Petrarca y Laura

Laura_and_petrarch

Laura y Petrarca

No ha lugar la razón contra la fuerza de la pasión.
(Petrarca)

El 6 de abril de 1327, el poeta Francesco Petrarca, que ya había desistido de su vocación sacerdotal, sintió despertar en él una pasión que sería terriblemente duradera. Esto fue el resultado del encuentro del poeta con una mujer a las puertas de la Iglesia de Santa Clara en Aviñón. Se sabe que su nombre era Laura, no se conoce su verdadera identidad, pero se presume que puede haber sido la dama Laura de Noves, esposa del conde Hugues de Sade. Se sabe que era una dama virtuosa y que murió a los 38 años de edad, aunque vivió en el corazón del poeta hasta el final.

220px-Casa_di_Francesco_Petrarca,_Laura_e_il_Poeta

Laura y el poeta

Soneto LXI

Benditos sean el año, el mes, el día,
la estación, la hora, el tiempo y el instante,
y el país y el lugar en que delante
de los ojos que me atan me veía;

y el dulce afán primero que sentía
cuando me ataba Amor, y aquel tirante
arco, y sus flechas, y, en mi pecho amante,
las profundas heridas que me abría.

Bendito sea el incesante acento
que llamando a mi dama he difundido,
y el llanto y el deseo y el lamento,

y bendito el papel con que he solido
ganarle fama y, ay, mi pensamiento,
que parte en él tan sólo ella ha tenido.

En la obra de Petrarca no se encuentra información clara acerca de la dama, solo que era hermosa, rubia y de presencia digna. Laura es entonces para nosotros, tan inalcanzable como lo fue para Petrarca, y se ha convertido en símbolo de amor imposible, pero también puro y eterno.

petrarchlaura2

Petrarca y Laura

Soneto 227

Aura que el pelo rubio y ondulado
mueves y asedias, y él te mueve a coro
suavemente, y esparces el dulce oro
que en crespos nudos dejas luego atado,

con los ojos te estás que me han picado
con avispas de amor, y yo aquí lloro
y vacilando busco mi tesoro
como animal huído y asustado:

pues creo hallarlo o veo claramente
que estoy lejos, y caigo en tierra o sigo,
y entre anhelo y verdad mi alma se siente.

Aire feliz, esté siempre contigo
el vivo rayo ; y tú, clara corriente,
¿por qué seguir tu curso no consigo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s