La locomotora de vapor

Nicolás Joseph Cugnot, La prueba de Pen-y-darren

La primera locomotora operativa fue construída por Richard Trevithick, y el 21 de febrero de 1804 realizó el primer viaje de ferrocarril, tirando de un tren a lo largo de las vías del tranvía entre Pen-y-darren y Abercynon en Gales del Sur. 
Richard Trevithick construyó luego otras tres locomotoras, entre ellas la Catch Me Who Can, en 1808. 
Cuatro años más tarde Matthew Murray construyó la Salamanca y William Hedley su Puffing Billy.
  

Pero no fue hasta 1829, cuando George Stephenson construyó su exitosa The Rocket, que se inició la era del transporte ferroviario usando el poder del vapor, la que duró hasta la aparición de las locomotoras eléctricas y las diesel-eléctricas.

Locomotora Derby


El sueño de la locomotora
De Corinto a Granada, siempre, siempre,
hace el viaje forzoso la locomotora,
jadeante y violenta a veces, otras,
entre espirales de humo, soñadora.
Al ver partir los barcos,
libres sobre el mar libre hacia playas ignotas,
ella entre los dos rieles cotidianos medita,
y sueña irse entre un lento revuelo de gaviotas.

(Luis Alberto Cabrales, Sueño de locomotora)

 Durante la era del vapor, las locomotoras estuvieron siempre perfeccionándose, hasta llegar a principios del siglo XX a muy altos niveles de eficiencia y velocidad.

Wallace Trickett, NZR 4-8-4

Esa serpiente férrea y anillosa,
que en la cabeza el corazón ostenta;
que, inquieta y animosa,
en su carrera al huracán afrenta,
impávida como él, como él ruidosa,
de vuestra mente es singular hechura:
hipógrifo sin alas,
viene a mostraros sus crecientes galas, su espléndido poder y su bravura.

(Melchor de Palau, A la locomotora)

El tren, y por consiguiente sus locomotoras pasaron a formar parte no solo del paisaje, sino también de la cultura popular, ocupando un lugar en la pintura, la literatura y la poesía.

John Wilkes, The Black Diamond

Cambia el viento.
El viento anuncia lluvia.
El cambiador empuja las agujas.
La locomotora cambia de vía.
El ténder sigue a la locomotora.
La locomotora arrastra vagones.
El viento arrastra hojas.

(Gonzalo Millán)

Las locomotoras de vapor se mantuvieron en activo en muchos países del mundo hasta pasada la mitad del siglo XX y en China, caso especial, la última locomotora de vapor se construyó en 1999.
Debido al halo romántico que las rodea, las locomotoras de vapor siguen siendo apreciadas, sobre todo para fines turísticos.

David Mittner, Adelante, a través de la nieve

Símbolo de lo moderno -emblema del movimiento
y la energía-latido del continente,
Por una vez ven a servir a la Musa
y sumérgete en el verso, como yo te veo
Con la tormenta, el viento que golpea y la nieve que cae

De día tu vibrante campana de aviso dejará oir sus notas,
Y tus silenciosas lámparas de señal se mecerán en la noche.
¡Belleza de feroz garganta!
Rueda a través de mi canto con toda tu música desatinada,
tus luces oscilando en la noche
Tu risa loca silbada, produciendo eco, retumbando, como un terremoto despertándolo todo
En tu propia ley, sólida sobre tus vías,
(No hay delicada dulzura de un arpa llorosa o de un
expresivo piano,)
La vibración de tu aullido retorna por rocas y colinas
Lanzada sobre las anchas praderas, a través de los lagos,
Hasta el ancho cielo, desatada, radiante y poderosa.

(Walt Whitman, A una locomotora en invierno)

La locomotora Union Pacific 8444, una 4-8-4 restaurada, lanzada a 120 km/h

Howard Fogg, Chicago Burlington & Quincy
Anuncios

7 comentarios en “La locomotora de vapor

  1. ¡Qué interesante! Yo siempre quise iniciar una colección, pero me intimidaron las reglas de los filatelistas, tal vez debiera tratar de coleccionar sin ceñirme a reglas, solo por el gusto de hacerlo.
    Los trenes me gustan, hasta tengo el juego “Train Simulator” en el computador.

  2. Me gustó mucho el poema de Melchor de Palau y me llama mucho la atención el perro que persigue a la prueba de Pen-y-Darren en la pintura. Una clara demostración de la velocidad que levaban.

    Abrazo

  3. Hubo un tiempo que mi hobby era la numismática, pero lo de los trenes lo disfruté mucho. Primero me suscribí a una filatelia de Madrid para que me mandase todo lo que salía en el mundo, y a los tres o cuatro meses, tuve que anularlo porque me desbordaba. Entonces y aprovechando que en Valencia los domingos había una gran afición y oferta en La Lonja, me pasaba mucho tiempo buscando cualquier sello matado, sin valor, de cualquier país y fecha, solo que tuviese algo que ver con el ferrocarril, máquina, vías, farolas, cambio de agujas.. Todo ello forma parte de gran cantidad de cajas por poner en orden, clasificar, o que se yo. Era para cuando me jubilase, pero creo que al final cuando falte, irá todo a la basura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s