Llave

Réplica de una llave egipcia

Una llave es un objeto metálico de forma variada, que se usa para accionar cerraduras. Las primeras cerraduras fueron usadas tal vez por los egipcios dos milenios antes de nuestra era, y eran de diseño simple, usualmente de madera, con llaves de madera también. Los griegos usaron versiones más avanzadas y los romanos las mejoraron dotándolas de resortes. A medida que pasó el tiempo las cerraduras y sus correspondientes llaves fueron perfeccionándose cada vez más.

Nicolás II
Llave de chambelán de la corte de Nicolás II de Rusia

También las llaves son atributo del guardián, San Pedro porta las “Llaves de la Iglesia”, y los chambelanes de palacio ostentaban como distintivo de su cargo una llave decorativa.

llaves-de-valparai
Llave de la Ciudad de Valparaíso

También las ciudades tienen sus “llaves”, cuya entrega simboliza tanto la rendición como el homenaje a un personaje ilustre.

La palabra llave se usa también en sentido simbólico, se habla de “las llaves del cielo”, por ejemplo, o “la llave del corazón”, “la llave del conocimiento” o “la llave del éxito”.
En la poesía se encuentran numerosas alusiones a las llaves en este sentido.

Susan Harrison-Tustain
Susan Harrison-Tustein, Puerta con llaves

Este es aquel que durmió muchas veces
Allí donde hay que estar alerta
Donde las rocas prohíben la palabra
Allí donde se confunde la muerte con el canto del mar
Ahora vengo a saber que fui a buscar las llaves
He aquí las llaves
¿Quién las había perdido?
¿Cuánto tiempo ha que se perdieron?
Nadie encontró las llaves perdidas en el tiempo y en las brumas
¡Cuántos siglos perdidas!
(Vicente Huidobro)





tiffany_key
Tiffany’s, Llave de brillantes
Aquí estoy, como el rico, cuya bendita llave,
le pone en la presencia, de su dulce tesoro,
cuyo caudal no quiere, continuamente ver,
por no ver de mellar el filo del placer.
De estas formas las fiestas, tan solemnes y raras
se esparcen y aparecen en la rueda del año,
como piedras preciosas, con amor colocadas,
o la joya más bella del centro del collar.
El tiempo que os retiene es igual que mi cofre
o tal como el armario, 
que esconde el bello manto,
volviendo venturoso el especial instante,
en que por fin revela su escondido esplendor.
Feliz de vos al darme, estando poseído,
valor para triunfar esperando tu ausencia.
(William Shakespeare)
Tracey Harrington
Tracey Harrington-Simpson, Candado en forma de corazón con llave

Cantad conmigo en coro: Saber, nada sabemos,
de arcano mar vinimos, a ignota mar iremos…
Y entre los dos misterios está el enigma grave;
tres arcas cierra una desconocida llave.
La luz nada ilumina y el sabio nada enseña.
¿Qué dice la palabra? ¿Qué el agua de la peña?
(Antonio Machado)

Blenda Studio, Las llaves de mi corazón
Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre justo de la vida.
Es dar al fin con la palabra que para hacer frente a la muerte se precisa.
Es recobrar la llave oculta que abre la cárcel en que el alma está cautiva.
Es levantarse de la tierra con una fuerza que reclama desde arriba.
Es respirar el ancho viento que por encima de la carne se respira.
Es contemplar desde la cumbre de la persona la razón de las heridas.
Es advertir en unos ojos una mirada verdadera que nos mira.
Es escuchar en una boca la propia voz profundamente repetida.
Es sorprender en unas manos ese calor de la perfecta compañía.
Es sospechar que, para siempre, la soledad de nuestra sombra está vencida.
(Francisco Luis Bernárdez)

Esta llave cincelada

Todd Bonita, Llave

que en un tiempo fue, colgada,
(del estrado a la cancela,
de la despensa al granero)
del llavero de la abuela,
y en continuo repicar
inundaba de rumores
los vetustos corredores;
esta llave cincelada,
si no cierra ni abre nada,
¿para qué la he de guardar?
Ya no existe el gran ropero,
la gran arca se vendió;
sólo en un baúl de cuero,
desprendida del llavero,
esta llave se quedó.
Herrumbrosa, orinecida,
como el metal de mi vida,
como el hierro de mi fe,
como mi querer de acero,
esta llave sin llavero
¡nada es ya de lo que fue!
(Amado Nervo)

Jean-Francois Chevrier, La llave en la puerta

Galán, galancillo.
En tu casa queman tomillo.
Ni que vayas, ni que vengas,
con llave cierro la puerta.
Con llave de plata fina.
Atada con una cinta.
En la cinta hay un letrero:
“Mi corazón está lejos.”
No des vueltas en mi calle.
¡Déjasela toda al aire!
Galán, galancillo.
En tu casa queman tomillo.
(Federico García Lorca)
  

Genevieve van der Wielen, La llave

De noche, amada, amarra tu corazón al mío
y que ellos en el sueño derroten las tinieblas
como un doble tambor combatiendo en el bosque
contra el espeso muro de las hojas mojadas.
Nocturna travesía, brasa negra del sueño
interceptando el hilo de las uvas terrestres
con la puntualidad de un tren descabellado
que sombra y piedras frías sin cesar arrastrara.
Por eso, amor, amárrame el movimiento puro,
a la tenacidad que en tu pecho golpea
con las alas de un cisne sumergido,
para que a las preguntas estrelladas del cielo
responda nuestro sueño con una sola llave,
con una sola puerta cerrada por la sombra.
(Pablo Neruda)

Anuncios

25 comentarios en “Llave

  1. La historia de la llave, a decir verdad no la conocía tan bien como vos la has contado y me encantó.
    Los poemas seleccionados son preciosos, con autores que admiro y esos versos que me emocionan cada vez que los leo.
    Hoy tampoco puedo elegir uno solo, aunque mi poeta más mimado entre estos es Neruda, pero sinceramente sería injusta en elegir solo su poema.
    Muchas gracias por tu trabajo! Un abrazo!

  2. Es inútil una llave, para lo que quiere no ser hallado. Es la llave esa que todos guardamos, en un repliegue preciso de la memoria o el anhelo más preciado. Y no, Ahí no hay llaves que entren.

    Buen post. Un cordial saludo

  3. Muy bonita la historia de la llave, y preciosos versos que la adulan, que la magnifican y que la sienten como suya. un post completo y redactado con finura y estilo. Las fotos de las llaves de “abrir” són unas reliquias. Un placer pasar pot tu casa virtual. Saludos

  4. Amado Nervo muy en él, me gustó. La llave que cierra después del portazo, la que abre la caja vacía, todas las llaves se van quedando relegadas a la poesía y las sustituimos por mandos. Perdemos.
    un abrazo

  5. En su sentido metafórico, el término “llave” quizás sea uno de los más utilizados en los distintos géneros literarios, en los diferentes estilos y en muy distintos momentos históricos. Se trata, como bien lo ejemplificas, de un término muy sugerente.
    =)
    P.d
    Me gustaría que seas parte de mi convocatoria para la tarjeta navideña. Sólo tienes que enviarme una foto con más o menos buena definición.

  6. Con la llave de tus conocimientos nos abres las puertas a la información de una forma amena y didáctica. Buen trabajo, Jenofonte. No hay palabra que se te resista.
    Mi felicitación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s