Aves

Antes de que se inventara y luego desarrollara la fotografía, la única manera de ilustrar los libros de ciencias naturales era mediante los dibujos de los llamados ilustradores. Este tipo de artistas requería de una alta especialización y mucha rigurosidad, para representar de manera realista las diferentes especies pertenecientes a la zoología y la botánica.

Uno de los más grandes ilustradores fue el alemán Joseph Wolf (21 de enero de 1820 – 20 de abril de 1899), artista especializado en ilustración de historia natural. Trabajó en el British Museum y fue el ilustrador preferido de exploradores y naturalistas como David Livingstone, Alfred Russel Wallace y Henry Walter Bates. Es considerado uno de los pioneros del arte representativo de la vida silvestre, sobre todo de las aves.

Aquí se presentan algunas de sus ilustraciones, las que están acompañadas de algunos versos, obra de autores españoles de los siglos XVI y XVI.

Orfeo del aire el ruiseñor parece,
y ramillete músico el jilguero;
consuelo aquel en su dolor me ofrece;
este, a mi mal, se muestra lisonjero;
duermo, por cama, en este suelo duro,
si menos blando sueño, más seguro.

(Francisco de Quevedo)

Despiértenme las aves
con su cantar sabroso no aprendido;
no los cuidados graves,
de que es siempre seguido
el que al ajeno arbitrio está atenido.

(Fray Luis de León)

 

 
Cuando la aurora baña
con el rocío
de aljófar celestial el monte y prado,
salgo de mi cabaña,
riberas de este río,
a dar el nuevo pasto a mi ganado,
y cuando el sol dorado
muestra sus fuerzas graves,
al sueño el pecho inclino
debajo un sauce o pino,
oyendo el son de las parleras aves
o ya gozando el aura
donde el perdido aliento se restaura.

(Lope de Vega)

 

Por gozar del jardín docta armonía,
que el pájaro desata en la garganta,
a las tinieblas tiraniza el día
el tiempo, y son sus horas se levanta:
Su luz y no su llama el Sol envidia
y con la sombra de una y otra planta,
seguro de prisión del hielo frío,
líquidad primaveras tiembla el rio.

(Francisco de Quevedo)

 

Mi piedad una a una
contó, aves dichosas,
vuestras quejas sabrosas;
mi envidia ciento a ciento
contó, dichosas aves,
vuestros besos süaves.
Quien besos contó y quejas
las flores cuente a Mayo,
y al cielo las estrellas rayo a rayo.

(Luis de Góngora)

Flor con voz, volante flor,
silbo alado, voz pintada,
lira de pluma animada
y ramillete cantor;
di, átomo volador,
florido acento de pluma,
bella organizada suma
de lo hermoso y lo suave,
¿cómo cabe en sola un ave
cuanto el contrapunto suma?

(Francisco de Quevedo)

 

 

 

Canta pájaro amante en la enramada
selva a su amor, que por el verde suelo
no ha visto al cazador que con desvelo
le está escuchando, la ballesta armada.
Tirale, yerra. Vuela, y la turbada
voz en el pico transformada…

(Lope de Vega)

Músico ramillete        
es el jilguero en una flor cantora,      

es el clarín de pluma de la aurora,    
que por oír al ruiseñor que canta      
madruga y se desvela
(Francisco de Quevedo)

Anuncios

8 comentarios en “Aves

  1. la verdad que era bien realista el hombre… no se como hacia, lo fotografiaba con la mente todo ja…

    aunque si lo miro bien dudo ahora de ese pájaro con esas plumas tan largas jaja…

  2. Muy bueno esto que nos traes. Me gusta mucho la combinación imágenes – poesía que hacés.
    ¡Qué artista! ¿como haría para dibujarlos tan bien no? hay que observarlos y observarlos para eso ¿o se ayudaría con algún que otro embalsamamiento?

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s