Monet

Oscar-Claude Monet (14 de noviembre de 1840 – 5 de diciembre de 1926) fue el fundador del movimiento pictórico llamado Impresionismo, que privilegia la expresión de la percepción por encima de la naturaleza de las cosas, aplicada principalmente a los paisajes.
En nombre de “Impresionismo” se forjó a partir del nombre de una de sus pinturas llamada “Impresión, Salida de Sol”.
El sueño de Monet era el de documentar mediante la pintura, el paisaje francés, pintando una misma escena, varias veces, intentando capturar los cambios en el colorido causado por la sucesión de las estaciones del año. Son muy famosas sus numerosas pinturas de nenúfares.

“Para mi, el paisaje no existe por sí mismo, puesto que su apariencia cambia a cada momento; la atmósfera que lo rodea, la luz y el aire que cambian continuamente, le dan la vida. Para mi, es la atmósfera que lo circunda lo que da al objeto su verdadero valor.” (Monet)

Agua limpia, clara, clara, clara,

A orillas del Sena, cerca de Betencourt

tan limpia y tan clara que parece cristal,
tan clara y tan limpia que yo la deseara
convertida en la tela de un vestido nupcial.
¡Qué feliz la novia rubia que lo usara!
Tendría que ser buena, hermosa y virginal.
¿Se concibe nada más bello que agua clara
transformada en la tela de un vestido nupcial?
¡Qué pena que no haya en nuestro siglo, hadas!
Que se hayan concluido todas las encantadas
madrinas que creara la fábula oriental.
¡Yo quisiera un vestido hecho con agua clara!
¡Yo quisiera un vestido tal como lo soñara
mirando esa corriente que parece cristal!
Juana de Ibarbourou

Árboles en retoño

El árbol que verdece 
a cada primavera, 
no es más feliz que yo, 
de nuevo verdiflor. 
Las amarillas hojas 
cayeron, y en mi tronco 
vuelven los novios trémulos 
a entrelazar sus cifras, 
y hay corazones fijos 
por flechas traspasados, 
vivos en esa muerte. 
Cuando digo «te amo», 
mi voz repite el viento 
y en mi alta copa juega 
con tu nombre y un pájaro 
hijo de abril y marzo.
Nicolás Guillén

Oh noche, qué incitante, qué turbadora eres;

Puerto de El Havre, vista nocturna

madre devoradora, acercas tu regazo,
y cómo quiero huir, cómo desertar quiero
de tus lágrimas ávidas, cómo intento esconderme
de tus manos, oh noche, mi tristeza.
Y quizás seas la única, la palabra final
que todo amor explique. Y el estremecimiento.
Y el magnífico instante que ni aún la memoria
más fiel y enamorada consiente en repetir.
Noche, tristeza mía, todavía es posible
que te llame, y me abreve en el láudano amargo
que destilan tus letras. Que a tu herida entregue
y a tu abismo, mi tristeza, mi noche,
todavía es posible.
Oh noche mía, acaso… acaso te amaría.
Ana Rossetti

 A la hora del rocío,

Campos en primavera

de la niebla salen
sierra blanca y prado verde.
¡El sol en los encinares!
  Hasta borrarse en el cielo,
suben las alondras.
¿Quién puso plumas al campo?
¿Quién hizo alas de tierra loca?
  Al viento, sobre la sierra,
tiene el águila dorada
las anchas alas abiertas.
  Sobre la picota
donde nace el río,
sobre el lago de turquesa
y los barrancos de verdes pinos;
sobre veinte aldeas,
sobre cien caminos…
  Por los senderos del aire,
señora águila,
¿dónde vais a todo vuelo tan de mañana?
Antonio Machado

En las pálidas tardes 

Álamos al borde del Epte


yerran nubes tranquilas 
en el azul; en las ardientes manos 
se posan las cabezas pensativas. 
¡Ah los suspiros! ¡Ah los dulces sueños! 
¡Ah las tristezas íntimas! 
¡Ah el polvo de oro que en el aire flota, 
tras cuyas ondas trémulas se miran 
los ojos tiernos y húmedos, 
las bocas inundadas de sonrisas, 
las crespas cabelleras 
y los dedos de rosa que acarician!
En las pálidas tardes 
me cuenta un hada amiga 
las historias secretas 
llenas de poesía; 
lo que cantan los pájaros, 
lo que llevan las brisas, 
lo que vaga en las nieblas, 
lo que sueñan las niñas.
Rubén Darío

El Sena en Vértheuil

Bajo los grandes cielos
Afelpados de sombras o dorados de soles,
Arropada en el manto
Pálido y torrencial de mi melancolía,
Con una astral indiferencia miro
Pasar las intemperies…
Ceños
De los reconcentrados horizontes;
Aletazos de fuego del relámpago;
Deshielo de las nubes;
Fantásticos tropeles
Desmelenados de los huracanes;
Pórticos esmaltados de los iris,
Abiertos a las fúlgidas bonanzas:
Pasad!… Yo miro indiferente y fija,
Indiferente y fija como un astro!
Delmira Agustini

El color es mi obsesión diaria, a la vez alegría y tormento.
(Claude Monet)

Anuncios

6 comentarios en “Monet

  1. Me gusta. Miraba un campo de amapolas de Monet ayer precisamente. Tu elección de poetas y poemas me parece más que adecuada…la mejor posible.

    Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s