarse la sal y listo.
    Las salinas son muy curiosas de ver y la cristalización de la sal muy bonita.
    Gracias por darnos a conocer un lejano lugar( para mí, al menos, muy lejano.)

  6. Bueno, si vienes tendrás un guía personal, eso está garantizado.
    Aunque hay otras lagunas, solo en esta es posible bañarse, en las otras la sal cristaliza en formas muy agudas y es fácil hacerse daño.

  7. Pero solo es un lugar que se puede visitar, no es para vivir. Tal vez sea así como hay que actuar, disfrutar de los momentos de paz porque son escasos y poco duraderos.

  8. Yo suelo encontrar instantes de paz en la montaña, tras una larga caminata.El silencio, la soledad y la majestuosidad del entorno, hace que se respire esa paz que describes en ese paisaje salinero.
    Hermoso poema.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s