Ilia Repin

Ilia Yefimovich Repin (5 de agosto de 1844 – 29 de septiembre de 1930) fue un pintor ruso de estilo realista. Fue el pintor ruso más famoso del siglo XIX. Nació en Chuguyev, en el Gobernarato de Kharkov, en la actual Ucrania.

Entró a la escuela militar en 1854 y estudió con Ivan Bukanov, un pintor de iconos, en 1856. Comenzó a pintar en 1860 y conoció al artista Ivan Kramskoi y al crítico Stasov. Entre los años 1874 y 1876 expuso sus obras en Paris y en San Petersburgo. En 1876 recibió el nombramiento de académico.

Enseñó en la Escuela Superior de Arte desde 1894. En 1901 recibió la Legión de Honor. Repin fue el primer pintor en alcanzar el éxito en Europa con temas específicamente rusos.

Ilya_Repin_Unexpected_visitors

Visita inesperada

Le costaba imaginarse por qué estaba en este vestíbulo, qué clase de vestíbulo era. Y era todavía más ridículo imaginar que en algún lado, en un cuarto semicircular iluminado con una bombita azul -a pesar de haberse terminado la guerra cinco años antes- un vaso a medio servir de té frío, esperaba su regreso.
Sus pies se movieron a través de la enorme alfombra. Era mullida, de lana gruesa, hubiera querido revolcarse en ella. A lo largo del lado derecho del vestíbulo se sucedían una hilera de ventanales, del lado izquierdo pendía un espejo de gran tamaño.
La gente de afuera no se da cuenta del valor de las cosas. Para un zek que se las arregla con un espejito ordinario más pequeño que la palma de su mano y que no siempre lo tiene, es toda una aventura el mirarse en un gran espejo.
(Alexander Solzhenitzyn, En el primer círculo)

onegin

Duelo entre Onegin y Lenski

Ya brillan las pistolas en sus manos, introducen las balas en el cañón, y los dedos se aproximan al gatillo por primera vez. La pólvora entra en chorro gris. El almenado sílex es colocado de manera más segura, y ya apuntan. Guillot, algo turbado, se pone detrás de un tronco cercano. Zaretski mide con exactitud minuciosa treinta y dos pasos, se lleva a los dos amigos a distintos lados, al borde de la raya, y cada uno coge su pistola.
–Acercaos ahora.
Sin apuntar todavía, os dos amigos, con sangre fría y paso seguro, pausados y serenos, da cuatro pasos, cuatro escalones mortales. Entonces Eugenio empieza a apuntar tranquilamente, sin dejar de andar. Ya han dado cinco pasos, y Lenski, guiñando el ojo izquierdo, también se dispone a apuntar. Pero en ese mismo instante, Onieguin dispara. Suena la hora fatal y el poeta deja caer la pistola en silencio. Quedamente se lleva la mano al pecho y cae. La turbia mirada representa la muerte y no el dolor.
(Alexandr Pushkin, Eugenio Onegin)

Ilya_Repin_-_Sadko_-_Google_Art_Project_levels_adjustment.jpg

Sadko en el mundo subacuático

“¡Oh, abuelo! ¿Y lo que pasó con él después de eso?” preguntó Marusia.
“Hay muchos cuentos,” dijo el viejo Pedro. “Algunos dicen que Sadko entró en la ciudad, y vivió en paz hasta que murió. Pero yo les creo a los que dicen que tomó su zampoña y nadó hacia el centro del río, y se hundió bajo el agua otra vez, en busca de su pequeña princesa. Dicen que la encontró, y vive todavía en los palacios verdes del fondo del mar, y cuando hay una gran tormenta, sabrás que Sadko está tocando su zampoña y cantando, y que el zar del mar está bailando su danza tremenda allá abajo, en el fondo, debajo de las olas.”
(Sadko, cuento de hadas ruso)

 

 

Repin_17October

17 de octubre de 1905

Para intentar mitigar los efectos de la Revolución de 1905, se logró con grandes esfuerzos, incluyendo la amenaza de suicidio del Gran Duque Nicolás, que el zar Nicolás II firmara el llamado Manifiesto de Octubre, el que contenía lo siguiente:

Nosotros requerimos del gobierno que diligentemente ejecute nuestra voluntad inquebrantable:
(1) Otorgar a la población los fundamentos esenciales de la libertad civil, sobre la base de los principios de la verdadera inviolabilidad de la persona, la libertad de conciencia, de expresión, de reunión y asociación.
(2) Sin aplazar las elecciones previstas para la Duma del Estado, admitir la participación en la Duma (en la medida de lo posible en el poco tiempo que queda antes de que está previsto convocar) de todas las categorías de la población que ahora está completamente privada de los derechos de voto; y dejar el desarrollo de una ley general sobre las elecciones al futuro orden legislativo.
3.) Establecer como regla inquebrantable que ninguna ley comenzará a regir sin la confirmación por la Duma del Estado y que a los representantes elegidos por el pueblo se garantizará la posibilidad de participar en la supervisión de la legalidad de las acciones de nuestros funcionarios designados.
(Historia de Rusia)

carta

Los cosacos zaporogos respondiendo al sultán

En el año 1676, el sultán Mahomet IV a los cosacos zaporogos, que habitaban a orillas del rio Dnieper en Ucrania, un ultimatum conminándolos a convertirse en sus súbditos. La leyenda dice que los cosacos enviaron una respuesta al sultán, llena de insultos y espantosas groserías. La pintura de Repin muestra a los cosacos riendo mientras agregan insultos a la carta.
(Historia de Ucrania)

Ilya Repin - Summer landscape _Vera Alekseyevna Repina on a bridge in Abramtsevo_

Paisaje de verano

Te recuerdo, amor, y recuerdo, 
el brillo de tu pelo.
No fue fácil ni feliz
dejarte, por lo que recuerdo.
 No me he olvidado del otoño,
el susurro de los abedules en la noche;
y aunque los días eran más cortos
la luz de la luna brillaba.
 Susurraste estas palabras en mi oído:
“los años y los sueños se han ido,
te irás con otra, querido,
y me dejarás por mi cuenta”.
 Hoy las flores de tilo,
me recuerdan el sentimiento,
y la forma en que ponía con ternura
esas bellas flores sobre ti.
 Mi corazón no se ha enfriado,
y sigue recordándote
como una fantasía que fue
ahora en el amor por otra.
(Sergei Esenin)

Ilia_Efimovich_Repin_(1844-1930)_-_Volga_Boatmen_(1870-1873).jpg

Los barqueros del Volga

Hey, ¡tirad! Hey, ¡tirad! ¡Una vez más, y una vez más!
Hey, ¡tirad! Hey, ¡tirad! ¡Una vez más, y una vez más!
Arrastramos las barcazas, Tiramos con fuerza,
Ai-sí, sí, ai-sí, Ai-sí, si, ai-sí
Tiramos con fuerza. Tiramos con fuerza.
Hey, ¡tirad! Hey, ¡tirad! ¡Una vez más, y una vez más!
Caminamos junto a las barcazas, cantamos al sol nuestra canción.
Hey, ¡tirad! Hey, ¡tirad! ¡Una vez más, y otra vez!
Hey, ¡tirad! Hey, ¡tirad! ¡Una vez más, y otra vez!
Tú, Volga, nuestro río y madre Inmenso y profundo
Ai-si, si, ai-si, Ai-si, si, ai-si Inmenso y profundo
Hey, ¡tirad! Hey, ¡tirad! Volga, Volga, nuestro río y madre
Hey, ¡tirad! Hey, ¡tirad! ¡Una vez más, y otra vez!
(Canción de los barqueros del Volga)

Anuncios

2 comentarios en “Ilia Repin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s