La reina de Saba

Edward Scolombe, La reina de Saba

La reina de Saba es un personaje que aparece en la Biblia y en el Corán. Se presume que el reino de Saba estaba, o en Etiopía o en Yemen, pero el nombre de la reina no es mencionado en ninguno de los dos libros. En cambio es llamada Makeda en el Kebra Nagast, libro semi histórico de los reyes etíopes, escrito 2.300 años después del episodio bíblico y en la tradición árabe-islámica la reina es llamada Belkis, pero ninguno de los nombres tiene más valor que el que le da la leyenda. También recogen las tradiciones orales el nombre de Nikaula.

Oyendo la reina de Sabá la fama que Salomón había alcanzado por el nombre de Jehová, vino a probarle con preguntas difíciles.
Y vino a Jerusalén con un séquito muy grande, con camellos cargados de especias, y oro en gran abundancia, y piedras preciosas; y cuando vino a Salomón, le expuso todo lo que en su corazón tenía.
Y Salomón le contestó todas sus preguntas, y nada hubo que el rey no le contestase.
Y cuando la reina de Sabá vio toda la sabiduría de Salomón, y la casa que había edificado, asimismo la comida de su mesa, las habitaciones de sus oficiales, el estado y los vestidos de los que le servían, sus maestresalas, y sus holocaustos que ofrecía en la casa de Jehová, se quedó asombrada.

. . .
Y dio ella al rey ciento veinte talentos de oro, y mucha especiería, y piedras preciosas; nunca vino tan gran cantidad de especias, como la reina de Sabá dio al rey Salomón.
La flota de Hiram que había traído el oro de Ofir, traía también de Ofir mucha madera de sándalo, y piedras preciosas.
. . .
Y el rey Salomón dio a la reina de Sabá todo lo que ella quiso, y todo lo que pidió, además de lo que Salomón le dio. Y ella se volvió, y se fue a su tierra con sus criados. 

(Biblia, 1 Reyes 10:1-13)

 

Ambrosius Franken, Salomón y la reina de Saba

Todo el resto es leyenda, los amores de Salomón y la reina de Saba, un hijo nacido de tal unión, su conversión religiosa, todo eso pertenece al reino de la imaginación, que ha sido usada por escritores y poetas durante siglos, porque nada se sabe de si era hermosa o no lo era, ni de su edad ni del color de su piel.
Además, del relato se desprende que la visita de la reina tiene fines comerciales, si el reino de Saba estaba, como parece, en el Yemen, las rutas marítimas del rey de Tiro al país de Ofir estarían amenazando el comercio terrestre desde Saba.
En el Corán la historia se cuenta de forma algo diferente, aunque la Biblia deje entrever que la reina le rinde cierta pleitesía a Salomón, lo que se refleja en el arte, en el Corán se deja ver que el reino de Saba era rico y poderoso, y su reina además, sabia y prudente.
Al parecer el episodio trata en realidad de un encuentro diplomático entre dos reyes ricos y poderosos, es decir que la reina de Saba se dirige a Salomón de igual a igual.

Jacobo Tintoretto, Salomón y la reina de Saba

La reina dijo a los magnates de su reino: Señores, acaba de serme entregada una carta ilustre.
Es de Salomón; he aquí su contenido: «En nombre del Dios clemente y misericordioso, No os levantéis contra mí; venid más bien a mí, abandonándoos por entero a Dios».
Señores, dijo la reina, aconsejadme en este asunto; no decidiré nada sin vuestro concurso.
Somos fuertes y temibles, respondieron; pero a tí te toca ver lo que tienes que mandarnos.
Cuando los reyes entran en una ciudad, dijo la reina, lo arrasan todo y hacen de sus más considerables ciudadanos los más miserables. Así es como obran. Enviaré regalos, y veré después lo que me contarán mis enviados.

(Corán, Sura XXVII)

James Watson Little, La reina de Saba

Se la reina de Saba, que atesoro;    
descansa en mis palacios solitarios.
Duerme. Yo incensarios Tus encenderé
y junto a mi unicornio cuerno de oro
tendran rosas y miel tus dromedarios.

(Rubén Darío, Divagación)

Tiepolo, Salomón y la reina de Saba

Cantó Salomón a Sheba,   Y besó su cara oscura, “Durante todo el día, desde el mediodía, hemos hablado en el mismo lugar.
Durante todo el día, desde el mediodía sin sombras, hemos ido dando vueltas y vueltas
en el estrecho tema del amor … “
Cantó Salomón a Sheba, Y besó sus árabes ojos, “No hay un hombre o una mujer
nacidos bajo el cielo, que hayan aprendido lo que nosotros dos”.

(William Butler Yeats, Salomón y Saba)

Edward John Poynter, La reina de Saba visita a Salomón

Sabá, que aunque no es su nombre, sino Nicaula Maqueda, por sus imperios así la suelen llamar, y ella lo permite, porque tanto de sus imperios se precia.
No te quiero numerar su majestad y grandeza, su poder y su valor, aunque decirte pudiera que son sus montes de oro,

(Calderón de la Barca, La sibila de Oriente)

Anuncios

2 comentarios en “La reina de Saba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s