La Torre Eiffel

Georges Garen, Iluminación de la Torre Eiffel para la Exposición Universal de 1889

El 31 de marzo de 1889, es abierta oficialmente la Torre Eiffel.

Ya en 1878 los ingenieros de Eiffel y Compañía, Koechlin y Nouguier, habían ideado un gran torre metálica. Cuando se abrió el concurso para la Exposición Universal que el gobierno francés decidió organizar para el Centenario de la Revolución, Eiffel presentó el proyecto basado en los diseños de sus ingenieros, para una torre de 300 metros de altura. Después se supo que le concurso estaba algo arreglado, porque las especificaciones estaban claramente establecidas para que el proyecto de Eiffel calzara con ellas. Así, Eiffel ganó el concurso y en 1887 comenzó la construcción, la que duraría dos años. Debía ser la estructura más alta del mundo, y de hecho lo fue hasta 1930, año en que fue construído el edificio Crysler en Nueva York.
Símbolo inseparable de París, la torre fue declarada monumento histórico en 1964 y patrimonio mundial en 1991.

Paris-font-b-Eiffel-b-font-font-b-Tower-b-font-Seine-Bridge-France-font-b (1)

París, la Torre Eiffel y el puente sobre el Sena

Pero en sus comienzos el proyecto de la torre debió enfrentar una a veces vólenta oposición de parte de sus detractores, como la agrupación “Artistas contra la Torre Eiffel”:

Es suficiente, por otra parte, para darse cuenta de lo que decimos, imaginarse una torre vertiginosamente ridícula, dominando París, como una negra y gigantesca chimenea de fábrica, aplastando con su masa bárbara: Notre-Dame, la Sainte-Chapelle, la torre de Saint-Jacques, el Louvre, los Inválidos, El Arco de Triunfo, humillando nuestros monumentos, despreciando nuestras arquitecturas, que desaparecen en un sueño estupefacto. Y durante veinte años, veremos estirarse por sobre la ciudad, estremecida todavía por el genio de tantos siglos, como una mancha de tinta, la sombra odiosa de una columna de chapa atornillada.  (Colectivo de artistas, “Artistas contra la Torre Eiffel” Le Temps, 14 de febrero de 1887)

Sergei

Sergei Petrovich Bogoliouboff, La Torre Eiffel de noche

Una respuesta del ingeniero Eiffel fue publicada en el mismo número:

Nuestro redactor hace notar que la protesta no se refiere a la construcción de la torre para la Exposición, sino a que se le mantenga en su lugar durante veinte años después de la Exposición: – Está bien, dice monsieur Eiffel. Pero la protesta, en lugar de ser demasiado tardía, me parece demasiado prematura. ¿Cuáles son las razones dadas por los artistas para protestar contra la permanencia la torre? ¡Que es inútil y monstruosa! ¡Que es un horror! Primero hablemos de la utilidad ¿No hablemos, por el momento, acerca del mérito estético, tema en el que los artistas son particularmente competentes. Me gustaría saber en que basan su juicio. Porque, fíjese bien, señor, mi torre, nadie la ha visto y nadie, antes de su construcción, podría decir lo que va a ser. Lo que se conoce de ella hasta el momento no es sino un diseño geométrico del que se han impreso algunas centenas de miles de copias. ¿Desde cuándo se puede apreciar un monumento desde el punto de vista del arte basándose en un dibujo geométrico? (Gustave Eiffel, entrevista en Le Monde en respuesta a los artistas, 1887)

4-eiffel-tower-paris-france-irina-sztukowski

Irina Sztukowski, Torre Eiffel

Sabemos que después la torre se convirtió en símbolo de París, y su silueta inconfundible ha llegado a ser con el tiempo la imagen con la que identifica a Francia.

«Mirada, objeto, símbolo, la torre es todo lo que el hombre pone en ella, y todo es infinito. Espectáculo que mira y es mirado, edificio inútil e irremplazable, mundo familiar y símbolo heroico, testimonio de un siglo y monumento siempre nuevo, objeto inimitable y sin cesar reproducido, es un signo puro, abierto a todos los tiempos, a todas las imágenes y a todos los sentidos, es metáfora desenfrenada; a través de la torre, los hombres ejercen esa gran imaginación, que es su libertad; ya que ninguna historia, por oscura que sea, jamás podrá quitársela» (Roland Barthes, crítico literario y semiólogo francés)

El poeta chileno Vicente Huidobro escribió un poema dedicado a la torre, del que se destaca este fragmento:

expo1889b

Grabado de la Torre Eiffel y el Campo de Marte durante la Exposición Universal de 1889

Torre Eiffel
(Vicente Huidobro)

Torre Eiffel
Guitarra del cielo
Tu telegrafía sin hilos
Atrae las palabras
Como un rosal las abejas
Durante la noche
El Sena deja de correr
Telescopio o clarín
TORRE EIFFEL
Y es una colmena de palabras
O un tintero de miel
Al fondo del alba
Una araña de patas de alambre
Tejía su tela de nubes

Anuncios

7 comentarios en “La Torre Eiffel

  1. Me parece sensacional que lo dejaran tras el Exposición, porque ya me dirás, para desarmar ese mecano!. Es símbolo de la ciudad de la luz, no en vano.

    Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s