Lectura compartida

paraiso perdidoA veces los soldados leían en voz alta algunos libros de Gogol y de Pushkin que tenía conmigo. Comenzaban en cualquier parte del libro y se detenían en cualquier parte también, y siempre me parecieron interesados. Uno de ellos le mostró a otro la famosa carta en Eugenie Oniegin de Pushkin y dijo que era muy buena. Le pedí que leyera un poema llamado Besg, que trata de unos pequeños demonios que desvían un trineo en medio de una tormenta de nieve. Dijeron que era bueno porque se podía cantar. Los soldados no leen mucho realmente. No tienen tiempo; pero el libro que encontré que casi todos habían leído fue El Paraíso Perdido de Milton. Cuando hace dos años un maestro de escuela en el gobierno de Tambow me dijo que El Paraíso Perdido era el libro más popular de la biblioteca del pueblo, me sorprendió y pensé que era un caso aislado. jeromeEn una feria de Moscú, durante la Semana Santa del año pasado, me di cuenta de que había cinco o seis ediciones diferentes de traducciones del poema de Milton, con ilustraciones, que iban de 12 rublos a 30 kopeks y mientras miraba a uno de ellos un mujic se acercó a mí y me aconsejó que lo comprara. “Es muy interesante”, dijo. “Hace reír y llorar.” Ahora entiendo por qué Milton es para el campesinado ruso lo que Shakespeare es para la nación alemana. A ellos les gusta la narración de acontecimientos sobrenaturales que combinan la fantasía de un cuento de hadas y la autoridad de la Escritura, algunas veces los hace reir y el lenguaje elevado les da el mismo placer que estar en la iglesia. El maestro de escuela en Tambow también me dijo que a los campesinos no les gusta leer novelas históricas o historias porque dicen que son meras Vydumki (invenciones). Es posible comprar El Paraíso Perdido en casi cualquier aldea. Compré una edición ilustrada en una pequeña estación entre Harbin y Baikal. Otro autor sherlockinglés que es universalmente popular, no entre los soldados, sino entre los oficiales, los profesionales y las clases altas y medias, es Jerome K. Jerome. Él se ha convertido para la presente generación en un clásico popular de la misma manera que Dickens lo fue para la generación anterior. Era posible comprar una edición barata de sus obras en cada estación de ferrocarril donde había una librería entre Moscú y Harbin. Los libros de Conan Doyle también eran universalmente populares. Nunca me encontré con un oficial que no hubiera oído hablar de Sherlock Holmes. Los oficiales solían llevar una gran cantidad de revistas. Estas revistas contenían en gran parte traducciones del inglés; de las obras de Jerome, de wellsWells, de Kipling, de Conan Doyle, de Marie Corelli y de la Sra. Humphrey Ward. Los oficiales solían preguntarme quién era el autor inglés más popular. Solía ​​responder que pensaba que era Rudyard Kipling. Esto los asombraba por cuando lo consideraban un poco infantil. Pero tal vez sus historias perdían su encanto en la traducción. La señora Humphrey Ward, solían decir, era una autora realmente seria. Las traducciones de Wells y Conan Doyle solían publicarse como series en varias revistas a la vez.”

Maurice Baring, Lecturas compartidas, 1905

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s