Venecia

El regreso del Bucentauro, Canaletto.

Según la leyenda, el 25 de marzo del año 421, al mediodía, se fundó la ciudad de Venecia, después llamada La Serenísima. Se sabe que las islas fueron utilizadas por los habitantes de la costa como refugio ante las incursiones de los pueblos bárbaros, pero se ha establecido como fecha tradicional de la fundación de la que sería posteriormente la ciudad de Venecia, la de la dedicación de la iglesia de San Giacomo en la isla del Rialto.

Galera veneciana

En un principio la ciudad fundada en el grupo de islas perteneció al Imperio Romano de Oriente, es decir que dependía del Emperador de Constantinopla, pero debido a su aislamiento comenzó pronto a disfrutar de una cada vez más amplia autonomía durante los siglos VI y VII. Al conquistar los lombardos la región costera, restándola de la influencia de Bizancio, Venecia quedó más aislada aun, alentando la independencia.
Durante el siglo IX Venecia comenzó a crecer con la construcción de nuevos puertos, muros protectores, el palacio ducal y la basílica de San Marcos. Fue en esta época cuando Carlomagno y su hijo Pipino intentaron conquistar Venecia pero fracasaron completamente.

Marco Polo, el veneciano
que llegó a Catay

Durante los siglos IX y XII Venecia se desarrolló como una ciudad estado, a la par con Génova, Pisa y Amalfi, formando parte de los que se llamó Repúblicas Marítimas. La construcción de una numerosa flota le permitió terminar con la piratería en las costas de Dalmacia, lo que unido a su situación privilegiada, que la hacía invulnerable, permitió que Venecia se convirtiera rápidamente en una potencia comercial y militar que dominaría el Mediterráneo Oriental durante siglos y prácticamente en la ciudad más próspera de la Europa del Renacimiento.

La riqueza de Venecia provenía del comercio, con el Imperio Bizantino y con el mundo musulmán. Sus líneas comerciales estaban dominadas en el mar por sus más de tres mil barcos y en tierra por el uso de las rutas que unían el Mediterráneo con el Lejano Oriente.

Ducado, moneda veneciana.

El poder de Venecia declinó fuertemente como consecuencia de la conquista de Constantinopla por los turcos, la apertura de las rutas marítimas hacia Oriente por los portugueses y el descubrimiento del Nuevo Mundo por Cristobal Colón.
El hecho que Venecia siempre basara su poder marítimo en su flota de galeras, aptas para el Mediterráneo, y descuidara el desarrollo de la navegación de altura, determino su incapacidad para competir por las colonias transoceánicas frente a España y Portugal.
Ya en absoluta decadencia, Venecia cayó finalmente ante el empuje de Napoleón Bonaparte, que la conquistó en 1797 quitándole definitivamente su independencia.

Antonio Vivaldi

Pero la herencia que Venecia dejó en lo artístico y lo cultural es inmensa, pintores de la talla de Giorgione, Ticiano, Tiepolo y Canaletto dan testimonio de la importancia de la escuela veneciana.
En otras manifestaciones artísticas, como el trabajo en vidrio, Venecia recibió a numerosos artesanos que huyeron de Constantinopla, los que llevaron a la fama el Cristal Veneciano, especialmente el fabricado en Murano.
Grandes hombres tuvo Venecia también en el campo de la exploración, como el gran viajero Marco Polo y el explorador Sebastian Cabot. En la música se destacan sus maestros Claudio Monteverdi, Francesco Cavalli, Tomaso Albinoni y Antonio Vivaldi.
En la literatura se hicieron el famoso Giacomo Casanova, que no necesita mayor presentación, y la enérgica periodista y traductora Elisabetta Caminér, fundadora en 1783, del Nuovo giornale enciclopedico.

Elena Cornaro

Merece ser nombrada también Elena Cornaro Piscopia, filósofa veneciana y una de las primeras mujeres en el mundo en recibir un grado universitario, un doctorado que obtuvo en 1678 en la famosísima Universidad de Padua (Sabía griego, latín, hebreo, español, francés y árabe, y sus conocimientos comprendían las matemáticas, la filosofía y la teología).

En la literatura universal, Venecia es el escenario de dos de las obras de Shakespeare: Otelo (el moro de Venecia) y El mercader de Venecia. En esa ciudad es también donde va a caer encantado por el bello Tadzio, von Aschenbach, el personaje de Muerte en Venecia de Thomas Mann, mientras que Lady Chatterley se aburrió mortalmente en la famosa ciudad. Los misterios de Udolfo de Ann Radcliffe, el libro que encanta a la imaginativa Catherine Morland de la novela La abadía de Northanger de Jane Austen, se desarrolla también en Venecia.

Actualmente Venecia vive de sus glorias pasadas, como un enorme museo, basando su economía practicamente en las entradas del turismo. Pero nadie puede negar que forma parte indiscutible del patrimonio histórico y cultural de la humanidad.

El puente de los suspiros.

La ciudad de Venecia tiene innumerables lugares atractivos para el visitante, siendo el más grande y espectacular la plaza de San Marcos con su catedral. Pero hay uno que por la leyenda que tiene asociada puede ser interesante, el Puente de los Suspiros.
Este puente fue construído en 1602 y unía el Palacio Ducal con la Prisión Nueva (Los Plomos). Por este puente pasaban los condenados, desde las salas de interrogatorio del palacio a su destino en las celdas de la prisión. La leyenda dice que se llamó así porque los presos suspiraban al ver por sus ventanas la ciudad de Venecia por última vez.
La verdad es que solo es una leyenda, porque en primer lugar, y como se puede apreciar, por las ventanas no se puede ver nada, en segundo porque cuando el puente fue construido las celdas eran ocupadas solo por presos con condenas cortas, y finalmente porque tan romántico nombre le fue puesto por lord Byron en el siglo XIX. Pero como a los turistas les encantan las leyendas, nadie quiere quitarles la ilusión.

Anuncios

22 comentarios en “Venecia

  1. Muchas gracias por el paseo, sobre todo por el literario… el paseo de verdad espero tener algún día la oportunidad de hacerlo in situ, sería feliz.

    Un abrazo y tu cafelito. Una entrada preciosa.

  2. Yo he paseado por Venecia, claro que con la imaginación, la única manera posible…

    Una góndola lo llevó a través de la noche, que recibía el aire suave y embalsamado de los primeros dias de mayo. Y, por unos oscuros y oleosos canales, en que se reflejaban las luces de las ventanas iluminadas, llegó a la Madonna dell`Orto y, por la callejuela en donde, dos meses atrás, estuvo a punto de perder la vida, pasó a la Corte del Cavallo y a la Embajada francesa.
    (Rafael Sabatini, El antifaz veneciano)

  3. Me encanta leerte y aprender siempre algo nuevo, o que me refresques la memoria con cosas que a veces tengo olvidadas. Es un aporte genial!!!
    La leyenda es muy linda, no importa que sea mentira, así son las leyendas y no dejan de ser interesantes.
    Un abrazo y gracias por tu compañia.

  4. Un detallado y precioso resumen de la historia de uno de los lugares más maravillosos jamás construidos por el hombre. Cuando la visité me quedé corto, tan coroto que estoy seguro de que es un lugar al que, sin duda, y si el tiempo y la salud me lo permiten volveré más d euna vez….

    Un fuerte abrazo.

    Respecto a mí, mis disculpas, he estado con una gripe fatal. Entre mañana y pasado espero subir un nuevo post incendiario jajaja. bueno quizá estoy exagerando…

  5. La ciudad entera está llena de historias y de leyendas, ¿dónde estaría, por ejemplo, el palacio de Antonio?
    En Venecia vivía un mercader llamado Antonio. Era un hombre bueno y rico. Poseía una de las más importantes flotas de barcos de carga de aquel puerto del Adriático con la cual traía y llevaba mercaderías de las más variadas clases.
    (William Shakespeare, El mercader de Venecia)

  6. Toda una introducción, maravillosa narración histórica que nos sitúa en lugar y tiempo. Venecia goza de cierto romanticismo y quién no quisiera pasearse por allí más no sea una vez en la vida? La leyenda del Puente de los Suspiros, pone el cierre y corona el tema propuesto para esta semana. Muy buen aporte! y… sí, la ilusión conviene dejarla encendida!
    Besos!
    Gaby*

  7. Bonita e interesante entrada Jenofonte. Sin duda, Venecia es una ciudad fascinante. Si me lo permites añadiría a tu lista literaria “La conjuración de Venecia” escrita en 1830 por Martínez de la Rosa. Un abrazo.

  8. Gracias por el aporte, es que puse solamente las obras que recuerdo, hay muchas más: Intriga en Venecia, Pasión en Venecia, Amor en Venecia, El tren de Venecia, Mentiras en Venecia, etc. A tantos ha inspirado esa ciudad…

  9. Ni esperanzas tengo de conocer Venecia, pero debe ser algo especial ya que Paul Theroux, con lo crítico que es dice:
    Venecia es mágica, la ciudad más maravillosa del mundo, porque ha engrandecido sus islas con palacios, mansiones e iglesias. Está hecha por el hombre, pero es obra de un genio, rutilante en su propia laguna, flotando sobre su maravilloso reflejo, con los puentes más hermosos y la última y perfecta línea del cielo en la tierra: solo cúpulas, agujas y tejados.
    (Paul Theroux, Las columnas de Hércules)

  10. Yo no las he leído todas porque hay algunas que nunca pude encontrar. Pero, aunque ya lejos quedó mi adolescencia, aun puedo soñar con la dulce Isotta Pizzamano.
    Por fin se vió delante de Isotta. Ella le dió la mano y sus labios temblaron al sonreír, mientras lo miraba con cierta tristeza. Marc-Antoine tomó la mano, que estaba muy fría, y mientras la sostenía en la suya, hubo una pausa. Esperó oir alguna palabra de los labios de la joven y en vista de que continuaba callada, inclinó la cabeza, oscura y brillante, y besó sus dedos con la mayor reverencia.
    (Rafael Sabatini, El antifaz veneciano)

  11. ¡Qué escondido estaba tu suspiro en el puente! Jenofonte, vine hace un rato buscándolo y no di con él hasta que entré a través de Sindel.
    Escondido, pero interesante forma de llegar a esa palabra. Me gusta mucho tu trabajo.

    Un abrazo.

  12. Lo de siempre, ¿qué se puede poner? ¿qué se podría poner? pero al ver la efeméride del día, ¡Venecia! ¡el Puente de los Suspiros! L'ho trovato!
    No se que tan bueno o malo será lo que hago, pero me divierte. Saludos, Fany, y gracias…

  13. Preciosa y pormenorizada tu aportación sobre Venecia, su nacimiento, evolución y estado actual. Tengo la inmensa suerte de haber estado allí, de haber paseado sus calles, sus canales y sus puentes. También a mí me contaron la historia del puente de los suspiros aunque recuerdo haberla escuchado con escepticismo. Sin duda alguna, una ciudad para volver.
    Un abrazo.

  14. Claro, así es el negocio del turismo, te cuentan la leyenda pero no te dicen que el nombre se lo puso el poeta Byron, cuando ya no había ni Palacio Ducal ni Prisión de Los Plomos…
    (Me ha tocado escuchar lo que dicen los guías de turismo acerca de la zona en que vivo y he quedado asombrado de la capacidad de invención que tienen los que les escriben el libreto…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s