La Noche

Neftis,
diosa de la noche

En la mitología egipcia, la diosa de la noche es Neftis, hija de la diosa Nut (el Cielo) y el dios Geb (la Tierra). Es hermana y esposa de Set (dios del desierto, la tormenta, el caos y la destrucción). Aunque simboliza la oscuridad y las tinieblas, Neftis es una diosa protectora, y es la encargada de transportar a los muertos a la otra vida.
La noche es el período de tiempo en que el sol se encuentra bajo el horizonte, entre el ocaso y la aurora.

En la mitología griega la diosa de la noche es Nyx, hija del Caos. De su hermano y esposo Erebus (dios de la Oscuridad) nacieron Éter (la Luminiscencia) y Hemera (el Día). Sin intervención masculina (¡oh!) dio a luz a Moros (el Destino), Ker (la Perdición), Tánatos (la Muerte), Hipnos (el Dormir), Geras (la Vejez), Oizís (el Dolor), Apate (el Engaño), Némesis (la Retribución), Eris (la Discordia), Filotes (la Amistad), Momo (la Burla), las Hespérides (las Hijas de la Tarde), Oniros (los Sueños), las Keres (la Destrucción) y las Moiras (el Destino).

En la mitología japonesa, cuando Izanagi dividió el mundo, Amaterasu heredó el cielo, Tsukiyomi, el dios de la luna, tomó el control de la noche, y al dios tormenta Susanowo le correspondieron los mares.

Nyx, la diosa de la noche en la mitología
griega (pintura de Gustave Moreau)


Noche fabricadora de embelecos,
loca, imaginativa, quimerista,
que muestras al que en ti su bien conquista,
los montes llanos y los mares secos;

habitadora de celebros huecos,
mecánica, filósofa, alquimista,
encubridora vil, lince sin vista,
espantadiza de tus mismos ecos;

la sombra, el miedo, el mal se te atribuya,
solícita, poeta, enferma, fría,
manos del bravo y pies del fugitivo.

Que vele o duerma, media vida es tuya;
si velo, te lo pago con el día,
y si duermo, no siento lo que vivo.
(Lope de Vega)

La noche,
de William Adolphe Beauguereau






Camina en su belleza, como la noche 
de regiones despejadas y cielos estrellados,
y todo lo mejor de lo oscuro y lo brillante
se une en su figura y en sus ojos
con esa delicada luz
que el cielo al día niega
(Lord Byron)

Noche romántica, Leonid Afremov



El sol se pone en el oeste, 
y brilla el lucero de la tarde;
Las aves duermen en su nido,
y yo debo buscar el mío.
La luna, como una flor,
en la alta enramada del cielo,
y en silencioso deleite
descansa y sonríe a la noche
(William Blake)

La diosa Nott, la noche en la mitología nórdica



Te cubrirán de sombras: ¡Quédate en silencio!
La noche, tan clara, se oscurecerá
y las estrellas no mirarán la tierra,
desde sus altísimos tronos en el cielo,
con su luz de esperanza para los mortales.
(Edgar Allan Poe)

Noche estrellada, Alex Ruiz

Salve, oh tú, noche serena,    
Que al mundo velas augusta,
Y los pesares de un triste
Con tu oscuridad endulzas.

El arroyuelo a lo lejos
Más acallado murmura,
Y entre las ramas el aura
Eco armonioso susurra.

Se cubre el monte de sombras
Que las praderas anublan,
Y las estrellas apenas
Con trémula luz alumbran.
(José de Espronceda)

Anuncios

25 comentarios en “La Noche

  1. Maravilloso trabajo! Una introducción que nos alecciona sobre los dioses de la noche, y una selección impecable de poemas maravillosos acompañados cuidadosamente por obras de arte.
    Esta vez elijo de poema de Poe, me gusta ese estilo oscuro que le da a todo.
    Un abrazo.

  2. Hola Jenofonte, muy constructiva la entrada. Sinceramente nunca miré sobre la mitología y veo que la noche en los diferentes países tiene sus diferentes diosas. Realmente la noche tiene nombre de mujer. Muy curiosa la entrada.
    Los poemas e imágenes geniales.
    SAludos

  3. La mitología forma parte de nuestras vidas, eso es innegable, ahora lo del género es relativo, hay culturas en las que el sol es femenino y la luna masculina ¿será relevante la diferencia?

  4. Oye, Jenofonte, nuestros poemas quedan pequeñitos, pequeñitos, al lado de ese despliegue poético de grandes poetas que nos muestras.

    Las referencias mitológicas también son muy interesantes, pero sabes que me fijo principalmente en la poesía.

    Buen trabajo, Jenofonte.

  5. La noche nos trae la incertidumbre. Pero también el descanso para afrontar el nuevo día. No me sorprende el hechizo que produce, como la luna llena.
    Por eso, en noches de plenilunio, hay que ver cómo se exaltan la creatividad y la euforia (o decaimiento, según personas). Buen apunte.
    Un cordial saludo.

  6. Un muy interesante discurrir por las interpretaciones mitológicas de la noche y por los sentimientos que la misma ha inspirado a grandes poetas.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s