Desierto de Atacama

El Desierto de Atacama, en el Norte de Chile, podría ser el desierto más antiguo de la Tierra, hiperárido desde hace unos 3 millones de años y es posible que en algunas áreas, la hiperaridez haya persistido desde 200 millones de años.
La aridez del desierto ha provocado que muchas montañas de más de 6 mil metros se encuentren libres de glaciares, y estudios realizados han determinado que algunos ríos han estado secos por 120 mil años.

pukara_lasana

 

 

Alguien se preguntará entonces para qué el viento,
para qué el hombre, para qué la vida,
¿y quién podría responder sino la tierra?
(Mario Bahamonde)

calama-y-san-pedro 

Cierto lugar del mundo recibió como destino una costra terrestre despojada de toda gracia vegetal y de toda ternura de agua. Esta región es más calva, si cabe, que su cordillera vecina y hace una rara pausa o paréntesis de vacío entre dos zonas fértiles. Su color es de un pardo blanquecino y desabrido, cuando no es una reverberación de sol. Su aire se reseca tanto que rompe la roca o el caliche en cascajos; su tacto es como el de la bestia enferma, una pelambre de jaramagos a medio quemar. Toda ella parece el engendro de un aguafortista calenturiento. Solo alzando los ojos se encuentra, como alivio de esta penitencia, el cielo azul, enjuto y puro, don de su misma sequedad. (Gabriela Mistral)

Helo allí, Helo allí,valle_de_la_luna
suspendido en el aire
El Desierto de Atacama
Suspendido sobre el cielo de Chile
diluyéndose entre auras
Convirtiendo esta vida y la otra
en el mismo Desierto de Atacama
áurico perdiéndose en el aire
Hasta que finalmente no haya cielo
sino Desierto de Atacama
y todos veamos entonces
nuestras propias pampas fosforescentes
encumbrándose en el horizonte
(Raúl Zurita)

Real-Case-Calama-2.jpg_1026939995

La pampa da una sensación de soledad, de abandono. El forastero se siente desamparado. Llanuras interminables, encarrujadas como un oleaje petrificado, con los penachos de espuma de sal sobre sus crestas. Polvo y calor desde que el sol asoma en el horizonte.
(Luis González Zenteno)

rioseco

 

Corre un río de arena, corre.
Corre tendido en el tiempo, corre.
Corre sin correr, detenido,
como si corriera y no corre.
Embalsamado y muerto.
Corre sin agua, sin raíces ni ´piedras.
Con solo arena que no baja ni sube,
que parece correr y no corre.
¡Oh! Río tendido por la muerte,
seco de agua, mojado de pura arena.
Cuándo, cuándo te detuviste
y entraste en este plomizo féretro?
(Ernesto Murillo)

 

 

rioEl Loa nace a cuatro o cinco mil metros de altura, de un ventisquero y cruza el desierto hasta el mar, en un curso ondulante y anámico.
En sus aguas cristalinas se ha disuelto la sal de las tierras salitrosas que atraviesa, pero a pesar de eso son fecundas y dos rayas verdes, las paralelas de sus orillas, marcan su curso, como si quisieran aislarse del mundo muerto que el destino de la tierra les señaló.
(Mariano Latorre)


Pampa_Union

Pero la pampa se nos fue muriendo. Nunca creímos que estuviese enferma.
Que el ripio fuese insuficiente y sucio. Que se pudrieran las bateas.
Que se acabara el propio vagabundo. Que el sindicato desapareciera.
Que no explotara ya la dinamita. Que no humearan las altas chimeneas.
Que se vaciaran las esquinas. Que se quedarn solas las viviendas.
Que el viento entrara por los patios muertos. Que los perros se fueran
y cayera una gris, triste mortaja sobre las calcinadas salitreras.
(Nicolás Ferraro)

Atacameños02La geografía del desierto tenía el corazón marchito. En cada lugar alguien enterró un nombre como una semilla negra: Agua Amarga, Indio Muerto, Piedra Colgada, Mantos de la Luna, Pampa Remiendo, Infieles, Silencio, Lobo Muerto, Monte de la Pena, Llano de la Paciencia o Última Soledad, y cuando en las manos de todos floreció la costumbre, sólo entonces, en medio del viento y del hambre, entre la camanchaca y el llampo, apareció el salitre.
(Mario Bahamonde)

Anuncios

4 comentarios en “Desierto de Atacama

  1. Las palabras de Gabriela Mistral definen sin que quede rastro de duda lo que asemeja este lugar “Cierto lugar del mundo recibió como destino una costra terrestre despojada de toda gracia vegetal y de toda ternura de agua..” Una inmensa costra que nos hace pensar en el tamaño descomunal que ha debido ser la herida..y aún así, mirando los lugares por donde alguna vez debió haber pasado un caudaloso río queda la pregunta de lo que debió ocurrir para que ahora sea solo un camino de polvoriento pasado…
    Todos los lugares tienen su encanto, y el viento ha plasmado su arte en este paraje desolado para dejar su testimonio y firma..
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s