La belle dame sans merci

CW28313

Walter Crane, La belle dame sans merci

La Belle Dame sans Merci (La hermosa dama sin piedad) es una balada escrita por el poeta romántico inglés John Keats (1795 – 1821)
El poema ha servido de tema a los pintores: Frank Dicksee, Frank Cadogan Cowper, John William Waterhouse, Arthur Hughes, Walter Crane, y Henry Maynell Rheam.

John_William_Waterhouse_-_La_Belle_Dame_sans_Merci_(1893)

John William Waterhouse

¡Oh! ¿Qué pena te aflige, caballero,
que vagas pálido y solitario?
Los juncos del lago están marchitos;
y ningún pájaro canta.

¡Oh! ¿Por qué sufres, caballero,
tan demacrado y maliciento?
La ardilla ha llenado su granero
y la mies ya fue guardada.

Un lirio veo en tu frente,
húmeda de angustia y el rocío de la fiebre,
y en tus mejillas una rosa descolorida,
también se ha marchitado.

Una dama encontré en la pradera,
de belleza completa, como una hija de las hadas;
largos eran sus cabellos, su pie ligero,
y sus ojos hechiceros.

frank dicksee

Frank Dicksee

Tejí una guirnalda para su cabeza,
y brazaletes y un cinturón perfumado.
Ella me miró como si me amase,
y dejó oír un dulce gemido.

Yo la subí a mi dócil corcel,
y solo a ella vieron mis ojos ese día;
pues sentada en la silla
cantaba una canción de las hadas.

Ella me dió raíces de delicados sabores,
y miel silvestre y rocío celestial,
y sin duda en su lengua extraña me decía:
«Te amo de verdad».

mark fishman

Mark Fishman

Me llevó a su gruta encantada,
y allí lloró y suspiró tristemente;
y cerré yo sus ojos hechiceros
con cuatro besos.

Ella me hizo dormir con sus caricias
y allí soñé (¡Ah, pobre de mí!)
el último sueño jamás soñado
sobre la fría ladera de la colina.

Ví pálidos reyes, y también princesas,
y blancos guerreros, pálidos como la muerte;
Ellos gritaban: «¡La belle dame sans merci
te ha cautivado! »

´robert anning bell
Robert Anning Bell

Y vi en la sombra sus labios abrirse 
en espantosa advertencia;
y he aquí que desperté,
y me encontré en la fría ladera de la colina.

Es por eso que ahora me encuentro,
errabundo, pálido y solitario;
aunque los juncos del lago estén marchitos,
y ningún pájaro canta.

Henry_Meynell_Rheam_-_La_Belle_Dame_sans_Merci

Henry Mayner Rheam

arthur hughes_

Arthur Hughes

 

Anuncios

Un comentario en “La belle dame sans merci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s