El capitán Acab

Gregory Peck (1956)

El Capitán Acab es un héroe trágico, obsesionado con vengarse de la ballena blanca que le quitó una pierna, la persigue a bordo del Pequod, a cuya tripulación hace partícipe, tanto de su obsesión, como de su destino.

Dice de él el capitán Peleg:

Conozco muy bien al capitán Acab; he navegado de oficial con él hace años; sé lo que es, un buen hombre, no un hombre piadoso y bueno como Bildad, sino un hombre bueno que jura, algo así como yo, sólo que con mucho más. *

Es un buen capitán, autoritario pero justo y preocupado de su tripulación:

—¿Qué sabéis vosotros de él? ¡Decid eso!
—No nos han dicho mucho de él; sólo he oído que es un buen cazador de ballenas, y un buen capitán para la tripulación.
—Es verdad, es verdad; sí, las dos cosas son bastante verdad. Pero tenéis que saltar cuando él dé una orden. Moverse y gruñir, gruñir y marchar; ésa es la consigna con el capitán Acab.

Frédéric Bonpart (2004)

Sí, sí, ya sé que nunca ha estado muy alegre; y sé que, en la travesía de vuelta, estuvo algún tiempo fuera de quicio, pero eran los dolores agudos y disparados de su muñón : sangriento lo que le produjo eso, como cualquiera puede ver. Yo sé también que desde que perdió la pierna en el último viaje, por esa maldita ballena, está un poco raro, con humor desesperado, y a veces como loco; pero todo eso se pasará.

Tiene una fama extraña el capitán, aunque eso no impide que tenga el mando del barco y existan marineros dispuestos a embarcarse con él:

Es evidente que no se le pasa, y arrastra por el océano su odio y su resentimiento hacia el ser que lo despojó de una pierna:

Sí, Starbuck; sí, queridos míos que me rodeáis; fue Moby Dick quien me desarboló; fue Moby Dick quien me puso en este muñón muerto en que ahora estoy. Sí, sí —gritó con un terrible sollozo, ruidoso .y animal, como el de un alce herido en el corazón—: ¡Sí, sí!, ¡fue esa maldita ballena blanca la que me arrasó, la que me dejó hecho un pobre inútil amarrado para siempre jamás!

Es muy distinta su reacción a la del capitán Boomer, del Samuel Enderby, quien, aunque puede estar dolido por la pérdida de su brazo, sigue de todos modos comandando su barco en la caza de ballenas:

William Hurt (2011)

John Barrymore (1930)

—La ballena blanca —dijo el inglés, señalando con su brazo de marfil al este, y lanzando una mirada contrita a lo largo de él, como si hubiera sido un telescopio—: Allí la vi, en el ecuador, la temporada pasada.
—¿Y fue la que le arrancó este brazo, no? —preguntó Ahab, deslizándose ahora del cabrestante, apoyado, al hacerlo, en el hombro del inglés.
—Sí, al menos, fue la causa de ello;

El capitán Boomer toma todo con buen humor, y lo del brazo perdido con tranquila resignación, no tiene la menor gana de encontrarse de nuevo con una ballena que de ningún provecho le sirve.

Denis Lavant (2007)

—No, gracias, Bunger —dijo el capitán inglés—, que se quede en buena hora con el brazo que tiene, ya que no lo puedo remediar, y no lo sabía entonces; pero no con otro. Para mí, basta de ballenas blancas; he embarcado en la lancha una vez en su busca, y ya estoy satisfecho. Habría mucha gloria en matarla, ya lo sé, y lleva dentro todo un barco de precioso aceite de esperma, pero, escucha, mejor es dejarla sola; ¿no cree, capitán? —lanzando una mirada a la pierna de marfil.


—Sí, es mejor. Pero, con todo eso, aún será perseguida. Lo que es mejor dejar solo, esa cosa maldita, no es lo que menos incita. ¡Es todo un imán! ¿Cuánto tiempo hace que la vio por última vez? ¿Con qué rumbo iba?

—. ¿Qué pasa? Iba rumbo al este, creo. ¿Está loco vuestro capitán? —dijo en un susurro a Fedallah.

Patrick Stewart (1998)

En las diversas adaptaciones al cine, basadas más o menos, en la mayoría de las veces menos, en la novela Moby Dick, el papel del capitán Acab ha sido representado con fortuna diversa por un poco más de media docena de actores, desde John Barrymore, que lo representó en la primera versión muda y luego repitió el papel en una versión sonora, hasta William Hurt en la versión del 2011. Por sobre los actores actualmente desconocidos figuran Gregory Peck y Patrick Stewart. Por supuesto que cada versión y cada actor tendrá sus admiradores y sus detractores, pero es lo normal en estos casos.

* Todas las citas son de Moby Dick, de Herman Melville

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s