Hagia Sophia

st-sophia-chevalier-gaspard-fossati

Hagia Sophia, Gaspard Fossati

Hagia Sophia (del griego: Ἁγία Σοφία, “Santa Sabiduría”) es una basílica construída en Constantinopla por el emperador Justiniano I en el año 537. Como templo ha servido a tres religiones, la Católica Ortodoxa (desde su construcción hasta 1453), la Católica Romana (entre 1204 y 1261) y el Islam (desde 1453 a 1935). Actualmente es un museo.
La iglesia debe su nombre a que fue dedicada a la Sabiduría de Dios, el Logos, segunda persona de la Trinidad. Es equivocada la creencia de que el nombre se debe a una Santa llamada Sofía.
Los arquitectos fueron Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto.

El 7 de mayo del año 558 ocurrió un terremoto que hizo colapsar el domo. Este fue reconstruído, en una estructura mejorada, por Isidoro el Joven, sobrino de Isidoro de Mileto. Otro terremoto ocurrido en el 989 dañó un arco del domo, el que fue reparado esta vez por el arquitecto armenio Trdat. En el transcurso del tiempo el edificio ha sido objeto de varias reparaciones, como la realizada por el arquitecto Mimar Sinan (1489 – 1588), uno de los primeros especialistas en estructuras antisísmicas. Una restauración moderna fue la realizada por los arquitectos suizo-italianos Gaspare y Giuseppe Fossati entre 1847 y 1849.
En 1935 el presidente turco Mustafá Kemal Atatürk transformó el edificio en un museo.

hagiasophia-900w

Roger Hayward, Hagia Sophia (acuarela)

Tal ornamentación envuelve la iglesia maravillosa. Y sobre las altas columnas, por debajo del extremo pétreo que se proyecta, se ha desarrollado un tapiz de acantos ondulantes, una superficie en la que vagan puntos erizados, todos dorados y llenos de gracia.
Esto rodea a unos escudos de mármol, discos de pórfido que resplandecen con tal belleza que el corazón queda encantado.
La cubierta se compone de compactas teselas sobredoradas y de las que parte una brillante corriente de rayos dorados, que se vierten con abundancia y golpean los ojos de los hombres con fuerza irresistible. Es como si miraras al sol del mediodía en primavera, cuando dora las cimas de las montañas.
(Paulus Silentiarus, 520-575, Descripción de Santa Sofía)

View-of-the-Hagia-Sophia-in-Constantinople edward hildebrandt

Edward Hildebrandt, Vista de la Hagia Sophia

El hipódromo era deslumbrante. El foro era una plaza cóncava y rodeada de doscientas columnas, la mayoría sacadas de templos griegos, según nos contó Dídimo, porque nadie reco. El rdaba ya cómo construirlas. No me creí esta historia, pero era cierto que las columnas eran mucho más viejas que el foro, así que tal vez hubiera una pizca de verdad en lo que decía. Aunque imponentes, aquellas construcciones parecían insignificantes en comparación con la magnífica Santa Sofía.
Que el cielo me perdone, pero la iglesia de la Santa Sabiduría es una santa revelación hecha visible, un testigo de la fe construido con piedra y argamasa, una oración en vidrio, mosaicos y metales preciosos, una maravilla del mundo ante la que se ruborizan las mejores obras arquitectónicas de la antigüedad. Dios mismo inspiró la construcción de esta iglesia y guió a cada uno de sus obreros, tanto a los que con sus manos levantaron las paredes como a los que concibieron y trazaron los planos.
(Stephen Lawhead, Bizancio)

En la novela de Dan Brown, Inferno, juega un papel importante la cisterna ubicada dentro y debajo de Hagia Sophia.

hagia-sofia-charalampos-laskaris

Charalampos Laskaris, Hagia Sophia

Finalmente, llegaron a la orilla de la piscina circular que se encontraba en el centro del parque. Al llegar a la abertura, Langdon levantó la mirada al este.
«Santa Sofía
Más que un edificio, parecía una montaña.
Su colosal silueta resplandecía bajo la lluvia. Era como una ciudad en sí misma: su cúpula central —increíblemente amplia y con estrías de color gris plateado— parecía descansar sobre un conglomerado de cúpulas que se apilaban a su alrededor. Cuatro altos minaretes —cada uno de los cuales tenía un único balcón y una aguja gris plateada— se alzaban en las esquinas del edificio, tan lejos de la cúpula central que uno apenas podía determinar si formaban parte de una misma estructura o no.
(Dan Brown, Inferno)

hagia_sophia_painting

Hagia Sophia

Me parece muy difícil que se forme una cruzada general. La Cristiandad la estaba esperando cinco años antes de su derrota en Varna. No creo que los húngaros se atrevan a quebrantar la paz como lo hicieron entonces. Si no llega ayuda a tiempo, el único resultado de la unión habrá sido producir la amargura y la desesperación. ¿Por qué tendría la gente de Constantinopla que renunciar incluso al consuelo que su fe les proporciona? Genadios tiene al pueblo de su parte. Ahora la iglesia de Santa Sofía permanece siempre desierta y sólo el emperador oye misa en ella. Lo que los políticos crean carece de importancia; si reciben una paga están dispuestos a ponerse al servicio de cualquier fe. Sin embargo, el templo vacío los alarma. Algunos miembros del clero se han convertido en apóstatas y aquellos que continúan sirviendo en Santa Sofía han sido amenazados por el resto con la excomunión.
(Mika Waltari, El Ángel Sombrío)

Se cree, aunque ella no lo dice explicitamente, que Lady Mary Montagu, mujer de gran curiosidad y no menor audacia, entró a Hagia Sophia vestida con ropas turcas de hombre. Es muy creíble, puesto que si los cristianos no son bienvenidos en una mezquita, las mujeres cristianas lo son menos todavía.

hagia-sophia_7a

Vista de la Hagia Sophia

La iglesia de San Lorenzo es toda de mármol blanco y negro; se guarda allí el famoso plato con una única esmeralda, al que está prohibido tocar desde que, según se dice, se descubrió una conspiración para tirarlo al suelo y romperlo, ejemplo de malicia infantil atribuida al rey de Sicilia, quien quería vengarse porque se negaron a vendérselo. La iglesia de la Annunciata está finamente revestida de mármol, las columnas son de mármol rojo y blanco, la de San Ambrosio está muy adornada por los jesuitas; pero he de confesar que después de haber visto Santa Sofía todas esas iglesias me parecen miserables y me cuesta trabajo hacerles el honor de escribir sus nombres;
(Lady Mary Wortley Montagu, Cartas desde Estambul)

hagia-sophia-istanbul-husnu-konuk

Husnu Konuk, Hagia Sophia desde el mar.

Oscurecía cuando llegamos al extremo del estrecho, el del Cuerno de Oro. Sobre la ciudad se cernía una bruma que se desplazaba y mezclaba con el humo de las chimeneas. Cúpulas y torres carecían de nitidez, pero a pesar de la vaguedad de sus formas el panorama que presentaban era extraordinario. En el preciso momento en que el sol estaba encima del horizonte, se abrió paso entre las nubes y, con la mayor espectacularidad posible, vertió su luz dorada sobre los minaretes de Santa Sofía. Uno de los placeres al llegar a Constantinopla por mar es el intento de identificar ese gran templo a partir de las fotografías que todos hemos visto. A medida que te aproximas, una cúpula tras otra aparecen a la vista. El grito contenido del espectador ante cada una de ellas es un pequeño homenaje que reciben por turno.
(Eveyn Waugh, Etiquetas)

Anuncios

5 comentarios en “Hagia Sophia

  1. Tu forma de unir la historia con la literatura y el arte siempre me sorprende agradablemente.. Muchas gracias por tu comentario en mi blog y un abrazo

  2. Muy buen resumen histórico de la basílica y qué selección de textos más diversos. Lo que me llama la atención es qué fue lo que sucedió con los ortodoxos desde 1204 a 1261 en Constantinopla. ¿Se sabe exactamente?

    • En el año 1203 se formó la llamada 4° Cruzada, pero en un traicionero complot entre Felipe de Suabia, Bonifacio de Montferrato y el Dux de Venecia, el ejército cruzado atacó Constantinopla y la capturó. Seguidamente crearon el Imperio Latino nombrando a Balduino de Flandes como Emperador. Entre las depredaciones que realizaron, saquearon un gran número de iglesias ortodoxas. Entre ellas, desecraron la Hagia Sophia convirtiéndola en Catedral Católica Romana. El Imperio Latino duró hasta el 1261 cuando Constantinopla fue retomada por Miguel VIII Paleólogo. Con esto, la Hagia Sophia volvió a ser la sede del Patriarcado Ortodoxo de Constantinopla.

      • Excelente, no sabía todos esos detalles de la 4ta Cruzada. Respondiste perfecto y bien resumido a mi inquietud.
        Es un gusto leerte.
        Saludos Jenofonte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s