Primer viaje en torno al globo

A finales del año 1518 y comienzos de 1519 se estaba armando en Sevilla un expedición destinada a abrir una ruta a las Islas Molucas, importante fuente de especias, distinta de la usada exclusivamente por los portugueses, dando la vuelta al continente africano y navegando hacia el Este. La tripulación estaba formada por un mosaico de nacionalidades, portugueses, españoles, genoveses, venecianos, alemanes, franceses, para cubrir todas las especialidades necesarias.

Antonio Pigafetta, joven con estudios en astronomía, geografía y cartografía, consiguió embarcarse como pasajero en la expedición, sin cargo alguno, lo que le ocasionó al comienzo algunas dificultades. Pero pasado el tiempo logró ganarse la confianza del jefe de la expedición, Fernando de Magallanes, sirviéndole como secretario y cronista.

¿Que llevó a este joven a embarcarse en tan ambiciosa expedición?, pues la curiosidad, el ansia de conocer:

por los libros que había leído y por las conversaciones que había sostenido con los sabios que frecuentaban la casa de este prelado (Monseñor Chiericaro), sabía que navegando en el Océano se observaban cosas admirables; determiné de cerciorarme por mis propios ojos de la verdad de todo lo que se contaba, a fin de poder hacer a los demás la relación de mi viaje, tanto para entretenerlos como para serles útil y crearme, a la vez, un nombre que llegase a la posteridad.  (Antonio Pigafetta, Primer viaje en torno al globo)

Seguro que al embarcarse Antonio, a pesar de sus esperanzas, no soñó jamás cuan completamente se cumplirían sus expectativas.

El viaje duró tres años y Pigafetta llevó un diario que le sirvió después para armar su libro Primer viaje en torno al globo, crónica detallada de la ambiciosa expedición de cinco barcos de la cual solo retornó uno dificultosamente tripulado por 18 sobrevivientes.

El libro es muy entretenido y no solo narra la vida durante la navegación sino que también entrega muchos detalles geográficos y antropológicos, describe la fauna y la flora y presenta vocabularios de las lenguas indígenas que iban encontrando.

Su relación es muy objetiva, solo un par de veces se deja llevar por la tentación de escribir lo que le contaron  y lo acepta sin verificación, como una versión de las míticas amazonas y algunas imposibilidades zoológicas, pero eso es perdonable en vista del conjunto de la obra.

Es un libro impresionante de leer, muestra la talla de los hombres de la llamada Era de los Descubrimientos, solo el atravesar el Océano Pacífico, de una amplitud entonces deconocida, ya es una aventura increible. La expedición fue un éxito tanto desde el  aspecto geográfico como del económico, las especias que cargó la Victoria, única nave sobreviviente, no solo pagaron los gastos completos de toda la aventura sino que además dejó cuantiosos beneficios a los inversionistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s