La Caída del Imperio Romano

El 4 de septiembre del 476, Rómulo Augusto, quien usurpaba en ese momento el poder en el Imperio Romano de Occidente, fue depuesto por el jefe germánico Odoacro, y esta fecha es considerada tradicionalmente como el fin del Imperio Romano de Occidente y el comienzo de la Edad Media.

Rómulo fue apodado “Augústulo”, es decir “augustito” de manera peyorativa, pero muchos historiadores han hecho notar que su nombre reune los nombres de Rómulo, el fundador de Roma y Augusto, su primer emperador.

Para muchos, sin embargo, el último emperador legítimo de Roma fue Julio Nepote, despuesto por el Master Militum de origen panonio Orestes, padre de Rómulo y gobernante de facto, puesto que su hijo era solo un niño.

Alborotóse toda a sus instancias contra el desconocido griego que les imponía engreídamente obediencia; y cuando Orestes, por motivos reservados, se soslayó del solio, se avino con igual facilidad a reconocer a su hijo Augústulo por emperador de Occidente. 
(Edward Gibbon, Decadencia y Ruina del Imperio Romano)

En este grabado del siglo XIX se muestra
la rendición de Rómulo Augústulo ante Odoacro

En realidad el fin del Imperio de Occidente no está exento de detalles confusos, Odoacro, conocido también como Flavio Odoacro, se convirtió en el primer Rey de Italia, primero como cliente de Julio Nepote y después de Zenon, Emperador de Constantinopla, y contaba con el respaldo del Senado Romano.

Historicamente se sabe poco y casi nada de la vida posterior de Rómulo, salvo que Odoacro le perdonó la vida y lo envió a Campania, concediéndole una pensión.
En una carta del senador Casiodoro, confirmándole la pensión, es curiosa la manera como se dirige a Rómulo, lo hace como ‘Rómulo Teodorico Rex‘, sin más títulos horíficos, como si no tuviera claro como dirigirse a un ex-emperador.

En la novela de Valerio Massimo Manfredi, La Última Legión, Rómulo Augústulo llega a Britania donde se convierte en Uter Pendragón, parte de la leyenda Artúrica.

Thomas Sangster en el papel de Rómulo
en la película La Última Legión

Kustennin la apretaba en su mano, resplandeciente al sol ahora ya alto en el cielo. Una vez llegado a la cima de la colina, se apeó del caballo y la plantó en tierra cerca de Rómulo. Gritó: —¡Ave, César! ¡Ave, hijo del dragón! ¡Ave, Pendragón! A una seña suya cuatro guerreros se acercaron, depositaron cruzadas en el suelo cuatro astas y sobre ellas un gran escudo redondo e hicieron subir de pie encima de él a Rómulo, alzándole sobre sus hombros al modo celta para que todos le viesen. Kustennin comenzó a golpear la espada contra el escudo y la legión entera le imitó: miles de espadas se abatieron con inmenso fragor contra los escudos, miles de voces tronaron más fuerte que el entrechocar ensordecer de las armas, acompasado hasta el infinito aquel grito: —¡Ave, César! ¡Ave, Pendragón!
(Valerio Massimo Manfredi, La Última Legión)

En realidad, como plantea el historiador Bury, el proceso de desmembración del Imperio había comenzado mucho antes y no es posible establecer una fecha final para el Imperio de Occidente. El uso de la fecha para establecer el comienzo de la Edad Media es completamente inadecuada y no pasa de ser un convencionalismo, el historiador florentino Leonardo Bruni fue el primero en usar ese concepto.

Las áreas en color rosado muestran como el Imperio Romano de
 Occidente ya había practicamente dejado de existir en el año 476.

La cronología incluye el año 418 cuando Honorio instaló a los Godos en Aquitania y el 435 cuando Valentiniano instaló a los vándalos en África. En el 476 los germanos de Odoacro se establecieron en Italia con la aprobación del emperador Zenón, abriendo las puertas a la instalación de ostrogodos, lombardos, francos y normandos. El título de rey concedido a Odoacro enfatizó lo significativo del cambio. (J. B. Bury, Historia del Imperio Romano Tardío)

Anuncios

6 comentarios en “La Caída del Imperio Romano

  1. Muy interesante. Ya se habla de un largo periodo intermedio, llamado Antigüedad Tardía y que comprende de los siglos III al VIII, en el que, también convencionalmente, han tratado de ubicar todos los cambios socio-políticos-geográfico-sociales que hubo en esos siglos. Son las dos edades más difíciles de separar porque también han sido las más lentas en su proceso de cambio.

    Muchas gracias, compañero. Beso y café.

  2. Bueno, tu te manejas en esto de la historia, y comprendes lo difícil que es dividirla en períodos y luego hacerlos extensivos. En Constantinopla, por ejemplo, ¿hubo una Edad Media?, está claro que no, por lo que ese concepto es exclusivo de Europa Occidental.

  3. Es dificil acotar algo en esta entrada tan erudita. Pero tengo entendido que el Imperio Romano de Oriente sobrevivió bastante más.
    Y eran griegos. O sea que los griegos se hicieron cargo del Imperio que los había conquistados. Una ironía historica.
    Claro que puedo tener algunos datos historicos incorrectos.

  4. El Imperio Romano de Oriente vivió mil años más, pero en realidad no como “Imperio Romano” sino como Imperio Bizantino. Cuestión de nombres, que no de realidades…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s