Sirenas

¿Qué es una sirena? De partida es un ser mitológico, pero acerca de su apariencia hay algunas confusiones.
Estas tienen relación con su origen y con el lenguaje. En la Grecia antigua las sirenas eran unos seres con cuerpo de ave y cabeza de mujer, de melodioso canto y causantes de perdición para los marineros. Es así como son descritas en la Odisea y están representadas en el arte.

Primero llegarás a las Sirenas, las que hechizan a todos los hombres que se acercan a ellas. Quien acerca su nave sin saberlo y escucha la voz de las Sirenas ya nunca se verá rodea­do de su esposa y tiernos hijos, llenos de alegría porque ha vuelto a casa; antes bien, lo hechizan éstas con su sonoro can­to sentadas en un prado donde las rodea un gran montón de huesos humanos putrefactos, cubiertos de piel seca.

(Homero, La Odisea)

Ulises y las sirenas, John William Waterhouse

En algún momento se produjo el cambio y, en lugar de cuerpo de ave, a las sirenas se les puso cuerpo de pez (la mitad de abajo). Esto pudo suceder por alguna mezcla con la mitología babilónica, que después pasó a Fenicia, desde donde los griegos recogieron a la diosa Derketo, quién era mitad humana y mitad pez, que es la forma con que se representó posteriormente a las sirenas.

Herbert James Draper, Ulises y las sirenas

Hay que notar que las lenguas romances solo tienen una palabra: sirena, mientras las germanas tiene dos, por ejemplo en inglés: siren y mermaid para representar a estos seres mitológicos.

Tal vez la más famosa representación de las sirenas sea la de Hans Christian Andersen, con su La sirenita, que tiene cuerpo de pez. Andersen usó la palabra danesa havfrue, equivalente al inglés mermaid, y no la palabra sirene, equivalente a siren.



La sirenita de Andersen, ilustración de Edmund Dulac

La más bella era la menor; tenía la piel clara y delicada como un pétalo de rosa, y los ojos azules como el lago más profundo; como todas sus hermanas, no tenía pies; su cuerpo terminaba en cola de pez.
(Hans Christian Andersen, La sirenita)

Como sea, las sirenas quedaron para siempre en la cultura popular como seres mitad mujer y mitad pez, y no siempre significan la perdición de los marineros, algunas se enamoran y son ellas las que pierden.


Como cualquier otro, quise creer que había encontrado a una bañista y, moviéndome con precaución, me puse a su altura, me incliné, le tendí las manos para ayudarla a salir. Pero ella, con un asombroso vigor, emergió derecha del agua hasta la cintura, me ciñó el cuello con los brazo, me envolvió en un perfume que jamás había olido, se dejó deslizar en la barca: desde la ingle para abajo, desde los glúteos, su cuerpo era el de un pez, revestido de minúsculas escamas ambarinas y azules, y terminaba en un cola bifurcada que golpeaba, lenta, el fondo de la barca. Era una sirena.
(Giuseppe Tomaso de Lampedusa, La sirena)

En el arte las sirenas han sido profusamente representadas, ya sea con su cola de pez o simplemente con piernas, pero siempre con su mitad superior de mujer hermosa y atrayente (si ya no cantan es lo de menos).
En la literatura también se las encuentra, representadas como el ser mitológico que son pero también como símbolo de lo misterioso, como en la obra de Alejandro Casona.

Ricardo.
     Espera, no te vayas.
Sirena.
     ¿Qué quieres?
Ricardo.
     ¡Júrame que eres una sirena!
Sirena.—(Riendo.)
     ¿No lo sabes ya?
Ricardo.
     Las sirenas cantan un cantar que ciega a los pescadores y a los marineros. ¿Lo sabes tú?
Sirena.
     Sí.
(Alejandro Casona, La sirena varada)

¡Oh!, ¿Cómo pude olvidar a Shakespeare?

Mi buen Robín, acércate. ¿Recuerdas
que una vez, sentado en un promontorio,
oí a una sirena, que montada en un delfín
entonaba tan dulces y armoniosas melodías
que el insolente mar se volvió amable con su canto
y algunas estrellas saltaron locas de su esfera
para escuchar a la ninfa de los mares?
(Shakespeare, Sueño de una noche de verano)


Anuncios

25 comentarios en “Sirenas

  1. Muy didáctica tu entrada, las sirenas también se las asocia a los espejos, mas pequeños que los de tu entrada de las Venus. Y el libro de Casona es de los que aun recuerdo de mi juventud. Saltibrincos

  2. Bueno, también tenemos esas sirenas que atraen, no con su melodioso canto sino con sus interesantes blogs, como tú, por ejemplo, que atrapas a los navegantes que pasan…

  3. uno aprende siempre algo, no sabía eso de mitad ave….
    la imagen de Draper es impactante…
    a una amiga bloguera le va a encantar esta entrada… salu2…

  4. ¡Ah!, el no siempre bien ponderado (y a veces con razón) diccionario de la RAE, aclara la diferencia entre sirena (mujer/ave) y nereida (mujer/pez).
    La imagen de Drapper, la miro y creo escuchar el canto de las sirenas:
    “Vamos, famoso Odiseo, gran honra de los aqueos, ven aquí y haz detener tu nave para que puedas oír nuestra voz. Que nadie ha pasado de largo con su negra nave sin escuchar la dulce voz de nuestras bocas, sino que ha regresado después de gozar con ella y saber más cosas.”
    (Homero, La Odisea)

    (¿A quién le va a encantar la entrada? ¿a una cautivadora ninfa de los mares de Internet?)

  5. Interesante informe sobre sirenas,mermaids y sirens. Es curioso como algunos idiomas las confunden y otros las diferencian. Me gustó lo de las etimologías. Interesante también la descripción de la sirena marina que deja deslizar en la barca.

  6. Normalmente se llama sirenas a algunas mujeres en el sentido metafórico, son pocos los encuentros con sirenas de verdad y pocos deben ser también los que se resistan a su llamado…
    “Tú eres bello y joven; deberías seguirme ahora al mar y protegerte de los dolores de la vejez; verías mi morada, bajo los altos montes de agua quieta y oscura, donde todo es silenciosa quietud, tan natural que quien la posee ni siquiera la advierte. Yo te he amado y, recuérdalo, cuando estés cansado, cuando ya no puedas más, tendrás que asomarte al mar y llamarme: yo estaré siempre ahí, porque estoy dondequiera, y tu sed de sueños será saciada.”
    (Giuseppe Tomaso de Lampedusa, La sirena)

  7. Como siempre leerte es informarme, aprender y disfrutar de tan buenos aportes. Sabía que había dudas sobre las sirenas, pero no lo tenía tan claro como ahora. Y además me encanta como seleccionas los textos que acompañan el informe.
    Muchas gracias por este genial aporte.
    Un abrazo!

  8. Como me gustan tus entradas, ese estilo con los textos añadidos son un verdadero lujo de información. He adquirido alguno de los libros que nos has presentado y que no había leído, así que no puedo más que darte las gracias.

  9. Cuando algo queda establecido en la cultura popular es muy difícil de sacar o corregir, así, las sirenas adquirieron cola de pez y con cola de pez se quedaron para siempre. En todo caso seres de este tipo los hay en casi todas las mitologías.

  10. A ti que te gustan esos detalles de la historia, ¿sabías que todavía en el siglo XVII se creía en la existencia de las sirenas y que incluso un erudito jesuita afirmó que habían tenido su propio espacio en el Arca de Noé?

  11. Hola Jenofonte, muy curioso y trabajado tu aporte.
    Es algo inexplicable lo de las sirenas. Lo más verosímil es que están dibujadas y en la antigüedad en libros y en obras de arte.
    Yo tal vez diría que algo tiene que haber o alguna cosa sucedió para que estas criaturas sean dibujadas y pintadas.
    Me ha gustado leerte y ver las imágenes.
    Deseo que tu salud sea muy buena.
    Saludos

  12. Muy bien documentada, como siempre, tu entrada sobre las sirenas. Mujer/ave, Mujer/pez, las sirenas están presentes en las mitologías de todas las civilizaciones, con distintos nombres y con distintas leyendas que pretenden dotar de credibilidad a su existencia. Particularmente prefiero verlas como mitos y no como posible realidad. Mientras son mito, podemos atribuirles belleza deslumbrante, cantos melodiosos, transformaciones imposibles, cruce con humanos, etc. así que dejemos que sigan formando parte de la mitología.
    Un abrazo.

  13. ¿A que hayan cambiado de aves a peces, te refieres? Así sucede a veces, cuando las mitologías se copian y se confunden, pero lo importante es la imaginación ¿qué seríamos sin ella?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s