Estrellas

Las estrellas se dividen en tres clases, según la misión a que se las destina: unas cuelgan de la bóveda celeste como antorchas, y sirven para alumbrar la tierra; otras están suspendidas de manera invisible en el aire, y sirven para alumbrar los mares; y las estrellas de la tercera categoría, se mueven a voluntad entre los dedos de Alah;
(Las mil y una noches)

Las estrellas son unas esferas de plasma, masivas y luminosas. Llenan el espacio, agrupadas o solitarias, y son el objeto de estudio de los científicos, que buscan desentrañar su física, su vida y su muerte. Pero también son el sujeto predilecto de los que buscan en ellas descubrir el destino de los hombres.

Mapa celeste, China siglo VII

Con sentimiento religioso las civilizaciones antiguas se dedicaron a buscar su conocimiento, comprender qué es lo que son y como y por qué se sostienen en el cielo. Babilonios, egipcios y chinos establecieron mapas celestes. Todo con el ojo desnudo hasta que aparecieron los telescopios, permitiendo que la ciencia y el conocimiento avanzaran por el camino interminable de la curiosidad humana.

Las estrellas han guiado al hombre en sus viajes, tanto por tierra como por los mares, y están presentes en todas las mitologías, siendo sujeto de múltiples interpretaciones y personificaciones. En el mundo de la poesía, son objeto de culto y fuente de inspiración. Las estrellas acompañan al hombre desde siempre, iluminando su cielo y despertando su imaginación.

La literatura está llena de estrellas, siendo destino de viajes al infinito o de sueños lejanos. Las estrellas le han dado nombre a mujeres hermosas o a diamantes fabulosos, y así han sido objeto de amor o de codicia.


REY:           En la mujer más hermosa
               repara; que es justa cosa.
ARIAS:         ésa la llaman la Estrella
               de Sevilla.
REY:                      Si es más bella
               que el sol, ¿cómo así la ofende?
               Mas Sevilla no se entiende,
               mereciendo su arrebol
               llamarse Sol, pues es sol 
               que vivifica y enciende.
ARIAS:         Es doña Estrella Tavera 
               su nombre, y por maravilla 
               la llama Estrella Sevilla.
(Atribuída a Lope de Vega, La estrella de Sevilla)

-¡Una estrella engarzada en oro! -afirmó galantemente Cyprien, dejándose ir contra su costumbre, hasta hacer un madrigal. 
-¡Es verdad! … ¡Diríase que era una estrella! -dijo Alice batiendo alegremente palmas ¡Pues bien, hay que conservarle ese nombre! Bauticémosla: ¡La Estrella del Sur! ¿Queréis, monsieur Méré? ¿No es negra como las bellezas indígenas del país, y brillante como las constelaciones de nuestro cielo austral?
(Julio Verne, La Estrella del Sur)

Brillan también las estrellas en los cuentos, para niños, para adultos, y para adultos que siguen siendo niños, encendiendo sueños, haciendo brillar esperanzas.

—Es verdad —contestó su compañero. Mucho tienen algunos y poco tienen otros. La injusticia ha dividido el mundo en parcelas y nada está repartido por igual, excepto el dolor.
Pero, cuando estaban lamentándose de su miseria, sucedió una cosa extraña. Desde el cielo cayó una hermosa y brillantísima estrella. Deslizóse oblicuamente del firmamento y pasando entre las otras estrellas en su carrera, mientras ellos la contemplaban maravillados, pareció caer detrás de un grupo de sauces que se erguían junto a un redil de ovejas, distante a una pedrada escasa de ellos.
(Oscar Wilde, El niño estrella)

Algunos tienden a ver siempre el lado negro de las cosas; toda compasión por sí mismo les parece poca. Otros saben sonreír a los acontecimientos, son capaces de sacar optimismo del infortunio. Los primeros viven siempre bajo un cielo sombrío que presagia tormenta; los segundos saben descubrir el brillo de las estrellas aun a través de los nubarrones más negros.
(Hans Christian Andersen, Don de la estrella)

Alain caminó hacia el río para volver a ver las estrellas. Allí parecían correr, volverse líquidas e inciertas, doblarse, redondearse, velarse bajo una onda oscura y a veces dividirse en una multitud de cortas líneas espejeantes. Iban con el curso del agua, se perdían en los remolinos y morían, ahogadas por grandes macizos de hierbas. 
(Marcel Schwob, La estrella de madera)

Y, por supuesto, las estrellas son el destino final de la humanidad, que sueña con llegar a ellas, buscando satisfacer en sus mundos lejanos, sus ansias de búsqueda, su insaciable curiosidad y, por qué no decirlo, sus deseos de conquista.

En aquel limbo se hallaban inmersos inextricablemente juntos los primeros hombres que encendieron el fuego y los primeros que utilizaron la energía atómica, los primeros hombres que construyeron una canoa con sus manos y los primeros que llegaron a las estrellas. Al extremo lejano de aquel inmenso desierto de tiempo pasado, todos eran como vecinos próximos.
(Arthur Clarke, La ciudad y las estrellas)

Me ardía el rostro. «Eres un estúpido -me dije a mí mismo con indulgencia-. ¿Qué más quieres? ¿Una mujer? Ahora ya tenías una mujer. Tenías todo cuanto se puede tener aquí, además del ofrecimiento de entrar en el real. Ahora tendrás una casa, pasearás por el jardín, leerás libros, contemplarás las estrellas y repetirás con serena modestia: he estado allí. He ido y he vuelto. Y eres tan afortunado que incluso las leyes de la física han trabajado para ti: aún tienes media vida por delante, y ¿qué aspecto tiene Roemer ahora, un siglo más viejo que tú?»
(Stanislaw Lem, Retorno de las estrellas)

Rusanov miró la estrella brillante. Era un poeta lírico y sabía descubrir el suave encanto de la naturaleza rusa, sabía cómo mostrar poéticamente lo que Levitan había mostrado en sus cuadros.
Rusanov había escrito bastante poesía amorosa, y una sonrisa atravesaba a menudo sus poemas más íntimos y tristes, como un rayo de sol que atraviesa un velo de nubes. Y las estrellas eran para Rusanov el símbolo de lo lejano y lo inalcanzable.
(Valentina Zuravleva, La música de las estrellas)

Anuncios

18 comentarios en “Estrellas

  1. Excelente aporte Jenofonte!!! Un paseo por las distintas interpretaciones y sentidos que se le dio a las estrellas desde tiempos inmemoriables, muchas cosas que nos contas y compartis son nuevas para mí.
    Un trabajo muy completo, dedicado y original.
    Muchas gracias por acompañarme una vez más.
    Abrazo!!!

  2. ¡qué buena exposición sobre las estrellas! cierto que siempre fueron fuente de estudio e inspiración.
    me vino a la mente la frase del Principito:
    “Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.”
    ¡saludos!

  3. Está en la historia de la docta Simpatía. Ella es una esclava que dice al califa Harún Al-Raschid : ¡Oh señor! estudié la sintaxis, la poesía, el derecho civil y el derecho general; la música, la astronomía, la geometría, la aritmética, la jurisprudencia desde el punto de vista de las sucesiones, y el arte de descifrar las escrituras mágicas y las inscripciones antiguas.
    El califa decide ponerla a prueba y hace que la interroguen sabios y eruditos. Ella aprueba todos los exámenes, entre ellos el de astronomía.
    Luego añadió Simpatía: “¡ … Voy a interrogarte a mi vez ahora ¿Cuáles son las tres clases de estrellas?”
    En vano meditó el sabio levantando los ojos al cielo, porque no pudo salir del compromiso. Entonces, y tras de quitarle el manto, respondió Simpatía por sí misma a su propia pregunta: “Las estrellas se dividen en tres clases…

    (Las mil y una noches, 284° Noche)

  4. Cuánta luz has echado sobre el tema. Y es que sin dudas, las estrellas no dejan de ejercer cierta fascinación sobre quienes desde este lugar solo podemos elevar la mirada y contemplarlas. Más allá de los datos científicos, de estudiosos, y bueno…. tooodooo eso, me gusta la poesía que han generado. Muy buenos fragmentos has dejado destellar en tu entrada.
    Un gusto leerte!
    Besos!
    Gaby*

  5. Magnífica entrada. Es considerable la admiración que las estrellas son capaces de despertar en el corazón humano, más allá de su realidad física y astronómica.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s