El teléfono

Bell con un prototipo de 1876

El 7 de marzo de 1876 Alexander Graham Bell consigue la patente de su invento llamado “teléfono”, en un episodio todavía oscuro que tiene que ver con el artefacto inventado por Elisha Gray y que éste estaba en trámite de patentar al mismo tiempo que Bell patentaba el suyo. Además de ciertos detalles del invento de Gray que pasaron a la patente de Bell.

El teléfono es un artefacto que permite la conversación entre personas separadas por la distancia. Todo comenzó con dos equipos conectados a través de cables a una red telefónica, pero después los avances de la tecnología permitieron la conexión mediante una red formada por transmisiones de radio con la participación de los satélites de comunicación.

En un principio los teléfonos estaban formados por tres partes separadas, micrófono, auricular y base, para después integrarse en dos, el micrófono y el auricular integrados y la base. Los diseños han variado a través del tiempo desde lo más utilitario a lo artístico y aun lo extravagante.

En 1915

Aunque el teléfono en su forma tradicional sigue en uso, es cada vez más importante en la vida moderna el teléfono móvil, que además de cumplir con el cometido original, es decir hablar, ha evolucionado hacia el llamado “teléfono inteligente” que funciona con un Sistema Operativo y tiene múltiples habilidades como enviar mensajes de texto, capturar y enviar fotografías y videos, conectarse a Internet, leer libros y jugar, entre otras cosas. Una de las características más interesantes es la pantalla táctil, que permite un manejo más ágil.

Un “movil” de 1956

En su novela Un yanqui en la corte del rey Arturo, de Mark Twain, uno de los inventos modernos que el protagonista implementa en la Inglaterra medieval es justamente el teléfono.

-Eso explica todo. Maldito sea el teléfono. Es un verdadero diablillo para armar enredos con palabras de sonido similar que no tienen absolutamente nada que ver en lo que toca al significado. Pero no importa; ahora ya sabes cuál es el nombre de este sitio. Llama a Camelot.
(Mark Twain, Un yanqui en la corte del rey Arturo)

1949

Los avances esperados para el futuro cercano están dirigidos a aumentar la vida útil de la batería de los teléfonos móviles y en mejorar la calidad de las pantallas, pero también se está trabajando en un sistema que permita a los teléfonos tomar energía de fuentes externas, como la televisión o las redes Wi-Fi, de manera de prescindir de las baterías.
En estos tiempos en que vivimos el teléfono, en su forma móvil o celular ha llegado a ser algo imprescindible, de manera que las personas casi se sientas desnudas cuando no lo llevan consigo, así es que es muy posible que se llegue a lo imaginado por los escritores de ciencia ficción, el teléfono integrado en el cuerpo del individuo.

Celular de 1973

Mi teléfono empezó a vibrar hasta levantarme la piel del cráneo. Hay que decir que los teléfonos que se utilizan en la Sección no pertenecen a un modelo corriente: el audioemisor está insertado quirurgicamente debajo de la piel, detrás de la oreja izquierda, y los huesos actúan de conductores.
(Robert Heinlein, Amos de los títeres)

Celular actual

Los teléfonos celulares no están exentos de problemas y riesgos, usan grandes cantidades de materiales nocivos para la salud y emiten radiaciones cuyos efectos no están aun bien determinados pero cuya peligrosidad se sospecha. Son culpables también de contaminar no solo el ambiente sino que también el entorno social de los individuos, pero todo los posibles problemas están siendo barridos debajo de la alfombra en aras de lo que parece importar más a los usuarios, la posibilidad de la comunicación instantánea.

Finalmente, una llamada telefónica en el comienzo de un hermoso cuento:

—Hola; por favor, ¿podría hablar con Nina?

—Soy Nina.
—¿Nina? Tu voz suena extraña.
—¿Extraña?
—Bueno como si no fueras tú. ¿Estás preocupada por algo?
—Puede ser.
—Pienso que no debería haber llamado.
—Pero, ¿quién es que habla?
—¿Desde cuándo no me reconoces?
—¿Reconocer a quién? —su voz sonaba como si fuera veinte años menor que la de Nina.
—Bueno, está bien —dije—, escucha, te llamo para aclarar cierto asunto.
—Probablemente disco un número equivocado —dijo Nina—. Yo no lo conozco.
—Soy yo, Vadim. Tu Vadim. Vadim Nikolaevich. ¿Qué pasa contigo?
—Oh, querido —suspiró Nina, como si no deseara colgar—. No conozco a ningún Vadim, o Vadim Nikolaevich.
—Discúlpeme —dije, y colgué.
(Kirill Bulychev, Por favor, ¿podría hablar con Nina?

Anuncios

8 comentarios en “El teléfono

  1. Si me permites:
    El teléfono vibró en el peor momento. Justo cuando discutía la factura de mi telefonía con mi mejor amiga. Esa que siempre encuentra gangas (y que te hace sentir tontorrona, seamos sinceros).
    Por un movimiento brusco inesperado, lo vi caer en el vaso de café con leche, sin hacer glu-glu. Sin un mal rezo que llevarse a la boca. Ahora busco uno que no haga fotos, ni sea táctil, ni cuadrado, ni sofisticado. Busco algo que no sea más que un telefonillo para hablar en un apuro, y poder estar localizable para una emergencia.

    Me gustó tu homenaje. Efemérides notable, porque para mí, junto a Internet, es un invento de mención especial. Un cordial saludo.

  2. Mi móvil sólo sirve para hablar y no necesito más, la chica que me atiende me amedranta diciéndome, para oírme, que el próximo teléfono que me compre tendrá que ser de los sofisticados porque ya no quedarán teléfonos prehistóricos como el mío.
    Así es que lo cuido como oro en paño.

  3. Están en desarrollo los teléfonos que sobrevivirán en un metro de agua, ¿cómo no van a sobrevivir a 10 cm de café con leche? Uno de ellos tendrá tu nombre, seguro…

  4. soy hija de alguien hace años jubilado
    que trabajó en la telefonía cuando en un principio era de la ITT acá
    y luego fue nacionalizada chilena
    sin duda es un invento que se hizo imprescindible en nuestra vida
    en exceso diría por estos tiempos

    resumido e interesante post que transita por la evolución
    de este aparato y sus usos

    buen fin de semana

  5. Como todas las cosas, Elisa, que son buenas en principio y muy útiles. El teléfono es un buen invento que permite la comunicación, pero actualmente, cuando hasta los niños de básica tienen teléfono celular, parece que es demasiada la “comunicación”.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s