Paul Theroux

i alguien quiere saber de viajes en tren, debería leer a Paul Theroux.
Paul Theroux es un novelista y autor de libros de viaje nacido en los EE.UU. Aunque es famoso por sus novelas como La costa Mosquito, llevada al cine en 1986, para los lectores de libros de viaje es el autor de las obras En el gran bazar del ferrocarril, En el gallo de hierro, El viejo expreso de la Patagonia, Los Pilares de Hércules, El safari de la estrella negra y Tren fantasma a la estrella de oriente.

El gran bazar del ferrocarril es el relato de un viaje que se inicia en Inglaterra y atraviesa Europa en el mítico Orient Express, para seguir después por el Medio Oriente, la India y el Sureste Asiático, regresando en el Transiberiano.

El Orient Express


Era un tren espléndido en 1929, y ni que decir tiene que el Orient Express es el tren más famoso del mundo. Igual que el transiberiano, enlaza Europa con Asia, lo que explica gran parte de su romanticismo. Pero tam bién ha sido consagrado por la ficción: la inquieta lady Chatterley lo tomó y lo mismo hicieron Hércules Poirot y James Bond. Graham Greene le envió algunos de sus viajeros descreídos, incluso antes de que lo tomara él mismo (“Como no podía tomar un tren para ir a Estambul, lo mejor que podía hacer era comprar el disco Pacific 231 de Honneger”, escribe Greene en la introducción de Orient Express).
(Paul Teroux, El gran bazar del ferrocarril)

Lo interesante de Paul Theroux es que cuando viaja no busca conocer países, sino conocer trenes, y a través de los pasajeros, la gente.
Se mueve en todo tipo de trenes, urbanos, locales, expresos, viaja de día y de noche, desembarca, recorre y vuelve a embarcarse en su larga y entretenida aventura.

Tren a Rameswaram



La arena levantada por la locomotora penetraba en los vagones y la espuma procedente de las rompientes moteaba de transparentes burbujas las ventanillas. Todo era luz, agua y arena revoloteando alrededor del tren que avanzaba hacia la carretera elevada de Rameswaram en medio de un fuerte viento.
(Ibid)

“El gallo de hierro” es el apodo del tren que hace el recorrido más largo, cuatro días y medio de Beijing a Urumchi. Todo un desafío tomarlo y viajar en él.

“El gallo de hierro”

(El gallo de hierro) Graznaba, cacareaba y parecía aletear a medida que el vapor escapaba de la negra caldera y el tren traqueteaba por las vías. Era una cosa enorme y castañeteante, con campanas y silbatos, que se dirigía ruidosa y engreída hacia el oeste, internándose en el desierto de lo que en otro tiempo fue el Turkestán.
(Paul Theroux, En el gallo de hierro)

En el largo viaje a Mongolia Theroux pasa por regiones distintas de lo que imaginamos que es China, hay una gran diversidad racial, religiosa y cultural, detalle que el autor no deja de notar.

Se trataba de una ciudad uighur y había pocos chinos. También había uzbekos, kazajstanos, tayiks y tungús, con botas altas y patizambos al estilo mongol. Tenían el rostro correoso, algunos parecían eslavos y otros gitanos y la mayoría se semejaba a los que han perdido el rumbo y hacen un alto en el oasis antes de seguir su camino. La mitad de las mujeres del bazar de Turfán poseía los rasgos de las echadoras de la buenaventura y las demás se parecían a las campesinas mediterráneas; eran espectacularmente distintas a las del resto de China.
(Ibid)

El transiberiano

Los Pilares de Hércules, es el relato de un viaje por las costas del Mediterráneo, aunque se trata de viajar en tren, para visitar las islas el autor usa los transbordadores.
Recorre Gibraltar, la costa de Alicante, Mallorca, Córcega, Cerdeña, Sicilia, la costa croata y Albania. De Estambul pasa la costa de Levante para después seguir a Grecia y terminar en Marruecos. Es al parecer el viaje en que más diversidad encuentra, y se muestra algo perplejo al conocer la costa balcánica y sus ancestrales problemas.

¿Cómo es la cultura croata, capaz de reunir a toda esta gente en una sola nación? La comida era una versión de la peor comida italiana. La lengua era igual que la serbia. El nacionalismo croata era un catolicismo fanático para contrarrestar la ortodoxia serbia, y en ambas partes había grupos terroristas y sociedades secretas.
(Paul Theroux, Los Pilares de Hércules)

El “Expreso de la Patagonia”

En El viejo expreso de la Patagonia inicia su viaje en Massachussett en dirección al sur, pasando por México, Guatemala, EL Salvador y Panamá. Colombia, Ecuador y Perú siguen en el itinerario para después dar un salto a la Argentina donde viaja en La estrella del Norte a Buenos Aires y desde allí sigue al sur para terminar el viaje en el Expreso Lagos del Sur.
En todo el camino va mirando por las ventanillas del tren, conversa con los viajeros y observa, observa todo, para después poner lo visto y lo escuchado en otro apasionante libro.

Paul Theroux ha viajado durante casi 40 años, sus libros son entretenidos y están llenos de descripciones y observaciones, agudas, a veces algo irónicas y con algo de misantropía, pero siempre interesantes.

Anuncios

10 comentarios en “Paul Theroux

  1. Me gustan los libros de viajes, y un día leí una referencia a este autor. Compré el libro que encontré y me gustó. Ya he leído cuatro (me faltan dos) y todos me han parecido interesantes de leer (ha escrito también un par de docenas de novelas, pero la verdad es que no me ha interesado leerlas, me quedo con los viajes).

  2. cuanta nostalgia los viajes en tren, me encantaría que en Chilito existiese esa implementación
    de vías y ramales como lo hubo en otro tiempo donde uno podía viajar hasta Traiguén en tren
    cruzar la cordillera de nahuelbuta o llegar hasta Iquique o cruzar hasta Mendoza por ese sistema de transporte
    acá hemos luchado por que se instale el Melitren (metrotren hasta Melipilla) , ya que hasta San Antonio
    (las empresas de buses son lobistas opositoras ) se hace improbable, el monopolio de la carretera por dos o tres empresas
    con sus distintas subempresas hace una lucha titánica

    Interesante autor traes para el post Jeno, yo no lo ubico, pero cuando ande por
    alguna librería preguntaré por él

    buen fin de semana

  3. Me ha gustado mucho tu entrada de hoy y fíjate qué curioso, a mí también me interesa mucho la gente que conozco en los viajes, aunque no sea una prioridad en el viaje ni una causa del mismo.

  4. Los viajes en tren y sus entresijos, lo cierto es que no conocía este autor, y en cambio sí tuve ocasión de ver la película La costa mosquito. Sin embargo, comparto esa pasión porque me encanta viajar en tren, compartir ese tiempo rodeada de gentes a las que no conoces pero que de alguna forma, llevan su propia historia dentro de ellos, ya sabes o imaginarás que me gusta imaginar qué puede haber tras cada uno de ellos.

    Feliz fin de semana!!!

  5. Los viajes en tren, salvo que sean muy largos, han acortado extraordinariamente su duración y los vagones más asépticos, más frios e impersonales lo que no facilita precisamente la comunicación y el acercamiento.
    No conocía al autor, pero has despertado mi curiosidad hacia sus libros de viajes.
    Un abrazo.

  6. En general los medios de transporte actuales son más rápidos y más cómodos. Pero esa rapidez conspira contra la convivencia, la brevedad del tiempo impide construir una relación (además de otros factores, por supuesto).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s