Siberia

nikolai fomin mujer siberiana

Nikolai Fomin, Mujer siberiana (acuarela)

Siberia es una gran extensión geográfica que ocupa la mayor parte del norte de Asia y se extiende desde los montes Urales hasta el Océano Pacífico. Habitada por diferentes pueblos nómadas como los Yenetos, Nenetos, Hunos, Escitas, Uigures y Yakutos, cayó en el área de influencia del Imperio Ruso, el que en su expansión llegó hasta el Océano Pacífico en el siglo XVII. Siberia tiene mala fama porque durante siglos fue utilizada como lugar de deportación de criminales y enemigos políticos, primero en el sistema de Katorga imperial y posteriormente el Gulag soviético. Pero Siberia es un lugar de una esplendorosa belleza natural, habitado por gente esforzada y sufrida, elementos que se ven a menudo reflejados en las obras de grandes pintores rusos, muchos de ellos nacidos en Siberia.

church-in-the-village-dyakovo

Vasisly Surikov, Iglesia en el pueblo de Dyakovo

Vasily Ivanovich Surikov (1848 – 1916) fue un pintor siberiano de etnia cosaca nacido en Krasnoyarks. En 1868 entró a la Academia Imperial de Arte de San Petersburgo, para lo cual debió realizar un viaje de 12 meses a caballo. Son famosas las pinturas históricas de Surikov, pero pintó a la gente del pueblo. Perteneció al grupo de los Peredvizhniki, grupo de artistas de estilo realista que se oponían al academicismo.

gurkin lago de los espiritus de la montaña

Grigoriy Choros-Gurkin, Lago de los Espíritus de la Montaña

Grigoriy Choros-Gurkin (1870 – 1937) fue un pintor siberiano de etnia altai. Nacido en Ulala, Gorno-Altaisk, Choros-Gurkin fue profundamente nacionalista y participó activamente en la Guerra Civil Rusa, buscando la unión de los territorios del Altai en un estado nacional e independiente. Su pintura refleja la influencia de la cultura local de su región natal.

Vladimir Zhdanov [Владимир Жданов] - Tutt'Art@ (1)

Vladimir Zhdanov, Paisaje

Vladimir Zhdanov (1959) es un pintor siberiano nacido en Omsk. Los temas de su pintura son los paisajes siberianos, las antiguas ciudades rusas, naturalezas muertas y retratos de mujeres y niños.

*

*

andreychikachev_sakhafineartist_yakutiarussia_05

Andrey Chikachev

Andrey Chikachev (1967) es un pintor de la República de Sakha-Yakutia. Se graduó en el Colegio de Bellas Artes de Yakutsk. Es miembro de la Russian Union of Artists. Los temas de sus pinturas son los paisajes de Yakutia y la expresiva gente de sus pueblos.

*

*

shishelov Meadow

Igor Shishelov, Prado

*

Igor Shishelov pintor siberiano nacido en Irkutsk. Su obra refleja su creatividad basada en la belleza de la naturaleza siberiana. Su estilo se apega a la tradición rusa de la escuela realista y su obra conforma una hermosa galería de paisajes y delicadas naturalezas muertas.

*

*

stepanov_Posledniy_oloh_na_puti_v_Verhniy_mir

Timotei Stepanov, El Último Olón en el camino al Mundo Superior

Timofei Stepanov es un pintor siberiano nacido en 1943 en el pueblo de Ulus Kyundyaya Suntarsky. En 1968 se graduó en la escuela de arte de Yakutia. En 1970 ingresó en el Instituto Repin de Pintura, Escultura y Arquitectura en San Petersburgo, y se graduó en 1977. Pintor especialista con formación académica y conocimiento de Siberia y el Lejano Oriente ha pintado numerosas obras relativas a la religión shamánica de la región del Yakustk.

cold lake baikal potemkin

Alexander Potemkin, El frío lago Baikal

Alexander Potemkin (1958) es un pintor siberiano nacido en Irkutsk. Estudió en la Academia de Arte de su ciudad natal graduándose como artista-diseñador. Trabajó como pintor para la Fundación de Arte de la Federación Rusa, Angarsk, Irkutsk. Su obra se caracteriza por la improvisación intuitiva de la naturaleza y por las impresiones de la vida diaria.

Anuncios

Armenia

Armenians_marched_by_Turkish_soldiers,_1915

Columna de armenios custodiada por soldados turcos, en 1915.

El 24 de abril de1915 comienza el genocidio armenio con el arresto de 250 intelectuales y líderes comunitarios en Estambul, la capital de Turquía.

Independiente desde 1990, la República de Armenia está ubicada en el Sur del Cáucaso, entre los mares Negro y Caspio. Tiene fronteras con Georgia y Azerbaiján, Irán y Turquía.

Regina

Regina Tadevosi Ghazaryan

Regina Tadevosi Ghazaryan (17 de abril de 1915 – 6 de noviembre de 1999), fue una pintora armenia. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como piloto militar. Estudió en el Instituto Yerevan de Bellas Artes y fue miembro de la Unión de Pintores de Armenia. Sus obras se exhiben en varios museos de Armenia, incluida la Gallería Nacional.

*

*

lady and minstrel Zabelle

Zabelle C. Boyajian, La dama y el juglar

Zabelle C. Boyajian (1873 -26 de enero de  1957) fue una pintora, escritora y traductora armenia, aunque vivió la mayor parte de su vida en Londres. Zabelle nació en Diyarbakır, perteneciente al Imperio Otomano.  Después de la massacre Hamidiana, la familia se trasladó a Londres, donde estudió en la Escuela Slade de Bellas Artes. Escribió con el seudónimo de Vardeni, ilustrando sus propios libros. Sus obras fueron exhibidas en Londres, Alemania, Egipto, Francia, Italia y Bélgica.

Salome vadges

Vardges Sureniants, Salomé

Vardges Sureniants ( 27 de febrero de 1860 – 6 de abril de 1921) , fue un pintor, escultor, ilustrador, crítico de arte y artista teatral armenio. Sus obras muestran escenas de cuentos de hadas armenios y de eventos históricos. Sureniats nació en Akhaltsikhe, en el Imperio Ruso, en lo que es actualmente Georgia. Cuando su familia se trasladó a Moscú, Sureniats pudo estudiar en la Armenian Lazarian School y luego en La Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú. Después de graduarse, estudió en la Academia de Bellas Artes de Munich.

VahramManavian

Vahram Manavian, Lustrabotas

Vahram Manavian (1880 – 1952) fue un pintor otomano de ascendencia armenia. Nació en Estambul, hijo del escritor Dikran Manavian. Recibió lecciones del pintor Simon Agopyan y se graduó posteriormente en la Academia de Bellas Artes. Se trasladó a Egipto donde se desempeñó como profesor de arte, fotógrafo y pintor.

*

migirdic paisaje

Mıgırdiç Civanyan, Paisaje

Mıgırdiç Civanyan (1848 – 1906) fue un pintor otomano de ascendencia armenia. Estudió con Abraham Sakayan, otro pintor otomano armenio, continuó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Beyoğlu, bajo la dirección del pintor francés Pierre Guillemet. Vivió unos años en Italia, retornando después a Estambul. Después de la masacre  Hamidiana se refugió en Odessa y luego a San Petersburgo.

Rumeli ciraciyan

David Çıraciyan

David Çıraciyan (21 de marzo de 1839 – 1907) fue un pintor otomano de ascendencia armenia. Nació en Estambul y asistió a la Escuela Católica Armenia. Estudió pintura en Egipto y Europa, pero no recibió diplomas en Arte. Sus pinturas son más brillantes y coloridas que las de sus contemporáneos. Se sabe que usaba fotografías para realizar sus composiciones.

KarenAghamyan-Family-Evening-1987

Karen Aghamyan, Tarde en familia

Karen Aghamyan (1946) es un artista armenio, fue miembro del Sindicato de Artistas de la URSS y presidente del Sindicato de Artistas de Armenia. Cuando tenía 5 años, Aghamyan asistió al Estudio de Arte Infantil. Se graduó del Colegio Yerevan de Bellas Artes, para después desempeñarse como profesor del Colegio.

Pausa para el café

800px-Zu_den_blauen_Flaschen_painting_c1900

Franz Schams, En la botella azul. Este fue el primer Café que se instaló en Viena.

El café es una bebida que se prepara con las semillas, tostadas y molidas, de la planta llamada cafeto. El café, una de las bebidas más populares del mundo, tiene un efecto estimulante debido a su contenido de cafeína. Se sabe que un consumo exagerado de café es perjudicial para la salud, sin embargo un consumo moderado puede ser beneficioso. En el transcurso de la historia el café ha sido prohibido en algunos lugares por motivos económicos y en algunos grupos humanos por motivos religiosos.

Los primeros Cafés, establecimientos destinados a su consumo, aparecieron en Constantinopla en 1475 y en Europa Occidental en el siglo XVII en Venecia y en Viena.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sergey_Ignatenko_Evening_Coffee_2006

Sergey Ignatenko, El café de la tarde.

Preparo el café en mi infiernillo de alcohol y vierto en él unas gotas de kirsch. Esto lo aprendí en Francia y a pesar de la inflación siempre me ingenio para tener schnaps. Mi salario nunca alcanza para un traje nuevo —sencillamente no puedo ahorrar el dinero para ello, pierde su valor con demasiada rapidez— pero me proporciona siempre los medios para mis pequeños lujos, como por ejemplo, la adquisición alguna que otra vez de una botella de brandy.
(Erich Maria Remarque, El obelisco negro)

drinking_coffee_and_reading_in_the_garden Edward Killingworth Johnson

Edward Killngworth, Café y lectura en el jardín.

Si te ordenan hacer café para las damas después de la cena, y la cacerola se desborda mientras corres al piso principal a buscar una cuchara para removerlo, o estás pensando en otra cosa, o intentando hurtarle un beso a la doncella, limpia los lados de la cacerola con un trapo para los platos, sirve el café con arrojo, y, cuando tu señora lo juzgue demasiado flojo, y te interrogue para saber si se ha derramado, niégalo en redondo, jura que has puesto más café de lo normal, que no te has alejado de él ni una pulgada, que te has esmerado en hacerlo mejor que de costumbre porque tu señora tenía invitadas, que los sirvientes de la cocina ratificarán lo que dices. Ante esto, verás cómo las otras damas dictaminan que tu café es excelente, y tu señora confesará que tiene el paladar estragado: en lo venidero no se fiará de sí misma, y tendrá más cuidado al encontrar faltas.
(Jonathan Swift, Instrucciones a los sirvientes)

cafe en venecia

Manuel Domínguez , Café en Venecia

Al día siguiente, me desperté completamente curado. Pensé que un baño me sería altamente beneficioso, y me fui a sumergir, durante algunos minutos, en las aguas de aquel mar que es, sin género de duda, el que tiene más derecho que todos al nombre de Mediterráneo.
Volví a la gruta con un excelente apetito. Hans estaba cocinando nuestro frugal almuerzo. Como disponía de agua y fuego, pudo dar alguna variación a nuestras ordinarias comidas. A la hora de los postres, nos sirvió algunas tazas de café, y jamás este delicioso brebaje parecióme tan exquisito al paladar.
(Julio Verne, Viaje al centro de la Tierra)

*

daniel israel, preparando un café turco

Daniel Israel, Preparando un café turco

No dijo más y Oblomov también guardó silencio.
—Después de moler el café —añadió la dueña de la casa como para sí misma— tengo que cortar el azúcar y acordarme de enviar a buscar canela.
—Tendría usted que casarse —dijo Oblomov de pronto—. Veo que es usted una excelente ama de casa.
La mujer sonrió y empezó a guardar el café en un bote de cristal.
—Se lo digo en serio —añadió Oblomov.
—¿Quién querría casarse conmigo teniendo dos hijos? —contestó Agafia Matveievna y empezó a contar algo mentalmente—. «Dos docenas. ¿Las pondré todas?»
Y dejando el bote del café en la alacena, corrió a la cocina. Oblomov se metió entonces en su habitación y empezó a leer.
«¡Qué joven y fuerte es esta mujer! ¡Y qué ama de casa! Querría casarse…», se dijo, e inmediatamente empezó a pensar en Olga.
(Iván Gobcharov, Oblomov)

En el acogedor restaurante en una calle tranquila de París ... Konstantin Razumov

Konstantin Razumov, En un restaurant de París

Sandra decidió venir a Roma para hacerme compañía en el vuelo interno que nos llevaría a Milán. Para afrontar y mitigar la tensión de la espera, un amigo de Frosinone, Cristian, acompañó a Sandra para compartir (o tal vez soportar) el tiempo de espera hasta que yo desembarcara. Tomar café y mirar el reloj constantemente fueron sus únicas ocupaciones en el aeropuerto de Fiumicino. Finalmente llegó mi avión y aterricé en suelo italiano, y a los pasajeros se nos permitió bajar a la terminal de llegadas. Lentamente caminé por el estrecho túnel que me llevaba hacia la salida. Fui el último en salir, porque me movía muy despacio. Al fin, las puertas automáticas se abrieron y al mismo tiempo pude ver que Sandra estaba allí. A pesar de ver su sonrisa, fue fácil deducir en su mirada los sentimientos que le inspiraban los moretones de mi cara. Le di un beso y saludé al paciente Cristian.
—¡Tendrías que haber visto cómo estaba de nerviosa! Debemos de haber bebido 200 tazas de café —dijo de inmediato.
(Simone Moro, Estrellas en el Annapurna)

1927-edward-hopper-automat

Edward Hopper, Automat

Nos levantamos y fuimos a tomar el café a la sala. En la pared había una escena veneciana copiada de Canaletto. Todos los cuadros de esa casa parecían representar lugares extranjeros; y la señorita Keene se marchaba a Koffiefontein. Entonces yo pensaba que nunca se me daría la oportunidad de viajar tan lejos. Deseé que la señorita Keene se quedara allí, en Southwood.
—Tiene usted por delante un camino muy largo… —dije.
—Si hubiera algo que me retuviera aquí… ¿Un terrón o dos?
—Sin azúcar, gracias.
¿Era una invitación para que yo hablara? Desde entonces me lo he preguntado siempre. No la quería y ella, por cierto, tampoco estaba enamorada de mí, pero quizá pudimos haber construido una vida en común.
(Graham Greene, Viajes con mi tia)

Anna Silivonchik café en la cama

Anna Silivonchik, Café en la cama

Para dejarlo claro: el desayuno estadounidense promedio, en la más simple y común de sus formas, consiste en café y bistec; bueno, en Europa, el café es una bebida desconocida. Usted puede conseguir lo que el hotelero europeo piensa que es café, pero este se parece tanto al producto verdadero como la hipocresía podria parecerse a la santidad. Es una clase de sustancia debil, sin caracter, desprovista de espíritu, y casi tan imposible de beber como si hubiera sido hecha en un hotel americano. La leche que agregan es lo que los franceses llaman “leche cristiana”, porque ha sido bautizada.
(Mark Twain, A tramp abroad)

Hora del té

hour-of-tea-painting_Volegov

Vladimir Volegov. Hora del té

“He sido muy severa”, pensó Leonor, al verle retirarse, proponiéndose borrar la impresión que sus palabras hubiesen dejado en el ánimo de Rivas, al tomar el té en la casa de vuelta del teatro.
Pero Martín no volvió a su luneta ni le halló Leonor en el salón al llegar a la casa.
—¿Martín no ha llegado? —preguntó a la criada que había llevado la bandeja del té.
—Llegó temprano, señorita —contestó ésta.
Al acostarse, Leonor había olvidado los triunfos del teatro, las lisonjeras palabras con que varios jóvenes habían halagado su vanidad durante la noche, los rendidos galanteos de Emilio Mendoza y la tímida adoración del acaudalado Clemente Valencia, pensaba sólo en la dignidad con que Martín había contestado a su mirada de desprecio.
(Alberto Blest Gana, Martín Rivas)

thm_teetrinker-am-samowar

Makowski Konstantin Jegorowitsch, Bebiendo té en el samovar

Durante las noches comencé a leer textos sobre la escarlatina y la difteria, por supuesto,   y después, no sé por qué, con un extraño interés, a Fenimore Cooper, y aprecié en lo debido la lámpara sobre la mesa, los trozos de carbón en la bandeja del samovar, el té que se enfriaba y el sueño, después de un año y medio de insomnio…
Así pues, durante el invierno de 1917, después de haber sido trasladado de un lugar perdido entre las tormentas de nieve a la capital del distrito, fui feliz.
(Mijail Bulgakov, Morfina)

*

*

*

mad_hatter_party Arthur Rackman

Arthur Rackham, El té del sombrerero

-Y desde entonces –añadió el Sombrerero con una voz tristísima–, el Tiempo cree que quise matarlo y no quiere hacer nada por mí. Ahora son siempre las seis de la tarde. Alicia comprendió de repente todo lo que allí ocurría. –¿Es ésta la razón de que haya tantos servicios de té en la mesa? –preguntó.–Sí, ésta es la razón –dijo el Sombrerero con un suspiro–. Siempre es la hora del té, y no tenemos tiempo de lavar la vajilla entre té y té.–¿Y lo que hacen es ir dando la vuelta? a la mesa, verdad? –preguntó Alicia.–Exactamente –admitió el Sombrerero–, a medida que vamos ensuciando las tazas.–Pero, ¿qué pasa cuando llegan de nuevo al principio de la mesa? –se atrevió a preguntar Alicia.
(Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas)

irving-wiles-russian-tea-1896

Irving Wiles, Te ruso

La Princesa se apoyó en el brazo desnudo y torneado y no creyó necesario responder una sola palabra. Esperaba sonriendo. Durante toda la conversación permaneció sentada, rígida, mirando tan pronto a su magnífico y ebúrneo brazo, que se deformaba por la presión sobre la mesa, como a su pecho, todavía más espléndido, sobre el que descansaba un collar de brillantes. A veces alisaba los pliegues de su vestido, y cuando la narración producía efecto, contemplaba a Ana Pavlovna e inmediatamente tomaba la misma expresión que la de la fisonomía de la dama de honor, e inmediatamente recobraba de nuevo su sonrisa clara y tranquila. Detrás de Elena, la pequeña Princesa se levantó ante la mesa de té.
(Lev Tolstoi, La guerra y la paz)

hora del té Albert lynch

Albert Lynch, Hora del té

Hasta la noche no volvió a su casa, y por su palidez y cansancio se dieron todos cuenta que el día había sido arduo, aunque Amy no se quejó y ni siquiera les contó lo que había hecho. Su madre le sirvió el té más cariñosa que nunca. Beth le hizo una preciosa guirnalda para el pelo, mientras que Jo asombró a la familia vistiéndose con especial cuidado e insinuando ambiguamente que se iban a dar vuelta los papeles.
(Louise Alcott, Las mujercitas se casan)

chinese-tea-ceremony-painting-odlossfv

Ceremonia del té

 *

Se podía ver todo el interior, la alcoba, el aparador, los estantes. Allí debían ofrecer a menudo el té a huéspedes de categoría, o alquilar la casa para la ceremonia del té; una hermosa alfombra roja cubría el suelo. Había una mujer joven sentada. Y aquella confusión de brillantes colores que mis ojos habían captado, era ella.
(Yukio Mishima, El pabellón de oro)

*

*

*

color German soldier drinking white camo

A menudo me hallaba sentado a la mesa de mi pequeño abrigo y experimentaba una sensación de agradable cobijo; las toscas paredes de madera, de las que colgaba el armamento, recordaban el Lejano Oeste. Allí bebía una taza de té, fumaba y leía, mientras mi ordenanza se hallaba ocupado con el diminuto hornillo, que llenaba la atmósfera con el aroma de las rebanadas de pan tostado. 
(Ernst Jünger, Tempestades de acero)

69d14-tea_time2bwai2bming

Hora del té

La cuesta que conduce al puerto (el Bud-Bud-La) es árida y escarpada; la altitud se aproxima a los 5.700 metros y el enrarecimiento del aire hace penosa la ascensión. Por la izquierda, el extremo final de un glaciar desciende en punta de lanza. Por el camino encontramos algunos bhutias que, con gran amabilidad, nos invitan a compartir con ellos el té con mantequlla y el calor de su fuego. Aceptamos encantados y vamos a plantar nuestra tienda cerca de su campamento.
(Heinrich Harrier, Siete años en el Tibet)

Nota: Esta es la reedición de una entrada antigua de jenofon.blogspot.com

Soledad

solaris2

(Escena de la pelicula Solaris)

Se alegraba del hecho que su solitosis no hubiera asumido la forma que asumió en Benson. Benson había perdido toda noción del tiempo. Había pasado millones de años subjetivos esperando la nave de relevo, aunque sólo tuvo que esperar dos años. A Benson no le había importado demasiado. Creyó haberse convertido en un gigante mental. En realidad su cociente de inteligencia había aumentado unos quince puntos. Luego volvió a disminuir en once puntos, pero desde luego Benson no tenía motivos para lamentar sus dos años de soledad. Sin embargo, Ord se alegraba porque a él no le hubiera afectado en el mismo sentido.
(J. T. McIntosh, El hechizo de la soledad)

Robinson-Crusoe-NC Wyeth

N.C. Wyeth, Robinson Crusoe

Le di gracias a Dios con humildad y fervor por haberme permitido descubrir que, tal vez, podía sentirme más feliz en esta situación solitaria que gozando de la libertad en la sociedad y rodeado de mundanales placeres. Le agradecí que hubiese compensado las deficiencias de mi soledad y mi necesidad de compañía humana con su presencia y la comunicación de su gracia que me asistía, me reconfortaba y me alentaba a confiar en su providencia aquí en la tierra y aguardar por su eterna presencia después de la muerte.
(Daniel Defoe, Robinson Crusoe)

images

Continúan el camino sin hablar, uno al lado del otro. La soledad de la pampa es tal, que el cielo, gris y bajo, parece haberse apretado a la tierra que ha desplazado todo rastro de vida en ella y dejado solo y más vivo ese silencio letal, que ahora es horadado sólo por los crujidos de las patas de los caballos en la nieve.
(Francisco Coloane, La botella de caña vacía)

jean-frederic-bazille-the-improvised-field-hospital

Jean Frederic Bazille, El hospital improvisado

Cuando se vio solo, Andrei Efímich se entregó al descanso. ¡Qué agrado estar inmóvil en el diván y saberse solo en la habitación! No era posible la dicha completa sin la soledad. El ángel caído debió traicionar a Dios porque deseaba la soledad, que los ángeles desconocen. El doctor hubiera querido pensar en lo visto y oído en los últimos días, pero Mijaíl Averiánich no se le iba de la imaginación.
(Anton Chejov, El pabellón N°6)

Vuelo de noche tras la huella de St Exupery Patrick LE TUAULT

Patrick Le Tuault, Vuelo nocturno tras las huellas de St. Exupéry

Se había sentido, como hoy, solitario, pero muy pronto había descubierto la riqueza de tal soledad. El mensaje de aquella música venía a él, sólo a él, entre los mediocres, con la suavidad de un secreto. Como el mensaje de la estrella. Ambos le hablaban, por encima de tantos hombros, en un lenguaje que sólo él entendía.
(Antoine de Saint Exupéry, Vuelo Nocturno)

Turquía

Turquía es un país ubicado en dos continentes, ya que aunque su porción mayoritaria está en Asia Occidental, también tiene un teritorio en el Sureste de Europa, la Tracia Oriental.
La cultura turca es una mezcla de diversos elementos, turcos, anatolios, otomanos, greco-romanos y occidentales. La cultura turca refleja los esfuerzos que se hicieron por modernizar Turquía sin perder los valores religiosos e históricos tradicionales.

cemal tollu

(Cemal Tollu)

Cemal Tollu (19 de abril de 1899 – 26 de julio de 1968) fue un pintor turco. Luchó en la
Guerra de Liberación como teniente de caballería. En 1933 fundó el Grupo D con otros
artistas, partidarios del Cubismo y el Constructivismo. Enseñó en la Academia de Bellas
Artes de Estambul.

ismail acadi torre de la doncella

Ismail Acad, Torre de la Doncella

*

*

*

Ismail Acar (nacido en 1971) es un pintor turco. Graduado en la Universidad de Mármara en Estambul, recibió posteriormente el grado de Master en Artes. Acar aplica en su obra técnicas contemporáneas incluyendo tecnología computacional junto con las técnicas tradicionales.

mihrimusfik2

(Mihri Müşfik Hanım)

*

*

*

*

*

Mihri Achba, Mihri Müşfik Hanım, Mihri Rasim (26 de febrero de 1886 – c. 1954) fue una de las primeras y más renombradas de las pintoras turcas. Fue la primera artista femenina en estudiar pintura. Su hermana Enise Hanim fue la madre de la pintora Hale Asaf.

Taksim_Square-Guran nazri siya

Nazmi Ziya Güran, Plaza de Taksim

*

*

*

Nazmi Ziya Güran (1881 – 11 de septiembre de 1937) fue un pintor Impresionista y profesor turco de arte. Estudió en la Academia de Bellas Artes de Estambul y posteriormente en la Academia Julian de París y en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes. De regreso a Turquía, se estableció en Esmirna, donde ejerció como profesor, como director de la Escuela Industrial de Bellas Artes y fundó una escuela privada de arte.

01_peyzaj yakupoglu

Ahmet Yakupoğlu, Paisaje

Ahmet Yakupoğlu (originalmente Ahmet Çalışel), (noviembre de 1920) es un pintor turco. Estudió en la Escuela Elemental Derviş Paşa. Se graduó de la Escuela Superior Kütahya y estudió Miniatura Otomana, iluminación, flauta y musicología. Yakupoğlu tiene aproximadamente dos mil pinturas originales. Debido a la amplitud de sus conocimientos es llamado “hombre de las mil ciencias”.

dogankay

(Adil Doğançay)

Adil Doğançay (1900 – 1990) fue un oficial del Ejército Turco a la vez que un afamado pintor. Su trabajo es en su mayoría impresionista. Recibió entrenamiento artístico del mayor Şeref Bey en la Academia Militar Eyüp y del mayor Tahsin Bey, un pintor de marinas, en la Escuela de Topografía de Diyarbakır.

hoka ali riza

(Hoca Ali Rıza)

*

Hoca Ali Rıza (1858 -30 de marzo de 1930) fue un pintor y profesor de arte turco, conocido principalmente por sus paisajes impresionistas. Estudió en la Escuela Superior Militar Kuleli y en la Academia Militar Turca. Enseñó en la Escuela de Bellas Artes (actualmente Universidad Sinan de Bellas Artes) y en la Escuela  Superior Femenina Çamlıca.

Crucigramas

El 18 de abril de 1920954881214a6fabb8322958427f123b64 la Editorial Simon & Schuster publicó el primer libro de crucigramas.

Un crucigrama es un juego con palabras que tiene normalmente una forma cuadrada o rectangular, con cuadrados blancos y negros. El objetivo es rellenar los cuadrados blancos con letras, formando palabras, a partir de unas definiciones o pistas dadas. Los cuadrados negros separan las palabras. Las palabras se encuentran además imbricadas entre sí.

Crossword Puzzle Ron Marlett

Ron Marlett, Crucigrama

*

No se sabe cuando se hizo el primer crucigrama, pero cuando primero se usó la palabra fue en 1862 en los EE.UU. En diferentes países y en diferentes revistas o periódicos aparecieron crucigramas a finales del siglo XIX. A comienzos del siglo XX los crucigramas comenzaron a hacerse populares y a evolucionar.

lvov ukrania

Este edificio en Lvov, Ucrania, tiene pintado en su muro lateral un enorme crucigrama.

*

Como suele suceder, algunos vieron los crucigramas como una amenaza, “una lamentable pérdida de tiempo”, “una primitiva forma de ejercicio mental” o “una muestra de mentalidad infantil”, pero eso no impidió que esta forma de entretención se expandiera rapidamente por todo el mundo y que llegara a usarse, no solamente como un pasatiempo sino también con fines terapéuticos y pedagógicos.

Catty-Corners-Primrose-Needleworks

Esta primorosa labor consiste en un cricigrama realizado en punto cruz (Crossword in Cross stitch)

*

*

*

En algunos idiomas, como el japonés por ejemplo, los cuadrados deben ser llenados con sílabas en lugar de letras, y en otros, que no usan vocales, los crucigramas han tenido que enfrentar esa dificultad.

maxresdefault

El crucigrama como decoración, uñas pintadas.

pin up

A veces la mujer es un crucigrama que hay que resolver con paciencia.

*

*

*

*

*

Actualmente existen innumerables variantes, tanto en su forma, nivel de dificultad y sus temáticas, pero siguen siendo populares, existiendo incluso aplicaciones para dispositivos digitales.

Leonardo da Vinci

Leonardo_Da_Vinci_photo El 15 de abril del año 1452 nació Leonardo di ser Piero da Vinci, más conocido como Leonardo da Vinci o simplemente Leonardo (Solamente los grandes hombres pueden ser llamados por su nombre, sin más).

Fue un polimata, pintor, escultor, arquitecto, músico, matemático, ingeniero, inventor, anatomista, geólogo, cartógrafo, botánico y escritor. Es considerado uno de los hombres más talentosos que jamás vivieron y es el arquetipo del “hombre del Renacimiento”, lleno de una curiosidad insaciable y una imaginación muy inventiva.
Hablar de cualquiera de sus habilidades requeriría un esfuerzo que excede mis capacidades, pero siendo el día de su natalicio he querido recordarlo presentando un fragmento de algunas de las obras literarias que lo tienen como protagonista o, por lo menos, como figura central. Los textos obedecen, por supuesto, a la fantasía de sus autores y no son para nada históricos.

Ambrogio_de_Predis_-_Ritratto_di_una_dama

Se dice que la dama de este retrato es Beatrice d’Este, la hermosa, inteligente y culta esposa de Ludovico Sforza, duque de Milán. Es atribuída a Leonardo, aunque hay quienes postulen que fue pintado por Ambrogio de Predis (pero basta con ver alguna pintura de este último para comenzar a cuestionar su autoría).

.

.

Ahora Beatrice se dirige al taller del Florentino, el Maestro Leonardo. Ludovico desea que ella pose, pero Beatrice ha declarado que no desea que Leonardo la pinte. No tanto a causa de lo que Isabella había dicho, que eso la haría comparable a Cecilia, porque su retrato fue pintado hacía más de diez años, cuando Beatrice no era más que una niñita mimada, sino porque aquel hombre siempre le deja una sensación de inquietud. No sabe por qué le produce tal efecto, pero es algo cercano a la superstición: cree que si el Maestro la retrata, el mundo encantado en el que ha vivido todo el verano se modificará de alguna manera. Sabe que eso no tiene sentido, y no quiere insultar a Ludovico, que manifiesta su voluntad de apartar al Maestro de su colosal estatua ecuestre, precisamente para inmortalizarla, «en este momento de dichosa juventud y perfección», como a su esposo le agrada decir. Por lo tanto, ha aceptado visitar al Maestro para ver si puede sentirse cómoda con la idea de posar para él. 
(Karen Essex, Los cisnes de Leonardo)

 

cenacolo_refectorio santa maria

La famosa “Última Cena”, ubicada en el refectorio del Convento de Santa Maria delle Grazie, en Milan.

.
Leonardo solía apurar las últimas horas de luz en la contemplación de su Ultima Cena. El sol del ocaso transformaba las figuras sentadas a la mesa en sombras rojizas primero y en perfiles oscuros, siniestros, después. Con frecuencia acudía al convento de Santa María sólo para contemplar su obra favorita y distraerse del resto de sus ocupaciones diarias. El dux lo atosigaba para que terminara la colosal estatua ecuestre en honor de Francesco Sforza, un caballo monumental que lo obsesionaba durante el día; sin embargo, hasta el Moro era consciente de que la verdadera pasión de Leonardo estaba en el refectorio de Santa Maria. 
(Javier Sierra, La cena secreta)

la-virgen-de-las-rocas-national-gallery

“La virgen de las rocas”, esta pintura ha dado pie a numerosas especulaciones, y a muchos ha llamado la atención el paisaje del fondo.

.

—Leonardo comprendió cómo romper el plano pictórico. Añadió otra dimensión al mundo. Fue transformacional. Después de contemplar sus cuadros, la gente veía el mundo de otra manera. Eso sólo ha pasado un par de veces en el curso de la historia. Es usted físico, ¿verdad?
—Esencialmente, sí. Mi especialidad es la acústica.
—En su mundo debe de haber habido alguien de igual trascendencia. Newton, Einstein.
—Se refiere a un descubrimiento que alterara por completo nuestra percepción del mundo.
—Efectivamente —convino Matt, satisfecho de que su pregunta hubiera hecho reflexionar al científico.
(James McKean, Quattrocento)

.

.

Mona_Lisa,_by_Leonardo_da_Vinci

El famoso retrato de Mona Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo, es conocido como “Mona Lisa” o “La Gioconda”, y se puede decir que es la obra icónica de Leonardo.

.

.

Saludos, madonna Lisa, desde Milán.
Nuestro querido Lorenzo me ha encargado que pinte tu retrato. No se me ocurre nada más agradable; tu belleza reclama ser conservada para la posteridad. Tan pronto como cumpla ciertas obligaciones para el venerable duque Ludovico, viajaré a Florencia para una estancia prolongada.
Incluyo unos burdos bocetos que he hecho, para tu disfrute. Uno es una representación más acabada, a partir de la caricatura que hice aquella noche en el palacio Médicis. El otro está copiado de mi propio cuaderno, y es de particular interés para aquellos que pertenezcan al círculo íntimo de los Médicis.
Estoy impaciente por empezar el retrato, y espero con más ansia de la que puedo expresar verte de nuevo.
Tu buen amigo,
Leonardo
(Jeanne Kalogridis, El secreto de mona Lisa)

 .

.

Spilled-salt-detail-of-Giacomo-Raffaellis-Mosaic-of-da-Vincis-The-Last-Supper

Detalle de “La Última Cena” que muestra la figura de Judas. Según dice Vasari, Leonardo usó de modelo al prior del convento de Santa Maria delle Grazie.

—He venido aquí, messere Leonardo —comenzó entonces el prior del convento de Santa Maria delle Grazie—, pese al mal tiempo que en verdad no es nada beneficioso para mi salud, para que vos, en presencia de su alteza el señor duque, que es el protector de nuestro convento, me respondáis, pues es la Santa Iglesia la que a través de mí os ha brindado la oportunidad de demostrar vuestro talento y vos me habéis prometido realizar, con la ayuda de Dios, una obra sin igual en toda la Lombardía, y para demostrar que vos me lo habéis prometido no os traeré dos ni tres testigos, sino cien. Y ahora han vuelto a transcurrir meses sin que hayáis avanzado lo más mínimo en vuestro trabajo, es más, hasta ahora no habéis hecho nada de interés.
—Reverendo señor, me dejáis completamente asombrado —le respondió messere Leonardo—, pues trabajo con tanto ahínco en esa Cena que por ella me olvido de comer y de dormir.
—¡Os atrevéis a decirme eso a mí! —exclamó el prior rojo de ira—. A mí que acudo tres veces al día al refectorio para ver, cuando por fin estáis, cómo miráis a las musarañas. ¡A eso llamáis trabajar! ¿Acaso soy un necio del que se puede uno burlar?
—Y yo he impulsado —prosiguió imperturbable messere Leonardo— esa obra en mi cabeza, trabajando sin cesar en ella hasta el punto que pronto os podría dar satisfacción, y mostrar de lo que soy capaz a aquellos que vendrán después de mí… , si no estuviese aún detrás de un asunto, es decir… la cabeza de aquel apóstol que…
(Leo Perutz, El Judas de Leonardo)

Plumas

cu 6

Son muchos los cuentos populares que tienen las plumas como parte importante en el desarrollo de la trama, algunos son más conocidos que otros.

Las águilas acariciaron con sus alas el rostro de Xia y continuaron: -Queremos agradecerte tu bondad. Si deseas alguna cosa nosotros te ayudaremos a alcanzar tu objetivo.
– Muchas gracias, pero en este momento no necesito nada.
Entonces, una de las águilas se arrancó de su ala derecha una pluma y se la entregó al joven:
– Pues, de ahora en adelante, cuando tengas alguna dificultad quema esta pluma. Sin importarnos el lugar dónde estés, nosotros acudiremos a ayudarte.
Xia Wudong recogió la pluma y se disponía a partir cuando el águila le gritó: “¡Móntate en mi espalda!” Y de esta forma lo llevó como un rayo hasta la llanura.
(Xia Wudong, el hijo del pescador, Cuento uigur)
.
.
.

Red Feather by K. Henderson

K. Henderson, Pluma Roja

Cuando alcanzaron el valle, Caballo Moteado y Lluvia Azul corrieron hacia sus niños y los abrazaron fuerte. Oso Pequeño tomó a Hapoo sobre sus espaldas y lo llevó donde su familia. Toda la tribu se reunió a su alrededor para escuchar el relato de Pluma Roja. Nube de Trueno avanzó hacia Pluma Roja. “Esta historia será contada durante muchos años alrededor del fuego. Estoy orgulloso. Ustedes ya no serán un niños. Ustedes serán unos bravos y mi nieta Kachiri será una mujer medicina algún día. Mañana iremos a la gran reunión y tendremos una gran historia que contar durante la ceremonia de iniciación de Pluma Roja, Hapoo y Oso Pequeño. Esta noche tendremos una gran fiesta en honor del halcón de cola roja por devolvernos sanos y salvos a nuestros niños.” Después que todos se quedaran dormidos, Pluma Roja miró las estrellas del cielo, donde estaban sus antepasados, y agradeció al halcón de cola roja por ser su protector y guía. Tal vez su abuelo tuviera razón, y el llegara a ser un gran jefe algún día.
(Un cuento de Pluma Roja, Suzane Cortinas)

three-feathers-king-e1427166775526

Sintiéndose el Rey viejo y débil, pensó que debía arreglar las cosas para después de su muerte, pero no sabía a cuál de sus hijos legar la corona. Díjoles entonces: “Marchaos, y aquel de vosotros que me traiga el tapiz más hermoso, será rey a mi muerte.” Y para que no hubiera disputas, llevólos delante del palacio, echó tres plumas al aire, sopló sobre ellas y dijo: “Iréis adonde vayan las plumas.” Voló una hacia Levante; otra, hacia Poniente, y la tercera fue a caer al suelo, a poca distancia. Y así, un hermano partió hacia la izquierda; otro, hacia la derecha, riéndose ambos de “El lelo,” que, siguiendo la tercera de las plumas, hubo de quedarse en el lugar en que había caído.
(Las tres plumas, Cuento de los hermanos Grimm)

149_fAl fin le llegó el turno al zarevich Iván. No bien acababa de sentarse al pie del manzano cuando sintió un gran deseo de dormir; se le cerraban los ojos y daba grandes cabezadas. Entonces, haciendo un esfuerzo, se puso en pie, se apoyó en el arco y quedó así en guardia esperando.
A medianoche se iluminó de súbito el jardín y apareció, no se sabe por dónde, el Pájaro de Fuego, que se puso a picotear las manzanas de oro. Iván zarevich tendió su arco y lanzó una flecha contra él; pero sólo logró hacerle perder una pluma y el pájaro pudo escapar.
Al amanecer, cuando el zar se despertó, Iván Zarevich le contó quién hacía desaparecer las manzanas de oro y le entregó al mismo tiempo la pluma.
El zar dio las gracias a su hijo menor y elogió su valentía; pero los hermanos mayores sintieron envidia y dijeron a su padre:
-No creemos, padre, que sea una gran proeza arrancar a un pájaro una de sus plumas. Nosotros iremos en busca del Pájaro de Fuego y te lo traeremos.
(El zarevich Iván, el pájaro de fuego y el lobo gris, Cuento ruso, Alekandr Afanasiev)

finist

El padre nuevamente tuvo que ir a la ciudad. Las hijas mayores le pidieron unos chales con flores. La más pequeña volvió a pedir:
—¡Cómprame una pluma de Finist, el halcón resplandeciente!
El padre buscó por toda la feria y por toda la ciudad, pero no encontró aquella pluma. Regresó a casa con los regalos para sus hijas mayores y le dijo a la pequeña:
—¡No he encontrado tu regalo, hija mía!
—No te preocupes, padre. La próxima vez tendrás más suerte —respondió la joven con una sonrisa.
Por tercera vez el padre fue a la feria. Las hermanas mayores pidieron unos pendientes de oro. La menor volvió a insistir:
—¡Cómprame una pluma de Finist, el halcón resplandeciente!
Fue el padre a la feria, compró los pendientes de oro para las mayores, pero nuevamente rebuscó en vano en tiendas y almacenes en busca de aquella pluma. Había emprendido el regreso cuando se cruzó con un viejo que llevaba una pequeña caja en la mano.
—¿Qué es lo que llevas en esa caja viejo?
—Llevo una pluma de Finist, el halcón resplandeciente.
—¿Y cuál es su precio? —preguntó el padre.
—Mil rublos es justo lo que vale.
El padre pagó lo requerido y al llegar a su casa entregó los pendientes de oro a las hijas mayores y la pequeña caja a la menor.
(La pluma del halcón Finist, Cuento popular ruso)

rainbow crowEl Creador puso un palo en el sol abrasador. Su extremo ardió con un fuego que brillaba intensamente brillante y despidiendo calor. “Este es el fuego”, dijo a Cuervo Arcoiris, entregándole el palo. “Debes darte prisa en ir a la Tierra tan rápido como pueda volar antes de que el palo se consuma.”
Cuervo Arcoiris le dio las gracias al Creador y voló tan rápido como pudo. Fue un viaje de tres días al cielo, y estaba preocupado de que el fuego se apagara antes de llegar a la Tierra. El palo era grande y pesado, pero el fuego mantuvo abrigado a Cuervo Arcoiris mientras descendía del cielo por el camino brillante de las estrellas. Entonces el fuego crecía mientras se acercaba a las plumas de Cuervo Arcoiris.
(Cuervo Arcoiris, Cuento de los indios Delaware)

La caja de fósforos

Un fósforo (o cerilla) es basicamente una herramienta para comenzar un fuego. Un fósforo moderno está fabricado con un palito de madera o un rollito de papel prensado, con un extremo cubierto por un material que se enciende al recibir calor por fricción, lograda al frotar el fósforo contra una superficie adecuada.
Existen en realidad dos tipos de fósforos, el de seguridad, que enciende al frotarse solo con una superficie especialmente preparada, y el fósforo que puede encenderse frotándolo sobre cualquier superficie.

El primer fósforo moderno fue inventado en 1805 por Jean Chancel, pero era caro y peligroso. El primero en fabricar un fósforo práctico y seguro fue John Walker, en 1826. Una versión mejorada fue la de Sir Isaac Holden, en 1829, y de ahí en adelante se llevó a cabo, por diferentes inventores, la búsqueda de los ingredientes que hicieran al fósforo lo más seguro posible, hasta llegar al artículo actualmente en uso alrededor del mundo.

María José Robledo, Cerilla

María José Robledo, Cerilla

Puede ocurrir una emergencia en la noche y no haber tiempo para hacer fuego y encender una lámpara. Pero un hombre ingenioso ideó el sistema de impregnar con azufre unos palitos de madera de pino, los que se guardan para cuando sea necesario. Al menor toque de calor arden con llama. Se obtiene una llama como una mazorca de maiz. Esta cosa maravillosa se llamaba “el-esclavo-que-trae-luz”, pero después, cuando comenzó a venderse, se le llamó “palito de fuego”.
(Tao Gu (950 d.C.), Libro de las cosas curiosas y extrañas)

Patrick Lalande, Pueblo en una caja de fósforos

Patrick Lalande, Pueblo en una caja de fósforos

—En el suelo no hay nada de particular —dijo Diukovsky—. Ni manchas ni rasguños. He encontrado solamente una cerilla sueca apagada, ¡Aquí está! Creo recordar que Marko Ivanovich no fumaba; y en su casa utilizaba cerillas azufradas y no suecas. Esta cerilla nos puede servir de indicio.
—¡Cállese —usted, hágame el favor! —exclamó el juez de instrucción haciendo un movimiento con la mano—. ¡Venirnos ahora con una cerilla! No puedo soportar las fantasías ardientes. Mejor sería que registrase bien la cama en lugar de buscar cerillas.
(Anton Chéjov, La cerilla sueca)

diario

Ilustración de “El diario de las cajas de fósforos”

.

Toma la que más te guste. Entonces te contaré su historia.”
“Hay muchas cosas aquí.”
“Lo sabrás cuando la veas. Y entonces yo sabré también algo acerca de ti. La viznieta de la que solo había escuchado hablar”
Entonces te gustan las cajas, como a mi. ¿Fumas cigarros?
“No.”
“Yo tampoco. No hay cigarros en ella, de todos modos.”
“¿Qué hay dentro?”
“No solo una historia, sino muchas.”
“¿Qué hay en las cajitas?”
“Mi diario.”
“¿Qué es un diario?”
“Una manera de recordar lo que te ha sucedido. Normalmente la gente usa un libro para escribir en él. Cuando tenía tu edad, había un montón de cosas que quría recordar, pero yo no sabía leer ni escribir. Por eso comencé est. Abre la primera.”
(Paul Fleischmann, El diario de las cajas de fósforos)

Allumettesdtail2_vign

¿Una biblioteca en una caja de fósforos?

-Tenemos seis fósforos, los echarás a perder sin encender el tabaco. Sólo yo puedo encenderlo. Hay que hacerlo rápido porque el viento está sacudiendo el bote y puede inundarlo. ¿Acaso piensas que te puedo engañar en este momento?
Boss vaciló un instante, después, con la mirada fija hacia delante, tendió la mano bruscamente, también hacia delante, y dejó que Metlaén liberara de sus dedos hinchados el objeto de discusión. Luego, con el tabaco en la boca, Metlaén se puso al lado del cajón de donde él todavía no había sacado los fósforos por precaución, para que no se humedecieran. La caja con seis fósforos estaba envuelta en una larga tira de papel periódico cubierta de resina que Metlaén había recogido en las ranuras del bote. Después de quitar la resina y vaciar los fósforos en la palma de su mano Metlaén empezó la operación de encender.
(Alexandr Grin, Seis fósforos)

Yann Pendariès, El pintor de fósforos

Yann Pendariès, El pintor de fósforos

.

En una cajita de fósforos
se pueden guardar muchas cosas.
Un rayo de sol, por ejemplo,
(pero hay que encerrarlo muy rápido,
si no, se lo come la sombra)
Un poco de copo de nieve,
quizá una moneda de luna,
botones del traje del viento,
y mucho, muchísimo más.
. . .
Tal vez las personas mayores
no entiendan jamás de tesoros
Basura, dirán, cachivaches
no se por qué juntan todo esto
No importa, que ustedes y yo
igual seguiremos guardando
palitos, pelusas, botones,
tachuelas, virutas de lápiz,
carozos, tapitas, papeles,
piolín, carreteles, trapitos,
hilachas, cascotes y bichos.
En una cajita de fósforos
se pueden guardar muchas cosas.
“Las cosas no tienen mamá.”
(María Elena Walsh)