Pescadores

fishermen hauling nets at sea george haquette
George Harquette, Pescadores sacando las redes

Era un trabajo como para romper todos los huesos de la espalda, pues en un bote el agua aguanta el peso del pescado hasta el último momento, por lo que, por decirlo así, el pescador se encuentra frente a él. Pero los pocos pies de altura de las amuras de la goleta lo convierten en un peso muerto que hay que levantar. Por otra parte, la continua inclinación sobre la borda producía calambres en el estómago. Pero era un deporte excitante y furioso, mientras duró: un gran montón de pescado yacía sobre cubierta cuando los peces dejaron de morder el anzuelo.
(Rudyard Kipling, Capitanes intrépidos)

homer_winslow_the_fog_warning
Homer Winslow, Advertencia de niebla
El sol se levantó tenuemente del mar y el viejo pudo ver los otros botes, bajitos en el agua, y bien hacia la costa, desplegados a través de la corriente. El sol se tornó más brillante y su resplandor cayó sobre el agua; luego, al levantarse más en el cielo, el plano mar lo hizo rebotar contra los ojos del viejo, hasta causarle daño; y siguió remando sin mirarlo. Miraba al agua y vigilaba los sedales que se sumergían verticalmente en la tiniebla del agua. Los mantenía más rectos que nadie, de manera que a cada nivel en la tiniebla de la corriente hubiera un cebo esperando exactamente donde él quería que estuviera por cualquier pez que pasara por allí. Otros los dejaban correr a la deriva con la corriente y a veces estaban a sesenta brazas cuando los pescadores creían que estaban a cien.
   (Ernest Hemingway, El viejo y el mar) 


cornish fisherman at sea robert reid
Robert Red, Pescadores cornualleses en el mar

Son hombres de la bahía a tiempo completo – hay apenas un centenar a la izquierda del South Fork – también debían ser barqueros competentes, hombres netos, carpinteros y mecánicos, y la mayoría podría hacer buen dinero comerciando, pero valoran la independencia por sobre la seguridad, prefiriendo trabajar en su propio horario, responsable sólo ante sus propias familias. Defensores de su libertad hasta el extremo de la terquedad, deseando sólo que los dejen solos, nunca han pedido y nunca han recibido subvenciones directas de la ciudad o del condado, estatal o federal.
(Peter Mathiessen, La vida de los hombres)

Georges_Jean_Marie_Haquette
George Haquette, Pescador

Todas las tardes el joven Pescador se internaba en el mar, y arrojaba sus redes al agua. Cuando el viento soplaba desde tierra, no lograba pescar nada, porque era un viento malévolo de alas negras, y las olas se levantaban empinándose a su encuentro. Pero en cambio, cuando soplaba el viento en dirección a la costa, los peces subían desde las verdes honduras y se metían nadando entre las mallas de la red y el joven Pescador los llevaba al mercado para venderlos. Todas las tardes el joven Pescador se internaba en el mar. Un día, al recoger su red, la sintió tan pesada que no podía izarla hasta la barca. Riendo, se dijo: —O bien he atrapado todos los peces del mar, o bien es algún monstruo torpe que asombrará a los hombres, o acaso será algo espantoso que la gran Reina tendrá deseos de contemplar.
Oscar Wilde, El pescador y su alma.

Charles Henry Gifford - Handling nets
Charles Henry Gifford, Tomando las redes

Para colocar una de esas redes hacen falta dos pescadores; uno que rema en el bote mientras que el otro, de pie a popa, va echando cuidadosamente la red. Cuando está extendida, cubriendo todo el ancho del río, los marineros amarran el bote a un extremo de la red y se dejan ir a la deriva con ella.
Al irnos acercando a la flota no observamos la actividad nerviosa que nuestra aparición solía provocar. Por el contrario, cada bote seguía tranquilamente amarrado a su red, y los pescadores no nos prestaban la más mínima atención.
Pero no siguió siendo así mucho tiempo, porque al irnos acercando a la red más próxima, los hombres a quienes pertenecía soltaron su bote y fueron remando lentamente hacia tierra. 
El resto de los botes no dio la menor señal de intranquilidad.
(Jack London, Siete cuentos de la Patrulla Pesquera)

Anuncios

11 comentarios en “Pescadores

  1. Anoche, pescando calamares en La Coruña con su hermano el yerno de una amiga fue arrastrado por una ola y se lo llevo, lograron rescatar el cadáver. Por eso y por mucho mas los pescadores y el mar merecen mi respeto. Un abrazo

  2. has iintroducido un tema nuevo en tu blog, desmarcándote de los jueveros. No tengo nada que objetar. Solo decirte que es como siempre, una entrada deliciosa y completa. Gracias amigo y Buén Año 2015.

  3. nunca me atrajo la pesca, será que conecta con ese miedo ilógico y cinematográfico que le tengo a lo tiburones… o que simplemente me parece un aburrimiento total… en fin, me gustó lo de Wilde… salu2…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s