Tempestad

Tempestad es una tormenta grande, especialmente marina, con vientos de extraordinaria fuerza. Se caracteriza por la lluvia, los relámpagos, truenos y rayos que se producen.

albert-marquet-tempest-on-the-sea
Albert Marquet, Tempestad en el mar

PRÓSPERO
Mi plan ya se acerca a su culminación.
Mis hechizos no fallan, obedecen mis espíritus y el tiempo avanza derecho con su carga. ¿Qué hora es?
ARIEL
Las seis; la hora, señor, en que dijiste
que cesaría nuestra labor.
PRÓSPERO
Eso dije cuando desaté la tempestad.
Dime, espíritu, ¿cómo están el rey y su séquito?
ARIEL
Agrupados del modo que ordenaras,
tal como los dejaste; todos prisioneros
en el bosque de tilos que resguarda tu celda.
(William Shakespeare, La tempestad)

ivan-constantinovich-aivazovsky-xx-tempest-by-rocky-coast
Ivan Aivazovsky, Tempestad en la costa rocosa

Extraño es el destino. Y nosotros también somos extraños.
El destino cambió. Y cambiamos con él.
Fue hacia adelante e hicimos lo mismo.
Y develó su rostro y nos sentimos sorprendidos y felices.
Ayer, temíamos al destino y nos quejábamos de él. Hoy, lo amamos y confiamos en él. Y comprendemos sus intenciones y sus secretos y sus misterios.
Ayer, caminábamos, desconfiados, como sombras trémulas en medio de los temores del día y de la noche. Hoy, caminamos con entusiasmo hacia las cumbres de las montañas, donde mora la tempestad y hacen sus nidos el relámpago y el trueno.
(Khalil Gibran, La tempestad)

george-austustus-williams-snow-storm
George Austustus Williams, Tempestad de nieve

—A principios de 1812—contó Burmín—, me dirigía a toda prisa a Vilna, donde se encontraba nuestro regimiento. Al llegar ya entrada la noche a una estación de postas, mandé enganchar cuanto antes los caballos, cuando de pronto se levantó una terrible ventisca, y el jefe de postas y los cocheros me aconsejaron esperar.
Les hice caso, pero un inexplicable desasosiego se apoderó de mí; parecía como si alguien no parara de empujarme. Mientras tanto la tempestad no amainaba, no pude aguantar más y mandé enganchar de nuevo y me puse en camino en medio de la tormenta. Al cochero se le ocurrió seguir el río, lo que debía acortarnos el viaje en tres verstas. Las orillas estaban cubiertas de nieve: el cochero pasó de largo el lugar donde debíamos retomar el camino, y de este modo nos encontramos en un paraje desconocido. La tormenta no amainaba; vi una lucecita y mandé que nos dirigiéramos hacia ella. Llegamos a una aldea: en la iglesia de
madera había luz. La iglesia estaba abierta, tras la valla se veían varios trineos: por el atrio iba y venía gente.
(Alexandr Pushkin, La tempestad de nieve)

 

la-tempestad-thomas-cole
Thomas Cole, La tempestad

¡Sublime tempestad! ¡Cómo en tu seno,
De tu solemne inspiración henchido,
Al mundo vil y miserable olvido,
Y alzo la frente, de delicia lleno!
¿Dó está el alma cobarde
Que teme tu rugir…? Yo en ti me elevo
Al trono del Señor: oigo en las nubes
El eco de su voz; siento a la tierra
Escucharle y temblar. Ferviente lloro
Desciende por mis pálidas mejillas,
Y su alta majestad trémulo adoro.
(José María Heredia, En una tempestad -fragmento-)

la-tempestad-giorgione
Giorgione, La tempestad

Había viajado a Venecia en busca de un cuadro que conocía a través de reproducciones
fotográficas y de la profusa bibliografía de los especialistas, que durante décadas o quizá siglos habían aventurado hipótesis sobre su significado. Yo mismo había dilapidado mi juventud en la exégesis de ese cuadro, me había abismado durante años en el enigma de sus figuras y, después de arduas investigaciones y pesquisas, había asestado a la posteridad una especie de mamotreto o tesis doctoral, en el que incorporaba otra interpretación más a las ya existentes. Ese cuadro en el que había depositado mis desvelos se titulaba La tempestad, y lo había pintado Giorgione (si es que Giorgione existió, y no fue un mero aglutinador de espectros, como Homero), en las postrimerías de su existencia, allá por 1505. Quizá resulte superfluo describir la composición de La tempestad, pues  la tradición iconográfica ya se ha encargado de reiterarla hasta el cansancio.
(Juan Manuel de Prada, La tempestad)

the-city-tempest
Jeremy Mann, Tempestad en la ciudad

En la dulce magnolia cotidiana
y en el candor de su simplicidad,
han tocado mis dedos muchas veces
la tempestad.

En el agua de espíritus serenos
y piedras en su limpia oscuridad,
he escuchado en las tardes más hermosas
la tempestad.

En el fresno que me abre sus maderas
como un hombre que brinda su bondad,
al ir a reclinarse he presentido
la tempestad.

En los ojos de todas las criaturas;
en toda pequeñez o inmensidad,
ha encontrado mi alma frente a frente
la tempestad.

Vendrá el silencio de absolutas formas;
descenderé a la múltiple unidad,
y todavía escucharé en el polvo
la tempestad.
(Germán Pardo García, Tempestad)

the-tempest-claude-joseph-vernet
Claude Joseph Vernet, La tempestad

Recorrí la habitación con la mirada, pero se encontraba vacía. Quizá el hombre de verde había desaparecido aprovechando mi desconcierto. De hecho, ante mis ojos tan sólo aparecían los dos taburetes pequeños y la mesa oscura. Mientras miraba las paredes con la esperanza de ver su silueta recortada contra ellas, recorrí el pedazo de madera basta con las yemas de los dedos y entonces mis dedos chocaron con un objeto. Bajé la vista y descubrí que se trataba de un libro.
—La tempestad —leí en voz alta—. Por William Shakespeare.
Me aferré al volumen con las dos manos, me lo coloqué bajo el brazo y abandoné la estancia con paso apresurado.
(Cesar Vidal, La noche de la tempestad)

Anuncios

30 de septiembre

gamnqoa_race
Gamnqoa Kukama, Botsuana – La gran carrera

El 30 de septiembre de 1966 la República de Botsuana se independiza de Gran Bretaña. A gamnqoa-kukama-b-1955-khoisan-people-ghanzigamnqoa-kukama-b-1955-khoisan-people-ghanziprincipios del siglo XIX las tribus batswana llegaron al territorio que actualmente ocupan y chocaron con los colonos boers del Transvaal. Solicitaron ayuda al Imperio Británico, el que formó el Protectorado de Bechuanalandia, el que duró hasta que Gran Bretaña aceptó la formación de un gobierno propio.
La capital del estado es Gabarone. Botsuana tiene 2 millones de habitantes y ocupa 600 mil kilómetros cuadrados. El desierto de Kalahari ocupa el 70% de la superficie del país.

sin-titulo

 

Marc-Antoine Girard, sieur de Saint Amant (30 de septiembre de 1594 – 29 de diciembre  de 1661) fue un aventurero, viajero, soldado y poeta francés, autor de poemas burlescos, satíricos y líricos. Formó parte de la Academia Francesa.

Ahora entiendo que el Céfiro se enamore de Flora;
No hay objeto más bello del que pueda gozar;
Cualquier grave cuidado se funde ante su brillo,
Como el ser libre se pierde ante el ojo que yo amo.
¡Quién no fuera encantado de escuchar en la aurora
Los etéreos milagros que en el bosque oí!
Se abrió mi corazón junto con las corolas,
Mi laúd olvidado ahora va a responder.
La hierba sonríe al aire con aire voluptuoso;
Y siento que en los bordes torturados y fértiles
El sol de dulces fuegos acaricia a las ondas.
De tarde y de mañana la Noche besa al Día:
Todo ama y se abraza y hasta creo que el mundo
Renace en primavera para morir de amor.
(Marc-Antoine Girard de Saint-Amant – traducción de Juan Carlos Sánchez Sottosanto)

Léon-Gustave Ravanne (30 de septiembre de 1854 – 14 de octubre de 1904) fue un pintor y fotógrafo francés. Pintó en estilo realista escenas campestres y marinas. Fue nombrado Pintor de la Marina.

rabane

deborah

 

Deborah Kerr (30 de septiembre de 1921 – 16 de octubre de 2007) fue una actriz británica de cine, muy famosa en los años ’50. Se inició con un pequeño papel en Mayor Bárbara (1941) para después convertirse en un símbolo femenino de Hollywood. Participó en películas como Narciso negro (1947), La minas del rey Salomón (1950), Quo Vadis (1951), De aquí a la eternidad (1953), El rey y yo (1956) y Algo para recordar (1957), por nombrar las más famosas. Fue seis veces candidata al Oscar sin ganarlo, por lo que recibió un Oscar de reconocimiento.

29 de septiembre

El 29 de septiembre de 1964 la revista Primera Plana comienza a publicar la tira cómica de Mafalda, creación del humorista gráfico Quino.

mafalda1

Miguel de Cervantes Saavedra (29 de septiembre de 1547 – 22 de abril de 1616), fue escritor español considerado el más grande en lengua castellana y uno de los más grandes del mundo. Su obra maestra, Don Quijote, es la primera novela moderna y un clásico de la literatura occidental que influenció en gran manera la lengua castellana.

frases-don-quijoteDesocupado lector: sin juramento me podrás creer que quisiera que este libro, como hijo del
entendimiento, fuera el más hermoso, el más gallardo y más discreto que pudiera imaginarse. Pero no he podido yo contravenir al orden de naturaleza; que en ella cada cosa engendra su semejante. Y así, ¿qué podrá engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación?

(Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha)

François Boucher (29 de septiembre de 1703 – 30 de mayo 1770) fue un pintor francés de estilo rococó. Es conocido por sus pinturas de temas clásicos, alegóricos y pastorales en forma idílica y voluptuosa.

800px-boucher_diane_sortant_du_bain_louvre_2712
Francois Bucher, Diana saliendo del baño
PCDANEK EC007
Anita Ekberg

 

Anita Ekberg -Kerstin Anita Marianne Ekberg- (29 de septiembre de 1931 – 11 de enero de 2015) fue una actriz sueco-italiana, modelo y símbolo sexual. Se hizo muy conocida por su papel en la película La dolce vita, de Federico Fellini. Trabajó principalmente en Italia.

26, 27 y 28 de septiembre

partenonEl 26 de septiembre de 1687 las fuerzas venecianas que sitiaban a los turcos que ocupaban Atenas, bombardearon el Partenón causándole severos daños.
En el año 447 a.de C., cuando Atenas estaba en la cúspide de su poder, comenzó la construcción, en el acrópolis  de la ciudad, de un templo dedicado a la diosa Atenea Partenos (Atenea Virgen). El templo duró dedicado a Atenea hasta el año 435 cuando Teodosio II decretó el cierre de todos los templos paganos. A finales del siglo VI fue convertida en templo cristiano dedicado a María Partenos (Maria Virgen). Después de la conquista de Grecia por los turcos, el Partenón fue durante un breve tiempo una mezquita musulmana antes de ser destruído por la guerra. Actualmente es una atracción turística.

Todas las dirigía y de todas con Pericles era superintendente Fidias, sin embargo de que las ejecutaban los mejores arquitectos y artistas; porque el Partenón, que era de cien pies, lo edificaron Calícrates e Ictino;
(Plutarco, Vidas Paralelas)

elliotThomas Stearns Eliot, conocido como T. S. Eliot (26 de septiembre de 1888 – 4 de enero de 1965) fue un poeta, dramaturgo y crítico literario británicoestadounidense. Representó una de las cumbres de la poesía en lengua inglesa del siglo XX. Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1948.

Tiempo presente y tiempo pasado
se hallan quizá presentes en el tiempo futuro
y el tiempo futuro dentro del tiempo pasado.
Si todo tiempo es eternamente presente
todo tiempo es irredimible.
Lo que pudo haber sido es mera abstracción
quedando como eterna posibilidad
solamente en el mundo de la especulación.
Lo que pudo haber sido y lo que fue
apuntan a un solo fin, que está siempre presente.

Jean-Louis André Théodore Géricault, conocido como Théodore Géricault (26 de septiembre de 1791– 26 de enero de 1824), fue un pintor francés, pionero del Movimiento Romántico.

 

scene_of_the_deluge
Théodore Géricault, Escena del Diluvio

 

27 de septiembre de 1822, Jean-François Champollion anuncia que descifró la Piedra Rosetta. Esta piedra es una estela grabada en el año 196 a.de C. con un decreto referente a Ptolomeo V. El texto es bilingüe, en egipcio y en griego antiguo, y el texto en egipcio está grabado en dos estilos de escritura, en jeroglífico antiguo y en escritura demótica. Esto permitió que la antigua escritura egipcia fuera descifrada definitivamente.

rossetahieroAl contrario de sus rivales, Champollion estaba brillantemente preparado para explotar una idea tan extraordinaria. A sus dotes naturales añadía el conocimiento del copto, y progresó rápidamente a partir de su eventual convencimiento de que los jeroglíficos eran simplemente un medio para expresar en dibujos simbólicos un lenguaje que también sobrevivió con una forma muy modificada escrita en caracteres griegos. En 1822, su famosa Carta a M. Dacier dio por primera vez al mundo un sistema válido para descifrar jeroglíficos egipcios
(Alfred Cyril, Los egipcios)

Gwyneth Kate Paltrow (27 de septiembre de 1972) es una actriz y cantante estadounidense. Su primer papel como protagonista lo realizó en Emma (1996) película basada en la novela del mismo nombre escrita por Jane Austen.

paltrow-emmaEmma Woodhouse, bella, inteligente y rica, con una familia acomodada y un buen carácter, parecía reunir en su persona los mejores dones de la existencia; y había vivido cerca de veintiún años sin que casi nada la afligiera o la enojase.
Era la menor de las dos hijas de un padre muy cariñoso e indulgente y, como consecuencia de la boda de su hermana, desde muy joven había tenido que hacer de ama de casa. Hacía ya demasiado tiempo que su madre había muerto para que ella conservase algo más que un confuso recuerdo de sus caricias, y había ocupado su lugar una institutriz, mujer de gran corazón, que se había hecho querer casi como una madre.
(Jane Austen, Emma)

william

 

El 28 de septiembre de 1066 Guillermo el Conquistador invadió Inglaterra en lo que sería el comienzo de la llamada conquista normanda. El proceso de conquista duró diez años hasta que Guillermo logró controlar toda la isla.

Los nobles normandos se habían hecho dueños del mando después de la famosa batalla de Hastings, y, según refieren los historiadores, no hicieron de su autoridad el mejor uso. La raza de los príncipes y de nobles sajones había sido despojada o destruida y apenas se encontraba un sajón que conservara algún dominio de segunda o tercera clase en el país de sus antepasados. La política de Guillermo y de sus sucesores fue oprimir y debilitar cada vez más a los antiguos habitantes bien fuese por medios legales o violentos
(Walter Scott, Ivanhoe)

 

alexandre_cabanel-la-hija-de-jefte
A. Cabanel, La hija de Jefté

Alexandre Cabanel (28 de septiembre de 1823 – 23 de enero de 1889) fue un pintor francés nacido en Montpellier. Pintó temas históricos, clásicos y religiosos en estilo académico. También fue conocido por sus retratos. Fue el pintor preferido de Napoleón III.

 

 

alexandre-cabanel-venice-merchant
A. Cabanel, El mercader de Venecia

 

 

 

 

 

 

 

Cuando Basanio llegó al palacio de Porcia dispuesto a probar suerte ante los cofres, se encontró con ella y recibió una mirada tan tierna que deseo más que nunca resultar afortunado en la singular prueba.
Al serle presentad los tres cofres, de buena gana la joven le hubiera indicado cual era el que contenía su retrato, pero el testamento de su padre se lo prohibía, y ella, entre otras muchas virtudes poseía la de la obediencia.
-Los más bello por fuera es a veces lo más feo por dentro- dijo Basanio, mirando alternativamente los cofres de oro, de plata y de plomo.
Finalmente, se decidió por este último; pidió la llave y lo abrió.
(William Shakespeare, El mercader de Venecia)

 

 

Algo

Algo es un concepto de existencia, es contrario a Nada. Ambos son usados para entender que lo que existe no es Nada, aunque no implique la existencia de Todo.

algo-se-lleva-el-rio-lajos-zilahyLa tarde otoñal, tempranamente obscurecida, cubría el enorme río… Llamaban al Ángelus desde la torre de los minoritas. Las campanadas se perdían en el viento. Era el año de gracia de… hacia fines de noviembre. El viento se hacía más y más fuerte. Parecía arrastrar consigo la obscuridad desde el pueblo.
Más allá del gran río, en la ribera opuesta, donde el viejo bosque de encinas aun destacaba su negrura contra el dorado y pardo crepúsculo, manos invisibles asediaban una poderosa encina.
Los hachazos caían sordamente sobre el agua que los devolvía, yendo a retumbar, huecos, contra la despedazada orilla. Después se oyó cómo la enorme encina se desplomaba con un terrible suspiro. En su caída crujió durante largo tiempo, mientras los leñadores gritaban confusamente.
(Lajos Zilahy, Algo se lleva el río)

algo-arriba-me-amaEstaban esos tres locos, y dos de ellos eran humanos. Yo podía hablar con los tres porque domino idiomas, el decimal y el binario. La primera vez que entré en contacto con los bufones fue cuando quisieron saber todo lo referente a Herostratus, y yo se lo
dije. La otra vez fue con respecto al Conus Gloria maris, y se lo dije. La tercera vez fue para saber dónde podían esconderse. Se lo dije, y desde ese entonces hemos estado siempre en contacto.
Él era Jake Madigan (James Jacob Madigan, con un Doctorado en Filosofía de la Universidad de Virginia), jefe de la Sección de Exobiología del Centro de Vuelo Espacial Goddard, que tiene la esperanza de estudiar formas de vida extraterrestre si
alguna vez pueden atrapar alguna. Para daros una idea de su estado mental, una vez programó el computador IBM 704 con un mazo de cartas que imprimiría limones, naranjas, ciruelas, y así sucesivamente. Entonces jugó a la máquina tragaperras contra
ella, y perdió la camisa. El muchacho estaba realmente perdido.
(Alfred Bester, Algo ahí arriba me ama)

sukanta-das-something-to-remember-him
Sukanta Das, Algo para recordarlo

Fue María, una de las camareras, una morocha petisita que sonreía mucho, la que corrió la voz de que el viejo estaba ciego. Sonreía mucho pero esto lo dijo sin sonreír. Dijo que le había visto los ojos transparentes, como los de una tía suya que vivía en Formosa y tenía la mala costumbre de entrar en el cuarto de los que dormían porque decía que en la forma que respiraban o roncaban ella podía adivinar cuánto les faltaba para morir. Lo dijo subiéndose a una banqueta e inclinándose sobre la barra, como en secreto. La noche ya había sobrepasado sus propios límites desmoralizando a los más entusiastas, y como si esa negrura desbordada pudiera escucharlos, todos hablaban en voz baja, agazapados bajo la música incansable de la fonola. Era ya mediodía y hacía varias horas que las únicas que se preocupaban porque la máquina de música siguiera funcionando eran dos arruinadas lesbianas que una y otra vez ponían los mismos temas, para luego abrazarse tambaleantes en la oscuridad final del salón, jóvenes y viejas al mismo tiempo, embrutecidas por el amor que intentaban agotar en la cadencia sonámbula de sus movimientos.
(Ricardo Romero, Algo así como un viejo mendigo ciego)

sergine-broallier-something-light-something-nude
Sergine Broallier,  Algo liviano, algo desnudo

 

El enorme sol carmesí brillaba en el cielo violeta. En el limite de la planicie marrón, salpicada de arbustos marrones, se extendía la selva roja.
McGarry avanzó hacia ella dando zancadas. Explorar esas selvas rojas constituía una tarea ardua y peligrosa, pero era preciso hacerla. Había explorado un millar de selvas; ésta era, simplemente, una más.
Dijo:
– En marcha, Dorothy. ¿Todo listo?
La pequeña criatura de cinco patas que descansaba sobre su hombro no respondió, en realidad nunca lo hacía. No sabía hablar, pero era algo con lo cual hablar. Era una compañía. Por su tamaño y su peso, se parecía asombrosamente a una mano que reposara sobre su hombro.
Tenía a Dorothy hacía… ¿cuánto tiempo? Cuatro años, suponía. Estaba aquí hacía aproximadamente cinco, según calculaba, y la había encontrado alrededor de un año después. De cualquier manera, daba por sentado que Dorothy pertenecía al bello sexo, por la sencilla razón de que reposaba sobre su hombro como lo haría la mano de una mujer.
– Dorothy – anunció -, creo que debemos preparamos para enfrentar problemas. Allí debe haber leones o tigres.
(Fredric Brown, Algo verde)

algo-de-mi-mismoAl mirar atrás desde éstos mis setenta años, tengo la impresión de que, en mi vida de escritor, todas  las cartas me han tocado de tal modo que no he tenido más remedio que jugarlas como venían. Así pues, atribuyendo cualquier buena fortuna a Alá, de quien todo viene, doy comienzo:
Mi primer recuerdo es el de un amanecer, su luz y su color y el dorado y rojo de unas frutas a la altura de mi hombro. Debe de ser la memoria de los paseos matutinos por el mercado de frutas de Bombay, con mi aya y después con mi hermana en su cochecito, y de nuestros regresos con todas las compras apiladas en éste. Nuestra aya era portuguesa, católica romana que le rezaba -con¬migo al lado- a una Cruz del camino. Meeta, el criado hindú, entraba a veces en pequeños templos hindúes en los que a mí, que no tenía aún edad para entender de castas, me cogía de la mano mientras me quedaba mirando a los dioses amigos, entrevistos en la penumbra.
(Rudyard Kipling, Algo de mi mismo)

something-red-robert-smith
Robert Smith, Algo rojo

Addison Doug avanzaba, con aire exhausto, por el largo sendero de lajas redondas hechas de madera sintética, paso a paso, la cabeza baja y como si le agobiase un enorme dolor físico. La joven le veía llegar, sufriendo ella también al darse cuenta de su dolor y su cansancio, pero al mismo tiempo se alegraba de que al menos estuviese allí. Paso a paso el hombre avanzó hacia ella sin levantar la cabeza, automáticamente… como si hubiese recorrido aquel camino muchas veces, pensó ella de pronto. Conoce el camino demasiado bien. ¿Por qué?
—¡Addi! —gritó y echó a correr hacia el hombre con deseos de ayudarle—. Dijeron por la televisión que estabas muerto. ¡Que todos habíais muerto!
El hombre se detuvo y con una mano esbozó el gesto de echarse hacia atrás el pelo, que ya no era largo. Se lo habían cortado antes del lanzamiento. Pero sin duda lo había olvidado.
—¿Crees algo de lo que ves en la televisión? —dijo, y siguió avanzando, con pausas y vacilante, pero sonriendo ahora. Alargó la mano hacia ella.
«Dios, qué bueno es poder tocarle y sentir sus manos en mí —pensó la joven—. Aún tiene más fuerzas de las que yo creía.»
(Philip K. Dick, Algo para nosotros, temponautas)

Algo sobre Teodoro GuerreroCon los pelos de punta leo en un periódico la siguiente nota relativa al pleito del matrimonio sostenido entre T. Guerrero y R. Sepúlveda:
«Felicitamos afectuosamente a nuestros dos amigos Sepúlveda y Guerrero por la conclusión de un pleito que tanto preocupaba a los que tenían el placer de leerle. ¡Dichosa manera de terminarle!… ¡Ganando los dos!
¡Deseamos una eterna dicha a los nuevos esposos!
¡Deseamos una eterna dicha a los nuevos esposos!».
¡Es decir, que Guerrero se ha casado con Sepúlveda!
O de otro modo, que Sepúlveda… ¡se ha casado con Guerrero!
La naturaleza sólo aprueba las justas nupcias entre macho y hembra…
* * *
Al fin respiro. Ya decía yo que eso no podía ser. No una inteligencia mía, sino la mala, pésima redacción de la nota que dejo copiada me hizo tomar el rábano por las hojas. Lo que hay es que el simpático escritor Sepúlveda ha contraído matrimonio… con una señorita. (Deseamos a los esposos una larga luna de miel, como dicen los versos, etcétera.)
(Leopoldo Alas, Algo sobre Teodoro Guerrero)

25 de septiembre

nabuchodonosorEl 25 de septiembre de 605 a.de C. Nabucodonosor II se convierte en rey del Imperio Neo-Babilónico. Su nombre en acadio era Nabu-kudurri-usur. Nabucodonosor fue un rey que desarrolló en su país una gran actividad comercial y constructiva. Se le atribuye la construcción de los Jardines Colgantes de Babilonia, una de las siete maravillas del mundo. Construyó canales, acueductos y templos, además abrió un importante puerto en el Golfo Pérsico. La connotación negativa que le da la Biblia, se tiene por mera propaganda, debido a que Nabucodonosor destruyó el Templo de Jerusalén  En el año nueve de Sedecías, rey de Judá, el décimo mes, vino Nabucodonosor, rey de Babilonia, con todo su ejército contra Jerusalén, y la sitiaron. (Jeremías, 39:1)

Nabopolasar estaba enfermo y retornó a Babilonia, pero dejó a su hijo en su lugar. Éste (que se había casado con la hija de Ciaxares) era llamado Nabucodonosor.
Por lo común es llamado Nabucodonosor II en las historias formales, a causa del anterior gobernante de ese nombre que había regido a Babilonia cinco siglos antes.
(Isaac Asimov, El Cercano Oriente)

William Faulkner (25 de septiembre de 1897 – 6 de julio de 1962) fue un escritor estadounidense Premio Nobel de Literatura. Escribió novelas, cuentos, una obra de teatro, poesía y ensayo.
Son famosas sus novelas: El ruido y la furia, ¡Absalón, Absalón!, Las palmeras salvajes y Desciende, Moisés. Su obra fue muy influída por el ambiente sureño de su tierra natal, Mississippi.

absalon_absalon1Desde las dos, aproximadamente, hasta la puesta del sol, permanecieron sentados, aquella sofocante y pesada tarde de septiembre, en lo que la señorita Coldfield seguía llamando «el despacho» por haberlo así llamado su padre: una habitación cálida, oscura, sin ventilación, cuyas ventanas y celosías continuaban cerradas desde hacía cuarenta y tres veranos, porque, allá en su niñez, alguien opinaba que el aire en movimiento y la luz producen calor, mientras que la penumbra resulta siempre más fresca. A medida que el sol daba más de lleno sobre ese costado de la casa, la habitación se iluminaba de rayos horizontales y amarillentos que dejaban ver innumerables partículas de polvo. Quintín pensó que serían, sin duda, escamas de la viejísima pintura descolorida, desprendidas de la madera resquebrajada y empujadas hacia el interior por una fuerza semejante a la del viento.
(William Faulkner, ¡Absalon, Absalón!)

estudio-en-el-jardin-gonzalez
J.F. González, Estudio en el jardín

Juan Francisco González Escobar (25 de septiembre de 1853 – 4 de marzo de 1933) fue un pintor chileno. Era hermano del escultor Simón González. Estudió con los pintores Manuel Tapia, Pedro Lira, Alejandro Cicarelli, Ernesto Kirchbach y Juan Mochi.

 

 

 

ultimos-momentos-del-general-carrera
Juan Francisco González, Los últimos momentos del general José Miguel Carrera

silvana-1

 

Silvana Pampanini (25 de septiembre de 1925 – 6 de enero de 2016) fue una actriz cinematográfica italiana muy popular en los años ’50. Durante un breve tiempo, antes de que se hicieran famosas Sofía Loren y Gina Lollobrigida, Silvana Pampanini fue la mujer que representó la belleza de la mujer italiana a nivel mundial.

24 de septiembre

sir_james_brooke_1847_by_francis_grantAl descubrirse minerales de antimonio en la región conocida actualmente como Kuching, el sultanato de Brunei comenzó a desarrollar la zona entre los años 1824 y 1830. Cuando la producción de antimonio aumentó, el sultanato de Brunei subió los impuestos a Sarawak, lo que creó desórdenes civiles y caos social. En 1939 el Sultán de Brunei ordenó a Pangeran Muda Hashim (su tío) restaurar el orden. Fue en esa época que el explorador británico James Brooke llegó a Sarawak. Pangeran Muda Hashim le pidió asesoramiento t, aunque Brooke se negó en un principio, aceptó después, en 1941. Entonces Pangeran Muda Hashim firmó un tratado dejando Sarawak bajo la autoridad de James Brooke, y el 24 de septiembre de 1841 le otorgó el título de gobernador. Posteriormente, en 1846, Brooke se convirtió efectivamente en el Rajá de Sarawak, fundando así la Dinastía de los Rajás Blancos de Sarawak, la que duró hasta 1941.

Al ver el estandarte, Sandokán dio un salto hacia adelante.
-La bandera del rajá Brooke, el exterminador de los piratas -gritó, con un indescriptible acento de odio-. ¡Al abordaje! ¡Al abordaje!…
Un alarido salvaje, feroz, estalló en ambos prahos, cuyas tripulaciones no ignoraban la fama del inglés James Brooke, que se había convertido en rajá de Sarawak, y era enemigo despiadado de los piratas: un gran número de ellos había caído bajo sus golpes.
(Emilio Salgari, Los tigres de la Malasia)

imagesChristian Georg Schütz (24 de septiembre de 1718 – 3 de diciembre de 1791), fue un pintor y diseñador alemán especializado en decoración al fresco y pintura paisajística.

schutz

Francis Scott Key Fitzgerald (24 de septiembre de 1896 – 21 de diciembre de 1940), fue un escritor estadounidense considerado uno de los grandes escritores de los EE.UU. en el siglo XX y miembro de la “Generación perdida” de los años ’20. Su obra más conocida es la novela El gran Gatsby.

gatsbyMiré a la señorita Baker para darme cuenta de qué es lo que lograba “llevar a cabo”. Disfrutaba mirándola. Era una chica esbelta, de senos pequeños y porte erguido acentuado por su modo de echar el cuerpo hacia atrás en los hombros, como un cadete joven. Sus ojos grises, entrecerrados por el sol, me devolvieron la mirada con una curiosidad recíproca y cortés desde su rostro pálido, encantador e insatisfecho. Pensé que en el pasado la había visto a ella o una fotografía suya en alguna parte. -Usted vive en West Egg -anotó con desprecio-. Conozco a alguien allí. -No conozco a nadie… -Usted debe conocer a Gatsby.
-¿Gatsby? ¿Cuál Gatsby? -preguntó Daisy.
(F. Scott Fitzgerald, El gran Gatsby)