Emilio Salgari

Emilio Salgari entre los
dayaks de Borneo

El 21 de agosto de 1862 nació el escritor Emilio Salgari, autor de más de 200 historias y novelas de aventuras que han sido disfrutadas  por generaciones de lectores.
Sus novelas tienen por escenario todos los rincones del mundo y sus siete mares.
Actualmente su novela más conocida es tal vez la de Sandokan, debido a la exitosa adaptación televisiva que realizó la televisión italiana en 1976.
Salgari ha sido ampliamente imitado y plagiado, y ha servido de inspiración a innumerables escritores y cineastas.

Las novelas de Emilio Salgari han sido ampliamente difundidas, impresas, llevadas a la historieta y al cine. Grandes escritores han dado testimonio de haber sido sus lectores, como Gabriel García Márquez, Isabel Allende, Carlos Fuentes, Jorge Luis Borges, Pablo Neruda y Umberto Eco. De acuerdo con el biógrafo del “Che” Guevara,  de joven Ernesto leyó 62 de sus libros.


Sandokan “El tigre de la Malasia” es un príncipe malayo cuya familia es asesinada por los ingleses y su trono usurpado. Sandokan reune una flota pirata que se lanza al mar a combatir a los imperialistas británicos y holandeses en defensa de los pequeños reinos malayos.
A su lado lucha un portugués, Yañez de Gomera, y una serie de malayos que le son fieles hasta la muerte. Esta novela (y las de la serie a la que corresponde) tiene su escenario en Malasia.

La noche del 20 de diciembre de 1849, un violentísimo huracán se desataba sobre Mompracem, isla salvaje de siniestra fama, refugio de terribles piratas, situada en el mar de Malasia, a pocos centenares de millas de las costas occidentales de Borneo.
Impulsados por un viento irresistible y entremezclándose confusamente, negros nubarrones corrían por el cielo como caballos desbocados, y de cuando en cuando dejaban caer sobre la impenetrable selva de la isla furiosos aguaceros; en el mar, levantadas también por el viento, olas enormes chocaban desordenadamente y se estrellaban con furia, confundiendo sus rugidos con las explosiones breves y secas unas veces, interminables otras, de los rayos.
(Emilio Salgari, Sandokan)



El Caballero de Rocanegra, Señor de Ventimiglia se convierte en pirata y busca vengarse de van Guld, el gobernador de Maracaibo, asesino de su hermano. La serie la conforman las novelas El corsario negro, La reina de los Caribes, Yolanda la hija del corsario negro, El hijo del corsario negro y Los últimos filibusteros. El mar Caribe es donde se llevan a cabo las aventuras de este corsario feroz y vengativo.


Al oír tan amenazadoras palabras, los dos hombres que tripulaban fatigosamente una barquilla apenas visible, soltaron los remos y miraron con inquietud el algodonoso seno del mar. Tenían unos cuarenta años, y sus facciones enérgicas y angulosas aún parecían más hoscas a causa de sus enmarañadas barbas. Llevaban sobre la cabeza sombreros amplios agujereados de balas, cuyas alas parecían rotas a dentelladas; sus camisas de franelas y sus calzones estaban desgarrados, y sus pies desnudos demostraban que habían caminado por lugares fangosos. Sin embargo, sostenían pesadas pistolas, de aquellas que se usaban en los últimos años del siglo XVI.
(Emilio Salgari, El corsario negro)



Ponerse en subasta, al mejor postor, no era una manera extraña de conseguir marido para las muchachas pobres que llegaban a California, pero que usara este método la señorita Annie Cleyfort, llamada “La soberana del Campo de Oro” por ser la hija de un rico minero de Arizona, sí que era extraño. Esta es una de las novelas que se desarrolla en el Far West norteamericano.

El viernes 24 mayo de 18…, a las tres de la tarde, en el gran salón del Club Femenino, y bajo la inspección del infrascrito notario, se procederá al sorteo de la lotería organizada por cuenta de miss Annia Clayfert, llamada la Soberana del Campo de Oro, que por su belleza no tiene igual entre todas las jóvenes de San Francisco de California.
Por expreso deseo de miss Annia Clayfert, el favorecido por la suerte podrá renunciar al premio si no fuese de su agrado, recibiendo, en cambio, la suma de veinte mil dólares.
¡El viernes 24 de mayo, a las tres de la tarde, todos al gran salón del Club Femenino, donde miss Annia se presentará al público en todo el esplendor de su radiante belleza!
(Emilio Salgari, La soberana del campo de oro)



En el Polo Norte también se encuentran los personajes de Salgari, en la novela Al Polo Norte, dos cazadores de la Compañía Ruso-Americana, se embarcan (forzosamente)  en el Taimyr, un submarino que busca alcanzar el Polo navegando bajo el agua, al mando del misterioso capitán Nikirka.


En la primavera de 1864, el deshielo fue prematuro en el mar de Behring. El sol había hecho su primera apración bastante pálido y descolorido; pero hacía mediados de mayor tomó vigor, limpiando de hielos la costa de las ilas de Andrejanouski y de Fucs y de los golfos de Kotzebue, de Norton, de Cuscoquim, De Bristol y del Príncipe Guillermo, que entran tan adentro de la llamada América rusa, y ordinariamente no son accesibles a los buques hasta la primera mitad de junio. 
(Emilio Salgari, Al Polo Norte)




La novela Los horrores de Siberia relata las aventuras del coronel Wassiloff y el estudiante Iwan, condenados por nihilismo y deportados a Siberia. Mientras se dirigen a Tobolsk intentarán la fuga. Esta es una de las novelas que se deasarrollan en Rusia, como también Los hijos del aire y Águilas de la Estepa.


Tobolsk es una de las más importantes y pintorescas ciudades del Obi. Situada cerca de la confluencia del Tobol y del Irtich, afluente del Obi, alzase orgullosa aún sobre la estepa, haciéndose distinguir desde larga distancia por sus altivas cúpulas pintadas de vivos colores, y por su imponente kremlin, rodeado de almenados muros.
Como todas las ciudades asiáticas, se divide en dos partes completamente diferentes: la ciudad alta, protegida por el kremlin, situado al pie de una roca que se levanta un centenar de metros sobre el río, y en la que se agrupan el palacio de los agentes gubernativos, con cuarteles y pabellones para la guarnición y la policía; las prisiones de los desterrados, la catedral y otra iglesia secundaria. La ciudad baja está compuesta de casas de mezquina apariencia, habitadas por la población indígena y tártara; de chozas con tejados, en los que relucen al sol las chillonas tintas de sus pinturas.
(Emilio Salgari, Los horrores de la Siberia)


Durante la VI Dinastía del Antiguo Egipto, Mirinri, que ha sido criado por un sacerdote, descubre que es el legítimo heredero al trono, pero, para recobrarlo, deberá enfrentarse a grandes dificultades. Esta novela, La hija de los faraones, tiene su continuación en El sacerdote de Ptah.

La calma reinaba a orillas del majestuoso Nilo. El sol iba a ocultarse tras las altas copas de las inmensas y frondosas palmeras, entre un mar de fuego que teñía de púrpura las aguas del río, dándole la apariencia de bronce recién fundido, mientras que por levante un vapor violáceo, cada vez más oscuro, anunciaba las primeras tinieblas. Un hombre permanecía junto a la orilla, apoyado en el tronco de una tierna palmera, en una especie de semiabandono y sumido en profundos pensamientos. Su mirada errante vagaba por las aguas que se hendían con un dulce murmullo entre los troncos de los papiros que emergían entre el fango.
(Emilio Salgari, Las hijas de los faraones)


En una empresa no imaginada ni siquiera por Julio Verne, Kelly, un millonario estadounidense intenta alcanzar África, partiendeo desde Washington, a bordo de un globo aerostático, desafiando las tempestades, en la novela A través del Atlántico en Globo.


Hubo un tiempo en que las novelas de Salgari bajaron en el interés de los lectores, pero a partir de 1990 se ha comenzado a revalorizar su trabajo y aparecen nuevas traducciones y publicaciones.

Anuncios

4 comentarios en “Emilio Salgari

  1. Ya lo creo, Sandokan fue vista y seguida por millones de personas, incluyéndome a mí misma.

    Excelente escritor, ya que se trata sobre todo de enfatizar, que la calidad literaria queda por encima de todo.

  2. Bueno, podría decir que es una lástima, pero la verdad es que los tiempos cambian y los gustos también, a mi no me atrae leer los libros que están de moda hoy en día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s