La primera cruzada

En 1095 la situación del Imperio Bizantino era muy comprometida, los turcos selyúcidas dominaban el centro de Anatolia y amenazaban a la misma Constantinopla.
Fue en estas circunstancias que el emperador Alejo I Conmeno envió una embajada a Roma solicitando ayuda militar, esta embajada logró llegar a papa Urbano II, quien decidió convocar un Concilio el que se realizó en Clermont entre el 18 y el 28 de noviembre de 1095.

Concilio de Clermont

En el Concilio se realizó mixto, es decir con la participación de los obispos, abades y los señores feudales. En él Urbano abordó algunos temas de importancia como el de la simonía y el del incumplimiento de la Tregua de Dios, pero el 27 de noviembre Urbano II realizó un dramático llamado a los cristianos para ir en ayuda de los griegos. Tomando como centro de su discurso las palabras del Evangelio “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”, el Papa predicó con elocuencia:

“El que quiera salvar su alma debe no dude humildemente en tomar el camino del Señor, y si carece de dinero suficiente, la misericordia divina le dará suficiente. Hermanos, debemos soportar mucho sufrimiento en el nombre de Cristo – la miseria, la pobreza, la desnudez, la persecución, la enfermedad, el hambre, la sed y otros males de este tipo, tal como el Señor dijo a sus discípulos: ” Os es necesario sufrir mucho en mi nombre” y “no os de vergüenza confesarme delante de los hombres, que grande será vuestro galardón en los cielos.” [1]

Las palabras finales del discurso fueron ¡Dios lo quiere!, las que fueron acogidas con entusiasmo, y por toda Francia y después en Europa, los señores comenzaron a coser cruces en el hombro derecho,es decir que tomaron la cruz, y se manifestaron dispuestos a marchar contra los turcos, en lo que los historiadores llamarían después La Primera Cruzada.

Lo que seguramente esperaba Alejo I eran algunos contingentes de mercenarios, soldados profesionales que le permitieran reforzar sus ejércitos para enfrentar con éxito a los turcos, no lo que llegó en 1097 a las puertas de Costantinopla, un ejército de 60 mil europeos, que actuaban como una plaga de langostas, y de los que:

“Ahora temía su llegada, puesto que conocía su irresistible manera de atacar, su carácter inestable y voluble y su atracción por el dinero. Además, por alguna razón, desconfiaba de sus treguas (…) Parecía que todas la tribus bárbaras que habitaban entre el Adriático y las Columnas de Hércules emigraban en masa a través de Europa, y viajaban con todas sus pertenencias” [2]

Entre los jefes de la cruzada había seguramente quienes tenían el piadoso propósito de visitar la Tierra Santa, pero había otros cuyos motivos eran distintos y menos piadosos e incluían la pretensión de apoderarse de Constantinopla o, por lo menos, conseguir un dominio en el Este, como era el caso del ambicioso Bohemundo de Tarento.

El éxito obtenido por Urbano le llevó a concebir después la idea de convertir la ayuda a los griegos en una empresa más ambiciosa, rescatar Jerusalén del dominio musulmán, los cruzados no dudaron en hacerla suya y marcharon irresistiblemente hacia su objetivo, con la ayuda del emperador Alejo, dispuesto a darles todo tipo de facilidades con tal de que marcharon pronto.
Urbano murió días antes de la conquista de la ciudad, pero sus propósitos se cumplieron, el que era oficial, la toma de la Ciudad Santa, y otro menos evidente pero no menos importante, deshacerse de una buena cantidad de señores feudales crueles y pendencieros, incapaces de respetar la Tregua de Dios y, por lo tanto, la autoridad de la Iglesia.

El llamado de Urbano II culminó el 15 de julio de 1099, con el baño de sangre que significó la toma de Jerusalén.

[1] Anónimo, Gesta Francorum
[2] Ana Conmena, Alexíada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s