Jean-León Géróme

Jean-Léon_Gérôme_by_Nadar

El 11 de mayo de 1824 nació Jean-León Géróme, pintor y escultor francés, de un estilo conocido actualmente como Academicismo. Su obra abarcó los temas histórico, mitológico, orientalista, retratos y otros.
Es considerado uno de los pintores más importantes del período académico, y además de ser pintor fue profesor de numerosos alumnos.
Se hizo acreedor de grandes distinciones: Miembro del Instituto de Francia, Caballero de la Legión de Honor, Miembro Honorario de la Real Academia Británica y Miembro de la Orden del Águila Roja Alemana.

pulgares abajo

Pulgares abajo

Ahora sabía muy bien de quién se trataba. El hombre al que había acusado de dar muerte a Leónidas era el gladiador más glorificado de los Juegos de aquel año. Era un luchador samnita, uno de esos que, normalmente, no gozan de gran popularidad. Pero Rúmex era un auténtico favorito. Debía de llevar años en el circo y probablemente era un tipo despreciable, pero a aquellas alturas había alcanzado una fama a la que sólo llegaban unos cuantos. Si era cierta la mitad de lo que contaba su fama, era hombre con el que resultaba preferible no meterse en líos.
Había pintadas referidas a él en tahonas y termas, y un poema clavado en un busto de madera en un cruce de calles. Frente a la escuela de gladiadores de Saturnino, un grupo de jóvenes admiradoras, reducido pero obviamente permanente, esperaba la oportunidad de expresar con chillidos su admiración por Rúmex si éste aparecía.
(Lindsay Davis, ¡A los leones!)

Jean-Léon_Gérôme_-_The_Tulip_Folly_-_Walters_372612

Tulipomanía

De repente, percibió los surcos y los montículos en aquel terreno la víspera más liso que un espejo; enseguida, percibió las filas simétricas de sus tulipanes, desordenadas como quedan las picas de un batallón en medio del cual hubiera caído una bomba.
Acudió muy pálido. Boxtel se estremecía de alegría. Quince o veinte tulipanes yacían desgarrados, destrozados, los unos curvados, los otros completamente rotos y ya descoloridos; la savia corría de sus heridas; la savia, esa sangre preciosa que Van Baerle hubiera querido rescatar al precio de la suya.
Pero, ¡oh sorpresa!, ¡oh alegría de Van Baerle!, ¡oh dolor inexpresable de Boxtel! Ninguno de los cuatro tulipanes amenazados por el atentado de aquél había sido alcanzado. Alzaban orgullosamente sus nobles cabezas por encima de los cadáveres de sus compañeros. Esto era bastante para consolar a Van Baerle, bastante para hacer reventar de disgusto al asesino, que se arrancaba los cabellos a la vista de su crimen cometido inútilmente.
(Alejandro Dumas, El tulipán negro)

mercado de esclavos

El mercado de esclavos

Contraté a seis fuertes Tokrooris por cinco meses, y compré a una esclava por treinta y cinco dólares. La mujer se llamaba Barrake. Tenía alrededor de veintidos años, Era morena, gordita fuerte, alta, magnífica y de aspecto capaz, pero definitivamente no era bonita. Su cabello estaba elaboramente peinado en un centenar de rizos,tan generosamente untados con aceite de castor que este había cubierto sus hombros desnudos. […] Por medio de Mohamed le expliqué que ya no era esclava, porque yo había comprado su libertad, que no estaba obligada a permanecer con nosotros y que podía hacer lo que ella decidiera.
(Samuel Baker, En el corazón de África)

 

Cleopatra_and_Caesar_by_Jean-Leon-Gerome

Cleopatra y César

–Has oído decir muchas cosas –dijo. –Tu audacia tuvo su recompensa –añadí.
Pero lo cierto era que apenas había oído comentarios y que ya casi había llegado al final de los conocimientos que tenía acerca de él.
–La misma que yo espero que tenga la tuya –contestó. –Sí. Ahora había estado casi a punto de sonreír. –La audacia ya es una recompensa en sí misma, pues sólo la poseen unos pocos elegidos. Tuve la sensación de oír mis propios pensamientos expresados por otra persona.
–No, lleva aparejadas recompensas, pues muchas recompensas sólo las alcanzan los audaces –contesté. –Ya basta de palabras –dijo, indicándole por señas a Apolodoro que se retirara. Éste hizo una reverencia y abandonó la estancia. Entonces César se volvió hacia mí.
(Margaret George, Memorias de Cleopatra)

 

 

pigmaliony galatea

Pigmalión y Galatea

“Si, dioses, dar todo podéis, deseo que sea mi esposa” –sin atreverse a decir “la virgen de marfil” – Pigmalión dijo, “semejante a la de marfil.”
Sintió como que la misma Venus áurea estaba presente. Dudando y temiendo engañarse, tocó su cuerpo y sintió latir sus venas. Entonces el Pafio encontró las palabras para agradecer a Venus, y sobre su boca, ya no una falsa, sino verdadera, puso sus labios para besarla.
A la boda asistió la diosa, y después de dar la luna su pleno círculo nueve veces, ella dio a luz a Pafos, de la cual la isla tomó su nombre.
(Ovidio, Las metamorfosis)

 

 

napoleon

Napoleón en Egipto

Egipto agradaba a Napoleón. No las moscas, la suciedad o la enfermedad, sino el país y el modo de vida. Napoleón significa león del desierto, y él se aficionó al desierto, como le sucede a la mayoría de los hombres que aman el mar. Lo complacía cruzar la lisa y extensa superficie de arena, con frecuencia a caballo pero a veces sobre el lomo de un camello. La faceta espartana de su carácter armonizaba con la vida sencilla de los egipcios, para quienes las posesiones importaban poco y el carácter mucho. Le agradaba la confianza que depositaban en la Providencia. Incluso simpatizaba con el atuendo de los egipcios. Cierta vez lo probó; turbante, túnica hasta los tobillos y daga curva. Pero Tallien, que dirigía el periódico semanal de Napoleón no repitió la experiencia.
(Vincent Cronin, Napoleón, una biografía íntima)

 

pocahontas

El secuestro de Pocahontas

Matoaka era la linda vivaz hija de Powhatan, Jefe de las tierras que los ingleses llamaron Virginia. “Pocahontas” era su nombre de niña, significaba “Pequeña locuela”, porque era juguetona y difícil de mantener quieta.Cuando nació, Powhatan envió a su madre a su pueblo. Esta era la costumbre. Cuando llegó a la edad de iniciar su aprendizaje, Pocahontas dejó a su madre para vivir en la aldea de su padre, con sus hermanos hermanas. Cuando fue creciendo, su Powhatan fue nombrado jefe de sus otras tribus, Pocahontas se convitió en la favorita de su padre,”la niña de sus ojos”.
(David Morenus, La real Pocahontas)

reception-du-grand-conde-a-versailles-by-jean-leon-gerome

Recepción del  Gran Condé en Versailles

El joven príncipe mostraba, saludando a algunas ventanas, de donde salían las más vivas
aclamaciones, su noble y gracioso rostro iluminado por ras antorchas de sus pajes.
A los lados del rey, pero dos pasos más atrás, el príncipe de Condé, el señor Dangeau y
otros veinte cortesanos, seguidos de sus gentes y bagajes cerraban la marcha verdaderamente triunfal.
Esta pompa era de ordenanza militar:
Tan sólo algunos viejos cortesanos llevaban el vestido de viaje; todos !os demás vestían
el traje de guerra. Muchos de ellos se veían con el alzacuello y coleto, como en la época
de Enrique IV y de Luis XIII.
(Alejandro Dumas, El vizconde de Bragelonne)

bethsabee-809-2

Betsabé

 

Una tarde, después de haberse levantado de la siesta, se paseaba David por la terraza del palacio, y desde allí vio a una mujer que se bañaba. Era una mujer muy bella.
David ordenó que averiguaran quién era, y le dijeron: «Es Betsabé, esposa de Urías, el heteo.»
(2° Samuel 11:2-3)

 

Öèôðîâàÿ ðåïðîäóêöèÿ íàõîäèòñÿ â èíòåðíåò-ìóçåå gallerix.ru

Friné ante el Areópago

Hiperides era bien conocido por su habilidad en una gran variedad de estilos, y especialmente por su ingenio y sentido del humor. Su caso más famoso fue la defensa de la renombrada cortesana Friné. Se dice que Hiperides logró la absolución de Friné revelando su pecho a los jueces en el momento oportuno.
(Perseus Encyclopedia)

Los griegos erigieron una estatua de Friné la Cortesana y la pusieron sobre un pilar alto en Delfos, no pretendo involucrar a todos los griegos, a quienes yo aprecio, sino a aquellos griegos adictos a la intemperancia. La estatua era de oro.
(Aeliano, Historia)

 

Anuncios

2 comentarios en “Jean-León Géróme

  1. Completamente académico, tienen un reflejo de la realidad que impacta. ¡Y qué situaciones tan variadas pintaba! Te obligó a buscar en autores literarios muy diferentes
    Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s