Everest

El 29 de mayo de 1953 Edmund Hillary y Tenzing Norgay alcanzaron la cumbre del monte Everest, siendo las primeras personas en lograrlo. Esta montaña de los Himalayas, llamada en nepalés Sagarmatha y en Tibetano Chomolungma, mide 8.848 metros sobre el nivel del mar.

En 1802 se realizó la Gran Medición Trigonométrica para determinar la ubicación y el nombre de las cumbres más altas en la Tierra, llegando a los pies del Everest en 1830, pero las mediciones fueron dificultadas por las autoridades del Nepal. Debido que la montaña es designada por diferentes nombres dependiendo de las diferentes etnias que viven en los Himalayas, finalmente los británicos mpuseron el nombre de Everest en honor al Topógrafo General de la India, George Everest, nombre que prevalece aun hoy día contra la oposición de muchos, de las autoridades chinas por ejemplo, entre otras.

Establecida como la montaña más alta del planeta, escalar el Everest se convirtió en el tercer desafío universal después de ambos polos terrestres, conquistado el Polo Norte supuestamente por Peary en 1909 y el Polo Sur por la expedición noruega de Amundsen en 1911.

Los primeros intentos por escalar el Everest fue realizado por escaladores británicos, alcanzando los 7.000 metros en 1921 y luego los 8,320 en 1922. El sherpa Tenzing alcanzó los 8,595 metros en 1952 antes de lograr la cumbre en 1953.
Después de coronar el Everest, el sherpa Tenzing se convirtió en héroe nacional de la India, Nepal y Tíbet, porque los tres países lo reclamaron como ciudadano. el neozelandés Edmund Hillary fue nombrado caballero por la reina Isabel II.

Hasta el momento han muerto 250 personas escalando la montaña, y seguramente seguiran muriendo, como resultado de agotamiento, fallas orgánicas, congelación, caídas o avalanchas, porque la escalada del Everest sigue atrayendo personas empeñadas no solo en subir sino también en batir records, el más joven, el más viejo, el más “cualquier cosa que se les ocurra”.
El periodista Jon Krakauer formó parte de una expedición, su propósito era investigar la creciente comercialización de las expediciones, porque en un momento los escaladores dejaron pertenecer al grupo de los deportistas del montañismo para ser también simples particulares empeñados en subir y con los medios económicos para pagar las enormes sumas, hasta más de 60 mil dólares (Adventure Consultants cobraba 65 mil, sin considerar el equipo ni el viaje a Nepal), que cobran las empresas dedicadas a llevar escaladores a la cumbre.
Esta situación, y el desastre de 1996, donde murieron 8 personas, del que Jon Krakauer sobrevivió, la describió en su libro Mal de altura.

¿Está usted sediento de aventura? (Bien! Tal vez sueña con visitar siete continentes o subir a la cima de una gran montaña. En general, poca gente se atreve a vivir sus sueños, y raramente se arriesga a compartirlos o confiesa albergar grandes anhelos.
Nuestra agencia se dedica a organizar y guiar aventuras de escalada. Conocedores de los aspectos prácticos que conlleva hacer realidad un sueño, le ayudamos a alcanzar su meta. No le arrastraremos pendiente arriba (tendrá usted que esforzarse mucho), pero la seguridad y el éxito de su aventura están garantizados.
Para quienes se atreven a encarar sus sueños, la experiencia ofrece algo especial que las palabras no pueden describir. Le invitamos a escalar su montaña con nosotros.
(Folleto de Adventure Consultants, 1996)

Hay muchos libros acerca de los Himalayas en general y el Monte Everest en particular, además del escrito por Jon Krakauer están los de Anatoli Boukreev y de Simone Moro, por nombrar algunos.
En la literatura de ficción se puede encontrar una buena cantidad de referencias a la montaña, en diferentes tonos, como el de negro humor de Fredric Brown, por ejemplo:

Sir Chauncey Atherton se despidió de los guías sherpas, que iban a acampar allí y dejarle continuar solo. Estaban en tierras del Abominable Hombre de las Nieves, varios centenares de kilómetros al norte del monte Everest, en el Himalaya. Los Abominables Hombres de las Nieves se habían dejado ver ocasionalmente en el Everest y en otras montañas tibetanas o nepalesas; pero el monte Oblimov, al pie del cual dejaba ahora a sus guías nativos, estaba tan lleno de ellos que ni siquiera los sherpas se atrevían a escalarlo; aunque le aseguraron que esperarían allí su regreso, en el caso de que regresara. Había que ser muy valiente para aventurarse más allá de aquel punto, Sir Chauncey era muy valiente.
(Fredric Brown, Abominable)

En algunas novelas de ciencia ficción el Everest es usado más bien como accesorio, igual podría haber sido otra montaña, pero ¿cuál más famosa?

En un mundo lejano se alzaba sombríamente una pirámide en la llanura de la cumbre más alta de los montes Himalaya.
No había sido construida allí. No había sido llevada allí por el hombre o sus máquinas. Había surgido en su tiempo y por sus propios medios. ¿Despertó aquel día la cosa que estaba sobre el Monte Everest, o durmió siempre? Nadie lo sabía. Estaba allí en pie o sentada, con forma parecida a un tetraedro. Su apariencia era conocida; estaba construida sobre una base de unos treinta metros estaba llena de escoria y tenía un color azul oscuro. Apenas se sabía más de ella.
(Frederik Pohl y Cyril M. Kornbluth, La lucha contra las pirámides)

En todo caso, el famoso Everest sigue atrayendo, año tras año, a esforzados escaladores que buscan vencerlo por diferentes razones, por deporte, buscando emociones violentas, como un desafío personal o simplemente por lograr algo de fama. Porque montañas hay muchas, no tan altas tal vez, pero igual o más difíciles de escalar, pero el Everest ha logrado ponerse en el primer lugar entre los desafíos del montañismo.
Yo le doy la razón a Jon Krakauer:

Subir al Everest es un acto intrínsecamente irracional, un triunfo del deseo sobre la cordura. Cualquier persona que se lo plantee en serio es, casi por definición, ajena a la influencia de lo razonable.
(Jon Krakauer, Mal de altura)

Anuncios

2 comentarios en “Everest

  1. Muy interesante!, sobre todo como recopilas trozos de texto relacionados con la Montaña. Estoy muy de acuerdo con lo de los récords, parece ser lo único que cuenta, y las aventuras que acaban de forma dramática, las más entretenidas. Ahora creo que les obligan a bajar una buena cantidad de basura, no recuerdo si son diez quilos.

    Saludos

    • Hay más problemas de los que cabría suponer. Uno es el atochamiento, es demasiada la gente que va a escalar y, como las vías son estrechas, y no todos los que van son alpinistas de verdad, se forman tacos en la subida (uno de estos tacos fue una de las causas del desastre de 1996). Otro es la basura, los escaladores botan el exceso de peso donde sea, y los tubos de oxígenos desechados forman basurales. Ahora exigen que bajen la basura, pero también los hay frescos que consiguen los permisos diciendo que van a recolectar basura. También han afectado el medio ambiente en forma muy negativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s