El Juicio de Paris en la Historia de la Pintura

Afrodita: Emprenderás un viaje con el pretexto de visitar Grecia y cuando llegues a Lacedemonia, Helena te verá. El resto, enamorarse de tí y seguirte, es asunto mío.
Paris: Esto es precisamente lo que me parece increible, que abandone a su esposo y quiera hacerse a la mar con un hombre bárbaro y extraño.
Afrodita: No te inquietes por ello. Yo tengo dos hijos muy bellos, El Deseo y El Amor. Te los entregaré para que te guíen durante tu viaje. El Amor se apoderará completamente de ella y obligará a esta mujer a enamorarse. El Deseo, envolviéndote, te convertirá en lo mismo que es él, un ser deseable e irresistible. Yo misma colaboraré con mi presencia, y además, pediré a las Gracias que me acompañen, para que entre todos consigamos seducirla.
Paris: Cómo tendrá éxito la empresa, no lo veo claro, Afrodita. Pero yo me estoy ya enamorando de Helena, y sin saber cómo, me parece estar viéndola ya navegar rumbo a Grecia, hallarme en Esparta, regresar con ella; y me desespera en que en realidad no esté ya realizado todo esto.
Afrodita: No te empieces a enamorar, Paris, antes de premiar con tu fallo a tu valedora y madrina de boda. Porque conviene que yo os acompañe victoriosa, y que celebremos juntos tus nuncias y mi triunfo. Pues en tu mano está adquirido todo, amor, belleza, boda, a cambio de esta simple manzana.
Paris: Temo que te olvides de mí después del fallo.
Afrodita: ¿Quieres que te preste juramento?
Paris: Eso no, pero formula otra vez tu promesa.
Afrodita: Muy bien, te prometo entregarte a Helena como esposa; que ella te seguirá e irá a Ilión, a tu hogar, y que yo estaré a tu lado y te auxiliaré en todo.
Paris: Y ¿Traerás a El Amor, al Deseo y las Gracias?
Afrodita: No te preocupes. Y, además, llevaré conmigo a Anhelo y a Himeneo.
Paris: Pues bajo estas condiciones te entrego la manzana. Bajo estas condiciones, ¡tómala!.

(Luciano, El Juicio de Paris)

Al final me decidí a buscar más pinturas de la famosa escena del Juicio de Paris. La verdad es que encontré demasiadas por lo que tuve que seleccionar algunas que me parecieron representativas de estilos y épocas.




Visión artística de la decoración de un vaso pintado griego.








Este mosaico de piso proviene de Antioquía, siglo II d. de C.
Imagen


Girolamo di Benvenuto (1470 – 1524) pintor italiano  del Renacimiento. Su pintura El juicio de Paris estaba destinada a decorar un dormitorio.

Sandro Botticelli (1445 – 1510), fue un famoso pintor italiano de la escuela florentina. Su estilo es característico, y es todo un paisaje el que presenta de fondo.
Imagen
Peter Paul Rubens (1577 – 1640), fue un pintor flamenco, esta versión de El juicio de Paris es la que pintó en 1606, cuando estaba en Roma.
Imagen
De Lucas Cranach, el viejo (1472 – 1553) pintor y grabador alemán del Renacimiento es esta representación. Curiosamente Paris está vestido con armadura completa correspondiente a la época en que se pintó la obra.
Raimondi       almuerzo campestre manet
De la colaboración entre el pintor Rafael Sanzio y el grabador Marcantonio Raimondi resultó esta versión del Juicio de Paris. Los personajes de la derecha, ajenos al juicio, aparecerán siglos después en el Almuerzo campestre, de Eduard Manet, interesante…
Jose Camaron

José Camarón (1731 – 1803) , pintor español que desarrolló su obra principalmente en Valencia, es el autor de esta pintura en que solo Afrodita está desnuda, mientras las otras dos diosas permanecen vestidas. Curiosamente Hermes asiste desnudo al juicio.
JudgementParis wagrez




Jacques Clément Wagrez (1815 – 1882) fue un pintor   francés discípulo de Pils y Lehmann, se convirtió en un pintor de moda y sus obras decoraron palacios y residencias particulares en París.
Enrique Simonet (1866 – 1927 ) es un pintor valenciano formado en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. esta obra la pintó en 1906 y se encuentra actualmente en el Museo de Málaga.
André Lhote (1885 – 1962) fue un escultor y pintor francés, esta es su versión, cubista, de la escena del Juicio.
cezanne
Paul Cézanne (1839–1906) fue un pintor francés de la escuela post-impresionista y es considerado como un pintor de transición entre los conceptos artísticos de fines del siglo XIX y de comienzos del siglo XX.
saliger_judgement_paris




Una visión moderna del Juicio de Paris es esta obra de Ivo Saliger (1894–1987), un pintor austríaco escasamente conocido debido a su pasado político.
El artista inglés Arthur Kitching (1912 – 1981) pintó entre los años ’30 y ’70, fue influenciado por el Fauvismo, el Cubismo y el Vorticismo y era admirador de Cézanne.
 Nikolay Panfilcev es un pintor ruso nacido en Bryansk en 1949. Se graduó en el Instituto Pedagógico Orlov en 1979.
Anuncios

10 comentarios en “El Juicio de Paris en la Historia de la Pintura

  1. Todas las pinturas son excelentes, pero sigue gustándome más la primera, tiene esa seriedad y esa contundencia del origen del mito.
    Ay, Afrodita, la que más amaba su propia belleza, la protectora de las prostitutas de lujo, la que vendió a Elena por una manzana de oro… qué peligosa divinidad…
    Muchas gracias, Jenofonte. Te dejo el cafelito.

  2. Pobre Paris, uno lo ve en las pinturas, mirando, pensando a cual elegir…, lo que no imaginaba era el lío que se armaría, tanta muerte y destrucción por una manzana… (¿sería por eso que alguien inventó que el fruto prohibido del paraíso era una manzana también?).

  3. Jajaja, yo me quedé en Rubens, cosas de la edad y la incultura. Siempre me tienen atrapado estos temas y estas historias, saco prácticamente todo de ellas, enredándolas con mis personales delirios, claro. Creo que fue nuestra amiga Lipika la que en tiempos mencionó algo sobre la que lió Helena. Me hizo mucha gracia. Según se mire, siempre es la que lió Paris, y así queda la leyenda, Helena sólo es el capricho, el objeto apreciado, víctima del encantamiento aquí narrado. Casi un bulto al que echar a la grupa. ¿Sería tal que así? Lo de los raptos estaba muy arraigado en la cultura griega. Al parecer les gustaba contar y explicar las cosas a través de los raptos. Va, Jenofonte, te pongo deberes. 🙂

  4. Me gustan todas las versiones, pero la de los azulejos de Antioquía me sabe a mar de duendes mitológicos, mientras jugaban a confundir a los hombres.

    Un cordial saludo.

  5. Es interesante que el mosaico estaba en el piso, formaba parte del entorno físico pero tambien del entorno religioso. Las pinturas solo cuentan el hecho anecdótico y buscan satisfacer el gusto por la sensualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s