Playa

Playa en Northumbria

¡Ven a la ventana, dulce es el aire de la noche! 
Sólo, desde la larga línea de la espuma 
donde el mar se encuentra con la tierra iluminada por la luna, 
¡Escucha! se oye el grave rugido
de los guijarros que las olas mueven hacia atrás, 
y lanzan de nuevo, a su regreso, hacia la playa, 
Comienza, y cesa, y de nuevo comienza, 
Con trémula cadencia disminuye, y se lleva consigo
la eterna nota de tristeza.
(Matthew Arnold, Dover Beach)

Thomas Worthing, Second Beach


— Tú me entiendes. Pero creo que el sentido psicológico de la playa es mucho más interesante. La línea de la marea es un área particularmente significativa, una zona de penumbra que pertenece al mar y al mismo tiempo está fuera, sumida a medias en el inmenso útero del tiempo. Si aceptas el mar como una imagen del inconsciente, entonces este impulso de ir a la playa es quizá un esfuerzo por eludir la existencia común y regresar al mar-tiempo universal…
(J.G. Ballard, La jaula de los reptiles)

Tatyana Tsarik, Playa


Me embutí en el jersey y contemplé alzarse y caer las olas sobre la playa. Pero no desmañadamente, sino
adrede, con una especie de verde elegancia. Ni siquiera un hombre borracho podría derrumbarse con la misma elegancia que aquellas olas.
 Eran los últimos días de septiembre, cuando las olas se vuelven tristes sin ninguna razón. Con sólo seis personas en ella, la playa aparecía demasiado larga y solitaria. Los críos habían dejado de botar la pelota Porque también el viento les ponía tristes, silbando como silbaba, y permanecían sentados, sintiendo avanzar el otoño por la larga playa.
(Ray Bradbury, El lago)

Playa en Kioloa

––Bueno, supongo que ya lo has adivinado ––dijo encogiéndose de hombros, desafiante, y hundiendo directamente la mirada en los ojos de su hermana––. Dejamos atrás Mana y, acompañados del alegre séquito, bajamos por senderos de lava hasta Kiolo y hasta las playas donde nadamos, pescamos, festejamos y dormimos en las arenas calientes, bajo las palmeras. Y subimos después a Puuwaawaa y allí acosamos al jabalí, y cazamos a lazo carneros salvajes en las praderas altas, y atravesamos Kona para llegar a Mauka, y bajamos hasta el palacio del rey de Kailua y hasta las playas de Keauhou, donde nadamos, y a la bahía de Kealakekua, y seguimos hasta Napoopoo y Honaunau. 
(Jack London, En la estera de Makaloa)

Dottie Riley, Playa abarrotada 

Desde la orilla del mar veíanse rocas hermosas. Pero la lluvia y el aire pesado, el hotel lleno de veraneantes de clase media austríaca y la falta de aquella sosegada convivencia con el mar, que sólo una playa suave y arenosa proporciona, le hicieron comprender que no había encontrado el lugar que buscaba.
(Thomas Mann, La muerte en Venecia)

Richard Robinson, Tunnel Beach

Piensa en mí por última vez, tal como estoy aquí, en una playa luminosa, el mar y el cielo de un azul violento, las olas enormes retumban allá lejos, al romper sobre la barrera del arrecife, donde se asienta una isla, toda verde, de palmeras. Estoy sano y fuerte. Más agradable es morir así, que acabar enfermo con vosotros en torno de mi cama. Y, con todo, me estoy muriendo. Este es mi último beso.
(Robert Louis Stevenson, La resaca)

Inessa y Michael Gramash, Playa


Así, pues, una noche en que mi madre la reina y mi hermano Saleh se habían dormido temprano y nuestro
palacio se hallaba sumido en el silencio submarino, me escapé de mi aposento, y subiendo a la superficie del agua, fui a tenderme a la luz de la luna en la playa de una isla. Y halagada por el fresco delicioso que caía de las estrellas y acariciada por la brisa de tierra, me dejé invadir del sueño. 
(Las mil y una noches, Historia de Flor-de-Granada y Sonrisa-de-Luna)

Anuncios

28 comentarios en “Playa

  1. Un paseo por maravillosos fragmentos, de los cuales no puedo escoger uno en especial porque todos son dignos de ser leídos, me gustó mucho tu selección, un gran trabajo Jenofonte como siempre. Muchas gracias por tu aporte.
    Un abrazo enorme.

  2. Has escogido fragmentos memorables, todos en conjunto y cada uno en especial son magníficos, pero porque me gusta elegir me quedo con Ray Bradbury. Unos abrazos
    No sabía que no era seguidora tuya pero ya lo he solucionado.

  3. Yo soy de Ray Bradbury, me gusta mucho su poética manera de escribir, pero, también me gustan Stevenson y London (Las mil y una noches son otra cosa, mi libro por sobre todos los libros).

  4. Las playas son como las personas.
    Las hay agrestes y pedregosas,
    otras, de arenas suaves,
    las hay frías y desoladas,
    pero también existen
    aquellas cálidas y acogedoras.

  5. La playa y el mar ha sido y es objeto de la literatura y nos pones buenos ejemplos. No sé cómo en tan poco tiempo, has podido reunir estos fragmentos de obras famosas. Ya sé que eres un empedernido lector y de buena memoria, pero me sorprende la rapidez en reunir los datos.
    Mi felicitación.

    Un abrazo

  6. Con que buen gusto y acierto has hecho esa relación de textos que son una gozada leer.
    me ha encantado el segundo el de “La jaula de los reptiles”, ¿me podrías decir qué tal está esa obra, si la has leído?

  7. La jaula de los reptiles (me gusta) es un cuento de James Graham Ballard, escritor británico de ciencia ficción. Es autor de un buen número de novelas y cuentos (muchas son distopías). Entre sus obras están El viento de la nada, El mundo sumergido, El mundo de cristal, Las voces del tiempo y El hombre imposible, por nombrar algunos, pero su obra más conocida (que no es de ciencia ficción) es seguramente El imperio del sol , porque fue llevada al cine por Steven Spielberg.
    Para cualquier cosa en que creas que te puedo ser útil, envíame un correo.

  8. Las mil y una noches está lleno de historias encantadoras y hermosamente escritas. Flor-de-Granada es hija de un rey del mar, y vivía en las profundidades hasta el día en que decidió salir a la playa…

  9. Que paseo tan bonito, por fragmentos que le hacen honor a un momento de esas playas, que todos caminamos en la naturaleza o de la mano de sus autores.

    Un abrazo:)

  10. Hola Jenofonte, muy curioso como pones trozos de libros e imagenes muy bellas.
    Se ven autores muy buenos por el pequeño texto que has publicado.
    El poema precioso.
    Inessa y Michael Gramash, Playa Esta obra de arte es muy parecida a las de Sorolla.
    Saludos

  11. Es verdad, el agua hace recordar las playas de Sorolla en esta pintura del matrimonio ruso. ¡Qué bueno que te parezcan bien los fragmentos de texto! (Se supone que son una invitación a la lectura).

  12. Me ha encantado esta selección de textos en los que se habla del encuentro de dos inmensidades, el mar y la arena y los sentimientos que ese encuentro origina en aquellos que lo contemplan.
    Un abrazo.

  13. Francamente, debo felicitarte, pues has hecho una recopilación de textos, pinturas y fotografías muy buena!
    Sigo asombrándome con tus dotes de sacar de la galera de tu memoria, tantos fragmentos acordes al tema planteado.
    Ha sido un verdadero placer pasear por estas costas literarias y artísticas!
    Besos!
    Gaby*

  14. Bueno, si no puedo escribir algo propio, bien puedo buscar algo entre mis lecturas, y trato de mostrar algo que pueda interesar a los demás. Gracias por tus amables palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s