Napoleón escapa de Elba

l 26 de febrero de 1815 Napoleón escapa de la isla de Elba, donde había sido confinado de acuerdo con el Tratado de Fontainebleau. Elba es una isla que en ese tiempo contaba con 12,000 habitantes y que está ubicada en el Mediterráneo, a 20 km de la costa de Toscana. Mientras estuvo ahí, Napoleón tuvo soberanía sobre la isla y mantuvo su título de emperador.

Isla de Elba

En una esquina de esa plaza había una imprenta. Fue allí donde se imprimieron por primera vez las proclamas del emperador y de la guardia imperial al ejército, traídas de la isla de Elba y dictadas por el mismo Napoleón.
(Victor Hugo, Los miserables)

El emperador apareció, uno podría pensar que lo estaba viendo por primera vez. Su Majestad se veía seguro; pero tenía un aspecto cansado. Su aire era grave, pero calmado, y ​​su palabra, emocionada, llegaba al alma. En primer lugar, el emperador, de acuerdo con este tipo de ceremonias, comenzó a hacer preguntas triviales, y de repente, dando paso a la emoción que lo dominaba, anunció su partida. No fue un rayo que había caído; pero lo pareció, y el estupor fue absoluto. El emperador regresó a su despacho; la asamblea se disolvió; el clamor general era: “¿El emperador se va!” Pero, ¿dónde iba, el Emperador? Esto Su Majestad lo había dejado cubierto con un velo de misterio. Y cada uno pensó en su propio plan: el más extravagante tenía un aire de razonable, y el razonable parecía una extravagancia. ¡Un ejército de 673 hombres se dirigía a encontrarse con todos los ejércitos de Europa! Sin embargo, la opinión general no mostraba preocupación. La Guardia Imperial estaba exultante de alegría. Una multitud de elbanos estaba decidida a seguir al hombre del destino.
(Pons de L’herault, Recuerdos y anécdotas de la isla de Elba)

Louis Garnerai, Regreso de Napoleón
de la Isla de Elba en el Inconstant

 -Su Majestad permaneció un rato mudo y quieto, como si se convirtiera en estatua. Después dijo: «Vamos al instante a palacio»; y pusiéronse todos en marcha.
-¿Y esos dos muñecos?…
-Yo interrogué al Rey para saber lo que hacíamos con ellos y entonces volvió a reír…
-¡A reír!
-Y con mucha complacencia nos dijo: «que se les deje en libertad, y no se les moleste por su travesura».
-¡Travesura! ¡Se escaparon! ¡La impunidad!… ¿Y qué noticia es esa…?
-Que Napoleón ha vuelto de la isla de Elba.

(Benito Pérez Galdós, Memorias de un cortesano de 1815)

Napoleón se encuentra con el 5° de Línea en Laffrey

Cediendo entonces el ministro de policía a un impulso de desesperación, corrió a postrarse a los pies del rey, que dio un paso hacia atrás frunciendo las cejas.
 ¿No hablaréis?  dijo.
 ¡Oh, señor! ¡Qué espantosa desgracia! ¿No soy digno de lástima? Jamás me consolaré. Caballero, dijo Luis XVIII , os mando que habléis.
 Pues bien, señor, el usurpador ha salido de la isla de Elba el 26 de febrero, y ha desembarcado el 1 de marzo.
 ¿Dónde?  preguntó el rey vivamente.  En Francia, señor, en un puertecillo cercano a Antibes, en el golfo Juan.

(Alejandro Dumas, El conde de Montecristo)

Anuncios

5 comentarios en “Napoleón escapa de Elba

  1. que personaje fascinante Napoleón… a pesar de algunas falencias de carácter que las tenía bien marcadas, lo admiro por su valentía y obra… después su ego arruinó bastante su vida pero fue un grande, sin dudas…

  2. Excelente que hayas extraído algo del Conde de Montecristo, ya que si bien se cuenta otra historia, en forma tangencial toca la historia de Napoleón… y cuando se habla de la isla de Elba aún más cercano se pone el asunto

    Muy bueno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s