William Blake

blakeeuropesupported
Europa sostenida por África y América

William Blake (28 de noviembre de 1757 – 12 de agosto de 1827) fue un poeta, pintor e impresor inglés. Poco reconocido en su tiempo, actualmente es considerado una importante figura de la poesía y las artes visuales de la Era Romántica.
Aunque Blake era considerado loco por sus contemporáneos, los críticos posteriores han ensalzado su expresividad y creatividad. Sus pinturas y su poesía pertenecen tanto al Movimiento Rompantico como al pre-romanticismo.
Blake ilustró algunos libros como El paraíso perdido (John Milton), El Libro de Job y La Divina Comedia (Dante).

.

.

william-blake-satan-in-glory
Satán en Gloria

A la estrella nocturna
William Blake

¡Tú, ángel rubio de la noche,
ahora, mientras el sol descansa en las montañas, enciende tu brillante tea de amor! ¡Ponte la radiante corona
y sonríe a nuestro lecho nocturno!
Sonríe a nuestros amores y, mientras corres los azules cortinajes del cielo, siembra tu rocío plateado sobre todas las flores que cierran sus dulces ojos al oportuno sueño. Que tu viento occidental duerma en el lago. Di el silencio con el fulgor de tus ojos y lava el polvo con plata. Presto, prestísimo, te retiras; y entonces ladra, rabioso, por doquier el lobo y el león echa fuego por los ojos en la oscura selva. La lana de nuestras majadas se cubre con tu sacro rocío; protégelas con tu favor.

El País de los sueños
William Blake

blake-sueno-de-una-noche-de-verano
Ilustración para Sueño de una Noche de Verano

¡Despierta, despierta, mi pequeño!
Tú eras la única alegría de tu madre;
¿Por qué lloras en tu sueño tranquilo?
¡Despierta! Tu padre te protege.
‘Oh, ¿que tierra es la Tierra de los Sueños?
¿Cuáles son sus montañas, y cuáles sus ríos?
¡Oh padre! Allí vi a mi madre,
Entre los lirios junto a las bellas aguas.
‘Entre los corderos, vestida de blanco,
Caminaba con su Thomas en dulce deleite.
Lloré de alegría, como una paloma me lamento;
¡Oh! ¿Cuándo volveré allí?
Querido hijo, también yo junto a ríos placenteros
He caminado la noche entera en la Tierra de los Sueños;
Pero por serenas y cálidas que fuesen las anchas aguas,
No pude llegar hasta la otra orilla.
‘¡Padre, oh padre! ¿Qué hacemos aquí
En esta tierra de incredulidad y temor?
La Tierra de los Sueños es mucho mejor, allá lejos,
Por sobre la luz del lucero del alba’.

illustration-to-dante-s-divine-comedy
Ilustración para La Divina Comedia

.

.

Eternidad
William Blake

Quien a sí encadenare una alegría
malogrará la vida alada.
Pero quien la alegría besare en su aleteo
vive en el alba de la eternidad.

.

.

.

.

.

La rosa del mundo
William Blake

william-blake-eve-tempted-by-the-serpent
Eva tentada por la serpiente

¿Quién soñó que la belleza pasa como un sueño?
Por estos labios rojos, con todo su orgullo luctuoso,
Luctuoso de que ninguna nueva maravilla puedan predecir,
Troya se desvaneció en un alto destello fúnebre
Y murieron los hijos de Usna.
Nosotros y el esforzado mundo vamos de paso
Entre almas humanas que vacilan y dejan sus puestos
Como las pálidas aguas en su carrera invernal,
Bajo las estrellas que pasan, espuma del firmamento,
Vidas en este rostro solitario.
Inclinaos, arcángeles, en vuestra oscura morada:
Antes de que existierais o de que cualquier corazón latiera,
Fatigado y afable hubo quien os demoró junto a Su asiento;
E hizo que el mundo fuera un camino cubierto de hierba
Ante los pies errantes de ella.

blake-mirth
Mirth

Un sueño
William Blake

william_blake_sata_amor_adao_eva
Satán, Amor, Adán, Eva

Cierta vez un sueño tejió una sombra
sobre mi cama que un ángel protegía:
era una hormiga que se había perdido
por la hierba donde yo creía que estaba.
Confundida, perpleja y desesperada,
oscura, cercada por tinieblas, exhausta,
tropezaba entre la extendida maraña,
toda desconsolada, y le escuché decir:
“¡Oh, hijos míos! ¿Acaso lloran?
¿Oirán cómo suspira su padre?
¿Acaso rondan por ahí para buscarme?
¿Acaso regresan y sollozan por mí?”
Compadecido, solté una lágrima;
pero cerca vi una luciérnaga,
que respondió: “¿Qué quejido humano
convoca al guardián de la noche?
Me corresponde iluminar la arboleda
mientras el escarabajo hace su ronda:
sigue ahora el zumbido del escarabajo;
pequeña vagabunda, vuelve pronto a casa.”

Anuncios

Nostalgias

Nostalgia, estatua de arena de Ilya Filimontsev

La nostalgia (del griego clásico νόστος «regreso» y ἄλγος «dolor») es un sentimiento de anhelo por un momento, situación o acontecimiento pasado. Es el sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido o vivido en una etapa y ahora no se tiene o ha cambiado. La nostalgia se puede asociar con la niñez, un ser querido, un lugar, un objeto personal estimado, o un suceso en la vida del individuo o de un grupo.
La palabra nostalgia es nueva y fue creada en el siglo XVII para describir el problema médico de ansiedad, sufrida por los mercenarios suizos que prestaban servicio lejos de su país. Pronto la nostalgia se asoció a la melancolía y pasó a formar parte del vocabulario del romanticismo.

Angelica Kauffmann, Penélope


Y le respondió la prudente Penélope:
«Forastero, en verdad los inmortales destruyeron mis cualidades -figura y cuerpo- el día en que los argivos se embarcaron para Ilión y entre ellos estaba mi esposo, Odiseo. Si al menos volviera él y cuidara de mi vida, mayor sería mi gloria y yo más bella. Pero ahora estoy afligida, pues son tantos los males que la divinidad ha agitado contra mí; pues cuantos nobles dominan sobre las islas, en Duliquio y Same, y la boscosa Zante, y los que habitan en la misma Itaca, hermosa al atardecer, me pretenden contra mi voluntad y arruinan mi casa. Por esto no me cuido de los huéspedes ni de los suplicantes y tampoco de los heraldos, los ministros públicos, sino que en la nostalgia de Odiseo se consume mi corazón.
(Homero, Odisea)

¿De qué se nutre la nostalgia?

Mirjana Gotovac, Nostalgia


Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel.
(Mario Benedetti)

Nelya Shenklyarska, Nostalgia

“Vuelven de nuevo a mí, con tanta intensidad como en los claros momentos de Marinero en tierra, las canciones de corte musical, de repetidos estribillos, pero de contenido diferente. Como por transparencia, entrelazados al río y raro paisaje que las provocan, se ven latir en ellas todos los años de dolor y nostalgia que andan dentro de mí, al mismo ritmo de la sangre; porque yo no podré cantar ya nunca dividiendo en dos partes el correr de mi vida; aquí, de este lado, lo sereno, luminoso, optimista, y de este otro, lo dramático, oscuro, triste, todo lo señalado por los signos crueles de mi tiempo. Por esta causa son así, no de otro modo.”
(Rafael Alberti)


Elena Glushkov, Nostalgia

Pero al cabo de aquellos diez años le poseyó la nostalgia del país natal; y poco a poco enfermó de languidez; y sin cesar suspiraba pensando en su casa y en su ciudad; y creyó morir de aquel deseo reconcentrado. Pero un día, sin poder ya resistir a los apremios de su alma, ni siquiera se tomó tiempo para despedirse del rey, y se evadió y retornó al país de Hadramón, en el Yemán. Allí disfrazóse de derviche y fué a pie a la ciudad de Kaukabán; y ocultando su nombre y su condición, llegó de tal modo a la colina que dominaba la ciudad. Y con los ojos llenos de lágrimas vió la terraza de su antigua casa y las terrazas contiguas, y se dijo: “¡Menos mal si no me reconoce nadie! ¡Haga Álah que todos hayan olvidado mi historia!”
(Las mil y una noches, 616° Noche)

Janina Pazdan, Nostalgia



Para cubrir los peces del fondo, que agonizan
de frío, mis piadosas ondas se cristalizan,
y yo, la inquietuela, cuyo perenne móvil
es variar, enmudezco, me aduermo, quedo inmóvil.
¡Ah! Tú no sabes como padezco nostalgia
de sol bajo esa sábana siempre fría.
Tú no sabes la angustia de la ola que inmola
Sus ritmos ondulantes de mujer –su sonrisa-
al frío, y que se vuelve –mujer de Loth- banquisa:
ser banquisa es ser como la estatua de la ola.
(Amado Nervo)


Yuri Nikolaevich Zuev, Nostalgia

El libro bueno es el amigo que todo lo da y nada pide. El maestro generoso que no regatea su saber ni se cansa de repetir lo que sabe. El fiel transmisor de la prudencia y de la sabiduría antigua. El consuelo de las horas tristes. El que hace olvidar al preso su cárcel y al desterrado su nostalgia. El sedante de los grandes afanes, que va dondequiera que vayamos con nuestro dolor. El mentor de las grandes decisiones. El que ablanda el corazón en los momentos de dureza, o nos vigoriza cuando empezamos a flanquear. Y después de ser todo esto, tiene la soberana grandeza de no hipotecar nuestra gratitud. Una vez leído lo volvemos sencillamente al estante, o lo dejamos olvidado en el asiento de un tren. Es igual. Ni nos guardará rencor si no se lo hemos agradecido. 
(Gregorio Marañón)

Charles Courtney Curran, Nostalgia del verano

-Me gusta ser lógico Y quisiera atenerme a la lógica -dijo el capitán-. Y no creo que hayamos puesto el dedo en la llaga. Admitamos, Hinkston, como usted sugirió antes, que se viaje en cohete desde hace muchos años. Y que los terrestres, después de vivir aquí algunos años, comenzaron a sentir nostalgias de la Tierra. Primero una leve neurosis, después una psicosis, y por fin la amenaza de la locura. ¿Qué haría usted, como psiquiatra, frente a un problema de esas dimensiones?
 Hinkston reflexionó.
 -Bueno, pienso que reordenaría la civilización de Marte, de modo que se pareciera, cada día más, a la de la Tierra. Si fuese posible reproducir las plantas, las carreteras, los lagos, y aun los océanos, los reproduciría. Luego, mediante una vasta hipnosis colectiva, convencería a todos en un pueblo de este tamaño que esto era realmente la Tierra, y no Marte.
(Ray Bradbury, Cronicas Marcianas)

William Orpen

William Newenham Montague Orpen (27 de noviembre de 1878 – 29 de septiembre de 1931) fue un artista irlandés, popular y exitoso. Pintó retratos de la sociedad eduardiana y fue pintor de guerra durante la Primera Guerra Mundial.
Poseedor de un talento natural, estudió en la Escuela Metropolitana de Arte de Dublin para después pasar a la Escuela de Arte Slade.
Estableció un estudio privado para la enseñanza, la Escuela de Arte Chelsea, con su colega Augustus John.
Durante la Primera Guerra Mundial permaneció mucho tiempo en Francia, donde realizó dibujos y pinturas de soldados comunes y retratos de generales y políticos. Terminada la Guerra regresó a pintar retratos de sociedad con gran éxito.
Vilipendiado y desprestigiado después de su muerte, permaneció olvidado durante muchos años, hasta que una biografía publicada por Bruce Arnold en 1981 despertó de nuevo el interés de los estudiosos y llevó a una revaluación de su lugar en el arte irlandés y británico.

mrs-charles-carstairs-orpen
Retrato de Mrs. Charles Carstairs

.

.

Que si pudiera mi mano
dar a tu belleza ser,
¿qué le quedaba que hacer
a Júpiter soberano?
Y aún pienso, y tengo por llano,
que tan perfecta y tan pura
belleza y rara pintura
ella misma se hizo a sí,
porque de otra que de ti
no fuera tanta hermosura.
Lope de Vega, El amor enamorado)

.

.

Zonnebeke 1918 by Sir William Orpen 1878-1931
Zonnebeke

¿Qué campanas para estos que mueren como ovejas?
Tan sólo el ruido obsceno de las armas,
tan sólo el tartamudo retumbar de los rifles
podría hacer callar sus rápidas plegarias.
Nada de vanas pompas, ni campanas, ni rezo,
ni una voz plañidera sobre los locos coros,
los estridentes coros de gimientes cañones o clarines que llaman desde tristes comarcas.
(Wilfred Owen)

.

sir-william-orpen-sunlight
Luz de sol

.

Aquella luz pura
del Sol procede,
porque cuanto puede
le da hermosura;
(Lope de Vega)

.

.

.

.

sir-william-orpen-tuttart-21
Grace leyendo en la bahía de Howth

Bien puedo yo pintar una hermosura,
y de otras cinco retratar a Elena,
pues a Filis también, siendo morena,
ángel Lope llamó de nieve pura.
Bien puedo yo fingir una escultura,
que disculpe mi amor, y en dulce vena
convertir a Filene en Filomena
brillando claros en la sombra escura.
Mas puede ser que algún letor extrañe
estas musas de Amor hiperboleas,
y viéndola después se desengañe.
Pues si ha de hallar algunas partes feas,
Juana, no quiera Dios que a nadie engañe,
basta que para mí tan linda seas.
(Lope de Vega)

http://www.world-war-pictures.com
La lavandería

Allí está la lavandera
con su tina y su jabón,
con la luna ella se queda
atrapada en su blancor.
Lava, lava, lavandera,
que tu ropa es tornasol,
cuando el sol le cuchichea
a las pompas de jabón.
La camisa y las calcetas
con el aire juguetón,
en la cuerda se entretienen
acunando un camisón.
Lava, lava, lavandera,
con tu fiel dedicación,
que tu ropa almidonada
de la flor será ilusión.
(Sylvia Puentes de Oyenard)

.

orpen
Un highlander junto a una tumba

There was a soldier, a Scottish soldier
Who wandered far away and soldiered far away
There was none bolder with good broad shoulder
He fought many affray, and fought and won

He’d seen the glory, he’d told the story
Of battles glorious and deeds victorious
But now he’s sighing, his heart is crying
To leave those green hills of Tyrol

Because those green hills are not highland hills
Or the island hills, they’re not my land’s hills
And fair as these green foreign hills may be
They are not the hills of home.
(Andy Stewart)

sir-william-orpen-tuttart-4
Madrugada

Los placeres
van de prisa:
una risa
y otra risa,
y mil nombres de mujeres,
y mil hojas de jazmín
desgranadas
y ligeras…
Y son copas no apuradas,
y miradas
pasajeras,
que desfloran nada más.

Desnudeces,
hermosuras,
carne tibia y morbideces,
elegancias y locuras…
(Manuel Machado)

.

sir-william-orpen-on-the-beach
En la playa

¡Escucha! Puedes oír el rugir de las piedras
Que las olas agitan, arrojándolas
a su regreso allá en el ramal de arriba,
Comienza y cesa, y luego comienza otra vez,
Con trémula cadencia disminuye, y trae
La eterna nota de la melancolía.
(Mathew Arnold)

Pinocho

avventure-pinocchio-firenze-bemporad-figlio-1911-0438860e-fb3b-46d6-a20d-ad474f4cd8bfEl 24 de noviembre de 1826 nació Carlo Collodi, escritor, periodista y traductor italiano. Aunque es autor de una numerosa obra, es recordado solamente por su novela Las aventuras de Pinocho.
Collodi administró librerías, fundó revistas, fue soldado en las Guerras de Independencia de Italia, trabajó en el Ministerio de Educación Pública, tradujo libros de cuentos infantiles y participó en la redacción de un diccionario de lengua italiana.

La aventuras de Pinocho. Historia de una marioneta, es un clásico de la literatura para niños y pieza importante de la literatura italiana.
El protagonista es Pinocho, una marioneta humanizada que tiende a recurrir a la mentira fácil, pero que con cada mentira ve crecer su nariz.

carlo-chiostri
Ilustración de Carlo Chiostri (1911)

Había una vez…
“¡Un rey!”, dirán enseguida mis pequeños lectores.
No, muchachos, se han equivocado. Había una vez un pedazo de madera.
No era una madera lujosa, sino un simple pedazo de leña, de esos que en invierno se meten en las estufas y en las chimeneas para encender el fuego y calentar las habitaciones.
No sé cómo ocurrió, pero el hecho es que un buen día este pedazo de madera apareció en el taller de un viejo carpintero, cuyo nombre era maese Antonio, aunque todos lo llamaban maese Cereza, a causa de la punta de su nariz, que siempre estaba brillante y violácea, como una cereza madura. (Carlo Collodi, Las aventuras de Pinocho)

.

Collodi publicó inicialmente la novela, en 1881, como folletín en el suplemento semanal del diario Il Fanfulla. El último episodio del año lo tituló Últimoscap episodio y final, porque la intención de Collodi era concluir la historia con la muerte del muñeco. Pero debido a las protestas del público infantil, el periódico convenció a Collodi de continuar la historia. Así, el trabajo continuó y pasaron dos años antes de verse concluido, con el final en que la marioneta se convirtió en un niño de carne y hueso.
La primera edición editada como libro se publicó en 1883 con ilustraciones de Enrico Mazzani.

Una investigación realizada en los años ´70 mostró que existían 220 traducciones, convirtiéndolo en el libro más traducido y vendido de la literatura italiana.
El libro es, de hecho, una obra para el público infantil, pero varios comentaristas han llegado a la conclusión de que es además una alegoría de la sociedad y su contraste entre la respetabilidad y el instinto libre. Pero de todos modos, la novela está escrita en un estilo irónico y en ocasiones sarcástico.


El libro ha sido ilustrado por grandes dibujantes, y el personaje se ha repetido en numerosas historietas, películas, series de televisión, obras de teatro y de ballet. La versión más famosa es tal vez la de Walt Disney (1940) aunque no sea la mejor.

Celos

jealousy-nataleshiavoni
Natale Shiavoni, Celos

Celo (celos): Sentimiento que experimenta una persona cuando sospecha que la persona amada siente amor o cariño por otra, o cuando siente que otra persona prefiere a una tercera en lugar de a ella.

Los celos son una respuesta emocional que surge cuando una persona percibe una amenaza hacia algo que considera como propio. Comúnmente se denomina así a la sospecha o inquietud ante la posibilidad de que la persona amada preste atención en favor de otra. También se conoce así al sentimiento de envidia hacia el éxito o posesión de otra persona. (Wikipedia)

jealousy-prh-knarren
PRK Knarren, Celos

.
A los celos
(Luis de Góngora)

¡Oh niebla del estado más sereno,
Furia infernal, serpiente mal nacida!
¡Oh ponzoñosa víbora escondida
De verde prado en oloroso seno!
¡Oh entre el néctar de Amor mortal veneno,
Que en vaso de cristal quitas la vida!
¡Oh espada sobre mí de un pelo asida,
De la amorosa espuela duro freno!
¡Oh celo, del favor verdugo eterno!,
Vuélvete al lugar triste donde estabas,
O al reino (si allá cabes) del espanto;
Mas no cabrás allá, que pues ha tanto
Que comes de ti mesmo y no te acabas,
Mayor debes de ser que el mismo infierno.

celos-tom-roberts
Tom Roberts, Celos

Querer la propia desdicha
(Lope de Vega)

Celos, que amor en las sospechas cría,
son de la paz una insufrible ausencia,
una solicitud y diligencia
que mueve la turbada fantasía.

Son una indivisible compañía
Celos y amor, y aun pienso que una esencia,
pero con esta sola diferencia:
que celos son la noche, amor el día.

Forzosos celos son, no son violentos;
apenas nace amor cuando los llama;
nadie puede entender sus movimientos,

ninguno defenderse de su llama,
porque si son los celos pensamientos,
¿Quién puede no pensar perder lo que ama?

celos-haynes-king
Haynes King, Celos y flirteo

Amo los celos que te tengo
(Armando Uribe Arce)

No te amo, amo los celos que te tengo
son lo único tuyo que me queda,
los celos y la rabia que te tengo,
hidrófobo de ti me ahogo en vino.

No te amo, amo mis celos, esos celos
son lo único que me queda.
Cuando desaparezca en esos cielos
de odio te ladraré porque no vienes.

jealousy-in-black-rita-kirkman
Rita Kirkman, Celos en negro

El Tetrarca.-
Hecho, de heridos despojos,
tiene de sirena el canto,
y de cocodrilo el llanto,
de basilisco los ojos ;
los oídos, para enojos
del áspid ; luego bien fundo,
siendo monstruo sin segundo,
esta rabia, esta pasión
de celos, que celos son
el mayor monstruo del mundo.
(Calderón de la Barca, El mayor monstruo los celos)

miyagawa_issho-spring_pastimes-h
Miyagawa Issho, Celos

 

Amor y celos hacen
discretos. Razón impropia,
Amor, y celos no hacen,
que deshacen cuanto topan,
él vidas con su deseo,
ellos con venganza Troyas.
Él es fuego, y ellos rabia,
él martirio, ellos ponzoña;
Estos hijos de sospechas,
aquél de esperanzas cortas.
Alma con celos es fiera,
Alma con amor es loca;
(Francisco de Quevedo)

jealousy-fernand-cormon
Fernand Cormon, Celos

Despidiéronse, informáronse las partes, y hallaron ser ansí lo que entrambos dijeron; y, finalmente, Leonora quedó por esposa de Carrizales, habiéndola dotado primero en veinte mil ducados: tal estaba de abrasado el pecho del celoso viejo. El cual, apenas dio el sí de esposo, cuando de golpe le embistió un tropel de rabiosos celos, y comenzó sin causa alguna a temblar y a tener mayores cuidados que jamás había tenido. Y la primera muestra que dio de su condición celosa fue no querer que sastre alguno tomase la medida a su esposa de los muchos vestidos que pensaba hacerle; y así, anduvo mirando cuál otra mujer tendría, poco más a menos, el talle y cuerpo de Leonora, y halló una pobre, a cuya medida hizo hacer una ropa, y, probándosela su esposa, halló que le venía bien; y por aquella medida hizo los demás vestidos, que fueron tantos y tan ricos, que los padres de la desposada se tuvieron por más que dichosos en haber acertado con tan buen yerno, para remedio suyo y de su hija.
(Miguel de Cervantes, El celoso extremeño)

tihamer-margitay
Tihamer Margitay, Celos

Le querré eternamente,
y eternamente también
se vengará mi desdén
de lo que en el suyo siente.
De ti misma diferente,
tejes contrarios desvelos.
Sólo es poderoso, cielos,
en tan proceloso abismo,
partir un corazón mismo
el cuchillo de los celos.
(Tirso de Molina, La celosa de sí misma)

Louise Jopling

jopling3
Louise Jopling, Serenidad (autoretrato)

Louise Jane Jopling (16 de noviembre de 1843 – 19 de noviembre de 1933) fue una pintora, poeta y periodista inglesa de la Era Victoriana, una de las artistas más prominentes de su generación.
Estudió en Paris con Charles Joshua Chaplin y Alfred Stevens, y exhibió sus trabajos en el Salón de París. Presentó sus obras en la Real Academia. Tuvo éxito con sus pinturas, como Té de las cinco, Cinco hermanas de York, que fue presentada en la Exposición de Filadelfia en 1876, y Cenicienta Moderna, presentada en la Exposición de Paris de 1878.
Perteneció a la Sociedad de Mujeres Artistas y a la Real Sociedad de Pintores de Retratos. Fue la primera mujer en ser aceptada en la Real Sociedad de Artistas Británicos.
Mientras la Real Academia solo permitía a las estudiantes femeninas observar modelos masculinos “cuidadosamente cubiertos”, ella defendió el derecho de las estudiantes a pintar directamente de modelos vivos.

jopling-azul-y-blanco
Louise Jopling, Azul y blanco

Participó en Unión Nacional Sufragista, siendo una feminista activa. Fue vicepresidente de la Unión por la Vestimenta Saludable y Artística, que promovía una reforma de la vestimenta femenina, buscando que las mujeres pudieran vestirse de manera más práctica y cómoda, sobre todo cuando se trataba de practicar deportes tales como el ciclismo y la natación.  Publicó libros para la enseñanza del Arte y una autobiografía.

cinderella
Louise Jopling, Cenicienta moderna

Lux E Tenebris
(Louise Jopling – fragmento)

El día muere; Y la noche, doliente,
envuelta en sombrías túnicas de aflicción,
nos encanta con el misterio
de su misión aquí abajo.
Llenando las almas con anhelo
de una vida mejor que la nuestra,
Y llorando además la advertencia
de la brevedad de nuestra estancia.
Escucho su enseñanza,
y me levanto para besarle los pies;
pero a su lado, la Memoria
viene, y me encadena a mi asiento.
Liberados se levantan ante mí
fantasmas burlones del pasado:
me estremecen, me hielan
con las sombras que arrojan.

lady_disdain
Louise Jopling, Querida Señora Desdén

 

Benedick
¡Qué, mi querida señora Desdén! ¡Aún vives?
Beatrice
¿Es posible que el desdén muera cuando tiene tanto alimento para nutrirse como es el Señor Benedick? La cortesía misma se convierte en desdén, si está en su presencia.
(William Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces)

Hoy es un buen día para decir hasta luego…

Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.
¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?
. . .
Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;
(Eclesiastés)

264415
Lauritz Andersen, Anciano caminando