Amigos

Sindbad y sus amigos

Y el hombre cuerdo, de espíritu cultivado, debe siempre proceder con dulzura y juzgar con equidad. Y debe guardarse prudentemente de sus enemigos y escoger cuidadosamente sus amigos, y cuando los haya escogido, ya no debe intervenir entre ellos para nada el juez, sino arreglarlo todo por medio de la bondad. Porque, o ha elegido a sus amigos entre los que viven apartados del mundo y dedicados a la santidad, y entonces debe oírlos respetuosamente y atenerse a su juicio, o los ha elegido entre los afìcionados a los bienes de la tierra, y entonces debe velar por no herirlos en sus intereses, ni contrariar sus costumbres, ni contradecir sus palabras. 
(Anónimo, Las mil y una noches)

Amistad es, según el diccionario, el afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.
La amistad difiere entre las diferentes culturas, puede que el concepto varíe si se trata de Occidente u Oriente, o de la época, la antigüedad clásica,el medioevo o la época actual. Pero aunque existan diferentes formas de amistad, casi todas comparten elementos tales como la simpatía, la empatía, la honestidad, la lealtad y la comprensión.
También, por supuesto, existen diferentes grados de amistad, los lazos pueden ser nuevos o antiguos, leves o fuertes, vulnerables o practicamente indestructibles.
En la literatura podemos encontrar un buen número de ejemplos de amistad, casi siempre destacando aquella que permanece frente todas las dificultades e incluye muchas veces el sacrificio. Diferentes ejemplos se dan de los diferentes aspectos de la amistad, destacándose algunas veces la camaradería, otras, la simpatía o la comprensión.

El ejemplo clásico de amistad hasta las últimas consecuencias es la de los pitagóricos Damón y Pitias, cuya historia cuenta Diodoro Siculo.

Damón y Pitias ante Dionisio.

Bajo la tiranía de Dionisio, Pitias, pitagórico, conspiró contra el tirano, siendo condenado a muerte. Pero pidió permiso a Dionisio para ir a despedirse de los suyos y poner sus asuntos en orden, bajo la promesa de regresar. Ante la desconfianza de Dionisio, ofreció como fianza a un amigo. El tirano se sorprendió de la petición, pensando que era difícil encontrar un amigo que se prestara a dar esa garantía, por lo que concedió la petición. Pero uno de los amigos de Pitias, llamado Damón, también pitagórico, se ofreció para tomar el lugar de Pitias en caso de que este no cumpliera con la promesa de regresar.
(Biblioteca Histórica, Diodoro Siculo)

Una gran amistad es la que existe entre el príncipe de Dinamarca y Horacio, En una escena del Acto III, Hamlet le llama Damón, una muestra de gran cariño, sin duda:

Horacio.- Con media participación.
Hamlet.- No, una entera. 
Mi buen Damón, ya te he contado 
que el reino fue muy pronto 
de nuestro Jove despojado 
y ahora reina un pavo real.
Horacio.- Así no hay rima.
(Shakespeare, Hamlet)

En las obras de capa y espada se dan esas amistades que duran para siempre, aun después de la muerte, como es la de Enrique de Lagardere y Felipe de Nevers en El jorobado. Otra amistad famosa es la que une a los famosos Athos, Porthos y Aramís (a la que se une después D’Artagnan), amistad expresada en su famoso “Uno para todos y todos para uno”

Por su parte, los tres mosqueteros querían mucho a su joven camarada. La amistad que unía a aquellos cuatro hombres, y la necesidad de verse tres o cuatro veces por día, bien para un duelo, bien para asuntos, bien por placer, les hacían correr sin cesar a unos tras otros como sombras; y se encontraba siempre a los inseparables buscándose del Luxemburgo a la plaza Saint Sulpice, o de la calle del Vieux-Colombier al Luxemburgo.
(Alejandro Dumas, Los tres mosqueteros)

En Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain, se ven muy buenos ejemplos de amistad en esos años de la niñez, y más aun en ese interesante mundo que parece ser el rio Mississippi.

El amigo del alma de Tom estaba sentado a su vera, sufriendo tanto como él, y al punto se interesó profunda y gustosamente en el entretenimiento. Este amigo del alma era Joe Harper. Los dos eran uña y carne seis días de la semana y enemigos en campo abierto los sábados. 
(Mark Twain, Las aventuras de Tom Sawyer)

¿Qué mejor que un amigo para compartir, no solo las aventuras, sino también los miedos y las angustias?, no hay duda alguna que Huck Finn es el mejor amigo de Tom.

Vivía en un continuo estremecimiento. Se llevó a Huck a un lugar apartado, para hablar del asunto. Sería un alivio quitarse la mordaza por un rato, compartir su carga de cuidados con otro infortunado.
(Ibid)

Podría escribirse un libro acerca de las amistades en las obras de la literatura universal, siempre mostrando sus mejores cualidades, la lealtad, la comprensión, el cariño, desde diferentes puntos de vista.
¿Quién podría imaginar, por ejemplo, que no es sino una gran amistad la que hace que el Sombrerero Loco y la Liebre de Marzo se soporten uno al otro sus locuras, en Alicia en el país de las maravillas?

–¡Dos días de error! –se lamentó el Sombrerero, y, dirigiéndose amargamente a la Liebre de Marzo, añadió–: ¡Ya te dije que la mantequilla no le sentaría bien a la maquinaria!
–Era mantequilla de la mejor –replicó la Liebre muy compungida.
–Sí, pero se habrán metido también algunas migajas –gruñó el Sombrerero–.
No debiste utilizar el cuchillo del pan.
(Lewis Carrol, Alicia en el pais de las maravillas)

Otra amistad, esta vez forjada por la lucha contra una fuerza superior, como el el rajá blanco de Sarawak, es la de Sandokán, el tigre de la Malasia y Yáñez de Gomera, el portuguez que fue a parar un día a las costas de Borneo. Una amistad que es toda comprensión y fidelidad, Yañez es el amigo con quién el despiadado pirata que es Sandokán puede desahogar sus más íntimos sentimientos. Yañez no cuestiona, no critica la locura de su amigo, lo apoyará en todo, hasta el final.

El portugués se levantó, encendió un cigarrillo y se acercó a una puerta oculta por el cortinaje, diciendo: -Buenas noches, hermanito mío.
Sandokán, al oír aquellas palabras, se sobresaltó y, deteniendo a su amigo con un ademán, dijo: -Una palabra, Yáñez.
-Habla, entonces.
-¿Sabes que quiero ir a Labuán?
(Emilio Salgari, Los tigres de Mompracem)

Calvin y Hobbes

Bueno, no solo en la literatura existe la amistad, puedo poner aquí también una que pertenece a la historieta, se trata de una amistad imaginaria, eso sí, pero es una amistad real y sólida la existe entre Calvin y su tigre Hobbes ¡qué gran amigo es ese tigre!

En el cine hay también amigos que lo son contra viento y marea, como Stan Laurel y Oliver Hardy, pareja dispareja pero sin embargo resistente a toda clase de aventuras y desventuras.

Como decía, es demasiado el espacio que se necesitaría para publicar tantas y tantas amistades que existen en el mundo de la literatura, el comic y el cine, aquí he querido poner tan solo unas pequeñas muestras para participar en la convocatoria de la Amistad, no es un relato, solo es una humilde contribución al tema.

Anuncios

4 comentarios en “Amigos

  1. Pero, si me permites: Amigo, ésta vez me ha gustado más simplemente leerte que el contenido, que ya me suele gustar. (Aunque te adelantases a mí con lo de las sirenas, tema que venía fabulando de borrador en borrador) 🙂

    Y hablando de sirenas y recordando a Homero, ahí hay buenos y diferentes ejemplos de amistad (aunque algunos haya que tomarlos a la griega). O el gran Alejandro y sus compañeros de correrías.

  2. Alejandro tenía muy buenos amigos, como Patroclo y Ptolomeo, y no hay que mirar a los griegos con ojos actuales, porque si ellos no vieran con sus ojos, se horrorizarían….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s