Constantinopla

Constantinople

El 29 de mayo de 1453 cayó la ciudad de Constantinopla, después de un sitio que duró siete semanas. Los turcos otomanos del sultán Mehmed II derrotaron a las débiles fuerzas del último emperador bizantino, Constantino XI Paleólogo.

Así terminaba definitivamente el Imperio Romano, después de 1.500 años. De acuerdo con la división convencional que se hace de la historia, este acontecimiento marca el fin de la Edad Media.
La emigración de los intelectuales griegos hacia principalmente Italia, fue una inyección de cultura para el Renacimiento europeo.

De todos modos, la expresión “Caída del Imperio Bizantino” puede ser engañosa, dando la impresión del fin de un gran imperio. Pero la verdad es que la ciudad de Constantinopla y el pequeño territorio que la rodeaba, ya no eran sino la sombra y un recuerdo de su grandeza. La captura de la ciudad durante la 4° Cruzada había sido un duro golpe y, aunque Constantinopla fue reconquistada 55 años después, su imperio quedó muy debilitado y su importancia política y económica no se había podido recuperar cuando en 1346 fue atacada por la Peste Negra, que mató a casi la mitad de sus habitantes.
Así, en 1540 el antiguo imperio estaba completamente agotado y no tenía posibilidades de resistir el empuje otomano a menos que recibiera una ayuda importante de parte del occidente europeo, ayuda que las potencias cristianas no estaban dispuestas a enviar, por lo menos de una manera consistente y militarmente efectiva.

2911-istComienza la primavera. Un milano negro planea en el viento de Estambul. Realiza perezosos círculos alrededor de la mezquita de Solimán el Magnífico, como si estuviera atado a los minaretes. Desde allí puede contemplar una ciudad de quince millones de personas, observando el paso de los días y de los siglos a través de sus ojos imperturbables.
Cuando algún antepasado de esta ave en voló sobre Constantinopla en un frío día de marzo de 1453, el trazado de la ciudad habría sido similar, aunque mucho menos desordenado. El sitio es notable, un triángulo ligeramente vuelto hacia arriba en su punto más oriental como el cuerno de un rinoceronte agresivo y protegido por dos lados por el mar. Al norte se encuentra la entrada de aguas profundas protegidas del Cuerno de Oro; el lado sur está flanqueado por el mar de Mármara que se hincha hacia el oeste en el
Mediterráneo a través del cuello de botella de los Dardanelos. Desde el aire se puede ver la línea constante, ininterrumpida, de fortificaciones que protegen los dos lados del triángulo que dan hacia el mar y ver cómo las
corrientes marinas pasan más allá de la punta del cuerno de rinoceronte a siete nudos: las defensas de la ciudad son tanto naturales, como hechas por el hombre.
. . .
Para los turcos otomanos de los siglos decimocuarto y decimoquinto la ciudad era “un hueso en la garganta de Alá – un problema psicológico que se burlaba de sus ambiciones y limitaba sus sueños de conquista. Para la cristiandad
occidental era el baluarte contra el Islam. Le mantenía segura contra el mundo musulmán y eso le hizo complaciente.
(Roger Crowley, Constantinopla, El gran sitio)

Conquest_of_Constantinople,_Fausto Zonaro

Fausto Zonaro, El conquistador de Constantinopla

Como consecuencia de la caída de Constantinopla, los emigrados griegos, entre los que se contaban gramáticos, humanistas, poetas, pintores, músicos, astrónomos, arquitectos, académicos, filósofos y científicos, llevaron a Europa Occidental el conocimiento de su civilización griega. El sultán Mehmet consiguió una nueva capital para su Imperio, una que le sirvió de base para buscar la dominación en el Mediterráneo y el ataque en profundidad al corazón de Europa.
Por otra parte, la caída de la ciudad, que cerró completamente el paso hacia el Oriente, obligó a los europeos a buscar alternativas para llegar a Asia por mar, mediante la circunnavegación de África o navegando directamente hacia el Oeste. Los descubrimientos que siguieron fortalecieron a las potencias europeas.

Theofilos_Hatzimihail Palaiologos

Theofilos_Hatzimihail, Paleólogo

Los cristianos se comportaron bien, pero ninguno mejor que Constantino. Luchó con fuerza, y con valor; su espada enrojeció rápidamente hasta la empuñadura.
“Luchen, mis compatriotas, por la ciudad y el hogar. ¡Luche, cada uno, en nombre de Cristo y de la Santa Iglesia!”
Y ellos le respondieron: “Por Cristo y la Santa Iglesia!” todos luchando con toda su fuerza, de modo que sus espadas también estaban enrojecidas hasta la empuñadura. No pidieron cuartel; ni tampoco se le dio. Debían mantenerse en su puesto, y se mantuvieron. Ellos rechazaron a las hordas que los atacaban hasta
que se amontonaron a lo ancho de la brecha; y ellos también cayeron, pero, como estamos dispuestos a creer, inconscientes del dolor porque eran presa del delirio que da la fiebre de la batalla.
Cinco minutos-diez-quince pasaron cuando por la brecha por la cual Justiniani había huido vergonzosamente, Teófilo Paleólogo llegó, con ánimo ardiente, a vengar su sangre imperial con una muerte noble; y con él vinieron el conde
Conti, Francisco de Toledo, Juan el Dálmata, y un grupo de caballeros cristianos que bien sabían la diferencia que hay entre una muerte honorable y una vida deshonrosa.
(Lewis Wallace, El Príncipe de la India o porqué cayó Constantinopla)

Siege_constantinople_bnf_fr2691

El sitio de Constantinopla

Cubierto de hierro de pies a cabeza, pasa Giustiniani, riendo, semejante a una torre en marcha, con una expresión de fanfarronería en el rostro y una mirada dura e inflexible en los ojos. Hoy lo odié, después de haber visto a los defensores de Selymbria.
Luchamos sin esperanza ni futuro. Aunque consiguiéramos derrotar al sultán, Constantinopla no sería más que una ciudad muerta, gobernada por la ley bárbara de los latinos.
Toda mi vida he aborrecido y evitado el rencor y el fanatismo. Ahora, sin embargo, arden en mi corazón como una brillante llama.
Después de un domingo tranquilo, las nueve galeras mayores se dirigieron hacia la barrera que protege el puerto, situándose en posición de defenderla. No pasarán muchos días sin que aparezca la flota turca.
Hileras de yuntas de bueyes arrastran los poderosos cañones de bronce del enemigo. Detrás de las líneas turcas, los rebaños caminan envueltos en nubes de polvo y sus balidos llegan hasta las mismas murallas. Nuestra defensa está preparada; cada hombre conoce su puesto y misión. El emperador Constantino ha recorrido durante todo el día los baluartes, hablando a los comandantes de los diferentes sectores, animando a los griegos y haciendo nuevas promesas a los latinos.
(Mika Waltari, El Ángel Sombrío)

Siege Moldovita

Después de la caída de Constantinopla, se escucharon algunas voces en Europa lamentando el hecho, y en 1459 el papa Pío II predicó una Cruzada para recapturarla. Pero si es que existió en algún momento un entusiasmo verdadero por esta empresa, no duró demasiado y la Cruzada nunca se llevó a cabo. Y lo que es peor aun, algunas potencias europeas, como Francia, establecieron una alianza con los otomanos.
A comienzos del siglo XX, los griegos pensaron aprovechar el debilitamiento del Imperio Otomano a consecuencias de su derrota en la I Guerra Mundial, y reconquistar Constantinopla durante la Guerra Greco-Turca de 1919-1922, pero Grecia fue derrotada en la guerra y la idea no pasó de ser un sueño perdido.

2912-ist

Los defensores lucharon a la desesperada, con un valor digno de los mejores días del imperio. Luchaban durante el día y se reponían por la noche. El 18 de abril, rechazaron un asalto frontal de los turcos. Luego, el 22 de abril, el obstinado Mohammed hizo que arrastrasen sus naves a través de una estrecha lengua de tierra situada entre el mar y el Cuerno Dorado, y cuando los habitantes de Constantinopla se despertaron, descubrieron que estaban siendo bombardeados por los dos lados y que se encontraban aislados de cualquier posible salvación o abastecimiento por mar. Pero no se rindieron: esperaban un milagro que salvaría a su ciudad, tal como había ocurrido, una y otra vez en el pasado.
El bombardeo continuó, y el 29 de mayo Giustiniana fue herido en la mano. Aterrorizado, se retiró de la batalla, y sus genoveses con él, pese a las fervorosas súplicas de Constantino. El 29 de mayo de 1453, Mohammed ordenó un último asalto. Cayeron las murallas, y los turcos entraron en tropel. Constantino XI se despojó de su insignia imperial, tomó las armas y se metió entre la masa de combatientes más próxima. Cayó y nunca se encontró su cadáver.
De este modo murió el último emperador romano de una línea ininterrumpida que se remontaba a Augusto, casi quince siglos antes, y a la fundación de la ciudad de Roma, veintidós siglos antes. Así cayó Constantinopla, con su undécimo Constantino, más de once siglos después de su fundación por el primero. Y si la ciudad había sufrido más de dos siglos de degradación, recuperó el valor y el ánimo para morir de la manera apropiada para una capital imperial que había conocido la gloria.
(Isaac Asimov, Constantinopla, El Imperio Olvidado)

Le Mans

Le_Mans_Repro_Poster_1923

Las 24 horas de Le Mans es la carrera de resistencia para automóviles más antigua todavía en actividad. Esta prueba se realiza anualmente en el pueblo de Le Mans en Francia desde 1923, y es una de las más prestigiosas carreras de automóviles en el mundo.

1956Los equipos deben lograr un equilibrio entre la velocidad y la capacidad del automóvil para correr durante 24 horas seguidas sin problemas mecánicos, administrando el consumo de combustible, neumáticos y sistema de frenos. Es también una prueba de resistencia para los pilotos, que deben conducir por relevos, tomando tiempo, por turnos, para comer, hidratarse y descansar. Normalmente cada equipo tenía dos pilotos, pero las reglas actuales establecen que deben ser tres los conductores para cada vehículo en competencia, y cada uno de ellos no puede conducir más de cuatro horas seguidas ni más de catorce horas en total.Poster-Le-Mans-1983

Los equipos compiten en grupos llamados “Clases”, con autos de características similares, pero todas las clases corren simultaneamente. Las clases son principalmente Le Mans Prototypes y Gran Turismo, divididas cada una en sub clases dependiendo de características tales como velocidad, peso y potencia.

La carrera es organizada por el Automobile Club de l’Ouest y se realiza en el Circuito de la Sarthe, el que es una mezcla de circuito de carrera con caminos públicos cerrados para la ocasión.

La primera carrera se realizó en los días 26 y 27 de mayo de 1923 y desde entonces se realiza en junio con las excepciones de 1956 (en julio) y 1968 (en septiembre). La prueba no se corrió en 1936 por problemas laborales y entre 1940 y 1948 debido a la Guerra Mundial.

A lo largo del tiempo el 2003largo del circuito ha variado, debido principalmente a consideraciones de seguridad, las rectas son breves pero permiten a los autos desarrollar alrededor de 330 km/h. La antigua recta de 6 km de largo fue acondicionada con dos chicanas después que Roger Dorchy alcanzó los 405 km/h en 1988 con su Peugeot WM P88.

En la primera década las carreras fueron dominadas por los Bugatti, Bentley y Alfa Romeo; después de la guerra se despertó el interés de los principales fabricantes, apareciendo Ferrari, Aston MartiACO-AFFICHE-60X40-OK.inddn, Mercedes-Benz, Jaguar y Ford en la competencia. Posteriormente, en la década de 1970-1980, dominaron los Porsche, pero también resurgieron los Matra-Simca y Renault. Otros autos famosos son los Toyota, Nissan, Panoz, Audi y Lotus.

Las 24 horas de Le Mans forma parte de la llamada Triple Corona del Automovilismo junto con Indianapolis 500 y el Grand Prix de Monaco, corona que ha sido ganada únicamente por Graham Hill.

Keiko Ihara

Keiko Ihara

La primera mujer en correr en Le Mans fue Odette Siko, en 1930. Sus mejores resultados fueron 4° en la clasificación general y 1° en la Clase de 2 litros. De un total de 56 mujeres que han participado en Le Mans, 36 terminaron la carrera y 10 han ganado en su respectiva Clase. Hay que hacer notar que entre 1955 y 1970 no se permitió la inscripción de mujeres en las 24 Horas de Le Mans. Actualmente una corredora destacada es Keiko Ihara, quien ha participado en 2012, 2013 y 2014.

Acordeón

Aldo Balding Accordion girl

Aldo Balding, Accordion Girl

El acordeón es un instrumento musical de viento. Está provisto de un fuelle rectangular y filas de teclas y/o botones, que abren el paso del aire insuflado por el fuelle hacia un sistema de lengüetas metálicas.

Acordeon 2

Acordeón

*

*

*

*

*

El nombre del Acordeón viene del alemán akkordion, de akkord: acorde. En una forma básica, un instrumento como el acordeón fue inventado en 1822 por Christian Buschmann, aunque parece que en fecha anterior ya se había construído algo similar. Un instrumento muy parecido al acordeón, basado en los mismos principios mecánicos, se encuentra en un proyecto de Leonardo da Vinci.

Acordion

Pero un instrumento llamado accordion fue patentado por primera vez por Cyrrill Demian el 23 de mayo de 1829 en Viena. El acordeón de Demian era muy primitivo, puesto que solo se utilizaba la mano derecha, pero incorporaba la bisonoridad, es decir que una tecla podía producir dos sonidos distintos dependiendo de si se soplaba o se aspiraba.
De ahí en adelante el acordión comenzó a hacerse popular, sobre todo para la música tradicional europea, y su uso se expandió rápidamente por el mundo.

Aaron Jasinski Aerial and accordion

Aaron Jasimski, Aerial and Accordion

El acordeón con teclado de piano fue utilizado por primera vez en Alemania, antes de extenderse por Europa. En Rusia el acordión se popularizó muy rapidamente, y su versión propia, con botones en lugar de teclas se llama Bayan.

(c) Torre Abbey Historic House and Gallery; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Niño con acordeón

*
*
*
*
*

*

*
La edad dorada del acordeón fue la primera mitad del siglo XX, después comenzó su declinación en la popularidad entre los instrumentos musicales, aunque sigue siendo importante en la música folklórica de algunos países.

a_girl_with_an_accordion_by_rhapsody_in_white-d7bq6ux

*

Aunque el acordeón fue siempre un instrumento propio de la música popular, grandes compositores como Tchaikovsky, Giordano e Ives, escribieron obras para acordeón.

Transatlántico

John Stobart Savannah

John Stobart, SS Savannah

El 22 de mayo de 1819.  el SS Savannah dejó el puerto de Savannah, Georgia, en los Estados Unidos, en un viaje que sería el primero en realizar un barco de vapor cruzando el Océano Atlántico. El barco llegó a Liverpool, en Inglaterra, el 20 de junio.

Pero el Savannah era un barco híbrido, a vapor y a vela, y el viaje lo realizó mayormente a vela. Es por eso que se considera que el primer viaje a cruzando el Atlántico utilizando solamente el vapor lo realizó el SS Royal William, lanzado en 1831. Ambos barcos eran de madera y propulsados por ruedas. El primer barco construido en acero e impulsado por hélices, que realizó el cruce del Atlántico fue el SS Great Britain, que fue también el mayor barco de pasajeros existente entre los años 1845 y 1854.

SS_Royal_William_1834_painting

SS Royal William

Otro de los barcos famosos en la navegación transatlántica fue el RMS Britannia (Royal Mail Steamship), lanzado en febrero de 1840. Era rápido para su tiempo, y pudo realizar el viaje entre Halifax y Liverpool en 10 días, mateniendo el record durante un par de años. Charles Dickens viajó a los EE.UU. en este barco en 1842.

El Great Eastern, lanzado en 1858 era el barco más grande en su tiempo, podían transportar 4.000 pasajeros, y realizó numerosos viajes entre Gran Bretaña y los EE.UU. antes de ser reconvertido para tender el cable telegráfico transatlántico. La novela de Julio Verne, Una ciudad flotante, se desarrolla en este gigantesco barco.

ss united states

SS United States

El RMS Oceanic, de la White Star Line, marcó un hito importante en el diseño de los barcos de pasajeros. No se escatimó en gastos durante su construcción y mereció el apodo de “yate imperial”. Tenía, por ejemplo, agua corriente en casi toda la primera clase y timbres eléctricos para llamar a los camareros. Después de hacer su viaje inaugural en marzo de 1871, realizando viajes entre Gran Bretaña y los EE.UU., fue destinado en 1875 al Extremo Oriente. El 7 de enero de 1890 la periodista Nelly Bly abordó el Oceanic para cruzar el Pacífico en su viaje alrededor del mundo en 72 días.

El SS United States es un barco de lujo diseñado para batir el record de velocidad transatlántico, el Blue Riband. Realizó su viaje inaugural en julio de 1952, y cruzó el Atlántico en 3 días 10 horas y 40 minutos. El United States mantiene todavía el record para barcos de pasajeros.

britannia

SS Britannia

Nunca olvidaré el asombro, un cuarto de serio y tres cuartas partes de cómico, con que, en la mañana del tres de enero mil ochocientos cuarenta y dos, abrí la puerta y entré en un ‘camarote’ a bordo del paquebote de vapor Britannia, mil doscientas toneladas de registro, con destino a Halifax y Boston, y llevando el correo de Su Majestad.
Que ese aposento había sido especialmente contratado ‘para Charles Dickens, Esquire, y Esposa’, estaba claramente establecido, incluso para mi asustado intelecto, en un pequeño manuscrito que anunciaba el hecho colocado sobre una delgada frazada, puesta en un colchón muy delgado, extendido como yeso quirúrgico sobre una inaccesible litera.
(Charles Dickens, Notas Americanas)

Great_Eastern_painting_smooth_sea

Great Eastern

Llegué a Liverpool el 18 marzo de 1867. El Great Eastern debía zarpar a los pocos días para Nueva York, y acababa de tomar pasaje a su bordo. Viaje de aficionado, ni más ni menos. Me entusiasmaba la idea de atravesar el Atlántico sobre aquel gigantesco barco. Contaba con visitar el norte de América, pero esto era sólo accesorio. El Great Eastern ante todo; el país celebrado por Cooper, después. En efecto, el buque de vapor a que me refiero es una obra maestra de arquitectura naval. Es más que un barco, es una ciudad flotante, un pedazo de condado desprendido del suelo inglés y que, después, de haber atravesado el mar, debía soldarse al continente americano. Me figuraba aquella masa enorme arrastrada sobre las olas, su lucha con los vientos a quienes desafía, su audacia ante el importante mar, su indiferencia a las expresadas olas, su estabilidad en medio del elemento que sacude, como si fueran botes, los Wario y los Sollerino. 
(Julio Verne, Una ciudad flotante)

RMS_Oceanic_(1870)

RMS Oceanic

Poco después de mi regreso a Hong Kong me embarqué para Japón en el Oceanic. Algunos amigos, que habían contribuido tanto a mi placer y comodidad durante mi estancia en la China Británica, llegaron a la nave para decirme adiós, y con mucho sentimiento debí despedirme de ellos. El Capitán Smith nos llevó a su camarote, donde todos brindamos y nos deseamos mutuamente éxito, felicidad y todo lo bueno en este mundo. Habiendo llegado el último minuto, nos dijimos adiós definitivamente y comencé mi viaje a la tierra del Mikado.
El Oceanic, en el que viajé desde Hong Kong a San Francisco, tiene toda una historia. Cuando fue diseñado y lanzado hace veinte años por el señor Harland, de Belfast, sorprendió al mundo de la navegación. El diseñador fue el primero en introducir mejoras para la comodidad de los pasajeros, como el salón en medio del barco, evitando el ruido de los motores y, especialmente, el cabeceo con la mar gruesa. Antes de él los barcos tenían un aspecto lúgubre y sombrío, y eran construidos sin la menor consideración a la comodidad de los pasajeros. El Sr. Harland, en el Oceanic, fue el primero en proporcionar una cubierta de paseo y dar al salón y los camarotes un aspecto ligero y alegre.
(Nellie Bly, Alrededor del mundo en 72 días)

Krakatoa

Map_krakatau

Krakatoa, o Krakatau, es una isla volcánica situada en el Estrecho de Sonda entre las islas de Java y Sumatra. El nombre es usado también para denominar el grupo de islas que comprenden los remanentes de la erupción cataclísmica de 1883.

El 20 de mayo de 1883 una columna de vapor comenzó a surgir en el cono norte de la isla, para luego convertirse en una columna de cenizas de 6.000 metros de altitud.
Este sería el comienzo de una actividad creciente que culminaría el 27 de agosto, cuando en una erupción explosiva, desaparecieron dos tercios de la isla. La explosión se escuchó a 4.800 km de distancia. Se cree que la explosión, la nube piroclástica y los tsunamis causados mataron entre 50 mil y 100 mil personas.
La erupción del volcán Krakatoa ha servido de motivo e inspiración para un cierto número de novelas y películas.

hqdefaultKrakatoa, al Este de Java (1968) es una película dirigida por Joseph Kane, con la actuación de Maximilian Schell, Diane Baker, Brian Keith y Barbara Werle.

El capitán Hanson, del “Batavia Queen” organiza una expedición que tiene por objeto rescatar una carga de valiosas perlas desde un barco naufragado cerca de la isla de Krakatoa. La expedición coincide con la erupción del volcán y el barco debe enfrentarse al tsunami provocado por la explosión.

Fair Wind To Java

Rumbo a Java (1953) es una película dirigida por Joseph Kane, con la actuación de Fred MacMurray, Vera Ralston y Robert Douglas.

Un aventurero norteamericano busca un barco hundido en que hay 10.000 diamantes. No es el único en buscar el tesoro, y además el volcán Krakatoa está cerca de explotar en la terrible erupción de 1883.

 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Krakatoa_eruption_lithograph 1888

Erupción del Krakatoa, litografía de 1888

Volamos hasta que estuvimos a una milla sobre Java cuando con impresionante rapidez, la isla de Krakatoa, en una serie de siete explosiones, voló por los aires tan lejos como pudimos ver. Nuestra plataforma volante se balanceó hacia adelante y hacia atrás en un ángulo de treinta o cuarenta grados. Los que estaban cerca de la balaustrada se aferraron a ella por sus vidas. Los pocos que estaban en el centro saltaron como panqueques en una sartén. Estábamos a unas veintisiete millas de de la isla cuando sucedió, lo que resultó ser una distancia suficientemente segura. Si hubiéramos estado más cerca la plataforma habría sido lanzada hacia el estrecho de Sonda. No podíamos ver lo que quedaba de Krakatoa porque estaba envuelta por una enorme, tremendamente alta y negra nube de piedra pómez, cenizas, lava y escombros con los que irían mezclados, así lo suponía, unos mil millones de dólares en diamantes. Tuvimos suerte en que la explosión fuera seguida por una fuerte corriente de aire, producida de la misma manera que se forman las ondas en la superficie de un lago cuando se arroja una piedra. Fuimos rápidamente lanzados lejos de la escena de la erupción.
(William Péne du Bois, Los veintiún globos)

volcano-krakatau-1883-granger

El volcán Krakatoa en 1883

En este punto de la conversación, Nigel fue sorprendido por lo que para él era una sensación completamente nueva, es  decir, un temblor que sacudió la caverna, acompañada de un ruido que parecía provenir de cavernas más profundas. Miró rapidamente a su anfitrión y al negro, pero para su sorpresa estos hombres no parecían dar importancia al temblor, aunque este había causado el movimiento de algunos muebles. Al darse cuenta de su sorpresa, Moisés comentó con una sonrisa displicente, ‘a la montaña le dieron tiritones ahora’.
“Estamos acostumbrados a esto”, dijo el anfitrión, viendo que Nigel esperaba de él una explicación. “No tengo dudas de que ustedes están concientes de que esta región es famosa por sus volcanes y terremotos, de manera que los habitantes no prestan demasiada atención a menos que ocurra algo inusitadamente violento. Esta isla de Krakatoa es en sí misma parte de un volcán extinto; aunque el término ‘extinto’ es muy aplicable a los volcanes, puesto que es sabido que muchos supuestamente extintos a lo largo de muchos siglos, han despertado súbita y violentamente. Un término más adecuado sería ‘inactivo’.
(R.M. Ballantyne, Volar en pedazos o el hombre solitario de Rakata)

krakatau_volcano_explosion_artwork_e3800724

Visión artística de la erupción.

La erupción de agosto de 1883 no fue del todo inesperada, aunque pareció serlo. Krakatoa había tenido erupciones violentas desde mayo de 1680 a noviembre de 1681, pero luego durmió durante dos siglos. El volcán volvió a la vida el 20 de mayo de 1883 con una serie de erupciones moderadas. Los habitantes estaban concientes de ello pero no se mostrarn particularmente alarmados. Más aun, la isla se convirtió en breve en una atracción turística. Un vapor, llevando un grupo de excursionistas desde Batavia (actualmente Jakarta) “llegaron al volcán el domingo 27 de mayo en la mañana, después de lo cual observaron, durante la noche, una serie de explosiones de mediana intensidad acompañada por temblores”. Esos visitantes pueden haber sido alocados, pero algunos fueron buenos observadores y más tarde pudieron dar datos de importancia, como el tamaño estimado del crater, la frecuencia de las explosiones y la altura de la columna de vapor. Uno de ellos tomó una fotografía del volcán durante una explosión; otro recogió una muestra de piedra pomez. Las erupciones continuaron durante junio y julio, pero, en las palabras del informe de la Royal Society de 1888, “en una región donde los terremotos y las erupciones volcánicas son tan frecuentes, esta erupción del Krakatoa durante los meses de verano de 1883 . . . pronto cesaron de ejercer una atracción en particular”.
(Monique R. Morgan, La erupción del Krakatoa en 1883)

Victor Vasnetsov

Boyan el bardo

Victor Vasnetsov, Boyan, el bardo

Victor Mijailovich Vasnetsov. Fue un pintor ruso especializado en temas mitológicos e históricos. Nació el 15 de mayo de 1848 en el pueblo de Lopyal, perteneciente al Gobierno de Vyatka, actualmente Kirov. En su tierra natal Vasnetsov estudió en un seminario, donde trabajó en un taller de iconos. Después de graduarse del seminario, viajó a San Petersburgo con el propósito de estudiar arte. Entró a la Academia Imperial de Arte donde al tiempo pasó a formar parte del movimiento Peredvizhniki, un grupo de artistas que se rebelaron contra el academicismo.
En 1876 fue invitado a unirse a la colonia Peredvishniki en Paris. Allí estudió pintura clásica y contemporánea, para moverse al año siguiente a Moscú, y fue en ese tiempo en que Vasnetsov pintó algunas de sus famosas obras inspiradas en cuentos de hadas rusos. Vasnetsov obtuvo gran reconocimiento por su trabajo de decoración de iglesias y catedrales. Kusnetsov murió en Moscú el 23 de julio de 1926.

800px-Vasnetsov_Frog_Princess

Victor Vasnetsov, La princesa rana.

La princesa rana

Sucedió hace muchos años que un zar tenía tres hijos. Cuando llegaron a la mayoría de edad los llamó y les dijo: “Hijos míos, ya estoy viejo y necesito que ustedes se casen, para alcanzar a ver a mis nietos”.
Los hijos le respondieron: “Si es así, padre, denos su bendición, pero ¿con quién podríamos casarnos?”
“Hijos míos”, dijo el zar, “tomen sus arcos, salgan al campo abierto, y lancen una flecha. Donde sea que la flecha caiga encontrarán a su esposa”.
Los hijos tomaron sus arcos y salieron al campo, y cada uno de ellos lanzó su flecha. La flecha del hermano mayor cayó en casa de un boyardo, y fue recogida por su hija. La flecha del segundo cayó en el patio de un rico comerciante y fue recogida por su hija. Pero la flecha del hermano menor, Iván, voló más lejos y no se vio donde fue a caer, por lo que él comenzó a caminar para buscarla. Llegó a un pantano, y en el pantano encontró una rana que sostenía la flecha en su boca. Entonces le dijo: “Rana, devuélveme la flecha”.
Pero la rana le respondió: “Entonces tómame como tu esposa”.
“No puede ser”, le dijo el príncipe, ¿cómo podría tomar a una rana por esposa?.
“Deberás hacerlo, porque esa es la voluntad del zar”.
El príncipe se resistió a los hechos, pero al final tuvo que aceptar que ese era su destino, y llevó a la rana consigo.
Entonces el zar hizo que se celebraran los tres matrimonios; el de su hijo mayor con la hija del boyardo, la del segundo con la hija del comerciante, y la del desafortunado príncipe Iván con la rana.
Después del matrimonio el zar llamó a sus hijos y les dijo: “Quiero saber cual de mis nueras es la que cose mejor. Cada una deberá confeccionarme una camisa para mañana en la mañana”.
Los hijos se inclinaron en acatamiento y se fueron cada uno donde su esposa. Pero cuando el príncipe Iván llegó a su casa, solo atinó a sentarse sintiéndose muy desdichado.
La rana llegó saltando y le preguntó: “¿Por qué estás tan triste, prícipe Iván? ¿tienes algún problema?
“Mi padre ha ordenado que le hagas una camisa para mañana”, le respondió.
“No te preocupes, príncipe Iván”, dijo la rana. Vete a la cama, te sentirás mejor después de que hayas dormido”.
Cuando el príncipe se hubo dormido, la rana salió al balcón, se quitó la piel de rana y se convirtió en la princesa Vasilisa la sabia, una muchacha tan bellas que no hay palabras con que describirla. Batió palmas y exclamó: “Mis fieles sirvientes, escúchenme. Para mañana deben coserme una camisa como las que mi padre solía usar”.
Cuando el príncipe despertó al día siguiente, encontró a la rana saltando en el piso, pero sobre la mesa había una camisa. Se alegró mucho y, tomándola, se la llevó a su padre. Cuando llegó ante el zar este estaba recibiendo a sus hijos mayores. El hijo mayor mostró la camisa hecha por su esposa. El zar la recibió y dijo: “Esta es una camisa como cualquier otra”. Luego tomó la segunda camisa y dijo: “Con esta solo iría al baño”.
Entonces el príncipe Iván desenvolvió su camisa y se vio que estaba bordada en oro y plata, en un hermoso diseño. El zar la tomó y dijo: “Esta sí es una camisa para ser usada en ocasiones especiales”.
Los hermanos mayores regresaron a sus casas murmurando acerca de la esposa de su hermano menor. Pero por la tarde el zar los llamó a todos y les dijo: “Que cada una de sus esposas hornee un pan para mañana, quiero saber cual es la que cocina mejor”. (continua)

La princesa que nunca sonreía

Vasnetsov_Nesmeyana

Victor Vasnetsov, Nesmeyana, la princesa que nunca sonreía

Érase una vez, en un país muy lejano, una princesa que se negaba a sonreír. Ni una sola vez, que alguien pudiera recordar, se vio que sus labios esbozaran una sonrisa. Su padre el rey, angustiado, ofreció un cofre lleno de monedas de oro a quién la hiciera sonreir. Se presentaron bufones de todas partes, vestidos con sus trajes coloridos, realizando toda clase de cómicas payasadas. Los nobles le presentaron las joyas más variadas y hermosas buscando hacerla sonreír. Incluso la gente del pueblo se esforzó, presentándole toda clase de espectáculos humorísticos. Pero la princesa seguía con su ánimo sombrío.
Hasta el mayor hechicero del reino quiso intentarlo. Con sus actos de magia logró hacer aparecer toda clase de cosas maravillosas.
La princesa las miró, tocó una que otra con la punta del pie. y dijo: “No veo nada que merezca una sonrisa”.
El rey se indignó y mirando a su hija exclamó: “¡Ya es demasiado, estoy cansado de tu comportamiento!”. Y salió de la habitación seguido de su esposa, la reina.
La princesa se quedó, indiferente a la reacción de sus padres. El hechicero la miró sin decir palabra.
Gruñendo, se paseó de un lado al otro, mirando a la princesa de vez en cuando.
De pronto se detuvo, con el aspecto de quién tiene una idea repentina. Hizo un pase con su varita mágica y ,con un estallido luminoso, el hechicero y la princesa desaparecieron. (continua)

Viktor_Vasnetsov_-_Аленушка

Victor Vasnetsov, Alionushka

Alionushka

Hace mucho tiempo vivieron un rey y una reina; ellos tuvieron un hijo, llamado Ivanushka, y una hija, Alionushka. Cuando los padres murieron, los niños quedaron solos y decidieron irse a recorrer el mundo.
Caminaron, caminaron y caminaron hasta que un día llegaron a un gran estanque, cerca del cual pastaba un rebaño de vacas. “Tengo sed”, dijo Ivanushka. “Quiero beber”. “No lo hagas, hermano, o te convertirás en un becerro”, le dijo Alionushka. El hermano le hizo caso y siguieron caminando. Caminaron y caminaron hasta que llegaron a un rio, cerca del cual se encontraba un grupo de caballos. “¡Ah, hermanita!”, dijo Ivanushka, “¡Si tan solo supieras la sed que tengo!” “No bebas, hermano, o te convertirás en un potrillo”. Ivanushka la escuchó y siguieron caminando. Caminando y caminando llegaron a un lago, cerca del cual estaba un rebaño de ovejas.
“¡Ah, hermanita, estoy terriblemente sediento!”, dijo Ivanushka. “No bebas, hermano, o te convertirás en cordero”. Ivanushka se resignó y siguieron caminando hasta llegar a un arroyo cerca del cual se encontraba una piara de cerdos.
“¡Ah, hermanita, tengo que beber!”, dijo Ivanushka.
(continua)

Las zarinas del mundo subterráneo (fragmento)

tres princesas del mundo subterráneo

Victor Kusnetzov, Las zarinas del mundo subterráneo

“Quiero pasar la prueba”, fue la respuesta de Iván.
“Ven conmigo entonces -dijo el dragón”. Por fin llegaron a la piedra negra y el dragón le dijo a Iván que tratara de moverla.
“-¿Quieres decir esto?” dijo Iván, pateándola como al descuido con la punta de su bota.
“Sí, eso es justo lo que quería decir!”
“-Pero ¿Por qué no pudieron hacerlo mis hermanos? “, dijo Iván. Se dio cuenta de que la piedra estado cubriendo una profunda abertura en el suelo.
“Tal vez lo intentaron demasiado”, contestó el dragón.
“Me pregunto qué tan profundo es”,  Iván se arrojó al suelo y miró hacia abajo sobre el borde. Los lados de la abertura iban directamente hacia abajo, como en un pozo, y terminaban en la oscuridad. Con un escalofrío Iván se alejó rápidamente de la orilla y le preguntó el dragón:
“¿Qué hay ahí debajo?”
“¿Qué?, lo de abajo? ¡Son los reinos subterráneos, por supuesto!”
“Nunca he oído hablar de ellos – qué es lo que son?”preguntó Iván.
“¿No lo sabes? Entre otros, el Reino de Cobre, el Reino de Plata y el Reino de Oro. En cada reino hay una Zarina”.
“Está bien, es bueno saberlo!” dijo Iván. “Entonces, ¿dónde está la esposa con quien se supone que debo casarme cuando pase la prueba?
“¡Abajo! Deberás casarte con una de las zarinas”.
“¿Casarme con una de ellas? ¡No, gracias! ¡Yo no voy a ir a los reinos subterráneos! ¡Podrían matarme ahí abajo!”
De repente, el dragón rugió: “¡Es por eso que estás aquí, Ivan! ¡Debes liberar a las princesas!”
Algo asustado por repentina fiereza del dragón, y deseando estar a salvo en casa, Iván murmuró:
“Tengo que pensarlo primero”.

Y semillas

La germinación de la semillaTATIANA TAYGANOVOY

Tatiana Tayganovoy, La germinación de la semilla

Los primeros pasos por la arena se volvieron más pesados, porque transportaban maletas viejas, bolsas de ropa deshilachadas, utensilios caseros, prendas de vestir sueltas. Pero a Raimundo le molestaba su propio envoltorio. Cuando pisó la plataforma de madera de la Plaza Ecuador, empotrada sobre el agua, echó una mirada de reconocimiento. Sus ojos atravesaron la calle principal, la única que en verdad subsistía. En seguida la recorrió entera caminando hacia el norte y penetró, confundido con la columna de rostros cubiertos por los bultos, en la estación de ferrocarril inglés, atestada de bloques de piedra, retorcidos vagones y cobertizos vacíos en los patios, todo muriendo junto al misterio de los acantilados.
Sobre una tarima inclinada, un oficial de ejército, con rictus tenso en su cara de examinador, hombros erguidos, miraba venir a los últimos rezagados.
Después de un rato, golpeó en la cartuchera con las manos, se puso en jarras, echó la cabeza hacia atrás y dijo como aguzando la mirada:
—Parece que no están todos. —Después se agachó frotándose la barbilla. Se hizo un silencio muy grande que separaba al oficial de los hombres con sus toscos equipajes en el suelo—.
(Volodia Teitelboim, La semilla en la arena)

FallingMapleSeed-Amy Granfield

Amy Granfield, Caída de la semilla de Arce

Por todas partes en Ganímedes los otros colonos estaban dirigiéndose a lugares parecidos, una vez destruido su espurio equipo de guerra, cumplido su propósito. Iban equipados de las más diversas maneras, pero todos tan completamente como Sweeney. Éste disponía de un vehículo de diez ruedas para la nieve en el cual serían redistribuidos los seis neumáticos que quedaban para convertirlo en un adecuado tractor pesado, y llevaba el compartimento posterior lleno de herramientas, semillas, medicinas, comida y combustible de reserva. También tenía una esposa.
La Tierra visitaría Ganímedes, por supuesto. Pero no encontraría nada. El interior del pi de Howe había sido arrasado tras el despegue de la nave de supervivencia. En cuanto a la gente, sería inofensiva, ignorante, y estaría muy dispersa.
Campesinos, pensó Sweeney. Silbando, cruzó el polo norte. Únicamente campesinos.
(James Blish, Semillas estelares)

poppy_seeds_by_delilah_smith

Delilah Smith, Semillas de amapola

Dos de los nuestros habían huido durante la noche, y por eso no nos pusimos en camino antes de que amaneciera, como era habitual. Para matar el rato, tendimos al débil sol de la mañana nuestros bastos capotes verdes, todavía húmedos a causa del diluvio caído la noche anterior, y contemplamos las turbias aguas del río, que entreveíamos más allá de unas higueras que se alzaban al otro lado del camino, del que nos separaba un seto bajo. La intensa lluvia había dejado el camino lleno de surcos, por los que corría un agua cristalina. El río bajaba muy crecido, porque aguas arriba se había roto una presa por la acción conjunta de la lluvia y el deshielo, y su corriente embravecida emitía un sordo rugido y arrastraba perros, gatos y ratas muertos a una velocidad vertiginosa.
Al cabo de un rato, los niños y las mujeres de la aldea se congregaron en el camino; nos miraban con ojos en los que se mezclaban la curiosidad, la timidez y una insolencia contenida; de vez en cuando, intercambiaban rápidos comentarios en voz baja o soltaban bruscas carcajadas, lo que nos irritaba sobremanera. Para ellos, éramos seres de otro planeta.
(Oe Kenzaburo, Arrancad las semillas, fusilad a los niños)

micro-pintura-hasan-kale-2

Hasan Kale, Micropintura en semilla

La semilla fue llevada por el espacio hace cuatro, cinco, seis billones de años. Entonces la semilla no era más que una semilla, no tenía conocimiento de sí. Era impulsada por los vientos electrónicos y magnéticos del universo, y para ella no existían ni el tiempo ni el espacio Todo era azar, y la semilla no tenía idea de qué quería ni cuál era su último destino. Se movía a través de un espacio estrellado, increíble, pero también por un espacio vacío, porque entonces las estrellas y las galaxias eran sólo pequeños focos de iluminación en el infinito.
(Howard Fast, La semilla pragmática)

Seed 1 veronique oodian

Veronique Oodian, Semilla

—Pero, doctor Gobie… — empecé a decir.
—Me hago cargo de lo que puede significar para usted, Sir; sin embargo, le ruego que la persuada. No en beneficio mío ni en el de su familia, sino en el de todos. Tenemos que ser muy cautelosos; los resultados de la acción más insignificante son inimaginables. Tiene que haber orden y armonía, y hay que mantenerlos. Si una sola semilla cae fuera de lugar ¿quién será capaz de predecir qué resultado dará? Por eso la ruego que la convenza…
Le interrumpí hablando con suavidad, porque en cualquier caso, era evidente que el asunto le afectaba mucho.
—Un momento, doctor Gobie, me parece que debe haber algún error. No tengo ni la menor idea de qué me está hablando.
Se contuvo con expresión de desmayo.
—¿Usted…?— empezó y luego meditó un momento frunciendo el entrecejo —. ¿Quiere decir que todavía no conoce a Tavia?— me preguntó.
(John Wyndham, Semillas del tiempo)

Semilla

No juzgues cada día por la cosecha que has recogido, sino por las semillas que has sembrado.
(Robert Louis Stevenson)

6eaff627e27926d1b8de36063e9d1668

En seguida se presentaron tres pares de manos, cogieron el trigo y desaparecieron. Baba-Yaga, después de comer hasta saciarse, se acostó y ordenó a Basilisa: 
-Mañana harás lo mismo que hoy, y además tomarás del granero un montón de semillas de adormidera y las escogerás una a una para separar los granos de tierra.
Y dada esta orden se volvió del otro lado y se puso a roncar, mientras Basilisa pedía consejo a la Muñeca. Ésta repitió la misma contestación de la víspera: 
-Acuéstate tranquila después de haber rezado. Por la mañana se es más sabio que por la noche; ya veremos cómo lo hacemos todo.
Por la mañana la bruja se marchó otra vez, y la muchacha, ayudada por su Muñeca, cumplió todas sus obligaciones. Al anochecer volvió Baba-Yaga a casa, visitó todo y exclamó:
-¡Mis fieles servidores, mis queridos amigos, venid a prensar mi simiente de adormidera! 
Se presentaron los tres pares de manos, cogieron las semillas de adormidera y se las llevaron. La bruja se sentó a la mesa y se puso a cenar.
-¿Por qué no me cuentas algo? -preguntó a Basilisa, que estaba silenciosa-. ¿Eres muda?
-Si me lo permites, te preguntaré una cosa.
-Pregunta; pero ten en cuenta que no todas las preguntas redundan en bien del que las hace. Cuanto más sabio se es, se es más viejo.
(Basilisa la hermosa, Cuento Ruso)

36a9808f4aa33af551b1ad6b5969f0f3

Al poco rato de sostener esta conversación, llegó a casa de la anciana un mensajero del rey, que invitó al príncipe a acompañarle hasta palacio. Allí, el soberano, rodeado de toda su corte, le entregó cincuenta kilos de semilla de mostaza, ordenándole que extrajese el aceite que contenía y se lo llevara a palacio el día siguiente a la misma hora.
– Quien desee casarse con mi hija tiene que hacer cuanto yo le ordene -explicó el Rajá.- Si no es capaz de ello, tengo que matarlo. Por lo tanto, si no consigues extraer todo el aceite de esas simientes, te mandaré decapitar.
Al oír esto y ver lo que abultaban los cincuenta kilos de semilla, el príncipe sintióse muy desanimado, pues comprendió que le sería imposible salir airoso de aquella prueba.
Como no podía hacer otra cosa, cogió la semilla y se la llevó a casa de la anciana. Estuvo reflexionando varias horas acerca de su situación, sin llegar a decidir nada. De pronto, acordóse de la reina de las hormigas, y apenas acababa de pensar en ella la vio aparecer. – ¿Cuál es el motivo de tu tristeza? -preguntó el animalito
El hijo del Rajá le mostró el montón de simiente de mostaza y replicó: – ¿Cómo puedo extraer en un día todo el aceite que contiene esta semilla? Sin embargo tengo que hacerlo antes de mañana, o seré decapitado por orden del Rajá de este país.
(El hijo del Rajá y la princesa Labam, Cuento Indio)

Éranse uSIL08-10062-a-500x713na vez dos hermanos que habían sentado plaza de soldados. El uno era rico, y el otro, pobre. El pobre, queriendo salir de su miseria, licencióse y se hizo campesino, dedicándose a cavar y labrar su pedacito de tierra, en el que sembró zanahorias.
Germinó la semilla y brotó una zanahoria que no cesaba de crecer. Crecía a ojos vistas; cada día era más alta y más recia, y bien podía llamársele la reina de las zanahorias, pues jamás se había visto ni se verá otra igual.
Al fin, llegó a alcanzar un tamaño tan extraordinario, que llenaba un carro y se necesitaban dos bueyes para transportarla; y el campesino no sabía qué hacer con ella, ni si habría de ser su suerte o su desgracia. Al fin, pensó: «Si la vendo, no sacaré gran cosa. Si me la como, lo mismo puedo comerme las pequeñas. Lo mejor será llevarla al Rey y regalársela como una cosa rara, en prueba de acatamiento».
En consecuencia, la cargó en el carro, enganchó a él dos bueyes y se encaminó a la Corte para ofrecerla al Rey.
—¡Vaya una hortaliza extraña! —exclamó éste—. He visto en mi vida muchas maravillas, pero jamás un monstruo así. ¿De qué clase de semilla ha salido? ¿O tal vez es que tú eres un favorito de la suerte, y por ello te suceden estas cosas?
—Nada de eso —respondió
(La zanahoria, Cuento Alemán)

a5c1b52575f5dadd5420e1e50b8f1979Durmióse Luis. Cuando despertó ya no había ni montaña ni trazas de ella; el suelo estaba tan liso como la palma de la mano. Entonces fue corriendo al castillo y dijo al hechicero: – Ya he gastado los zapatos de hierro he aplanado la montaña. ¿Me devolverá ahora mi alma? – Hoy, no; váyase a descansar. Mañana le daré trabajo.
Al día siguiente el hechicero le entregó un cesto enorme lleno de semillas de árboles.
– Siembre esto y tráiganos para desayunar los frutos que haya dado.
Luis tomó el cesto y se dirigió al lugar que ocupaba antes la montaña.
– Jamás podré hacer crecer árboles y madurar sus frutos en tres horas ­ pensaba con desaliento.
Pero un pajarito, posado en un zarzal, empezó a cantar:
– Soy Blancaflor; te ayudo y te vigilo. Dame ese cesto y duerme tranquilo.
Cuando se despertó, el cesto, vacío, estaba a su lado; y en los árboles recién brotados maduraban sabrosísimos frutos.
(Los zapatos de hierro, Cuento Español)

Pearce-Seed

Esta es la historia del señor Wolo y el señor Kuta. El señor Wolo es un ave y el señor Kuta es una tortuga. El señor Wolo tenía hambre. ¡Papapapapaap! ¡Tenía mucha hambre! ¡El señor Wolo siempre tenía hambre! Acostumbraba a coger algunas semillas de los campos. Pero ese año había pocas semillas. Las lluvias habían llegado tarde y se fueron pronto. Los granjeros estaban preocupados porque no podían llenar sus graneros. Lo hicieron todo para proteger sus cosechas. Uno de los granjeros se había construido una pequeña cabaña en su campo. Se sentaba allí todo el día para mirar su campo. Estaba muy preocupado. Cada tarde inspeccionaba su campo. Cada tarde algunas semillas se perdían.
– Debe de ser ese ave – se decía -. Durante todo el día lo veo sentado en el árbol. Estoy seguro que ese ave se come mis semillas. ¡Pero espera ave! Te cogeré.
(El señor Wolo y el señor Kuta, Cuento Africano)

Katalog-NasinniaWainamoinen encaminó sus pasos a través de aquella isla situada en medio del mar, a través de aquella tierra desolada y sin árboles. Largos años vivió en la tierra estéril, en la isla sin nombre.
Y pensó en su espíritu, meditó en su cerebro: “¿Quién vendrá ahora a sembrar este campo? ¿quién lo llenará de gérmenes fecundos?”
Sampsa, el dios de los campos, sembró el agro; derramó el grano sobre las llanuras y las ciénagas, sobre el talud y la tierra blanda, y en los espacios rocosos. Sembró el pino en las colinas, el abeto en los altoza¬nos, el brezo en las arenas, y plantó los jóvenes arbustos en los valles.
El viejo, el impasible Wainamoinen, acudió a ver la obra de Sampsa. Observó que los jóvenes retoños se habían desarrollado, que los árboles habían crecido. Sólo la semilla de la encina no había fecundado; sólo el árbol de Jumala no había echado raíces.
(Kalevala, Mitología Finlandesa)

Como las semillas, pensó. El viento las trae, pero no siempre caen donde nosotros queremos.
Rangel Ignatov, Adiós Amor)

Rumania

Symbols_of_Romania

9 mai 1877 – Mihail Kogălniceanu citește, în Camera Deputaților, Declarația de Independență a România. Această zi a devenit Ziua Independenței de România.

9 de mayo de 1877 – Mihail Kogălniceanu lee, en la Cámara de Diputados, la Declaración de Independencia de Rumania. Este día se convirtió en el Día de la Independencia de Rumania.

Rumania es una república ubicada en el sureste central de Europa, entre Bulgaria y Ucrania. Tiene fronteras también con Hungría, Servia y Moldovia.
Rumania surgió de lo que antiguamente fue la provincia romana de Dacia, y se formó de la unión de los principados de Moldavia y Valaquia cuando estos se independizaron del Imperio Otomano. Posteriormente el Reino de Rumania incorporó los territorios de Transilvania, Bucovina y Besarabia.
El idioma mayoritario en Rumania es el Rumano, una lengua romance, derivada del latín, cercana al italiano, pero infuenciada por las lenguas eslavas.

Ion_Andreescu_-_UnknownTitle

Ion Andreescu, Paisaje

Ion Andreescu (15 de febrero de 1850 – 22 de octubre de 1882) fue un pintor rumano nacido en Bucarest. En 1869 entró a la Escuela de Arte de Theodor Aman. En 1872 era profesor de dibujo y caligrafía en la Bishop’s School en Buzău. En 1873 se integró a la Escuela Comunal Secundaria y en 1875 a la Escuela de Artesanía de Buzău. Viajó a París para completar su educación y su trabajo fue exhibido junto con el de Manet, Monet y Renoir.

sabin balasa

Sabin Bălașa, Desnudo

Sabin Bălașa (17 de junio de 1932 – 1° de abril de 2008) fue un pintor rumano contemporáneo. Él describió su trabajo como Romanticismo cósmico. Estudió en la Escuela Superior de Frații Buzești en Craiova in 1950. Entre las obras más destacadas de Bălaşa están los frescos que decoran el interior de la Universidad Alexandru Ioan Cuza en Iași.

Ignat Bendarik la mujer del artista en la maquina de coser

Ignat Bendarik, La esposa del artista en la máquina de coser

*

Ignat Bednarik (8 de marzo de 1882 – 11 de marzo de 1963) fue un pintor rumano que trabajó en casi todas las técnicas antes de dedicarse exclusivamente a la acuarela. Nació en Orschowa (Orşova), en ese tiempo perteneciente al Imperio
Austrohúngaro. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Bucarest y, trasladándose a Viena, estudió enla Academia de Bellas Artes.

peaceful-sleep cornelius baba

Corneliu Baba, Sueño tranquilo

Corneliu Baba (18 de noviembre de 1906, 28 de diciembre de 1997) fue un pintor rumano, principalmente retratista, pero también ilustrador de libros.
Recibió un diploma en Bellas Artes de la facultad de Iaşi en 1938, donde fue después profesor de pintura en 1946.

*

*

Henric_Trenk_-_Nomazi

Henrik Trenk, Viajeros

Henric Trenk (1818–1892) fue un pintor y artista gráfico rumano nacido en Suiza. Es conocido por sus paisajes. Trenk estudió en la Kunstakademie de Düsseldorf, en el Reino de Prusia. Llegó a Transilvania en 1846 y a Valaquia en 1851 y se quedó allí. Cuando la Valaquia se convirtió en parte del Reino de Rumania, Trenk se naturalizó rumano.

Nicolae_Tonitza_-_Coada_la_paine

Nicolae Tonitza, La fila del pan

Nicolae Tonitza (13 de abril de 1886 – 27 de febrero de 1940), fue un pintor, grabador, litógrafo, periodista y crítico de arte rumano. Nacido en Bârlad, asistió a la Escuela Nacional de Bellas Artes en Iaşi. Posteriormente viajó a Italia y luego a Munich donde estudió en Real Academia de Bellas Artes.

Nicolae_Grigorescu_-_Fata_cu_zestrea_ei

Nicolae Grigorescu, La muchacha y su dote

*

Nicolae Grigorescu (15 de mayo de 1838 – 21 de julio de 1907) fue uno de los fundadores de la pintura modernista rumana. También fue escritor. Nació en Pitaru, Dâmboviţa en la Valaquia. Siendo muy joven se convirtió en aprendiz del pintor Anton Chladek. En 1861 viajó a París donde estudió en la École des Beaux-Arts.

Hagia Sophia

st-sophia-chevalier-gaspard-fossati

Hagia Sophia, Gaspard Fossati

Hagia Sophia (del griego: Ἁγία Σοφία, “Santa Sabiduría”) es una basílica construída en Constantinopla por el emperador Justiniano I en el año 537. Como templo ha servido a tres religiones, la Católica Ortodoxa (desde su construcción hasta 1453), la Católica Romana (entre 1204 y 1261) y el Islam (desde 1453 a 1935). Actualmente es un museo.
La iglesia debe su nombre a que fue dedicada a la Sabiduría de Dios, el Logos, segunda persona de la Trinidad. Es equivocada la creencia de que el nombre se debe a una Santa llamada Sofía.
Los arquitectos fueron Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto.

El 7 de mayo del año 558 ocurrió un terremoto que hizo colapsar el domo. Este fue reconstruído, en una estructura mejorada, por Isidoro el Joven, sobrino de Isidoro de Mileto. Otro terremoto ocurrido en el 989 dañó un arco del domo, el que fue reparado esta vez por el arquitecto armenio Trdat. En el transcurso del tiempo el edificio ha sido objeto de varias reparaciones, como la realizada por el arquitecto Mimar Sinan (1489 – 1588), uno de los primeros especialistas en estructuras antisísmicas. Una restauración moderna fue la realizada por los arquitectos suizo-italianos Gaspare y Giuseppe Fossati entre 1847 y 1849.
En 1935 el presidente turco Mustafá Kemal Atatürk transformó el edificio en un museo.

hagiasophia-900w

Roger Hayward, Hagia Sophia (acuarela)

Tal ornamentación envuelve la iglesia maravillosa. Y sobre las altas columnas, por debajo del extremo pétreo que se proyecta, se ha desarrollado un tapiz de acantos ondulantes, una superficie en la que vagan puntos erizados, todos dorados y llenos de gracia.
Esto rodea a unos escudos de mármol, discos de pórfido que resplandecen con tal belleza que el corazón queda encantado.
La cubierta se compone de compactas teselas sobredoradas y de las que parte una brillante corriente de rayos dorados, que se vierten con abundancia y golpean los ojos de los hombres con fuerza irresistible. Es como si miraras al sol del mediodía en primavera, cuando dora las cimas de las montañas.
(Paulus Silentiarus, 520-575, Descripción de Santa Sofía)

View-of-the-Hagia-Sophia-in-Constantinople edward hildebrandt

Edward Hildebrandt, Vista de la Hagia Sophia

El hipódromo era deslumbrante. El foro era una plaza cóncava y rodeada de doscientas columnas, la mayoría sacadas de templos griegos, según nos contó Dídimo, porque nadie reco. El rdaba ya cómo construirlas. No me creí esta historia, pero era cierto que las columnas eran mucho más viejas que el foro, así que tal vez hubiera una pizca de verdad en lo que decía. Aunque imponentes, aquellas construcciones parecían insignificantes en comparación con la magnífica Santa Sofía.
Que el cielo me perdone, pero la iglesia de la Santa Sabiduría es una santa revelación hecha visible, un testigo de la fe construido con piedra y argamasa, una oración en vidrio, mosaicos y metales preciosos, una maravilla del mundo ante la que se ruborizan las mejores obras arquitectónicas de la antigüedad. Dios mismo inspiró la construcción de esta iglesia y guió a cada uno de sus obreros, tanto a los que con sus manos levantaron las paredes como a los que concibieron y trazaron los planos.
(Stephen Lawhead, Bizancio)

En la novela de Dan Brown, Inferno, juega un papel importante la cisterna ubicada dentro y debajo de Hagia Sophia.

hagia-sofia-charalampos-laskaris

Charalampos Laskaris, Hagia Sophia

Finalmente, llegaron a la orilla de la piscina circular que se encontraba en el centro del parque. Al llegar a la abertura, Langdon levantó la mirada al este.
«Santa Sofía
Más que un edificio, parecía una montaña.
Su colosal silueta resplandecía bajo la lluvia. Era como una ciudad en sí misma: su cúpula central —increíblemente amplia y con estrías de color gris plateado— parecía descansar sobre un conglomerado de cúpulas que se apilaban a su alrededor. Cuatro altos minaretes —cada uno de los cuales tenía un único balcón y una aguja gris plateada— se alzaban en las esquinas del edificio, tan lejos de la cúpula central que uno apenas podía determinar si formaban parte de una misma estructura o no.
(Dan Brown, Inferno)

hagia_sophia_painting

Hagia Sophia

Me parece muy difícil que se forme una cruzada general. La Cristiandad la estaba esperando cinco años antes de su derrota en Varna. No creo que los húngaros se atrevan a quebrantar la paz como lo hicieron entonces. Si no llega ayuda a tiempo, el único resultado de la unión habrá sido producir la amargura y la desesperación. ¿Por qué tendría la gente de Constantinopla que renunciar incluso al consuelo que su fe les proporciona? Genadios tiene al pueblo de su parte. Ahora la iglesia de Santa Sofía permanece siempre desierta y sólo el emperador oye misa en ella. Lo que los políticos crean carece de importancia; si reciben una paga están dispuestos a ponerse al servicio de cualquier fe. Sin embargo, el templo vacío los alarma. Algunos miembros del clero se han convertido en apóstatas y aquellos que continúan sirviendo en Santa Sofía han sido amenazados por el resto con la excomunión.
(Mika Waltari, El Ángel Sombrío)

Se cree, aunque ella no lo dice explicitamente, que Lady Mary Montagu, mujer de gran curiosidad y no menor audacia, entró a Hagia Sophia vestida con ropas turcas de hombre. Es muy creíble, puesto que si los cristianos no son bienvenidos en una mezquita, las mujeres cristianas lo son menos todavía.

hagia-sophia_7a

Vista de la Hagia Sophia

La iglesia de San Lorenzo es toda de mármol blanco y negro; se guarda allí el famoso plato con una única esmeralda, al que está prohibido tocar desde que, según se dice, se descubrió una conspiración para tirarlo al suelo y romperlo, ejemplo de malicia infantil atribuida al rey de Sicilia, quien quería vengarse porque se negaron a vendérselo. La iglesia de la Annunciata está finamente revestida de mármol, las columnas son de mármol rojo y blanco, la de San Ambrosio está muy adornada por los jesuitas; pero he de confesar que después de haber visto Santa Sofía todas esas iglesias me parecen miserables y me cuesta trabajo hacerles el honor de escribir sus nombres;
(Lady Mary Wortley Montagu, Cartas desde Estambul)

hagia-sophia-istanbul-husnu-konuk

Husnu Konuk, Hagia Sophia desde el mar.

Oscurecía cuando llegamos al extremo del estrecho, el del Cuerno de Oro. Sobre la ciudad se cernía una bruma que se desplazaba y mezclaba con el humo de las chimeneas. Cúpulas y torres carecían de nitidez, pero a pesar de la vaguedad de sus formas el panorama que presentaban era extraordinario. En el preciso momento en que el sol estaba encima del horizonte, se abrió paso entre las nubes y, con la mayor espectacularidad posible, vertió su luz dorada sobre los minaretes de Santa Sofía. Uno de los placeres al llegar a Constantinopla por mar es el intento de identificar ese gran templo a partir de las fotografías que todos hemos visto. A medida que te aproximas, una cúpula tras otra aparecen a la vista. El grito contenido del espectador ante cada una de ellas es un pequeño homenaje que reciben por turno.
(Eveyn Waugh, Etiquetas)