Lepanto

Batalla de Lepanto, pintura de Andries van Eertvelt

El 7 de octubre de 1571 se libró en el golfo de Lepanto, entre el Peloponeso y el Epiro, en la penìnsula balcánica, una gran batalla naval entre las fuerzas del Imperio Otomano y las de la Liga Santa, una coalición de naciones cristianas.
Esta batalla, ganada por los cristianos, detuvo la expansión de los turcos por el Mediterráneo y limitó considerablemente su dominio.

Por razones que no están claras, el joven Miguel de Cervantes se enroló como soldado y, embarcado en la galera Marquesa, participó en la batalla. En esta recibió tres balas de arcabuz, una en el pecho, otra en el hombro, que no fueron graves, y una en el brazo izquierdo. No perdió la mano, como muchos creen sino que le quedó inutilizada, seguramente por haber quedado afectado un nervio. Al parecer la pérdida del uso de la mano fue algo gradual, puesto que en 1573 Cervantes todavía prestaba servicio militar. Esta condición le valió después a Cervantes el apodo de “el manco de Lepanto”.

La batalla de Lepanto, como se puede suponer, ha servido de motivo para innumerables obras, ya sea históricas o de ficción.

Pasaban de trescientas, entre galeras, naos y galeazas, las naves de la Liga, y tan bien aprestadas, que sólo con verlas se podía tener por segura la victoria.
Allí iba también la galera Marquesa, con las que mandaba el general Andrea Doria, y en ella, muy doliente aún, nuestro Miguel de Cervantes.
(Manuel Fernández, El manco de Lepanto)

En esta película de 1967, Horst Buchholz
 representa a Miguel de Cervantes en su juventud,
 incluyendo su participación en la batalla de Lepanto.



El siguiente en llegar fue don Álvaro de Bazán con la escuadra de reserva que pasó inmediatamente al
combate. A continuación, llegó la Marquesa, que fue rápidamente asaltada por dos galeras turcas. Su capitán, Giovanni Machado, cayó muerto. Los jenízaros avanzaban por la crujía y combatían contra los defensores refugiados en el bastión del fogón y en el esquife al mando de Miguel de Cervantes, que se batía como un héroe a pesar de su estado febril. Un arcabuzazo le alcanzó un hombro y su mano izquierda quedó inutilizada; a pesar de ello, siguió luchando con su espada, hasta que fue derribado de un golpe de pica en la cabeza al intentar salvar a uno de sus soldados.
(Rafael Cerrato, Lepanto, la batalla inacabada)

La galera Marquesa en la batalla de Lepanto
(autor desconocido)

La Marquesa sufrió 40 bajas, entre ellas la del capitán, y más de ciento veinte heridos, entre ellos mi muy buen amigo Cervantes. Con la mano izquierda inútil y encogida, la herida, que podía parecer fea, él la tendría siempre por hermosa, por haberla ganado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos y esperaban ver los venideros.
(Luis Zueco, Rojo amanecer el Lepanto)

Don Miguel siempre se sintió orgulloso de su participación en la batalla, como lo deja muy claro en el prólogo a la segunda parte del Quijote de la Mancha. La considera también una batalla decisiva, de gran trascendencia.

—Avellaneda se burla de mis heridas —dijo retrepándose un poco en la cama—, de mis cicatrices en el pecho, de mi mano muerta, y eso Lope nunca lo haría. Lo conozco bien. Si algo me envidia el Fénix son precisamente mis cicatrices, el pasado heroico del que él carece, porque yo estuve en Lepanto y luché y vencí al turco, y él se embarcó en la Invencible y volvió derrotado sin llegar a ver al enemigo. 
(Alfonso Mateo-Sagasta, Ladrones de tinta)

Anuncios

4 comentarios en “Lepanto

  1. Ay Don Miguel de Cervantes..quedando manco en la batalla. Ahora, hace unos meses andaban mirando de buscar en un convento de Madrid los restos de Cervantes. Yo no tengo interés en ello, pero hay que reconocer que si está el esqueleto que buscarían, ese dato de amputación, por decirlo así, sería muy facilitador para la identificación.

    Interesante apunte. Gracias por compartir la historia. Un cordial saludo

  2. No tenía idea de que están buscando los restos de Cervantes, pero supongo que si la mano se le anquilosó, de alguna manera servirá como medio de identificación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s