Infinito

Amé siempre esta colina,

Gregory Young, Transición al Infinito

y el cerco que me impide ver
más allá del horizonte.
Mirando a lo lejos los espacios ilimitados,
los sobrehumanos silencios 
y su profunda quietud,
me encuentro con mis pensamientos,
y mi corazón no se asusta.
Escucho los silbidos del viento 
sobre los campos,
y en medio del infinito silencio tanteo mi voz:
me subyuga lo eterno, las estaciones muertas,
la realidad presente y todos sus sonidos.
Así, a través de esta inmensidad se ahoga mi pensamiento: 
y naufrago dulcemente en este mar.
(Giacomo Leopardi)

Stella Dunkley, Azul infinito


Para ver el mundo en un grano de arena,
Y el Cielo en una flor silvestre,
Abarca el infinito en la palma de tu mano
Y la eternidad en una hora.
Aquel que se liga a una alegría
Hace esfumar el fluir de la vida;
Aquél quien besa la joya 
cuando esta cruza su camino
Vive en el amanecer de la eternidad.
(William Blake)

¿?, Camino al infinito

¡Qué importa un día! Está el ayer alerto
al mañana, mañana al infinito,
hombres de España, ni el pasado ha muerto,
no está el mañana -ni el ayer- escrito.
¿Quién ha visto la faz al Dios hispano?
Mi corazón aguarda
al hombre ibero de la recia mano,
que tallará en el roble castellano
el Dios adusto de la tierra parda.
(Antonio Machado)

Rainy Days, Infinito

De un tiempo a esta parte
el infinito
se ha encogido
peligrosamente.
Quién iba a suponer
que segundo a segundo
cada migaja
de su pan sin límites
iba así a despeñarse
como canto rodado
en el abismo.
(Mario Benedetti)

Anuncios

Las conservas

El 17 de noviembre de 1749 nació en Châlons-sur-Marne, Nicolas Appert, francés inventor del proceso de preservación de los alimentos llamado “appertización”, del que derivó el “enlatado”, como

Envase original usado por Appert

proceso de conservación.

En 1795 el Ejército Francés ofreció un premio de 12.000 francos a quien inventara un nuevo método de preservación de los alimentos que permitiera alimentar a las tropas de mejor manera que las que estaban en uso en ese entonces.

Después de experimentar durante 15 años Nicolás Appert pudo presentar un método probado y perfeccionado para conservar vegetales, sopas, jugos, productos lácteos, jugos y mermeladas.

Conserva de la I GM

El método consistía en poner los almentos en jarras de vidrio tapadas con corcho y selladas con cera, para después ponerlas en agua hirviendo durante un cierto tiempo, para después de enfriados repetir el proceso, logrando con eso un producto posible de mantener en conserva.

Posteriormente un inventor británico de origen francés, Peter Durand, patentó su propo método, que difería del de Appert en que usaba envases de hojalata estañada, con lo que se inició definitivamente la era de los alimentos enlatados. En 1888 Max Ams inventó el doble sellado, lo que permitió mejorar y abaratar el costo de fabricación del envase.

La lata de sardinas es una de las conservas más clásicas

Aunque las conservas enlatadas se hicieron populares, no fue hasta la Primera Guerra Mundial, con su enorme demanda de alimentos para los soldados en las tricheras, que su uso se masificó definitivamente.

Andy Whartol convirtió en arte
la lata de conservas 

Si en un principio la calidad de los alimentos en conserva era deficiente, la verdad es que sirvió mucho para alimentar a mucha gente y de ahí en adelante se convirtió en la mejor alternativa para conservar durante mucho tiempo y transportar con seguridad los alimentos.

Actualmente las conservas son un elemento básico en la alimentación de la población, además de ser muy apropiadas para mantener una provisión de alimentos disponibles con rapidez en caso de emergencias o catástrofes.

Es interesante que las conservas comenzaron en vidrio, para ser después envasadas en lata y finalmente en aluminio, pero el vidrio sigue vigente, sobre todo en las conservas caseras.

Monet

Oscar-Claude Monet (14 de noviembre de 1840 – 5 de diciembre de 1926) fue el fundador del movimiento pictórico llamado Impresionismo, que privilegia la expresión de la percepción por encima de la naturaleza de las cosas, aplicada principalmente a los paisajes.
En nombre de “Impresionismo” se forjó a partir del nombre de una de sus pinturas llamada “Impresión, Salida de Sol”.
El sueño de Monet era el de documentar mediante la pintura, el paisaje francés, pintando una misma escena, varias veces, intentando capturar los cambios en el colorido causado por la sucesión de las estaciones del año. Son muy famosas sus numerosas pinturas de nenúfares.

“Para mi, el paisaje no existe por sí mismo, puesto que su apariencia cambia a cada momento; la atmósfera que lo rodea, la luz y el aire que cambian continuamente, le dan la vida. Para mi, es la atmósfera que lo circunda lo que da al objeto su verdadero valor.” (Monet)

Agua limpia, clara, clara, clara,

A orillas del Sena, cerca de Betencourt

tan limpia y tan clara que parece cristal,
tan clara y tan limpia que yo la deseara
convertida en la tela de un vestido nupcial.
¡Qué feliz la novia rubia que lo usara!
Tendría que ser buena, hermosa y virginal.
¿Se concibe nada más bello que agua clara
transformada en la tela de un vestido nupcial?
¡Qué pena que no haya en nuestro siglo, hadas!
Que se hayan concluido todas las encantadas
madrinas que creara la fábula oriental.
¡Yo quisiera un vestido hecho con agua clara!
¡Yo quisiera un vestido tal como lo soñara
mirando esa corriente que parece cristal!
Juana de Ibarbourou

Árboles en retoño

El árbol que verdece 
a cada primavera, 
no es más feliz que yo, 
de nuevo verdiflor. 
Las amarillas hojas 
cayeron, y en mi tronco 
vuelven los novios trémulos 
a entrelazar sus cifras, 
y hay corazones fijos 
por flechas traspasados, 
vivos en esa muerte. 
Cuando digo «te amo», 
mi voz repite el viento 
y en mi alta copa juega 
con tu nombre y un pájaro 
hijo de abril y marzo.
Nicolás Guillén

Oh noche, qué incitante, qué turbadora eres;

Puerto de El Havre, vista nocturna

madre devoradora, acercas tu regazo,
y cómo quiero huir, cómo desertar quiero
de tus lágrimas ávidas, cómo intento esconderme
de tus manos, oh noche, mi tristeza.
Y quizás seas la única, la palabra final
que todo amor explique. Y el estremecimiento.
Y el magnífico instante que ni aún la memoria
más fiel y enamorada consiente en repetir.
Noche, tristeza mía, todavía es posible
que te llame, y me abreve en el láudano amargo
que destilan tus letras. Que a tu herida entregue
y a tu abismo, mi tristeza, mi noche,
todavía es posible.
Oh noche mía, acaso… acaso te amaría.
Ana Rossetti

 A la hora del rocío,

Campos en primavera

de la niebla salen
sierra blanca y prado verde.
¡El sol en los encinares!
  Hasta borrarse en el cielo,
suben las alondras.
¿Quién puso plumas al campo?
¿Quién hizo alas de tierra loca?
  Al viento, sobre la sierra,
tiene el águila dorada
las anchas alas abiertas.
  Sobre la picota
donde nace el río,
sobre el lago de turquesa
y los barrancos de verdes pinos;
sobre veinte aldeas,
sobre cien caminos…
  Por los senderos del aire,
señora águila,
¿dónde vais a todo vuelo tan de mañana?
Antonio Machado

En las pálidas tardes 

Álamos al borde del Epte


yerran nubes tranquilas 
en el azul; en las ardientes manos 
se posan las cabezas pensativas. 
¡Ah los suspiros! ¡Ah los dulces sueños! 
¡Ah las tristezas íntimas! 
¡Ah el polvo de oro que en el aire flota, 
tras cuyas ondas trémulas se miran 
los ojos tiernos y húmedos, 
las bocas inundadas de sonrisas, 
las crespas cabelleras 
y los dedos de rosa que acarician!
En las pálidas tardes 
me cuenta un hada amiga 
las historias secretas 
llenas de poesía; 
lo que cantan los pájaros, 
lo que llevan las brisas, 
lo que vaga en las nieblas, 
lo que sueñan las niñas.
Rubén Darío

El Sena en Vértheuil

Bajo los grandes cielos
Afelpados de sombras o dorados de soles,
Arropada en el manto
Pálido y torrencial de mi melancolía,
Con una astral indiferencia miro
Pasar las intemperies…
Ceños
De los reconcentrados horizontes;
Aletazos de fuego del relámpago;
Deshielo de las nubes;
Fantásticos tropeles
Desmelenados de los huracanes;
Pórticos esmaltados de los iris,
Abiertos a las fúlgidas bonanzas:
Pasad!… Yo miro indiferente y fija,
Indiferente y fija como un astro!
Delmira Agustini

El color es mi obsesión diaria, a la vez alegría y tormento.
(Claude Monet)

Robert Louis Stevenson

Robert Louis Stevenson (13 de noviembre de 1850 – 3 de diciembre de 1894) fue un novelista, poeta y ensayista escocés, autor de novelas como La Isla del Tesoro, Secuestrado, Catriona, La flecha negra, El señor de Ballantrae y El extraño caso del Dr. Jekill y Mr. Hyde. Fue un escritor muy famoso en su tiempo y actualmente sigue siendo popular. Sus novelas han servido para la realización de un buen número de versiones cinematográficas.


La Isla del Tesoro es una novela de aventuras, clásica historia de piratas y tesoros enterrados. Ha sido catalogada como lectura para niños, porque el protagonista es muy joven, pero por otra parte se ha cuestionado la ambigüedad moral de uno de sus personajes: John Silver “el largo”.

La influencia del libro es evidente en la formación del estereotipo del pirata, con detalles como mapas marcados con una X, tesoros en islas tropicales, piratas sin una pierna y con un loro en el hombro, que quedó en la cultura popular gracias al personaje de John Silver “el largo”.

Secuestrado es una novela escrita en forma de memorias, es decir con un tono autobiográfico. Se desarrolla en gran parte en las Tierras Altas Escocesas en los años posteriores al levantamiento jacobita.

Catriona, conocida también como David Balfour, es la continuación de Secuestrado. Catriona MacGregor, de quién David está enamorado, es la hija de James MacGregor. David la toma bajo su protección y juntos viajan al continente. 
Varios de los personajes de la novela existieron realmente.

Película rusa de 1987 basada en la novela
La flecha negra

La flecha negra es una novela histórico-romántica que tiene como fondo la Guerra de las Rosas. El protagonista es Dick Shelton, joven heredero de Tunstall. La flecha negra hace alusión a la marca del bandido Ellis Duckworth.

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde es, con La Isla del Tesoro, una de las más famosas novelas de Stevenson. Un abogado, el señor Utterson, investiga los extraños sucesos que involucran a su amigo, el Dr. Jekyll y a un misterioso y malvado Mr. Hyde.
El gentil Dr. Jekyll tiene un alter ego malvado, personalizado en Mr. Hyde, es lo que se llama en leguanje médico un “trastorno disociativo de la personalidad”. El Dr. Jekyll encuentra la manera de alternar ambas personalidades, hasta que todo se sale absolutamente de control.

En El señor de Ballantrae, dos hermanos escoceses entran en conflicto, tanto por la diversidad de su carácter como por las circunstancias familares y políticas derivadas del alzamiento jacobita de 1745.

Otras obras de Robert Louis Stevenson y que vale la pena recordar son:

Un viaje a continente, Las nuevas noches árabes, El ladrón de cadáveres, El diablo en la botella, Cuentos de los mares del Sur, El dinamitero y La resaca.

Misión Rosetta

Hoy, 12 de noviembre de 2014, el módulo Philae de la Misión Rosetta terminó su viaje de diez años posándose sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Geramisenko, al que salió al encuentro entre las órbitas de Júpiter y Marte. Un hito en la exploración del espacio que llevó un viejo sueño de la ciencia ficción, alcanzar un cometa, a convertirse en realidad.

William Turner, El cometa Donati

Ya era yo lo que no era,
cuando apareció el cometa.
Del mar de Cádiz, Sofía,
saltaba su cabellera.
¡Ay, quién se la peinaría!
Con un escarpidor fino
salí a la ribera mía.
¡Suéltale la cauda, madre,
que se la peine Sofía!
Ya era yo lo que no era.
Rafael Alberti

John Scotti, Cometa

Yo a levantar ayudo su cabaña
al pescador, en el desierto espacio,
do de Fingal alzábase el palacio.
Allí, a mi voz, cual repentina aurora,
meteoro fugaz la sombra oscura
con luz mágica dora,
Y el cazador absorto se figura
que en su carrera inquieta
en el mar, a bañarse va un cometa.
Victor Hugo

John Everett

¿Y por qué no ha de ser verdad el alma? 
¿Qué trabajo le cuesta al Dios que hila
el tul fosfóreo de las nebulosas
y que traza las tenues pinceladas
de luz de los cometas incansables
dar al espíritu inmortalidad?…
Amado Nervo

Samuel Palmer

Así Beatriz; y las gozosas almas
se hicieron una esfera en polos fijos,
llameando, al igual que los cometas.   
Y cual giran las ruedas de un reloj
así que, a quien lo mira, la primera
parece quieta, y la última que vuela;   
Dante la divina comedia

Lieve Verschuier, El cometa de 1680

Cuando se haya pintado la última imagen de la Tierra
 y los tubos están retorcidos y secos,
Cuando los viejos colores ya se hayan descolorido,
y el más joven de los críticos ya esté muerto,
Descansaremos, y, la fe, que la necesitamos,
yazga por un eón o dos,
Hasta que el Maestro de Todos los Buenos Obreros 
nos ponga a trabajar de nuevo.
Y los que fueron buenos, serán felices; 
se sentarán en una silla de oro;
Para pintar después, en un lienzo de diez leguas, con los pinceles de pelo de los cometas.
Rudyard Kipling

Richard Rey, Cometa

Ella, moviéndose rápidamente, rodeada
de miríadas de pequeñas embarcaciones, 
que no olvido de cantar;
-Ni el cometa que llegó sin avisar desde el norte, 
llameando en el cielo;
Tampoco la extraña procesión 
del gran meteorito, deslumbrante y claro,
pasando por sobre nuestras cabezas,
(Un momento, por un momento largo, 
navegaron sus esferas de luz sobrenatural 
por encima de nosotros, 
Entonces partió, se sumergió en la noche, y se fue;)
Walt Whitman

Libertad

Eugene Delacroix, La Libertad guiando al pueblo

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra y el mar encubre; por libertad así como por la honra, se puede aventurar la vida y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres. 
Miguel de Cervantes, Don Quijote

Jacques Réattu, El triunfo de la libertad

¡Oh libertad preciosa,
no comparada al oro
ni al bien mayor de la espaciosa tierra!
Más rica y más gozosa
que el precioso tesoro
que el mar del Sur entre su nácar cierra,
con armas, sangre y guerra,
con las vidas y famas,
conquistado en el mundo;
paz dulce, amor profundo,
que el mal apartas y a tu bien nos llamas,
en ti sola se anida
oro, tesoro, paz, bien, gloria y vida.
Lope de Vega

Samuel Jennings, Liberty Displaying the Arts and Sciences

Qué hermosa eres, libertad. No hay nada
que te contraste. ¿Qué? Dadme tormento.
Más brilla y en más puro firmamento
libertad en tormento acrisolada.
¿Que no grite? ¿Mordaza hay preparada?
Venid: amordazad mi pensamiento.
Grito no es vibración de ondas al viento:
grito es conciencia de hombre sublevada.
Qué hermosa eres, libertad. Dios mismo
te vio lucir, ante el primer abismo
sobre su pecho, solitaria estrella.
Una chispita del volcán ardiente
tomó en su mano. Y te prendió en mi frente,
libre llama de Dios, libertad bella.
Dámaso Alonso

Nicole Wong, Libertad

Por el pájaro enjaulado
Por el pez en la pecera
Por el que ha dicho lo que piensa
Por las flores arrancadas
Por la hierba pisoteada
Por los arboles podados
Por los cuerpos torturados
Yo te nombro Libertad
. . .
Tu nombre verdadero
Tu nombre y otros nombres
Que no nombro por temor
Yo te nombro Libertad.
Gian Franco Pagliaro


Novadeko.com, Libertad


¡Libertad, lazo de amor,
talismán que honra y escuda,
la humanidad te saluda
como a su gloria mejor!
No pierdes en esplendor,
aunque al verte victoriosa
te promuevan guerra odiosa;
Que aun siendo tus penas muchas
sales de las nuevas luchas
más radiante y más hermosa.
Concepción de Estevarena

Kartiny Panno/Kartina Maslom, Libertad

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.
Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: 
dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones como en las azucenas.
Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos, de mi casa, de todo.
Miguel Hernández

Georgia

Reina Tamara, una de las gobernantes
de la Edad de Oro Georgiana

Georgia es un país ubicado en la región del Cáucaso a medias entre Entre Europa Occidental y Europa Oriental. Limita con el Mar Negro, Rusia, Turquía, Armenia y Azerbaijan.
Tiene su origen en el siglo IV y alcanzó su máximo esplendor en los siglos XI y XII.

Sometida a diferentes imperios durante varios siglos, Georgia recuperó su independencia a principios del siglo XXI.

El aniversario del nacimiento del pintor georgiano Giorgi Gabashvili sirve para recordar también a otros pintores originarios de este casi desconocido país.

Gigo Gabashvili, El mercado

Giorgi “Gigo” Gabashvili (9 de noviembre de 1862 – 28 de octubre de 1936) fue un pintor y educador georgiano. Fue el primer georgiano en cubrir un amplio rango de temas, como retratos, paisajes y escenas familiares, ya sea en acuarela o en óleo.

(Elene Akhlediani)

Elene Akhvlediani (1898 – 1975) fue una pintora y artista gráfica georgiana. Es famosa por sus pinturas de pueblos georgianos y por las ilustraciones realizadas para las obras de Ilia Chavchavadze y Vazha-Pshavela.

(Gia Bugadze)








Gia Bugadze (1956 – ) es un artista georgiano, todos sus estudios de arte los realizó en Georgia, en la Academia Estatal de Arte de Tbilisi y en la Facultad de Bellas Artes.

Lado Gudiashvili, Actrices

Lado Gudiashvili (1896–1980) nació en Tiflis, estudió en la Escuela de Bellas Artes y Escultura de su ciudad natal, para después establecerse en París. En su pintura intentó unir el espíritu georgiano con el simbolismo francés.

Davit Kakabadze, Montañas

Davit’ Kakabadze (1889 – 1952) fue un pintor vanguardista y artista gráfico georgiano. Su pintura combina las tradiciones nacionales georgianas con las innovaciones “izquierdistas” europeas.

Sergo Kobuladze, Mujer Kurda

Sergo Kobuladze (1909–1978) fue un pintor e ilustrador georgiano cuyo estilo influyó en gran medida en otros artistas. Fue rector de la Academia Estatal de Arte de Tbilisi.

(Niko Pirosmani)

Niko Pirosmani (1862-1918) fue un pintor primitivista. Nació en el pueblo de Mirzaani. En su juventud trabajó como sirviente y como pastor. Como pintor su formación fue autodidacta.

(Radish Tordia)

Radish Tordia (1936 – ) es un pintor de arte figurativo. Trabaja en óleo con particular énfasis en el colorido. Su tema preferido son las mujeres, a quienes considera “lo más hermoso de este mundo”.

Para siempre (en otra dimensión)

fog

seremos amigos, me dijo. Amigos para siempre. Cuántas veces decimos eso: para siempre, sin medir el real alcance de las palabras. Porque, ¿qué es para siempre?, a veces pueden ser decenas de años, es cierto, pero en otras, solo un tiempo angustiosamente breve.
Somos tan efímeros, pasamos por la vida como un tren por las estaciones, algunos hacen una parada larga, otros solo por un instante, un saludo, una despedida, a veces ni siquiera eso.
Hace un año terminó ese para siempre que había prometido, partió así como así, de la noche a la mañana, sin siquiera un adiós. Solo dejó atrás el recuerdo, un sonido cada vez más lejano, pero que no deja de vibrar en el aire. No se cuando me llegará la hora de partir, ¡quién lo sabe! pero quiero atreverme a pensar que tal vez esté esperándome en algún lugar, uno que está en una dimensión donde para siempre no son tan solo unas palabras.

Anna Karenina

Anna Karenina es uno de los protagonistas de la novela que lleva su nombre, obra del escritor ruso León Tolstoi.
Anna es hermosa y apasionada, culta y elegante. Determinada a vivir su vida de acuerdo con sus propias decisiones, desafía el rechazo que provoca en la sociedad a la que pertenece. Anna sigue los mandatos de su corazón hasta el final.
Entre los años 1875 y 1877, apareció como folletín en la revista El mensajero ruso antes de publicarse como libro completo en 1877.
El personaje trágico de Anna Karenina ha inspirado a diferentes pintores, cuyas obras acompañan a los textos.

Neli Divnogortseva-Ivanidze, Anna Karenina 

Después de comer llegó Kitty. Apenas conocía a Ana Karenina y llegaba algo inquieta ante la idea de enfrentarse con aquella gran dama de San Petersburgo de la que todos hablaban con tanto encomio. Pero en seguida comprendió que la había agradado. Ana se sintió agradablemente impresionada por la juventud y lozanía de la joven, y Kitty se sintió, en seguida, prendada de ella, como suelen prenderse las muchachas de las señoras de más edad. En nada parecía una gran dama, ni que fuese madre de un niño de ocho años. Cualquiera, al ver la agilidad de sus movimientos, su vivacidad y la tersura de su cutis, la habría tomado por una muchacha de veinte, de no haber sido por una expresión severa y hasta triste, que impresionaba y subyugaba a Kitty, que ensombrecía a veces un poco sus ojos.



Jody Hewgill, Anna Karenina

Mientras Ana pasaba ante la escalera principal, el criado subía para anunciar al recién llegado, que estaba en el vestíbulo, bajo la luz de la lámpara. Ana miró abajo y, al reconocer a Vronsky, un extraño sentimiento de alegría y temor invadió su corazón. El permanecía con el abrigo puesto, buscándose algo en el bolsillo.
Al llegar Ana a la mitad de la escalera, Vronsky miró hacia arriba, la vio y una expresión de vergüenza y de confusión se retrató en su semblante. Ana siguió su camino, inclinando ligeramente la cabeza.
En seguida, sonó la voz de Esteban Arkadievich invitando a Vronsky a que pasara, y la del joven, baja, suave y tranquila, rehusando.


Genrikh Manizer, Anna Karenina




Ana, sin contestar, movió negativamente su cabeza, con sus cabellos cortados. Pero él, por la expresión del rostro de su hermana, súbitamente iluminado con su belleza anterior, comprendió que si ella no hablaba de tal solución era sólo porque le parecía una dicha inaccesible.
–Os compadezco con toda mi alma. Sería muy feliz si pudiese arreglarlo todo –dijo Esteban Arkadievich sonriendo ya con más seguridad–. No, no me digas nada… ¡Si Dios me diera la facilidad de expresar a tu marido lo que siento y convencerle! ¡Voy a verle ahora mismo!
Ana le miró con sus ojos brillantes y pensativos y no contestó.




Ekaterina Pozdniakova, Anna Karenina





De repente, se acordó del hombre que había muerto aplastado el día de su primer encuentro con Vronsky y comprendió lo que tenía que hacer. Con paso rápido, ligero, bajó las escaleras que iban del depósito de agua a la vía y se detuvo al lado mismo del tren que pasaba.
Examinaba tranquila las partes bajas del tren: los ganchos, las cadenas, las altas ruedas de hierro fundido. Con rápida ojeada midió la distancia que separaba las ruedas delanteras de las traseras del primer vagón, calculando el momento en que pasaría frente a ella.






Konstantin Rudakov, Anna Karenina, Baile en Moscú

Anna Karenina es una mujer que encarna el ideal de esposa en la alta sociedad rusa del siglo XIX. Uno de los temas principales de la novela es el adulterio, no desde el punto de vista del pecado sino desde el de los convencionalismos sociales. Karenin no rechaza el adulterio de Ana porque se sienta traicionado, sino por lo mal que lo deja frente a la sociedad. Además, queda en evidencia el doble estándar con que se mide el adulterio en la sociedad, lo que para el hombre no significa casi nada, a la mujer le significa el rechazo total, en el caso de Anna, el ostracismo y el exilio.

Cowboys

Roy Rogers (5 de noviembre de 1911 – 6 de julio de 1998) fue el más famosos de los personajes del Oeste Norteamericano, conocido como “El rey de los cowboys”. Llegaba al sur del continente solo en las historietas y no fue mucho después que supe que en su país era un famoso cantante y protagonista de películas y series de televisión..
Sus compañeros de siempre eran su caballo Trigger y su perro Bullet. Cuando jugábamos, todos queríamos ser Roy Rogers, quedando los demás relegados a los otros personajes del Oeste, que eran varios, por supuesto.










Gene Autry era también un cantante y actor (apareció en 93 películas), pero también llegó a mi infancia en las historietas, es decir que tampoco tenía la menor idea de que cantaba. Con que usara su colt nos bastaba. Su caballo se llamaba Campeón.






Otro de los personajes era Red Ryder. A diferencia de los anteriores, personajes reales llevados a la historieta, Red nació como tira cómica, de donde pasó después a la historieta y de ahí a la radio el cine y la televisión. El personaje era más rústico que Roy y Gene, cabalgaba acompañado de un niño indio, Castorcito, que hablaba un inglés chapurreado, ambos eran simpáticos.








Hopalong Cassidy no era tan famoso, pero también era un personaje del cine y la televisión. Louis L’Amour, escritor de novelas del Oeste, publicó algunas novelas con Hopalong como su protagonista.
En los años ’40 y ’50 aparecieron las revistas de historieta. Algunas veces vestía enteramente de negro, otras veces no, pero su sombrero siempre fue negro, aunque este color perteneciera al estereotipo del villano.





El llanero solitario, que no era tan solitario puesto que lo acompañaba el indio Tonto (en algunas ocasiones se llamaba  Toro). A diferencia de los demás cowboy, que actuaban a rostro limpio, el llanero iba enmascarado. Su caballo se llamaba Silver. Como una característica especial, el llanero disparaba balas de plata, procedente de una mina secreta.










Cisco Kid, que nació a partir de un personaje creado por O. Henry, es un “caballero mexicano”, y cabalga acompañado de Pancho (muy a lo don Quijote y Sancho, por lo demás). Aunque era de raza mexicana, hablaba inglés y se movía en los territorios de los EE.UU. No caía muy simpático, preferíamos los héroes gringos.

También había mujeres, algunas se podían encontrar en Cowgirl Romances, pero siempre relegadas al segundo plano por los hombres. ¿Porqué las dibujaban usando faldas, por lo que tenían que montar a caballo de manera harto incómoda?, es un misterio que solo podría ser resuelto por los dibujantes de la época.

Había un gran número de personajes, pero solo he puesto los que me son conocidos por las historietas que leía incansablemente y que me acompañaron en los juegos, a veces con una pistola de madera otras, con la mano y la imaginación, qué se iba a hacer.