Giovanni Guareschi

Giovannino_GuareschiEl 1° de mayo de 1908 nació en Fontanélle di Roccabianca, Parma, el periodista y escritor Giovanni Guareschi, famoso por su personaje de Don Camilo.
Su carrera comenzó en un periódico local, la Gazzetta di Parma, luego, en 1929, fue editor de la revista satírica Corriere Emiliano, y de 1936 a 1943 editor jefe de la revista Bertoldo.
Reclutado por el Ejército, luego del armisticio de Italia con los Aliados fue tomado prisionero y enviado a un campo en Polonia. Esa experiencia la relata en su Diario Clandestino.
Después de la guerra fundó el semanario satírico Candido. Lo de satírico le costó a Guareschi más de un año de carcel.

Don CamiloSu creación más famosa fueron las historias de Un mundo pequeño, que se desarrollan en un pueblo del valle del Pó y en las que los personajes principales son el párroco del pueblo, Don Camilo, y el alcalde comunista, Pepón. Estas historias son las que conforman sus libros: Don Camilo, El regreso de don Camilo y Camarada don Camilo.
Otras obras suyas, de temática distinta, son El destino se llama Clotilde, El marido en el colegio, La hija del mariscal, La vida con Gio’, Mundo Cándido y Vida en familia.
Don Camilo ha sido llevado al cine entre 1952 y 1965 representado por el actor Fernandel. De 1983 es un remake protagonizado por Terence Hill. Además se han realizado algunas series de televisión.

Uno ahora me dice: hermano ¿por qué me cuentas, estas historias?Giovanni Guareschi - Don Camilo
Porque sí, respondo yo. Porque es preciso darse cuenta de que en esta desgraciada lonja de tierra situada entre el río y el monte pueden suceder cosas que no ocurren en otra parte. Cosas que nunca desentonan con el paisaje. Allá sopla un aire especial que hace bien a los vivos y a los muertos, y allá tienen un alma hasta los perros. Entonces se comprende mejor a don Camilo, a Pepón y a toda la otra gente. Y nadie se asombra de que el Cristo hable y de que uno pueda romperle la cabeza a otro, pero honradamente, es decir, sin odio. Tampoco asombra que al fin dos enemigos se encuentren de acuerdo sobre las cosas esenciales.
Porque es el amplio, el eterno respiro del río el que limpia el aire. Del río plácido y majestuoso, sobre cuyo dique; al atardecer, pasa rápida la Muerte en bicicleta. O pasas tú de noche sobre el dique y te detienes, te sientas y te pones a mirar dentro de– un pequeño cementerio que está allí, debajo del terraplén. Y si la sombra de un muerto viene a sentarse junto a ti, no te espantas y te pones a platicar tranquilamente con ella.
(Giovanni Guareschi, Don Camilo)

vida en familiaHace unos siglos, cuando todas las tardes me encontraba con Margarita, siempre, por suerte, yo llevaba camisas de cuadritos multicolores del mismo tipo que las llevo ahora y que tienen le delicadeza de las mantas de caballo.
Margarita me dijo una tarde:
—Giovannino, tus camisas son maravillosas, pero me agradaría mucho verte con un bonito jersey deportivo.
Por entonces, yo ganaba doscientas noventa liras brutas al mes, un sueldo respetable, pero no hasta el punto de permitirme la locura de un jersey deportivo de pura lana. Se lo dije, y Margarita respondió:
—No pienses en eso. Tengo motivos para creer que cierta persona te lo tejerá y te lo regalará. No puedo decirte más porque es un secreto.
Pasó algún tiempo, pero como a caballo regalado no le mires el diente, sobre todo cuando no hay caballo, no volví a hablar más del jersey. Habló, en cambio, Margarita cuando, no recuerdo cómo, nos encontramos en Milán casados como Dios manda.
— Me hubiera gustado tanto verte delante de los demás con tu hermoso jersey verde oscuro! Pero no fue posible. Y como entre marido y mujer no deben existir secretos, te lo digo: la persona misteriosa que debía tejerte el jersey era yo.
La revelación me conmovió.
(Giovanni Guareschi, Vida en familia)

—Poco hay que comprender —vociferó Casimiro—. La última vez que los visité, dije a il-marito-in-collegioCarlota que a mi regreso debía conocer al hombre elegido para marido, de tal modo que si el candidato era de mi agrado, el casamiento podía efectuarse antes de mi nueva partida. Y por lo que compruebo, la señorita Carlota se burló de mis órdenes.
La señora Flaminia, resentida, dijo que no tenía ninguna intención de casar a su hija y Casimiro la interrumpió:
—Lo quiero yo y como no tengo parientes y a mi muerte debo dejar mis bienes a mi sobrina, deseo conocer qué clase de hombre será su esposo. No permitiré nunca que se case con un bribón u holgazán que le malgaste su dinero.
—O se casa con un hombre a mi gusto o dejo todos mis bienes a una institución de beneficencia.
—Tío —intervino Carlota—, no veo el motivo de tanta prisa. Usted es joven y fuerte todavía y no creo que tenga intención de morir ya.
Casimiro contestó que él conocía bien sus intenciones y que el asunto era otro: no se cumplían sus órdenes, y concluyó en forma perentoria:
—¡Si pasado mañana por la noche no te has casado con el hombre que me gusta, no sólo dejo mis bienes para la beneficencia, sino que, además, los arrojo a todos fuera de mi casa y les corto los víveres!
Carlota conocía perfectamente a su tío y le constaba que no bromeaba nunca, por lo que se puso a gemir desesperada:
—¿Cómo se hace, tío Casimiro, para encontrar marido en dos días?
—Estos son asuntos de mujeres —contestó Casimiro—. Arréglate: tuviste el tiempo necesario.
(Giovanni Guareschi, El marido en el colegio)

La impaciente relación de Guareschi con el poder establecido siempre dio lugar a la controversia. Lo que es seguro es que su carácter irreverente e impetuoso lo metió a menudo en problemas con las instituciones.
En 1954 la salud de Guareschi comenzó a deteriorarse, lo que lo llevó a tratarse en Suiza, pero continuó trabajando hasta que falleció, víctima de una ataque cardíaco en 1968.

Anuncios

3 comentarios en “Giovanni Guareschi

  1. He visto alguna que otra película, acá cada tanto las repiten, pero no tenía idea de la biografía del autor. Una vez más, ha sido muy interesante pasearse por tu rincón.

    Un beso y buen inicio de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s