La Cenicienta

Uno de los más famosos cuentos de Charles Perrault (12 de enero de 1628 – 16 de mayo de 1703) es el de La Cenicienta. Pero se sabe que Perrault no es el autor, solo lo recogió de la tradición oral francesa, del mismo modo que los hermanos Grimm recogieron su versión de la tradición oral alemana.

Pero el cuento es más antiguo de lo que parece, puesto que una historia similar se encuentra en la antigüedad egipcia. Después se encuentran versiones griegas, y así hasta llegar al tiempo actual.
Pero, paralelamente existieron versiones chinas y vietnamitas, a la que hay que agregar un cuento del pueblo Abenaki (indios algonquinos del Canadá), aunque no se sabe si procede de antes de la llegada de los europeos o si se trata de un aporte de estos últimos.

Pequeños trozos de los diferentes cuentos están ilustrados por varias pinturas que representan al personaje de la Cenicienta en su vida de tribulaciones:

Hace mucho tiempo, en el antiguo país de Egipto, allí donde el agua verde del Nilo se entrega al agua azul del Mediterráneo, vivía una muchacha que había nacido en Grecia, pero había sido raptada por unos piratas y llevada a Egipto, y allí había sido vendida como esclava. Su amo había resultado ser un buen hombre, ya viejo, que pasaba la mayor parte del tiempo durmiendo a la sombra de un árbol. Por eso no se enteraba de que las otras muchachas de la casa, todas libres pero siervas, hacían mofa y befa de la extranjera porque era distinta. Ellas tenían el cabello liso y negro, y el de la otra era rubio y rizado. Ellas tenían ojos castaños, y la otra tenía ojos verdes. La piel de ellas tenía el fulgor del cobre, pero la otra era de piel pálida, que quemaba el sol con rapidez, y por eso la llamaron Mejillas Rosa. Además, le hacían trabajar mucho y la reñían todo el día: “Vé al río a lavar”, “Arréglame la ropa”, “Saca a los gansos del jardín”, “Haz el pan”…  

(Cuento del Antiguo Egipto, La historia de Ródope)

Se cuenta de ella la siguiente historia: estando tomando un baño, un águila arrebató una de sus sandalias a la sirviente que se las tenía y la llevó hasta Menfis. Allí, el rey estaba administrando justicia al aire libre, y el águila, cerniéndose sobre la cabeza del monarca, le dejó caer la sandalia en el regazo. El rey, conmovido por lo extraño del fenómeno y por la hermosura de la sandalia, mandó buscar por todo el país a la muchacha que la había calzado. Cuando fue hallada en Naucratis, fue llevada a Menfis, y el rey la hizo su esposa.
(Estrabón, Historia de Ródope)

Wu tiene dos esposas, y una hija con cada una de ellas. Una de sus esposas fallece, y su hermosa y buena hija queda en manos de la madrastra, cuya hija no es tan hermosa como la huérfana, a la que obliga la madrastra a hacer todas las tareas de la casa, de tal modo que la muchacha se convierte en sierva en su propio hogar. La obligan a calzar zapatos muy pequeños para que sufra más aún mientras se encarga de las peores tareas. Al quedársele así los pies pequeños, recibirá el apodo de Yeh Shen, que significa Pies de Loto.
(Cuento chino de la Dinastía T’ang, Pies de Loto)

  
Por la noche, la madrastra le daba una estera rota y una sábana hecha jirones. La niña tenía que fregarel suelo, cortar la leña, dar de comer a los animales, hacer la comida, lavar los platos y muchas cosas más. Le salían en la manos unas ampollas enormes, pero no se quejaba. La madrastra la mandaba al bosque a buscar leña esperando que las alimañas dieran cuenta de ella, y a buscar agua a sitios muy peligrosos para que se ahogase algún día.

La pobre Arroz Partido trabajaba y trabajaba, y se le pusieron la piel renegrida y el pelo enredado. A veces, al verse reflejada en el agua, se asustaba de lo fea y lo oscura que era, y se lavaba y se peinaba con los dedos, y entonces sí que se veía guapa. 
 Cuento vietnamita, La historia de Arroz Partido)

A Cenicienta se le aparece su hada madrina. Cenicienta le pide ayuda y el hada, haciendo uso de la varita mágica, convierte una calabaza en una carroza dorada. Luego, los ratones, las ratas y las lagartijas de una trampa son convertidos, también por arte de magia, en lacayos, cocheros y caballos tordos. El hada roza con la varita mágica a Cenicienta, y entonces la ropa sucia y estropeada que lleva la muchacha se convierte en un vestido precioso de princesa. El hada madrina le regala además unos zapatos de cristal a Cenicienta para que los lleve al baile, pero le dice que tiene que volver antes de la media noche, porque si no, se romperá el hechizo.
(Charles Perrault, La Cenicienta)

Hace mucho tiempo una joven doncella y sus padres tenian una hermosa vida, al poco tiempo su madre enferma y muere ellos deciden enterrarla en una tumba que esta en una fuente. Estaban tan devastados, que todos los dias iban a llorar en donde su tumba.
Tiempo después, el hombre se casa con una mujer que tiene dos hijas de rostro muy hermoso y corazón muy duro y cruel. Vienen entonces muy malos tiempos para la pobre huérfana: la madrastra y las hermanastras le quitan los vestidos y le mandan ocuparse de la limpieza del hogar, por lo que la pobre muchacha pasa a ser prácticamente una sierva que vive llena de polvo y cenizas, así que se dirigen y se refieren a ella llamándole Cenicienta.
(Hermanos Grimm, La Cenicienta)

A la menor de tres hermanas alfareras se le asigna la tarea de cuidar del fuego, y, de tanto acercarse a la llama para avivarla, acaba por tener la cara llena de quemaduras, por quedarle muy poco pelo y por llevar siempre la ropa tiznada de hollín y de ceniza.
Un joven busca una amada, y se dice de él que es muy hermoso, pero es invisible. Su hermana, que hasta ahora es la única capaz de verlo, va anunciando por los poblados que el joven se casará con la muchacha cuya mirada también alcance a distinguirlo.
Las dos hermanastras de la cuidadora del fuego, mayores que ella, fingen haber visto pasar al príncipe en una barca que todo el mundo ha visto sin ocupante, y en seguida son desenmascaradas.
Con una ropa hecha de corteza de abedul, la cuidadora del fuego se acerca y alcanza a verlo. La hermana del joven entrega un peine a la muchacha y le dice que lo use. La hasta entonces desventurada ya está calva, pero al pasarse el peine por la cabeza, le vuelve a crecer el pelo y se le quitan las quemaduras de la cara. La muchacha y el joven se casan, y vivirán felices con la hermana de él.
(Cuento de los indios Abenaki)

Anuncios

5 comentarios en “La Cenicienta

  1. Es curioso como los cuentos clásicos son casi iguales en culturas diferentes. Seguro es la tradición oral durante siglos, matizada con la cultura del momento.

  2. Interesante, incluso puede pensarse que es la confluencia de varios relatos nacidos en diferentes lugares, que dan como resultado estas adaptaciones que nos traes.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s