La mentira

Una mentira es una declaración realizada por alguien que sabe o cree que es falsa, completamente o en parte y que es hecha con la intención de engañar.

Salvator Rosa-la mentira

Salvator Rosa, La mentira

Los persas, en la educación de los hijos, que dura desde los cinco hasta los veinte años, solamente les enseñan tres cosas: montar a caballo, disparar el arco y decir la verdad.
. . .
Lo que entre ellos no es correcto hacer, tampoco es correcto decirlo. Tienen por la primera de todas las infamias el mentir.
(Heródoto, Historia)

Filocles. — ¿Es que has llegado ya a distinguir a tipos de ese estilo, a quienes es consustancial la pasión por la mentira?
Tiquíades. — Ya lo creo; muchísimos.
FIilocles. — ¿Pues qué otra, sino la estupidez, va a ser la causa de que no digan la verdad,
dado que por lo visto prefieren lo peor frente a lo mejor?
Tiquíades. — No es eso, Filocles. Podría yo ponerte como ejemplo a muchos hombres inteligentes y de criterio excelente que, sin embargo, se han visto atrapados, no sé cómo, por ese vicio y se han convertido en embusteros, hasta el punto de que me solivianta si hombres tan extraordinarios en las demás facetas se complacen engañándose a sí mismos y a quienes les salen al paso.
(Luciano de Samosata, El aficionado a la mentira)

unclothing-the-lie-dimitra-natskouli

Dimitra Natskouli, La mentira al desnudo

(Ensayo para ser leído y discutido en reunión del club de historiadores y anticuarios de Hartford)
Observen bien, no pretendo insinuar que la costumbre de mentir haya sufrido decadencia o interrupción algunas… no. Y es que la mentira, en tanto virtud y principio, es eterna; la mentira en tanto recreación, respiro y refugio en tiempos de necesidad, la Cuarta Gracia, la Décima Musa, la mejor y más segura amiga del hombre, es inmortal, y no desaparecerá de la faz de la tierra mientras exista este club.
Mi queja se refiere sólo a la decadencia del arte de mentir. Ningún hombre de principios, ninguna persona en sus cabales, puede ser testigo de la forma de mentir torpe y descuidada de la época presente, sin dolerse de ver tan noble arte así prostituido.
(Mark Twain, Sobre la decadencia del arte de mentir)

Ya he escrito y publicado una vez, que el secreto de viajar agradable y alegremente en el tren consiste, sobre todo, «en el arte de dejar mentir a la gente y tragarse lo más posible esas mentiras, que entonces también a uno lo dejan mentir de buen grado si se rinde a la tentación; de donde se deriva, como ven, una ventaja recíproca». Aquí diré que sigo siendo de la misma opinión, y que esa afirmación no la hice ni remotamente en tono humorístico, sino con toda seriedad. Por lo que se refiere especialmente al mentir y en los trenes, dije también que no lo tengo por ningún vicio, sino por el contrario, por una tendencia natural de nuestra nacional “bonachonería”. Entre nosotros apenas si hay embusteros de mala intención, sino que, por el contrario, todos los rusos embusteros son buena gente. No digo, por lo demás, que sean santos.
(Fedor Dostoievski, Cuadritos de Viaje) 

the-lie-arthur-boyd-houghton

Arthur Boyd Houghton, La mentira

Cyril: ¡La mentira! Creí que nuestros políticos la practicaban habitualmente.
Vivian: Le aseguro que no. No se elevan nunca por encima del nivel del hecho desfigurado y se rebajan hasta probar, discutir, argumentar. ¡Qué diferente esto con el carácter del auténtico mentiroso, con sus palabras sinceras y valientes, su magnífica irresponsabilidad, su desprecio natural y sano hacia toda prueba! Después de todo, ¿qué es una bella mentira? Pues, sencillamente, la que posee su evidencia en sí misma. Si un hombre es lo bastante pobre de imaginación para aportar pruebas en apoyo de una mentira, mejor hará en decir la verdad, sin ambages. No, los políticos no mienten. Quizá pudiera decirse algo en favor de los abogados; éstos han conservado el manto del sofista. Sus fingidas vehemencias y su retórica irreal son deliciosas. Pueden hacer de la peor causa la mejor, como si acabasen de salir de las escuelas Leontinas y fueran populares por haber arrancado a unos jurados huraños una absolución triunfal de sus defendidos, hasta cuando éstos, cosa que sucede con frecuencia, son clara e indiscutiblemente inocentes.
(Oscar Wilde, La decadencia de la mentira)

the-lie felix valloton

Felix Vallotton, La mentira

johan lowie la mentira

Johan Lowie, La mentira

Dos días antes de llegar a la otra orilla, donde quedó anclado nuestro buque, vimos tres individuos colgados de las piernas a grandes árboles. Pregunté por qué crimen se les había impuesto aquel terrible castigo, y supe que habían ido al extranjero y que a su vuelta habían referido a sus amigos una multitud de mentiras describiendo lugares que no habían visto y aventuras que no habían corrido. Hallé justísimo el castigo, porque el primer deber de un viajero es no faltar nunca a la verdad.
(Gottfried Bürger, Las aventuras del barón de Münchhausen)

Le dije que un primer ministro, o ministro presidente, que era la persona que iba a pintarle, era un ser exento de alegría y dolor, amor y odio, piedad y cólera, o, por lo menos, que no hace uso de otra pasión que un violento deseo de riquezas, poder y títulos. Emplea sus palabras para todos los usos, menos para indicar cuál es su opinión; nunca dice la verdad sino con la intención de que se tome por una mentira, ni una mentira sino con el propósito de que se tome por una verdad. 
(Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver)

Anuncios

8 comentarios en “La mentira

  1. Me costó encontrar donde dejar mi comentario, he leído tu nada y tus mentiras y me quedo con los dos aportes, nada es importante y las mentiras defienden a la verdad. Un abrazo

  2. Textos para leer y releer, cada uno con su sentido particular de las mentiras, habiendo tantas en este mundo es difícil definirlas a nuestra manera. De cualquier modo no me gustan, prefiero las verdades por más dolorosas que sean, pero sé también que es inevitable toparse con ellas.
    Los cuadros son maravillosos, un recorrido colorido y diferente por cada uno de ellos.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s