Las minas del rey Salomón

Sir Henry Rider Haggard (22 de junio de 1856 – 14 de mayo de 1925) fue un prolífico escritor inglés de novelas de aventuras.Se le considera el primero de los autores del subgénero literario de “Mundos perdidos”.

Entre 1875 y 1882 vivió en Sudáfrica, pero fue a su regreso a Inglaterra cuando comenzó su carrera como escritor. Sus novelas más famosas son tal vez La minas del Rey Salomón y Ella, seguidas por las respectivas secuelas, Allain Quatermain y Ayesha: el regreso de Ella.

King Solomon’s Mines (1937)
Cedric Hardwicke como Allan Quatermain
Anna Lee en el papel de Kathleen O’Brian

El protagonista de Las minas del rey Salomón es Allain Quatermain, del que se dice que sirvió de modelo para el personaje de Indiana Jones, lo que no creo que sea cierto, puesto que, aunque ambos personajes comparten cierto amor por la aventura, Indiana Jones es un arqueólogo, que vive para la ciencia, mientras que Quatermain es un cazador de elefantes, orgulloso además de haber matado más de 65 leones.

Como decía, la obra más famosa de Rider Haggard es Las minas del rey Salomón, la que ha sido llevada al cine en varias ocasiones, con diferente éxito y con las acostumbradas libertades para con el texto original, ya que en el libro solo aparece un personaje femenino, quien además de ser de raza negra, es una figura trágica. Para satisfacer las necesidades de Hollywood, se hizo necesario que las películas contaran con un personaje femenino destinada a ser la figura romántica (en cada versión el personaje cambia).

El continente africano del siglo XIX, todavía inexplorado en su mayor parte, esra el escenario ideal para la aventura, y Allan Quatermain es un aventurero,

King Solomon’s Mines (1950)
Stewart Granger como Allan Quatermain
Deborah Kerr es Elizabeth Curtis

–A una edad en que los otros chicos estaban en el colegio, yo me ganaba la vida como comerciante en la vieja colonia. Desde entonces, he sido comerciante, cazador, soldado y minero, dice al comenzar el relato del viaje que resultó en una odisea de dieciseis meses de continuos peligros y grandes privaciones.
(Henry Rider Haggard, Las minas del rey Salomón)

Desde el punto de vista moderno, la novela está llena de estereotipos, el blanco civilizado y el negro salvaje, la superioridad técnica y moral del hombre blanco sobre el negro incivilizado, los animales cuyo destino es, por naturaleza, ser cazados. El destino evidente que tienen los países europeos de colonizar el África. Pero todo eso debe entenderse dentro del contexto en que el libro fue escrito, Rider Haggard no podía dejar de ser todo lo británico que era, y por lo tanto tampoco sus personajes.
De todos modos, se encuentra en el libro más de un planteamiento acerca de cuan superior es, por lo menos

King Solomon’s Treasure (1979)
John Colicos como Allan Quatermain
Britt Ekland como la reina Nyleptha

moralmente, el hombre blanco materialista y deshumanizado.

También hay por ahí algún detalle acerca de la supuesta “nobleza” de la raza blanca: Y además, ¿soy un caballero? ¿Qué es un caballero? No lo sé realmente, y, sin embargo, he tratado con negros…; pero no; voy a tachar la palabra “negros”, porque no me gusta. He conocido nativos que lo son, y lo mismo pensarás tú, Harry, hijo mío, antes de acabar este cuento, y también he conocido blancos con montones de dinero y de buena familia que no lo son.
(Ibid) 

Hay un problema con las novelas de aventuras, supongo que actualmente ya nadie escribe novelas de este tipo, son un producto del siglo XIX. Porque, ¿en que lugar inexplorado podrían tener lugar?, además que muchas cosas que en el siglo XIX (y principios del XX) eran naturales y corrientes, hoy serían politicamente incorrectas. He visto por ahí comentarios de alguien que dice que no leería Moby Dick porque en esa novela se cazan ballenas, bueno, otras novelas ensalzan la piratería, la explotación, el robo de recursos arqueológicos, la expoliación de las materias primas; por lo general son sexistas, y no se tiene el menor respeto por los animales y el medio ambiente, ¿qué hacer?

King Solomon’s Mines (1985)
Richard Chamberlein es Allan Quatermain
Sharon Stone como Jesse Huston

En las escenas iniciales de la versión de 1937, dirigida por Robert Stevenson, un elefante muere de un disparo, nada extraordinario en una película que se desarrolla en la selva africana, pero resulta que al elefante se le dispara de verdad y muere también de verdad, sin trucos. ¿A qué voy?, a que en la época actual eso sería imposible de realizar, sería un escándalo, pero en ese momento no causó ni la menor reacción y menos algún cargo de conciencia.

Yo había estado cazando elefantes más allá de Bamangwato, y había tenido mala suerte. En este viaje todo salió mal, y como colofón, sufrí un terrible acceso de fiebres. En cuanto me repuse, me dirigí a los Campos de Diamantes, vendí todo el marfil que tenía,
. . .
-Puede ser, baas. El hombre tiene que morir; me gustaría probar fortuna en otro país; aquí se están agotando los elefantes.
(Ibid)

King Solomon’s Mines (2004)
Patrick Swayze es Allan Quatermain
Alison Doody como Elizabeth Maitland

Como se puede ver, el héroe de la novela presenta aspectos bastante cuestionables desde el punto de vista de la moral de hoy, aunque en su tiempo no lo fuera, después de todo el marfil aun no había sido reemplazado por el plástico, pero también se deben considerar los riesgos y la peligrosidad de su profesión.

Y bien, caballeros, no sé si son conscientes de que la vida media de un cazador de elefantes desde el momento en que empieza su oficio es de cuatro a cinco años.
(Ibid)

A los que gustamos de las novelas de aventuras, esas de antes, no nos queda mucho margen de maniobra, las seguimos disfrutando como hacíamos antes, sin fijarnos en los conflictos políticos o morales, o las condenamos al olvido por su carga criminal, racista, sexista y todo lo demás. Por mi parte no pienso condenarlas y seguiré releyéndolas hasta que se me caigan a pedazos,
Porque no dejaré de disfrutar de la aventura, la primitiva lucha entre la vida y la muerte, el salvaje encanto de la sabana y el misterio y los peligros de la selva. Después de todo, como dice Allan Quatermain, “la civilización es solo salvajismo con una capa de plata para despistar“,

Anuncios

12 comentarios en “Las minas del rey Salomón

  1. No cabe duda que para los que hemos crecido en nuestra infancia leyendo los libros de Haggard, Verne, Burroughs o Salgari entre otros “Las minas del rey Salomón” es una de nuestras historias favoritas. Coincido contigo, no pienso condenarlas y seguiré releyéndolas.
    Muy buena entrada, Jenofonte!!!
    Cariños..

  2. Todo un mundo de aventuras, eso son esos viejos libros, pero así como van las cosas, ¿vivirán todavía en el futuro? ¿Soñará alguien con viajar en el Albatross, navegar por los mares de Java o enfrentarse a un elefante furioso?
    Te saludo, compañera de aventuras…

  3. Ah! Pero me haces pensar en la probable sustitución de estos géneros que tantos buenos ratos nos han hecho pasar. Digo, que sean capaces de salvar el filtro de lo políticamente correcto, que cada día aumenta en celosa opacidad. Llegará el día en que no se podrá contar nada.

    Saludos

  4. Parece que los gustos han cambiado, creo que lo más leido es la serie Crepúsculo y también las Sombras de Grey, nada que me atraiga, en todo caso, prefiero seguir navegando entre la condesa de Santafiora y Amina la vengadora…

  5. Hay otra película de aventuras en las que se mezclan, Quatermain, Ton Sawyer, el hombre invisible, Dorian Grey, el capitan Nemo… y la chica vampiro: La Liga de los Hombres Extraordinarios. A mí me gusta, sobre todo el submarino de Nemo, Ah! Cómo me gusta!!! ¿La has visto?

    Un beso, compañero.

  6. Tienes toda la razón. Es imposible discutir con la gente de “principios”, porque ignoran los principios.
    Aquí, en México, idolatran a los yanquis. Nunca echan por la tele películas de vaqueros; no quieren verlas, porque no les interesa tener que pensar… y romper (con) sus convicciones. Hay de todo, claro!

  7. Fíjate, que no lo he leído. Las pelis, que matan la capacidad de ir más allá. Me gustó tu vocación docente sobre algo que jamás me había interesado, ya ves si conseguiste una buena lección.

    Un cordial saludo

  8. Yo he visto cuatro de las peliculas, todas se toman libertades con el texto, eso está claro, pero pareciera que entre más nuevas ha sido peor. Las dos primeras son las que me gustaron más, pero debo reconocer que me cae simpatico Stewart Granger y me gusta Deborah Kerr.
    Creo que el libro vale la pena leerlo si a uno le gusta ese tipo de lecturas, cazadores, Africa, tribus salvajes, fieras, búsqueda de algo que se supone perdido, amistad, vida y muerte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s