La Paz

la paz luis sanguino2

Luis Sanguino, Monumento a la Paz

 

La palabra paz proviene del latín pax, que significa tranquilidad, harmonía, ausencia de hostilidad, acuerdo entre pueblos, entre naciones. La paz ocurre cuando una sociedad o un grupo social, como la familia, se encuentra libres de conflictos y de temor a la violencia. También puede entenderse como una situación de tranquilidad, de seguridad y de amistad. A nivel personal, la paz se refiere a un estado interior de serenidad y de calma.

 

 

 

kefisodotos, la paz y el bienestar

Kefisodotos, La paz sosteniendo a la Riqueza

Trigeo.-¿Por qué razón nos tratan así?, dime.
Hermes.-Porque han preferido la guerra a la paz que se les ha brindado mil veces. Los lacedemonios, si llegaban a conseguir alguna pequeña ventaja, exclamaban enseguida: «Por los Dióscuros, nos la han de pagar los atenienses.» Por el contrario, si los atenienses salian algo mejor librados y los lacedemonios venían a tratar de la paz, la contestación ya se sabía que había de ser: «Por Atenea, no nos engañan; por Zeus, no hay que darle crédito; ellos volverán mientras tengamos a Pilos.»
Trigeo.-Cierto, ése es nuestro lenguaje.
Hermes.-Por lo cual no sé si volveréis a ver la Paz.
(Aristófanes, La Paz)

 

Gautherot, Pierre, 1769-1825; The Treaty of Tilsit

Pierre Gautherot, La Paz de Tilsit

La aventura narrada en esta historia tuvo lugar hacia el año de 1809, en aquella época en que el fugaz imperio de Napoleón llegaba al brillante apogeo de su gloria. Los clarines de la gran victoria de Wagran resonaban aun en el corazón de la monarquía austriaca. Habíase firmado un tratado de paz entre Francia y los Aliados. Semejantes á astros que verifican sus revoluciones, reyes y príncipes se agruparon en torno de Napoleón, quien se complacía en uncir la Europa á su carro, como una especie de ensayo del magnífico poder que desplegó más tarde en Dresde.
(Honorato de Balzac, La paz del hogar)

The-Valley-Of-Peace-Thomas-Kinkade

Thomas Kinkade, El valle de la paz

Habían perdido a César, era cierto; pero respecto a eso le había llegado, gracias al tiempo transcurrido, la conformidad. Ya sólo faltaba el regreso de Ignacio para que, otra vez, volvieran a estar todos juntos, con el alegre apéndice que el pequeño Eloy significaba. A veces temía que la sensibilidad de Ignacio se hubiera convulsionado con la guerra más que la de Mateo y que el muchacho diera pocas facilidades para la anhelada paz familiar. (José María Gironella, Ha estallado la paz)

Justice-And-Peace corrado giaquinto

Corrado Giaquinto, La Paz y la Justicia

 

—Los argumentos espirituales podrían hacerlo —intervino Ellie Morgan. Parecía una especie de santa ella misma, toda de blanco con su largo y flotante pelo canoso—. Los que somos creyentes descubrimos que nuestra fe se refuerza, y se amplía.Pensé en eso. Yo había sentido su fe, estando conectado, y me atraía la comodidad y la paz que derivaba de ella. Pero Ellie había aceptado instantáneamente mi ateísmo como «otro camino», cosa que poco tenía que ver con ningún terminador que yo conociera.
(Joe Halderman, Paz Interminable)

 

 

 

l. bogle, paz interior

I. Bogle, Paz interior

 

Sabía que amaba por primera y última vez en su vida; se sentía amada, y esta convicción tranquilizaba su espíritu y la hacía dichosa. Empero, esta dicha parcial no impedía que compadeciera a su hermano con toda su alma. Es más, la paz interior que ahora sentía facilitaba en cierto modo su entrega total a los sentimientos que le inspiraba Andrés.
(Lev Tolstoi, La guerra y la paz)

Anuncios

Desierto de Atacama

El Desierto de Atacama, en el Norte de Chile, podría ser el desierto más antiguo de la Tierra, hiperárido desde hace unos 3 millones de años y es posible que en algunas áreas, la hiperaridez haya persistido desde 200 millones de años.
La aridez del desierto ha provocado que muchas montañas de más de 6 mil metros se encuentren libres de glaciares, y estudios realizados han determinado que algunos ríos han estado secos por 120 mil años.

pukara_lasana

 

 

Alguien se preguntará entonces para qué el viento,
para qué el hombre, para qué la vida,
¿y quién podría responder sino la tierra?
(Mario Bahamonde)

calama-y-san-pedro 

Cierto lugar del mundo recibió como destino una costra terrestre despojada de toda gracia vegetal y de toda ternura de agua. Esta región es más calva, si cabe, que su cordillera vecina y hace una rara pausa o paréntesis de vacío entre dos zonas fértiles. Su color es de un pardo blanquecino y desabrido, cuando no es una reverberación de sol. Su aire se reseca tanto que rompe la roca o el caliche en cascajos; su tacto es como el de la bestia enferma, una pelambre de jaramagos a medio quemar. Toda ella parece el engendro de un aguafortista calenturiento. Solo alzando los ojos se encuentra, como alivio de esta penitencia, el cielo azul, enjuto y puro, don de su misma sequedad. (Gabriela Mistral)

Helo allí, Helo allí,valle_de_la_luna
suspendido en el aire
El Desierto de Atacama
Suspendido sobre el cielo de Chile
diluyéndose entre auras
Convirtiendo esta vida y la otra
en el mismo Desierto de Atacama
áurico perdiéndose en el aire
Hasta que finalmente no haya cielo
sino Desierto de Atacama
y todos veamos entonces
nuestras propias pampas fosforescentes
encumbrándose en el horizonte
(Raúl Zurita)

Real-Case-Calama-2.jpg_1026939995

La pampa da una sensación de soledad, de abandono. El forastero se siente desamparado. Llanuras interminables, encarrujadas como un oleaje petrificado, con los penachos de espuma de sal sobre sus crestas. Polvo y calor desde que el sol asoma en el horizonte.
(Luis González Zenteno)

rioseco

 

Corre un río de arena, corre.
Corre tendido en el tiempo, corre.
Corre sin correr, detenido,
como si corriera y no corre.
Embalsamado y muerto.
Corre sin agua, sin raíces ni ´piedras.
Con solo arena que no baja ni sube,
que parece correr y no corre.
¡Oh! Río tendido por la muerte,
seco de agua, mojado de pura arena.
Cuándo, cuándo te detuviste
y entraste en este plomizo féretro?
(Ernesto Murillo)

 

 

rioEl Loa nace a cuatro o cinco mil metros de altura, de un ventisquero y cruza el desierto hasta el mar, en un curso ondulante y anámico.
En sus aguas cristalinas se ha disuelto la sal de las tierras salitrosas que atraviesa, pero a pesar de eso son fecundas y dos rayas verdes, las paralelas de sus orillas, marcan su curso, como si quisieran aislarse del mundo muerto que el destino de la tierra les señaló.
(Mariano Latorre)


Pampa_Union

Pero la pampa se nos fue muriendo. Nunca creímos que estuviese enferma.
Que el ripio fuese insuficiente y sucio. Que se pudrieran las bateas.
Que se acabara el propio vagabundo. Que el sindicato desapareciera.
Que no explotara ya la dinamita. Que no humearan las altas chimeneas.
Que se vaciaran las esquinas. Que se quedarn solas las viviendas.
Que el viento entrara por los patios muertos. Que los perros se fueran
y cayera una gris, triste mortaja sobre las calcinadas salitreras.
(Nicolás Ferraro)

Atacameños02La geografía del desierto tenía el corazón marchito. En cada lugar alguien enterró un nombre como una semilla negra: Agua Amarga, Indio Muerto, Piedra Colgada, Mantos de la Luna, Pampa Remiendo, Infieles, Silencio, Lobo Muerto, Monte de la Pena, Llano de la Paciencia o Última Soledad, y cuando en las manos de todos floreció la costumbre, sólo entonces, en medio del viento y del hambre, entre la camanchaca y el llampo, apareció el salitre.
(Mario Bahamonde)

Kublai Khan

El 5 de mayo de 1260, Kublai Khan se convierte en gobernante del Imperio Mongol.kublai-khan-1

Kublai Khan nació en 1215 y fue el quinto Gran Khan del Imperio Mongol, que llegaba desde el Océano Pacífico al Mar Negro y desde Siberia hasta Afganistán. Su dominio sobre el Imperio era más bien nominal (aunque conservaba su influencia sobre el Il-Khan y la Horda Dorada) puesto que el territorio se había dividido, y su poder efectivo lo ejercía sobre China, Mongolia y Corea, estableciendo la Dinastía Yuan, primera dinastía extranjera en China.

Os quiero relatar en nuestro libro todas las grandes proezas y maravillas del Gran Khan que reina en la actualidad, llamado Cublai, que en nuestro idioma quiere decir el señor de los señores. Y lleva ese título justificadamente, pues es sabido de todos que es el hombre más poderoso en tierras, huestes y tesoros que jamás haya existido desde Adán, nuestro primer padre, hasta nuestros días.
Sabed, en verdad, que desciende en línea recta del emperador Gengis Khan, y que por su descendencia debe ser el señor de todos los tártaros. Heredó la señoría el año 1256 del nacimiento de Cristo y empezó a reinar ese año. Mereció el mando por su valor, sus proezas y su inmensa sabiduría, pues sus parientes se lo quisieron arrebatar, aunque la señoría le venía de derecho. Reinó desde esa fecha cuarenta y dos años, hasta el año 1298.
(Marco Polo, Viajes)

kublaiKublai Khan era un hombre educado, estudioso de la cultura china y de la fe budista. Empleó a funcionarios de muy diversas nacionalidades y aceptaba a todas las religiones (su madre era simpatizante de la fe Nestoriana) aunque fue intolerante con las costumbres islámicas y judías que chocaban con la moral mongola, como la circuncisión y las técnicas kosher y halal de faenar los animales.
Supo aprovechar la ciencia de las naciones del Islam, muy avanzadas en ese tiempo, y así, astrónomos, cartógrafos, médicos, matemáticos y estudiosos contribuyeron al desarrollo de la ciencia china. Las obras del erudito persa Ibn-Sina, conocido en Occidente como Avicena, fueron publicadas en China.

A Marco Polo le llamó la atención el papel moneda de los mongoles. La administración mongola ya había introducido el papel moneda en 1227, pero en agosto de 1260, Kublai Khan creó el sistema de papel moneda unificado llamado Chao; los billetes circulaban por el dominio Yuan y no tenían fecha de expiración. Para resguardarlo de la devaluación, el papel moneda era convertible en plata y oro, y el gobierno acptaba el pago de los impuestpapel monedaos con billetes.

A estos papeles o tarjetas las hace cortar de varios tamaños, por lo general como tarjetas largas y estrechas. Una pequeña, a la cual le da el valor de la mitad de un sueldo; otra mayor, que vale un sueldo; otra de medio ducado de Venecia, y otra de dos ducados, y otra de cinco, y otra de diez. Otra hay que vale un bizancio, y otra de tres bizancios, y así hasta diez bizancios. Todos estos papeles o tarjetas son sellados con el signo del Gran Khan.
(Marco Polo, Viajes)

 

El dominio mongol sobre las rutas comerciales de Asia Central permitió que una buena cantidad de viajeros y comerciantes se movieran de Europa a China y viceversa, como los hermanos Polo, por ejemplo o Rabban bar Sauma, que realizó un viaje a la inversa de los Polo, es decir desde China a Europa.map-mongol-empire-1260

Mientras Hulagu conquistaba el Oeste, sus hermanos Mangu y Kublai ganaban victoria tras victoria en el Sur de China, y finalmente Kublai, el segundo hijo de Tule, quién era famoso ya entonces por su sentido común, y humanidad y moderación, se llamó a sí mismo “Kakhan”, es decir “Gran Khan”.
Durante su reinado de treinta y cinco años (murió en 1294) hizo del Imperio Mongol el más grande del mundo. Dominó toda la China que está al sur del río Yangtzé. Movió su Capital de Karakorum a Kambaluc, la “Ta Tu” o “Gran Capital”, e hizo a Kaiping su “Shang Tu” o “Segunda Capital”. Tendió a hacer de sí mismo más un Emperador Chino que un “Khan Mongol”, y su imperio iba desde el Mar Amarillo en el Este hasta el Mar Negro en el Oeste, y desde el norte de Mongolia hasta el norte de Tonkin por el Sur. Adoptó las costumbres chinas, patronizó su literatura y respaldó las instituciones del pais.
(Rabban bar Sauma, Los monjes de Kublai Khan)

Kublai Kan era también un poeta y estaba versado en la poesía china, aunque muy poco de4pmtguox su obra ha sobrevivido.

Subí adonde están las orquídeas en la esplendorosa primavera
Sin temor trepé a la cumbre y contemplé el Rostro Dorado
Las flores brillaban y sus colores resplandecían como un arcoiris
Aromas de incienso flotaban en el aire como una niebla dichosa.
(Kublai Khan)

La historia de los mongoles ha inspirado varias obras de literatura, la serie de novelas Conquistador de Conn Iggulden novela la historia de los grandes líderes mongoles, Gengis, Ogadai y Kublai.

 

Kublai se encontraba solo en la sala del trono del palacio de Karakorum, contemplando los tejados de la ciudad que se extendía a sus pies a través de una ventana abierta. Antes de entrar en el palacio no había notado la suciedad y el hedor que traía consigo. Las limpias estancias, con sus suelos de losas pulidas, le hicieron sentirse extrañamente fuera de lugar, como un mono en un jardín. La idea le hizo sonreír, imaginándose el aspecto que debía de tener. La armadura que llevaba no tenía nada que ver con la túnica de erudito que había vestido durante buena parte de su juventud. Las palmas de sus manos, en un tiempo manchadas de tinta, exhibían ahora los callos de la espada. Levantó la mano derecha con expresión sardónica, observando las pálidas cicatrices de su piel. La mugre que se le había metido en cada rendija y juntura de las uñas era una mezcla de sangre, tierra y aceite.
(Conn Iggulden, Conquistador)

Incienso

En la cajita decía: “Atrae dinero”, así es que me decidí a encender una varita de incienso.
Resultó, de verdad conseguí el dinero. El problema está en que a pesar de explicarles que se trataba de un incienso de San Onofre, en el Banco insistieron en que tengo que devolverlo.
–Pero no se preocupe tanto,– me dijo la señorita,– si sesenta meses se pasan volando.

 

Jerome K. Jerome

El 2 de mayo de 1859 nació Caldmore, Inglaterra, el escritor y humorista Jerome K. Jerome.
Su obra más famosa es Tres hombres en un bote. Otros libros suyos son (entre varios) Tres ingleses en Alemania, Pensamientos ociosos de un ocioso, Contado después de la cena y Las experiencias de Enrique.
Huérfano a temprana edad, vivió épocas muy duras. Trabajó como actor pero no le fue muy bien. Trató de salir adelante como periodista, encribiendo ensayos, sátiras y cuentos, hizo de maestro, empacador y oficinista. Pero al final tuvo éxito con On the Stage – and Off, una memoria cómica de sus experiencias como actor. A esta obra siguió Pensamientos ociosos de un ocioso, que es una recolección de ensayos humorísticos aparecidos previamente en la revista Home Chimes.
El 21 de junio de 1888, Jerome se casó con Georgina Elizabeth Henrietta Stanley Marris, y la luna de miel la pasaron en un bote en el río Támesis.
Después de regresar a casa, Jerome se puso a escribir Tres hombres en un bote, en que reemplazó a su esposa por sus amigos George y Harris, para crear una historia llena de situaciones cómicas. El libro se hizo popular inmediatamente y sigue editándose hasta el día de hoy.
Asegurada su situación económica Jerome pudo dedicarse a escribir con tranquilidad, obras de teatro, ensayo y novelas, con éxito diverso.
Jerome K. Jerome falleció en 1927 a causa de una hemorragia cerebral.

tres hombres2Recuerdo que un día fui al Museo Británico para leer algo sobre el tratamiento de un ligero achaque que me afectaba… creo que era fiebre del heno. Bajé el libro y leí cuanto tenía que leer; y después, irreflexiblemente, lo hojeé descuidado y empecé a estudiar con indolencia las enfermedades en general. No recuerdo cuál fue la primera dolencia donde me sumergí –sin duda algún temible y devastador azote– pero, antes de haber llegado a la mitad de la lista de «síntomas premonitorios», supe sin lugar a dudas que la había contraído.
Me quedé unos instantes paralizado de horror. Después, con la indiferencia propia de la desesperación, seguí pasando páginas. Llegué a la fiebre tifoidea, leí los síntomas, descubrí que tenía fiebre tifoidea, que debía tenerla desde hacía meses sin saberlo. Me pregunté qué más tendría. Llegué al baile de San Vito; descubrí, como ya esperaba, que también lo tenía. Empecé a interesarme por mi caso y, decidido a investigarlo a fondo, inicié un estudio por orden alfabético. Observé que estaba contrayendo la malaria, cuyo estado crítico sobrevendría en un par de semanas. Constaté aliviado que padecía la enfermedad de Bright sólo en forma benévola y que, en lo que a ello tocaba, me quedaban muchos años de vida. Tenía el cólera, con complicaciones graves, y parece que había nacido con difteria. Recorrí concienzudamente las veintiséis letras para llegar a la conclusión de que la única enfermedad que no padecía era la rodilla de fregona.tres hombres
Esto me irritó en un primer momento. Parecía, en cierto modo, una especie de menosprecio. ¿Por qué no tenía rodilla de fregona? ¿Por qué tan odiosa salvedad? Al rato, sin embargo, se impusieron sentimientos menos egoístas. Recordé que tenía todas las demás enfermedades conocidas por la farmacología, mi egoísmo cedió y decidí arreglármelas sin rodilla de fregona. Parecía que la gota, en su estadio más maligno, se había apoderado de mí sin que yo me diera cuenta, y era evidente que sufría zimosis desde la más temprana infancia. Después de zimosis no había más enfermedades, por lo que concluí que ya no me ocurría nada más.
(Jerome K. Jerome, Tres hombres en un bote)

tres inglesesGeorge sugirió que emprendiésemos un “viaje de negocios”, lo cual era todo lo que se le podía ocurrir. Los solteros están convencidos de que las mujeres casadas son completamente tontas, y de que se les puede engañar con cualquier cosa. Esto me hace recordar que hace tiempo conocí a un muchacho ingeniero a quien se le ocurrió ir a Viena en “viaje de negocios”; su mujer quiso saber “que clase de negocios” eran ésos, y él le dijo que se trataba de visitar las minas de los alrededores de Viena y redactar informes sobre las mismas. Ella contestó que le acompañaría – pertenecía a esa clase de mujeres… –; intentó disuadirla, convenciéndola de que una mina no era, precisamente, el lugar más apropiado para una muchacha bonita. Pero ella no se convenció, y añadió que no se proponía acompañarlo en su recorrido por los pozos y galerías; si no que le despediría cariñosamente cada mañana, y luego se distraería hasta su regreso contemplando los escaparates de las tiendas y comprando alguna cosita que pudiera hacerle falta.
Una vez puesta en práctica la idea, no supo como evitar las consecuencias, y durante diez three meninterminables días de verano estuvo visitando las minas vienesas; por las noches escribía informes, que su mujer enviaba por correo a su oficina, donde no hacían ninguna falta.
Sentiría muchísimo que Ethelbertha o la señora Harris pertenecieran a esta clase de esposas, pero de todas formas lo mejor es no abusar de los “negocios”; deben reservarse para casos de verdadera urgencia.
(Jerome K. Jerome, Tres ingleses en Alemania)

boteHay varias versiones cinematográficas de Tres hombres en un bote, de 1920, 1933, 1956, 1975, una alemana de 1961 y una rusa de 1979. También han sido llevadas a la pantalla otras de sus novelas y varias obras de teatro.

“Lo mejor es decir siempre la verdad, a menos que, por supuesto, uno sea un mentiroso excepcionalmente bueno.”
(Jerome K. Jerome)

 

Ecos

Eco era una ninfa de la montaña, y algunos dicen que era una sirviente de Hera, pero esta la tenía algo apartada porque era muy parlanchina. Según se cuenta era amada por el dios Pan. Resulta que una vez vio a Narciso, un joven particularmente hermoso, hijo de Cefiso, y se enamoró perdidamente de él. Pero Narciso solo era capaz de amarse a sí mismo y no correspondió a su amor.  Eco comenzó a consumirse de amor y al final se retiró a los montes, donde quedó condenada a repetir cada sonido que escuchaba.

A_Naiad

A. Naiad, Eco y Narciso

En las palabras con eco, se trata de una pareja de palabras en que una de ellas se forma con las letras finales de la otra. Este juego ha sido utilizado en la poesía lírica por muchos poetas. A España llegó esta idea desde Italia.

solomon joseph solomon

Joseph Salomon. Eco y Narciso

 

Che fa’ tu, Ecco, mentre io ti chiamo? Amo.
Ami tu dua o pure un solo? Un solo.
E io te sola e non altri amo. Altri amo.
Dunque non ami tu un solo? Un solo.
Questo è un dirmi: i’ non t’amo. I’ non t’amo.
Quel che tu ami, amil tu solo? Solo.
Chi t’ha levata dal mio amore? Amore.
Che fa quello a chi porti amore? Ah, more!.
(Angelo Poliziano)

 

La forma de utilizar el recurso varía, puede estar el eco como verso independiente, como comienzo del verso siguiente o al final del verso, como en los sonetos con eco de Lope de Vega y Francisco Quevedo.

Alexandre-Cabanel

Alexandre Cabanel, Eco

Aunque yo triste me seco,
eco
retumba por mar y tierra.
Yerra;
que a todo, el mundo ¡o Fortuna!,
una
es la causa sola dello.
Ello
sonará siempre jamás,
mas
adonde quiera que voy
oy,
hallo mi dolor delante.
Ante
va con la quexa cruel
él,
dando al amorosa fragua
agua!
(Juan de la Encina)

David-Revoy-Narcissus-Echo

David Revoy, Eco y Narciso

 

¿Qué medio he de tener con quien me ama?
ama: la ninfa Eco respondió;
– ¿Y soy por dicha yo el que andas buscando?
Ando. – ¿Que soy yo cierto el que tú quieres?
Eres. – Pues dime ya quién va causando
tu gran clamor? – Amor si tú quisieres,
– Cuán duro y qué tal es, ve declarando
ese amor tal. – Mortal según refieres.
– Muy cara te ha salido a ti mi cara.
Y entonces con más fuerza dijo: Cara 
Narciso dice: ¡ay! y !ay!, respondía;
sonaba el golpe de ella, si él se daba;
él dice: ¿tanto mal merecí yo?
y quédase la voz sonando: y yo.
(Gregorio Silvestre)

talbot hughes

Talbot Hughes, Eco

Es el amor, según abrasa, brasa;
es nieve a veces puro hielo, hielo;
es a quien yo pedir consuelo suelo,
y saco poco de su escasa casa.

Es un ardor que a quien traspasa, pasa;
y como a veces yo paselo, selo;
es un pleito do no hay apelo, pelo;
es del demonio que le amasa, masa.

Tirano a quien el Cielo inspira ira;
un ardor que si no se mata, mata;
gozo, primero que cumplido, ido;

flechero que al que se retira, tira;
cadena fuerte que aun de plata, ata;
y mal que a muchos ha tejido nido.
(Francisco de Quevedo)

louis Jean Francois Lagrenee_-_Echo_and_Narcissus

Lagrenee, Eco y Narciso

Peligro tiene el más probado Vado;
quien no teme que el mal le impida Pida,
mientras la suerte le convida Vida,
y goce el bien tan sin cuidado Dado.

Mas cuanto en más afortunado Hado
fuerza y poder se descomida Mida,
cuán presto adonde más resida Es ida
la gloria vil deste prestado Estado.

La honra puede tu estandarte Darte,
amor, por quien la recatada Atada
tuvo en el fuego que reparte Parte.

Fue la defensa, aunque ordenada, Nada,
pues es por ti, sin remediarte Arte,
la cuerda, loca; la encerrada, Errada.
(Lope de Vega)

John William Waterhouse

John William Waterhouse

Si al alto Apolo la sagrada agrada
piedad Troyana, a que debida vida
tanto asegura, que eximida mida
del veloz tiempo en la jornada nada.

Por tan sublime, tan sagrada agrada,
en que la Luz como en manida anida,
suba tu amor; no se despida: pida
posteridad, más que aclamada, amada.

No en ti tu ser, si se repara, para,
grande marqués, porque elocuente cuente
lo que en el eco que resuena, suena,

y a que el efecto no disiente; siente
que ha de deber a tan preclara Ara
triunfar tu estirpe en la agarena arena.
(Diego de Sigüenza y Figueroa)

Giovanni Guareschi

Giovannino_GuareschiEl 1° de mayo de 1908 nació en Fontanélle di Roccabianca, Parma, el periodista y escritor Giovanni Guareschi, famoso por su personaje de Don Camilo.
Su carrera comenzó en un periódico local, la Gazzetta di Parma, luego, en 1929, fue editor de la revista satírica Corriere Emiliano, y de 1936 a 1943 editor jefe de la revista Bertoldo.
Reclutado por el Ejército, luego del armisticio de Italia con los Aliados fue tomado prisionero y enviado a un campo en Polonia. Esa experiencia la relata en su Diario Clandestino.
Después de la guerra fundó el semanario satírico Candido. Lo de satírico le costó a Guareschi más de un año de carcel.

Don CamiloSu creación más famosa fueron las historias de Un mundo pequeño, que se desarrollan en un pueblo del valle del Pó y en las que los personajes principales son el párroco del pueblo, Don Camilo, y el alcalde comunista, Pepón. Estas historias son las que conforman sus libros: Don Camilo, El regreso de don Camilo y Camarada don Camilo.
Otras obras suyas, de temática distinta, son El destino se llama Clotilde, El marido en el colegio, La hija del mariscal, La vida con Gio’, Mundo Cándido y Vida en familia.
Don Camilo ha sido llevado al cine entre 1952 y 1965 representado por el actor Fernandel. De 1983 es un remake protagonizado por Terence Hill. Además se han realizado algunas series de televisión.

Uno ahora me dice: hermano ¿por qué me cuentas, estas historias?Giovanni Guareschi - Don Camilo
Porque sí, respondo yo. Porque es preciso darse cuenta de que en esta desgraciada lonja de tierra situada entre el río y el monte pueden suceder cosas que no ocurren en otra parte. Cosas que nunca desentonan con el paisaje. Allá sopla un aire especial que hace bien a los vivos y a los muertos, y allá tienen un alma hasta los perros. Entonces se comprende mejor a don Camilo, a Pepón y a toda la otra gente. Y nadie se asombra de que el Cristo hable y de que uno pueda romperle la cabeza a otro, pero honradamente, es decir, sin odio. Tampoco asombra que al fin dos enemigos se encuentren de acuerdo sobre las cosas esenciales.
Porque es el amplio, el eterno respiro del río el que limpia el aire. Del río plácido y majestuoso, sobre cuyo dique; al atardecer, pasa rápida la Muerte en bicicleta. O pasas tú de noche sobre el dique y te detienes, te sientas y te pones a mirar dentro de– un pequeño cementerio que está allí, debajo del terraplén. Y si la sombra de un muerto viene a sentarse junto a ti, no te espantas y te pones a platicar tranquilamente con ella.
(Giovanni Guareschi, Don Camilo)

vida en familiaHace unos siglos, cuando todas las tardes me encontraba con Margarita, siempre, por suerte, yo llevaba camisas de cuadritos multicolores del mismo tipo que las llevo ahora y que tienen le delicadeza de las mantas de caballo.
Margarita me dijo una tarde:
—Giovannino, tus camisas son maravillosas, pero me agradaría mucho verte con un bonito jersey deportivo.
Por entonces, yo ganaba doscientas noventa liras brutas al mes, un sueldo respetable, pero no hasta el punto de permitirme la locura de un jersey deportivo de pura lana. Se lo dije, y Margarita respondió:
—No pienses en eso. Tengo motivos para creer que cierta persona te lo tejerá y te lo regalará. No puedo decirte más porque es un secreto.
Pasó algún tiempo, pero como a caballo regalado no le mires el diente, sobre todo cuando no hay caballo, no volví a hablar más del jersey. Habló, en cambio, Margarita cuando, no recuerdo cómo, nos encontramos en Milán casados como Dios manda.
— Me hubiera gustado tanto verte delante de los demás con tu hermoso jersey verde oscuro! Pero no fue posible. Y como entre marido y mujer no deben existir secretos, te lo digo: la persona misteriosa que debía tejerte el jersey era yo.
La revelación me conmovió.
(Giovanni Guareschi, Vida en familia)

—Poco hay que comprender —vociferó Casimiro—. La última vez que los visité, dije a il-marito-in-collegioCarlota que a mi regreso debía conocer al hombre elegido para marido, de tal modo que si el candidato era de mi agrado, el casamiento podía efectuarse antes de mi nueva partida. Y por lo que compruebo, la señorita Carlota se burló de mis órdenes.
La señora Flaminia, resentida, dijo que no tenía ninguna intención de casar a su hija y Casimiro la interrumpió:
—Lo quiero yo y como no tengo parientes y a mi muerte debo dejar mis bienes a mi sobrina, deseo conocer qué clase de hombre será su esposo. No permitiré nunca que se case con un bribón u holgazán que le malgaste su dinero.
—O se casa con un hombre a mi gusto o dejo todos mis bienes a una institución de beneficencia.
—Tío —intervino Carlota—, no veo el motivo de tanta prisa. Usted es joven y fuerte todavía y no creo que tenga intención de morir ya.
Casimiro contestó que él conocía bien sus intenciones y que el asunto era otro: no se cumplían sus órdenes, y concluyó en forma perentoria:
—¡Si pasado mañana por la noche no te has casado con el hombre que me gusta, no sólo dejo mis bienes para la beneficencia, sino que, además, los arrojo a todos fuera de mi casa y les corto los víveres!
Carlota conocía perfectamente a su tío y le constaba que no bromeaba nunca, por lo que se puso a gemir desesperada:
—¿Cómo se hace, tío Casimiro, para encontrar marido en dos días?
—Estos son asuntos de mujeres —contestó Casimiro—. Arréglate: tuviste el tiempo necesario.
(Giovanni Guareschi, El marido en el colegio)

La impaciente relación de Guareschi con el poder establecido siempre dio lugar a la controversia. Lo que es seguro es que su carácter irreverente e impetuoso lo metió a menudo en problemas con las instituciones.
En 1954 la salud de Guareschi comenzó a deteriorarse, lo que lo llevó a tratarse en Suiza, pero continuó trabajando hasta que falleció, víctima de una ataque cardíaco en 1968.