Algo

Algo es un concepto de existencia, es contrario a Nada. Ambos son usados para entender que lo que existe no es Nada, aunque no implique la existencia de Todo.

algo-se-lleva-el-rio-lajos-zilahyLa tarde otoñal, tempranamente obscurecida, cubría el enorme río… Llamaban al Ángelus desde la torre de los minoritas. Las campanadas se perdían en el viento. Era el año de gracia de… hacia fines de noviembre. El viento se hacía más y más fuerte. Parecía arrastrar consigo la obscuridad desde el pueblo.
Más allá del gran río, en la ribera opuesta, donde el viejo bosque de encinas aun destacaba su negrura contra el dorado y pardo crepúsculo, manos invisibles asediaban una poderosa encina.
Los hachazos caían sordamente sobre el agua que los devolvía, yendo a retumbar, huecos, contra la despedazada orilla. Después se oyó cómo la enorme encina se desplomaba con un terrible suspiro. En su caída crujió durante largo tiempo, mientras los leñadores gritaban confusamente.
(Lajos Zilahy, Algo se lleva el río)

algo-arriba-me-amaEstaban esos tres locos, y dos de ellos eran humanos. Yo podía hablar con los tres porque domino idiomas, el decimal y el binario. La primera vez que entré en contacto con los bufones fue cuando quisieron saber todo lo referente a Herostratus, y yo se lo
dije. La otra vez fue con respecto al Conus Gloria maris, y se lo dije. La tercera vez fue para saber dónde podían esconderse. Se lo dije, y desde ese entonces hemos estado siempre en contacto.
Él era Jake Madigan (James Jacob Madigan, con un Doctorado en Filosofía de la Universidad de Virginia), jefe de la Sección de Exobiología del Centro de Vuelo Espacial Goddard, que tiene la esperanza de estudiar formas de vida extraterrestre si
alguna vez pueden atrapar alguna. Para daros una idea de su estado mental, una vez programó el computador IBM 704 con un mazo de cartas que imprimiría limones, naranjas, ciruelas, y así sucesivamente. Entonces jugó a la máquina tragaperras contra
ella, y perdió la camisa. El muchacho estaba realmente perdido.
(Alfred Bester, Algo ahí arriba me ama)

sukanta-das-something-to-remember-him

Sukanta Das, Algo para recordarlo

Fue María, una de las camareras, una morocha petisita que sonreía mucho, la que corrió la voz de que el viejo estaba ciego. Sonreía mucho pero esto lo dijo sin sonreír. Dijo que le había visto los ojos transparentes, como los de una tía suya que vivía en Formosa y tenía la mala costumbre de entrar en el cuarto de los que dormían porque decía que en la forma que respiraban o roncaban ella podía adivinar cuánto les faltaba para morir. Lo dijo subiéndose a una banqueta e inclinándose sobre la barra, como en secreto. La noche ya había sobrepasado sus propios límites desmoralizando a los más entusiastas, y como si esa negrura desbordada pudiera escucharlos, todos hablaban en voz baja, agazapados bajo la música incansable de la fonola. Era ya mediodía y hacía varias horas que las únicas que se preocupaban porque la máquina de música siguiera funcionando eran dos arruinadas lesbianas que una y otra vez ponían los mismos temas, para luego abrazarse tambaleantes en la oscuridad final del salón, jóvenes y viejas al mismo tiempo, embrutecidas por el amor que intentaban agotar en la cadencia sonámbula de sus movimientos.
(Ricardo Romero, Algo así como un viejo mendigo ciego)

sergine-broallier-something-light-something-nude

Sergine Broallier,  Algo liviano, algo desnudo

 

El enorme sol carmesí brillaba en el cielo violeta. En el limite de la planicie marrón, salpicada de arbustos marrones, se extendía la selva roja.
McGarry avanzó hacia ella dando zancadas. Explorar esas selvas rojas constituía una tarea ardua y peligrosa, pero era preciso hacerla. Había explorado un millar de selvas; ésta era, simplemente, una más.
Dijo:
– En marcha, Dorothy. ¿Todo listo?
La pequeña criatura de cinco patas que descansaba sobre su hombro no respondió, en realidad nunca lo hacía. No sabía hablar, pero era algo con lo cual hablar. Era una compañía. Por su tamaño y su peso, se parecía asombrosamente a una mano que reposara sobre su hombro.
Tenía a Dorothy hacía… ¿cuánto tiempo? Cuatro años, suponía. Estaba aquí hacía aproximadamente cinco, según calculaba, y la había encontrado alrededor de un año después. De cualquier manera, daba por sentado que Dorothy pertenecía al bello sexo, por la sencilla razón de que reposaba sobre su hombro como lo haría la mano de una mujer.
– Dorothy – anunció -, creo que debemos preparamos para enfrentar problemas. Allí debe haber leones o tigres.
(Fredric Brown, Algo verde)

algo-de-mi-mismoAl mirar atrás desde éstos mis setenta años, tengo la impresión de que, en mi vida de escritor, todas  las cartas me han tocado de tal modo que no he tenido más remedio que jugarlas como venían. Así pues, atribuyendo cualquier buena fortuna a Alá, de quien todo viene, doy comienzo:
Mi primer recuerdo es el de un amanecer, su luz y su color y el dorado y rojo de unas frutas a la altura de mi hombro. Debe de ser la memoria de los paseos matutinos por el mercado de frutas de Bombay, con mi aya y después con mi hermana en su cochecito, y de nuestros regresos con todas las compras apiladas en éste. Nuestra aya era portuguesa, católica romana que le rezaba -con¬migo al lado- a una Cruz del camino. Meeta, el criado hindú, entraba a veces en pequeños templos hindúes en los que a mí, que no tenía aún edad para entender de castas, me cogía de la mano mientras me quedaba mirando a los dioses amigos, entrevistos en la penumbra.
(Rudyard Kipling, Algo de mi mismo)

something-red-robert-smith

Robert Smith, Algo rojo

Addison Doug avanzaba, con aire exhausto, por el largo sendero de lajas redondas hechas de madera sintética, paso a paso, la cabeza baja y como si le agobiase un enorme dolor físico. La joven le veía llegar, sufriendo ella también al darse cuenta de su dolor y su cansancio, pero al mismo tiempo se alegraba de que al menos estuviese allí. Paso a paso el hombre avanzó hacia ella sin levantar la cabeza, automáticamente… como si hubiese recorrido aquel camino muchas veces, pensó ella de pronto. Conoce el camino demasiado bien. ¿Por qué?
—¡Addi! —gritó y echó a correr hacia el hombre con deseos de ayudarle—. Dijeron por la televisión que estabas muerto. ¡Que todos habíais muerto!
El hombre se detuvo y con una mano esbozó el gesto de echarse hacia atrás el pelo, que ya no era largo. Se lo habían cortado antes del lanzamiento. Pero sin duda lo había olvidado.
—¿Crees algo de lo que ves en la televisión? —dijo, y siguió avanzando, con pausas y vacilante, pero sonriendo ahora. Alargó la mano hacia ella.
«Dios, qué bueno es poder tocarle y sentir sus manos en mí —pensó la joven—. Aún tiene más fuerzas de las que yo creía.»
(Philip K. Dick, Algo para nosotros, temponautas)

Algo sobre Teodoro GuerreroCon los pelos de punta leo en un periódico la siguiente nota relativa al pleito del matrimonio sostenido entre T. Guerrero y R. Sepúlveda:
«Felicitamos afectuosamente a nuestros dos amigos Sepúlveda y Guerrero por la conclusión de un pleito que tanto preocupaba a los que tenían el placer de leerle. ¡Dichosa manera de terminarle!… ¡Ganando los dos!
¡Deseamos una eterna dicha a los nuevos esposos!
¡Deseamos una eterna dicha a los nuevos esposos!».
¡Es decir, que Guerrero se ha casado con Sepúlveda!
O de otro modo, que Sepúlveda… ¡se ha casado con Guerrero!
La naturaleza sólo aprueba las justas nupcias entre macho y hembra…
* * *
Al fin respiro. Ya decía yo que eso no podía ser. No una inteligencia mía, sino la mala, pésima redacción de la nota que dejo copiada me hizo tomar el rábano por las hojas. Lo que hay es que el simpático escritor Sepúlveda ha contraído matrimonio… con una señorita. (Deseamos a los esposos una larga luna de miel, como dicen los versos, etcétera.)
(Leopoldo Alas, Algo sobre Teodoro Guerrero)

Anuncios

7 comentarios en “Algo

  1. He encontrado no solo algo sino muchas cosas interesantes en esta entrada. Libros que no he leído y que me han dado ganas de hacerlo. Muy buena selección de textos e imágenes para esta semana. Un abrazo.

  2. Qué estupenda selección de textos e imágenes nos has triado hoy!…algo excelente para disfrutar una tarde como la que se presenta hoy por aquí!. Gracias por el tiempo que inviertes en ello.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s