William Orpen

William Newenham Montague Orpen (27 de noviembre de 1878 – 29 de septiembre de 1931) fue un artista irlandés, popular y exitoso. Pintó retratos de la sociedad eduardiana y fue pintor de guerra durante la Primera Guerra Mundial.
Poseedor de un talento natural, estudió en la Escuela Metropolitana de Arte de Dublin para después pasar a la Escuela de Arte Slade.
Estableció un estudio privado para la enseñanza, la Escuela de Arte Chelsea, con su colega Augustus John.
Durante la Primera Guerra Mundial permaneció mucho tiempo en Francia, donde realizó dibujos y pinturas de soldados comunes y retratos de generales y políticos. Terminada la Guerra regresó a pintar retratos de sociedad con gran éxito.
Vilipendiado y desprestigiado después de su muerte, permaneció olvidado durante muchos años, hasta que una biografía publicada por Bruce Arnold en 1981 despertó de nuevo el interés de los estudiosos y llevó a una revaluación de su lugar en el arte irlandés y británico.

mrs-charles-carstairs-orpen

Retrato de Mrs. Charles Carstairs

.

.

Que si pudiera mi mano
dar a tu belleza ser,
¿qué le quedaba que hacer
a Júpiter soberano?
Y aún pienso, y tengo por llano,
que tan perfecta y tan pura
belleza y rara pintura
ella misma se hizo a sí,
porque de otra que de ti
no fuera tanta hermosura.
Lope de Vega, El amor enamorado)

.

.

Zonnebeke 1918 by Sir William Orpen 1878-1931

Zonnebeke

¿Qué campanas para estos que mueren como ovejas?
Tan sólo el ruido obsceno de las armas,
tan sólo el tartamudo retumbar de los rifles
podría hacer callar sus rápidas plegarias.
Nada de vanas pompas, ni campanas, ni rezo,
ni una voz plañidera sobre los locos coros,
los estridentes coros de gimientes cañones o clarines que llaman desde tristes comarcas.
(Wilfred Owen)

.

sir-william-orpen-sunlight

Luz de sol

.

Aquella luz pura
del Sol procede,
porque cuanto puede
le da hermosura;
(Lope de Vega)

.

.

.

.

sir-william-orpen-tuttart-21

Grace leyendo en la bahía de Howth


Bien puedo yo pintar una hermosura,
y de otras cinco retratar a Elena,
pues a Filis también, siendo morena,
ángel Lope llamó de nieve pura.
Bien puedo yo fingir una escultura,
que disculpe mi amor, y en dulce vena
convertir a Filene en Filomena
brillando claros en la sombra escura.
Mas puede ser que algún letor extrañe
estas musas de Amor hiperboleas,
y viéndola después se desengañe.
Pues si ha de hallar algunas partes feas,
Juana, no quiera Dios que a nadie engañe,
basta que para mí tan linda seas.
(Lope de Vega)

http://www.world-war-pictures.com

La lavandería

Allí está la lavandera
con su tina y su jabón,
con la luna ella se queda
atrapada en su blancor.
Lava, lava, lavandera,
que tu ropa es tornasol,
cuando el sol le cuchichea
a las pompas de jabón.
La camisa y las calcetas
con el aire juguetón,
en la cuerda se entretienen
acunando un camisón.
Lava, lava, lavandera,
con tu fiel dedicación,
que tu ropa almidonada
de la flor será ilusión.
(Sylvia Puentes de Oyenard)

.

orpen

Un highlander junto a una tumba

There was a soldier, a Scottish soldier
Who wandered far away and soldiered far away
There was none bolder with good broad shoulder
He fought many affray, and fought and won

He’d seen the glory, he’d told the story
Of battles glorious and deeds victorious
But now he’s sighing, his heart is crying
To leave those green hills of Tyrol

Because those green hills are not highland hills
Or the island hills, they’re not my land’s hills
And fair as these green foreign hills may be
They are not the hills of home.
(Andy Stewart)

sir-william-orpen-tuttart-4

Madrugada

Los placeres
van de prisa:
una risa
y otra risa,
y mil nombres de mujeres,
y mil hojas de jazmín
desgranadas
y ligeras…
Y son copas no apuradas,
y miradas
pasajeras,
que desfloran nada más.

Desnudeces,
hermosuras,
carne tibia y morbideces,
elegancias y locuras…
(Manuel Machado)

.

sir-william-orpen-on-the-beach

En la playa

¡Escucha! Puedes oír el rugir de las piedras
Que las olas agitan, arrojándolas
a su regreso allá en el ramal de arriba,
Comienza y cesa, y luego comienza otra vez,
Con trémula cadencia disminuye, y trae
La eterna nota de la melancolía.
(Mathew Arnold)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s