Galileanas

El 7 de enero de 1610, Galileo Galilei oIII_2_galileo_20-power-_Florence1bservó por primera vez los satélites del planeta Júpiter, las que serían llamadas después “lunas galileanas”. Fueron los primeros objetos celestes de los que se supo que orbitan alrededor de otro planeta. Galileo debió su descubrimiento a las mejoras que introdujo en su telescopio,lo que le permitió hacer mejores observaciones. El que existieran cuerpos girando alrededor de un planeta (además de la Tierra) dio un fuerte golpe al Sistema Ptolemaico de teoría geocéntrica

astronomia01Las lunas galileanas son cuatro: Ío, Europa, Ganimedes y Calisto. Dicen que pueden ser vistas, en condiciones excepcionales, a simple vista (también con un par de buenos prismáticos). Con un telescopio sin mayores pretenciones pueden observarse sin dificultades.

.

converted PNM file

Ío es la luna galileana que está más cerca del planeta, la cuarta más grande y la de mayor densidad. Su nombre es el de la sacerdotisa de Hera que se convirtió en amante de Zeus. La superficie de Ío tiene unas 100 montañas y más de 400 volcanes activos, varios de los cuales expulsan columnas de azufre y dióxido de azufre.

–Esto es Ra Patera, el mayor macizo de Ío. Ío es lo que tu llamas luna I, la más próxima al planeta de las cuatro. Ra Patera es mucho más alta que la montaña más alta de la Tierra, incluso más que la montaña más alta de Marte. Lo que estamos mirando es su lado oriental, en dirección a Mazda Catena, esa grieta humeante que hay al costado del escudo. –Señaló–. Ra era el dios del sol del antiguo Egipto y Mazda el de Babilonia.
(Kim Stanley Robinson, El sueño de Galileo)

Europa es la más pequeña de laEuropa-moons lunas galileanas, pero es la sexta en tamaño en todo el Sistema Solar y ligeramente menor que la Luna. Su nombre es el de Europa, la madre del rey Minos de Creta, otra de las amantes de Zeus. La superficie de Europa está cruzada por grietas y líneas, tiene pocos cráteres y es la superficie más lisa de todos los objetos sólidos del Sistema Solar.

No íbamos a detenemos en Ío, sino a posarnos directamente en Europa, nuestro destino, la tercera luna del vasto globo fundido de Júpiter. En algunos aspectos, Europa es la esfera más extraña del Sistema Solar y durante muchos años se creyó que era completamente inhabitable. En realidad lo es por lo que se refiere al setenta por ciento de su superficie, pero la zona restante es una región salvaje y misteriosa. Se trata de un hueco montañoso que se halla en la cara vuelta hacia Júpiter, porque Europa, como la Luna, mantiene siempre una cara vuelta hacia su planeta. Ahí, en esa vasta depresión, se reúne toda la exigua atmósfera del diminuto mundo, concentrada entre pequeños lagos y charcos en los valles existentes entre cordilleras que a menudo sobrepasan el aire enrarecido hasta llegar al vacío del espacio.
(Stanley Weinbaum, Rescate de un secreto)

ganymede-lune-de-jupiter-galileoGanimedes es la luna galileana más grande, y el satélite más grande del Sistema Solar, es mayor incluso que el planeta Mercurio. Está compuesto aproximadamente en proporciones iguales de silicatos y de agua congelada, con un núcleo sólido y un océano interno que puede contener más agua que toda la existente en los océanos terrestres. El nombre de la luna es el de Ganimedes, el copero de Zeus.

—Bien, ¿cómo diablos sabíamos que Ganímedes estaba habitado? —dijo Walker, tratando de ser razonable—. No había ninguna señal. Es nada más que un satélite muerto. ¿Y cómo sé que ustedes son gente de Ganímedes?
—No somos gente —dice el desconocido—, de todos modos entiendo tu terminología. Me temo que no te estás mostrando muy razonable. Vamos a darte dos horas de tu tiempo, para dar la vuelta y regresar a tu planeta, caso contrario tendremos que tomarnos represalias. No quiero dar más detalles que éstos.
(Barry N. Malzberg, Fuera de Ganimedes)

calisto

Calisto es la tercera luna más grande en el Sistema Solar y la segunda después de Ganimedes. Aunque tiene el tamaño del planeta Mercurio tiene solo un tercio de su masa. Está compuesto de roca y hielo. Su superficie muestra mucha antigüedad y es la que tiene más cráteres en todo el Sistema Solar. Su nombre se debe al de la ninfa Calisto, hija de Licaon y amante de Zeus.

Y no era Júpiter lo que le preocupaba, a pesar de su imprecación. Júpiter era la menor de nuestras preocupaciones. ¡Era Calisto! Era aquella pequeña luna que despedía un fulgor azul pálido sobre nuestras visiplacas, lo que hacia sudar a Whitefield y lo que ya me había quitado el sueño durante cuatro noches. ¡Calisto!
¡Nuestro punto de destino!
Incluso el viejo Mac Steeden, veterano de bigote gris que, en su juventud, había navegado con el gran Peewee Wilson en persona, realizaba sus obligaciones con mirada ausente. Cuatro días de viaje —y diez días más frente a nosotros— y el pánico había hecho su aparición.
Todos éramos bastante valientes en el curso normal de los acontecimientos. Los ocho del Ceres nos habíamos enfrentado con las purpúreas Lectrónicas y los peligrosos Disintos de piratas y rebeldes y con los ambientes hostiles de media docena de mundos. Pero se necesitaba más que un valor corriente para enfrentarse con lo desconocido; para enfrentarse con Calisto, «el mundo misterioso» del sistema solar.
(Isaac Asimov, La amenaza de Calisto)

Galileo Galilei nombró a las lunas de Júpiter con numerales romanos: I, II, III y IV. Fue Simon Marius, quien observó las lunas de Júpiter contemporaneamente con Galileo, quien les dio los nombre mitológicos: Ío, Europa, Ganimedes y Calisto, nombres que Galileo nunca usó.images

A medida que los telescopios fueron mejorando fueron descubriéndose más satélites, y luego las sondas espaciales aumentaron su número a 67. Los llamados amalteanos son: Metis, Adrastea, Amaltea y Tebe. Los satélites irregulares son: Aedea, Aitné, Ananké, Arce, Autónoe, Caldona, Cale, Cálice, Calírroe, Carmé, Carpo, Cilene, Elara, Erínome, Euante, Eukélade, Euporia, Eurídome, Harpálice, Hegemone, Heliké, Hermipé, Herse, Himalia, Isonoe, Kallichore, Kore, Leda, Lisitea, Megaclite, Mnemea, Ortosia, Pasífae, Pasítea, Praxídice, Sinope, Sponde, Táigete, Telxínoe, Temisto, Tione, Yocasta y otros 17 que no han sido bautizados todavía.

Anuncios

4 comentarios en “Galileanas

  1. Yo recuerdo 2010 Odisea 2, en que Jupiter se convierte en estrella, debido a un monolito enviado por extraterrestres incorporeos, que se dedican a promover la existencia de vida inteligente. Los satelites de Jupiter se convierten en habitables, y se recibe un mensaje en que los satélites son legados a la humanidad, salvo Europa, reservada a una forma de vida inteligente.

    • Sí, en “2010: Odisea Dos” y en “2061: Odisea Tres” de Arthur C. Clarke, Europa tiene protagonismo, llega a convertirse en un mundo con un océano tropical, me parece.

  2. El uso de los nombres mitológicos es mucho más poético que el uso de los números romanos.
    Además me parecen muy acertados, en especial el de Ganímedes, que teniendo un océano interno se le de el nombre del copero.
    Buena entrada

    Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s